Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.83.122.227', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Biografía de Ramón Casaus y Torres : Biografía de Ramón Casaus y Torres

Ficha n° 3890

Creada: 14 febrero 2015
Editada: 14 febrero 2015
Modificada: 15 febrero 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 126

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Biografía de Ramón Casaus y Torres

Dicha biografía, poco conocida en Guatemala, se ha publicado en Madrid poco tiempo después del fallecimiento del prelado en La Habana. Esta firmada por Antonio Bachiller y Morales que reside en dicha ciudad cubana y que es amigo del difunto. El documento habla de una relación entre Casaus y Torres y el Dr. Rafael Bachiller y Mena (oidor de la Audiencia de Guadalajara en México y autor de una instrucción publicada en las memorias de la Real Sociedad Económica de La Habana), tío de Antonio Bachiller y Morales.
1181
Palabras claves :
Amistad, Biografía, Arzobispo, Madrid, Periódico
Autor:
Antonio Bachiller y Morales
Fecha:
1846-02-24
Texto íntegral:

1Biografía del Escmo. é llmo. Sr. D. Ramón Francisco Casaus de Torres, arzobispo de Guatemala y obispo administrador de la Habana.

2Minuisti eum paolominus ab angelis gloria, etc., h more coroaastieum, etc. Constitaistieum super opera manuum tuarum. Psam. vers. 6.

3Las virtudes apostólicas de este varon venerable demandan imperiosamente la formación de estos apuntes, en que la amistad que me unió al ilustre difunto encuentra la única satisfacción que puede tener al hablar de S. E. I. Joven aun, su virtud cristiana le separó del mundo, haciéndole que entrase en un convento de novicio, cuando no había cumplido 15 años de su edad. Nacido en Jaca en 13 de febrero de 1765, hijo de padres nobles, entró de religioso dominico en Zaragoza en 1779. Su hermano D. Fray Andrés también se dedicó á la iglesia y fué abad del monasterio de Santa María de Ripoll, en Cataluña.

4Las primeras muestras de su talento las dio en un acto de conclusiones de filosofía en el colegio de San Vicente de Zaragoza donde hizo sus.estudios. Bien pronto se trasladó á Mégico con los religiosos de misión y allí comenzaron sus relaciones con mi familia: allí fué el íntimo amigo de los oidores D. Miguel y D. Rafael Bachiller, y como estos consejeros de S. E., también amigo del inolvidable habanero conde de Revillagigedo.

5Allí se captó el aprecio de todos los megicanos como religioso ejemplar, como literato distinguído, como hombre de sociedad. Sus nobles maneras, hasta la perfección humana de su rostro, le valieron los dictados de orador elocuente y apasionado. La semejanza de su apellido con el de Las-Casas, el hábito que vestía y su caridad hizo que se le comparase con el venerable obispo de Chiapa. Sus ideas liberales, sin ser disolventes,y su profunda fé, le hacían merecedor de este paralelo. No obstante, el ilustrado Casaus no se dejaba arrastrar dé la exajeracíon de su antecesor, ni era de su época el hacerlo: siempre buen español nunca olvidó los intereses de la metrópoli: tuvo , sí, que obedecer al imperio de los hechos, y cuando una nueva forma de gobierno apareció en América, no fué revoltoso ni turbulento, y siguió la suerte d e su iglesia : ya era arzobispo de Guatemala.

6Empero antes de que lleguemos á unas épocas recientes, preciso es que sepamos que Casaus concluyó sus esdudios en Méjico en el colegio de Porta-celi. Las conclusiones histórico-críticas que sostuvo fueron aplaudidas generalmente. Condecoróle su orden con todas las distinciones de que podía disponer; la universidad de Méjico le admitió en el número de sus doctores teólogos; fué catedrático de varias asignaturas , entre ellas la de elocuencia sagrada. El nombramiento de censor en asuntos de fé, la presidencia de multitud de actos literarios que obtuvo, acreditan su instrucción reconocida. A esta fama bien merecida debió en 1800 el nombramiento que le hizo el vírey de catedrático del Dr. Angélico, que aprobó la corte.

7La misma corte pontificia no pudo dejar de reconocer el estraordinario mérito del insigne aragonés y la Santidad de Pío VII le dirigió dos cartas muy satisfactorias, con fecha 25 de agosto de 1801 y 25 de setiembre de 1802 , en que encomiaba la pureza de su estilo y solidez de su doctrina y elocuencia. Este elogio recaía sobre sus sermones ya publicados. Por aquel tiempo recibió una real orden en que S. M. apreciaba sus trabajos literarios.

8Motivo de gran celebridad dio á Casaus la impugnación que hizo de orden superior de la obra titulada Homo atritus, en 17 y 18 de diciembre de 1801. Sostuvo contra ella dos actos públicos en Mégico. En esta cuestión en que tomaron parte los religiosos de Santo Domingo y Carmelitas, por espíritu de cuerpo, mezcló su hiél á la política porque la obra estaba dedicada á una hermana de Godoy, vireina esposa de Brancifort. Los resultados del certamen corren ímpressos y demuestran profundos conocimientos en el ilustre dominio.

9Ya en 1799 había sido consultado para obispo auxiliar de Valladolíd de Mechoacan y después para otros obispados de América y Filipinas, y en 1806 y 1807 fué nombrado auxiliar de Antequera de Oajaca y obispo in partibus infideliun de Rosen. Desde entonces su vida fué una serie continuada de trabajos episcopales, en visitas, consagraciones, predicaciones, etc. Entonces brilló en el pulpito con todo el ardor de la fé y el fuego del patriotismo, escitando á los mejicanos á la resistencia á la dominación estrangera en la guerra de Napoleón. Corren impresos algunos de estos sermones.

10En 1810 fué nombrado obispo de Oajaca por ascenso al arzobispado de Goatemala del Excmo Sr. don Antonio Bergosa; pero no habiendo este aceptado fué electo para él en el siguiente año el P. Casaus. Las fundaciones, los servicios que ha hecho después á la religión y al Estado, lo prueban las atenciones que ha debido á sus superiores en lo espiritual y temporal. Sus servicios fueron tan notables desde 1809 á 1810, que en ese breve tiempo recibió diez reales órdenes en que se le daban las gracias por ellos : entre otros en circunstancias de no recibir rentas por mas de dos años , no dejó nunca de contribuir con 100 pesos mensuales para gastos de la nación.

11Pero el monstruo de la anarquía que parece deleitarse en dividir en pedazos el fértil territorio de Goatemala, debió interrumpir la paz del anciano que en medio de sus fieles acababa de pasar por la amargura de ver separado el imperio de Mégico de su antigua metrópoli. El venerable anciano que lloraba como español la pérdida de la integridad primitiva, y seguía como sacerdote y apóstol la suerte de su grey, debía terminar sus dias en la hospitalaria Cuba. Él que había sabido confundir en lo hondo de su pecho los signos de dolor como ciudadano , no pudo transigir con la heregía ni el cisma. Débil, enfermo, en los momentos en que un poder transitorio y tiránico, como todo poder que teme, queria conculcar sus venerables canas. Sü voz dejó aturdidos á los perseguidores, que acabaron por lanzarle del país.“Soy arzobispo, decia al gobierno, y seria necesario dejarlo de ser y abandonar la grey que Dios ha puesto á mí cuidado y bajo mi jurisdicción pastoral. No está en mis facultades desatar este vínculo, ni hacer á favor de nadie este sacrificio. Estoy estrechamente ligado, y soy responsable á Dios y á toda la iglesia de Jesucristo de los derechos de mi dignidad episcopal y metropolitana. Nadie puede ignorar aquí lo que mi conciencia me ha obligado á contestar las repetidas veces; que lo hecho en San Salvador sobre este particular es un esceso y abuso dé la potestad civil, que trastorna el orden establecido por autoridad divina para el gobierno de la iglesia. La tranquilidad y seguridad de las conciencias; la pureza de la religión ; el valor y lícita administración de los Sacramentos de que depende la salvación eterna de las almas que Dios ha puesto bajo mi responsabilidad, se interesan eu este negociado. ¿Cómo podrá, pues, un arzobispo prescindir de sus resaltados? ¿Podrá tolerar se autorice directa ni indirectamente á ainguQ intruso en el gobierno espiritual de las almas, y que un gefe nombre curas, y les dé facultades para confesar y administrar los demás Sacramentos?

12El silencio y disimulo sobre estos errores, puestos en ejecución , serla en un obispo el prevaricato mas escandaloso.”

13Nosotros le vimos llegar á nuestras playas como los primitivos obispos á quienes perseguía el poder moribundo dé la antigua Roma; nosotros le apreciamos desde que le vimos, y el gobierno español bien pronto prestó auxilio y acogió al prelado de sus antiguas comarcas. Alli volvieron á renovarse los lazos de la sincera amistad que unieron al difunto con sus amigos de Mégico. Por algunos años le dio hospitalidad el caballero don Francisco Morales y Castillo, de quien fué íntimo amigo hasta que la decrepitud de este aceleró con otras causas la muerte del que ya hacia tiempo que era obispo administrador de la Habana. En esta época de tribulación para su alma y en que su cuerpo se aniquilaba, admiré muchas veces la entereza de aquel espíritu que no sufría la influencia de su edad, que se mostraba lleno de vida y calor al hablar de Dios y de la humanidad. No era el antiguo religioso de Tebaida que se olvidaba del mundo y sus cosas, para solo pensar en Dios y en la Biblia: Casaus comprendía su misión sacerdotal, y el literato admiraba la belleza en las artes, la profundidad en las ciencias y vivía con el progreso : ese amigo y hermano de la religión de Jesús , que vino á proclamar la verdad, cuya palabra se hizo carne para hacérnosla comprender.

14Nos falta, pues, considerar como hombre de letras á ese sacerdote militante del siglo XIX, pues en él ha florecido con mas lucidez. Desde que se toma un sermón de Casaus en la mano, se advierte su afición á la literatura ; no es el fraile que condena toda idea de progreso : él conviene en la civilización y el saber mayor de los tiempos modernos : solo la verdad de Dios es inalterable.

15En una de sus últimas obras dirigida á sus feligreses de Guatemala desde Cuba, les decia.— ‘‘Pero aun cuando un apóstol, ó un ángel del cíelo si posible fuera, os predique ó anuncie otro Evangelio, otro código de la divina religión que profesáis por especial misericordia del Señor, cual lo recibimos de nuestros predecesores en la cátedra episcopal, desde que se fundó esa iglesia, y cual debemos transmitirlo incontaminado, como el tesoro mas precioso para el tiempo y para la eternidad, á los que legítimamente nos sucedan en el cargo pastoral, aun cuando los mayores filósofos y políticos del siglo os quieran instalar ó propinar otro código mas á su gusto, desechidlo y hui del veneno que encierran las novedades de religión, aun cuando parezcan brillantes y acomodadas á las ideas de un siglo mas ilustrado y civilizado que los de vuestros progenitores. Porque la verdad de Dios permanece eternamente la misma : los dogmas y moral del Evangelio jamás podrán variarse; ni los hombres todos juntos tienen derecho ni facultad alguna para alterarlos. La disciplina general de la iglesia no está sujeta sino á la autoridad de la misma y de su suprema cabeza, cuando en algunos casos conviniera dispensarse ó mudarse.

16San Pablo dice y repite que sea maldito y anatematizado cualquiera que os anuncie un Evangelio, diferente del que habéis recibido; en él se condena todo error, en él se reprueba toda superstición”.

17Dije antes que el ilustre pontífice era de ideas liberales sin ser disolventes ; véase sus doctrinas acerca de la admnistracion de justicia.—El mismo Séneca aunque pagano esclamaba:,, voz cruel, voz abominable la que dice—aborrezcan con tal que teman, verso execrable que ha precipitado á
mucho.í.—Oderint, dam metuant. Execrahilís versus qui multas dedil praecipites. Los que tienen la desgracia de contentarse con ser tímidos, no saben á lo que se esponen, quitando el único apoyo firme de la sociedad, que es el amor, y á la autoridad lo qne la hace mas respetable y sagrada, que es el mismo amor. Los pueblos cuando están convencidos de que se les mira como á una familia propia, aman al gobierno, respetan al magistrado como á padre, tutor, defensor y protector de todos: ven que los intereses son unos mismos que todos son hijos, todos hermanos, todos amigos; y entonces se levanta aquella voz de aclamacion, que á los romanos les hacia proferir el amor al español Trajano: sic te deus amet quemadmodum tu nos: ámete Dios como tú nos amas á nosotros. Aclamación sublime que desea todo bien, toda prosperidad y bendiciones, para quien de veras es acreedor á tales votos. Aun los mismos príncipes idólatras, que tan ambiciosos eran de los títulos de guerreros, de grandes, de vencedores de las naciones, creian que se les conferia mucho mas honor cuando con sinceridad y no por lisonja se les llamaba: padres de la patria, padres delpues, según Séneca y Tertuliano.,,

18El sabio orador cristiano no se desdeña de copiar y citar á Montesquieu.—“Y en realidad, dice, el mejor patrimonio del Estado ¿no son los ciudadanos que lo componen ? ¿ Y habrá dueño tan insensato que crea prosperar siempre dilapidando su propia hacienda, aborreciéndola, destruyéndola, y que para coger el fruto , corta por el pié el árbol, y para sacar un poco de lana degüella á su ganado? ¿No seria esto obrar contra sí mismo?

19Grandes y pequeños (repetiré lo que el gran político intitulado con vazon el amigo i’.e los hombres, áecm) grandes y pequeños, preguntaos a vrKi!jfrns mismox; ^q.icreis ser amados ? pws amud á vuestros semejantes. Ea religión, la virtud, el honor, t;i verdadera filosofía, todas las leyes, las ciencias y laS arles, todo corresponde a este objeto, del cual todo recibe su ilustración. VA mismo en otra parte “solo \x fuerza y la justicia pueden mantener á un imperio, pues que solas ellas establecen protección y seguridad…. La justicia que el príncipe debe al pueblo, uo es otra cosa que amor, protección contra el enemigo, juicio y policía entre los ciudadanos; y el pueblo debe á sus gefes amor recíproco, respeto y sumisión…. El móvil principal, el mas importante como el mas delicado de la justicia y política, son las costumbres.’‘

20Con tales ideas es seguro que el ilustre prelado debió sufrir momentos de amargura que partían de opuestos polos: asi fué. Calumniado, perseguido, pero siempre triunfante su virtud y reconocido su mérito, la literatura nacional reclama que se publiquen sus producciones en una colección que lleve á la posteridad su nombre y su fama.

21No es solo notable en la literatura sagrada Casaus: miembro de corporaciones sabias, su espíritu le hacia acoger con entusiasmo cuanto pudiera contribuir al progreso social. Asit Dmos asistir á las secciones de la sociedad de amigos del pais de Mégico, á la de Amigo» de la patria en Guatemala; le advertimos, ya próximo á apagársele la vida material, en correspondencia con la de Anticuarios del Norte en Copenhague. En aquellas contribuye con sus luces y su dinero al progreso dé la Sociedad; con su oficio pastoral contribuye al mismo propósito, dirigiendo circulares á sus fieles , ora sobre el fomento del ganado, ora sobre los males del contrabando, sobre reparto de tierras, contra el vicio de embriaguez. En su particular consultó al gobierno sobre el plan de estudios y minería: no pierde ocasión de ser útil en lo material y espiritual; y ese hombre tuvo enemigos!! Pero ¿quién carece de ellos, sino el imbécil, el estúpido, la nulidad?
Yo he trazado estas líneas impelido de un deber sagrado: ya que van desapareciendo de la tierra esos seres queridos que para mí la embellecían; esos eslabones de la cadena que me unian á la generación de que procedo, quédeme el triste consuelo de llorar sobre sus tumbas. El sepulcro del ilustre Casaus está abierto hace años en Guatemala : allí le eligió en vida, allí ha dispuesto su traslación al espirar en la Habana en 9 de noviembre de 1845.

22También en ese continente están enterrados sus amigos de juventud, sus compañeros de glorias ¡ que descansen en paz mientras los hombres que han de sucedemos les hacen justicia! Aquí concluiré , como principió S. E. I. el elogio del conde de Revillagigedo:— “ No hay arte mas difícil que la de alabar á los hombres en presencia de sus coetáneos. Muchos de estos se interesan en que no se halle mérito verdadero en sus semejantes , ó por estar fresca la memoria de algunos defectos, intentan eclipsar las mas brillantes glorías ; de modo que es preciso esperar á que el tiempo con su lenta mano vaya disipando las ligeras nubes interpuestas, y quede en fin lo bueno, lo bello , lo grande , lo sublime, lo benéfico , lo piadoso , sin nada de lo terreno , con que estas prendas estuvieron ligadas y envueltas acá abajo. Para penetrar en el templo de la inmortalidad con unánime consentimiento de los vivientes , se necesitan tal vez mas años después de la muerte , que para merecerlo se requieren en una vida larga y llena de hechos memorables ; se debe aguardar á que la imparcial posteridad levante el grito do aclamación, cuando hayan callado las pasionei. y á que corone pacíficamente los héroes, cuando ya no existan sus rivales. “—Habana y febrero 24 de 1846.—A. B. y M.

Necrología publicada en el periódico El Católico, en Madrid, el 17 de enero de 1846

23NECROLOGÍA.
Por el correo de hoy recibimos periódicos de la Habana que alcanzan al 30 de noviembre. Por ellos vemos el funesto acontecimiento que ha llenado de luto á la diócesis de la Habana , privándola del Excmo. Sr. arzobispo de Guatemala que la administraba. A continuación trasladamos los pormenores que leemos en nuestros colegas de la Habana , y que revelan el alto aprecio que todos hacían del celo y damas virtudes del Llmo. Sr. Casaus.

24HABANA 10 de noviembre de 1845.—A las once de la noche de ayer, un doble clamor fúnebre de las campanas de toda la ciudad anunciaba el fallecimiento del Excmo. é llmo. Sr. p. Fray Ramón Cassaus, arzobispo de Guatemala, y obispo administrador de esta diócesis, y con él la perdida de un prelado de raras virtudes y sabiduría, del modesto y sabio religioso cuyas altas dotes lo han elevado á la dignidad pontifical. Ha muerto llevando tras sí las bendiciones de los fieles que formaban la grey encomendada á su tierna solicitud. Víctima de las tormentas políticas que han azotado al Centro-América , fue espulsado de su silla de (Goatemala por el dictador Morazan la noche del 10 de julio de 1829, y obligado á emigrar, vino entre nosotros, desde donde fue ‘vuelto á llamar á su diócesis por decreto de la asamblea constituyente de aquel Estado , fecha 21 de junio de 1839 , en el cual se le reintegraba en todos sus derechos y reconocía como legítimo prelado. Sus muchos años, cuyo peso habia aumentado las amarguras consiguientes á una emigración forzosa , le impidieron acceder á las vivísimas instancias que para su regreso le fueron hechas por un representante del cabildo eclesiástico J del gobierno de Goalemala , por lo cual continuó desempeñando la administración de este obispado, con que el gobierno premió su fidelidad, previa la autorización competente del Sumo Pontífice de la Iglesia. En Goalemala como en la Habana deja el Excmo. é limo. Sr. Cassaus, profundas huellas de su caridad evangélica y de su elocuencia sagrada , y en Centro América como en esta isla será siempre grata y bendecida su memoria. Al considerar su pérdida debe consolárnosla idea de que sus virtudes y merecimientos habrán obtenido en justo galardón el descanso eterno.

25

Fuentes :

Biblioteca Nacional Española, Hemeroteca Nacional, “El Español”, segunda época, N° 546, Martes 14 de abril de 1846.
http://hemerotecadigital.bne.es/index.vm?lang=es
http://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Bachiller_y_Morales