Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.80.219.137', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : El anti-Hidalgo, carta segunda : El anti-Hidalgo, carta segunda

Ficha n° 3939

Creada: 28 abril 2015
Editada: 28 abril 2015
Modificada: 18 mayo 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 155

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

El anti-Hidalgo, carta segunda

Segunda carta (fol. 6-12) escrita por Ramón Casaus y Torres para atacar el presbítero Miguel Hidalgo. La carta esta más que todo orientada hacia la condenación de las motivaciones políticas y personales (en particular los resentimientos provocados por el hecho que no había sido elevado a una canonjía) del presbítero que lo llevaron a la revuelta.
1221
Palabras claves :
Carta, Hidalgo, Folleto, Diario de México
Autor:
Ramón Casaus y Torres
Fecha:
1810
Texto íntegral:

1Muy enemigo nuestro: Si el sistema del Dr. Gall1 tuviera fundamentos, y dentro de poco, quisiese Diós que algun discípulos suyo reconociera tu craneo, ¡que protuverancias tan irregulares, tan monstruosas, tan fatídicas encontraría en él! ¡ Que órganos de rabia y furor sin exemplo, de brutalidad en todo y para todo! ¡Que dominante el en que resida el instinto maléfico, el impulso á dañar para dominar, á dominar para aumentar, desventuras y calamidades, y á hacer males infinitos, á fin de que nada bueno quede en el país que el cielo destinaba para mansion pacífica del bien y asilo de todas las virtudes y virtuosos! ¿Con quien te hallara semejante en esta organización del cerebro? Yo no dudo que será mucha la analogía con el de Mahoma y Napoleon, si por fortuna pudieran hoy mismo cotejarse. En el rostro tienes mucha semejanza con el retrato de Sila, que hay en la Historia de la vida de Ciceron2. Como te conozco personalmente, he comparado los lineamentos que forman lo principal de su fisonomía, y hallo que tienes cara de Sila, como los hechos tambien de Sila. Ciceron lo calificó de bachiller y maestro consumado, en las tres facultades y vicios pestíferos de luxuria, crueldad y avaricia. El fué el que primero se mezcló en las guerras intestinas de Roma y el primero que intentó las proscripciones inhumanas de los mejores ciudadanos; él, quien exercio tan abominable método á sangre fría, con una crueldad nunca vista en Roma ni en parte alguna del mundo. Declararse contra él fué delito que á nadie perdonó. Tanta era su rapacidad é insolencia, que bastaba ser rico en tierras, dinero ó alhajas, para ser reo en su concepto; y creía que era virtud la venganza y el asesinar á los ricos por hartar la codicia de sus feroces compañeros. Para animarlos en las matanzas, llevaba una imágen de Apolo, y al acometerlas, besábala, haciéndola muecas en presencia de los bandidos, como si de ella esperara el favor y el triunfó. En fin, él en su epitafio mandó poner: que nadie le habia igualado en hacer mal á sus enemigos.

2Señor Cura Sila3, ya te ahorro el trabajo de buscar en Plutarco tu modelo, en Ciceron tu vivo dibuxo, y en Veleyo Patérculo la historia de tus hazañas, quando hablan de tu maestro. No estarás entre el tumulto de tus atrocidades para leer libros, ni encontrar pintores. Tu imágen corporea, es Silana : las empresas executadas por tu valiente frenesí, Silana son: tu conducta y costumbres, tus miras y proyectos son Silanos; como Sila llevas una imágen, no de Apolo sino de la Reyna de los Angeles, nuestra Madre Santísima de Guadalupe, y haciendo visages y contorsiones de Quakaro para animar á los tuyos á cometer maldades en nombre í que horror, y que escándalo tan impío! en nombre y con .autoridad de esa Princesa celestial, has llevado la demencia anti-cristiana á un punto, á que no hubiera llegado Sila pagano4. Solo resta que luego pueda ponerse en tu epitafio: aquí yace Sila, el párroco de Dolores, á quien nadie en la América igualará en hacer mal á sus enemigos, que eran todos los habitantes, ni en el escarnio de la Religion Cristiana.

3Mas ya paso á sondear tu corazon perverso, á hacer diseccion y anatomía de ·esa entraña de ese volcan de donde se ha levantado este fuego infernal, precedido y acompañado de pensamientos pésimos, de adulterios, fornicaciones, homicidios, hurtos, avaricias, maldades, engaño, deshonestidades, ojo maligno y envidia, de blasfemia tambien, soberbia y locura tuya: ¡O Cura vano y arrogante! Y así vemos en tí cumplido literalmente lo que Jesucristo, á quien niegas, renegado, ha dicho del corazon iniquo, del qual salen todas las maldades, inficionando la tierra, y provocando las iras, del cielo.

4¡Ah! víllano (y no Hidalgo) sin rastro de pudor, hipócrita refinado, ya, desmascarado; dí, anuncia, publica en este hemisferio los motivos secretos que te impelieron á esta escandalosa sublevacion; quáles eran, las quejas que abrigabas contra nuestro Supremo gobierno, y quales las miras y esperanzas, si este se trastornaba? El odio innató en tí la nación católica y leal, que, tiene la desgracia y sufre la pena de haber trasmitido, algunas pocas gotas de su sangre á ese corazon ferino, fue creciendo con la lectura de los insolentes é incrédulos declamadores contra el establecimiento de europeos, y especialmente españoles en el nuevo mundo. No dudo que si hablases de buena fé; dixeras que aquel sacerdote apóstata de la Religion Cristiana, que escribió tal historia denigrando á todos los gobiernos,.. y atacando los incontrastables fundamentos de la Iglesia, quando trataba de objetos bien diversos, traspasó á tu alma la audacia filosófica, la impiedad· y espíritu de independencia, y sobre todo la aversion al nombre español. El quisiera verlo exterminado hasta en la casta criolla, hasta en los mulatos y mestizos que han nacido en las Américas, para que el nuevo mundo volviese entonces al estado de su antigua barbarie con solos sus antiguos idólatras, y así fuese feliz sin cristianismo ni gobierno, siguiendo como las bestias el impulso de sus pasiones brutas... Tu plan es idéntico, como consta de las maximas de impía ferocidad con que intentas arrastrar los pueblos, para que ellos se labren la independencia y libertad de los brutos, quitando de en medio á quantos amen el órden, y adoren al Dios verdadero. Quieres que entonces queden solos en este dilatado campo, como animales que lozanean, pastan y destrozan á su antojo, sin freno ni estorbo, en los lugares incultos y frondosos, donde no pisó humana huella. Entonces tú, como corifeo de la empresa, serias el solo exento, y quedabas rey de asnos salvajes para mandarlos, y ser padre de otra descendencia proterva. Si este odio encarnizado no llegaba á hacer todo el mal que pretendias, entraba en tu ambicioso corazon otro plan, con otras esperanzas. El reyno debilitado, lleno de confusión y tumultos, vertiendo sangre en guerras intestinas, reducido á la anarquía mas espantosa, se entregaría sin resistencia, ó llamaria con ansia el tigre, que espía tales momentos para abalanzarse, y clavar sus uñas en la presa que le falta, y mas que todas codicia. En esta hipótesis se realizaban para ti las promesas hechas á los emisarios y á los que los ayuden, de premiar mas á los que mas sobresalgan en la carrera de los crímenes, y de hacer reyes en las provincias á los que con mas sangre hayan amasado los cimientos de los tronos feudatarios, que pretende erigir aquí como en la Europa. Tu has soñado sentarte en el de esa provincia que vas asolando; porque .para esto te impelen tambien, ciegamente otros motivos personales. Como nacido en ese suelo, has hallado en esto el derecho primordial de la soberanía, para tí solo, porque solo tú aborreces á tus semejantes, y puedes reynar como reynan los Napoleones, bien que en patrias agenas y usurpadas. Añádete mas estímulo, para ser el tirano de tu tierra, el resentimiento de que antes no te hubieran hecho Canónigo, y ahora Obispo y Diputado; de que el gobierno no te haya distinguido con estas honras y cargos para profanar mas el santuario, y destrozar á tu salvo la grey del Señor; de que la provincia de Michoacan no te haya recomendado y pedido para su Pastor, y no te eligiese para su Representante; y de que creyéndote tú el mas sabio y benemérito de quantos habitan la Nueva España, no hayan ido á sacarte de la pocilga epicurea, en que te estabas revocando, para colocarte en el candelero, y confiarte los intereses mas sagrados de la Religion y de la Patria. Tu rabiaste y te enfuredste, quando llegó á tus oidos la preferencia dada á otros, que despreciabas y aborrecias. ¡Qual fué tu frenesí, quando leiste la postulacion de algunos cuerpos, para que· su Magestad le concediese el Obispo benemérito que ha nombrado! ¡Cada palabra en su elogio; alteraba tu semblante, y taladraba tu envidiosa alma! Publicada la noticia y postergado luego en el nombramiento de Diputado, viste que era pasado, el tiempo de esperar tales distinciones, y que debias apelar á las armas, á las furias infernales, y llevar á sangre y fuego el fuego de tu venganza, hasta que te bebieras la sangre de tus rivales y de sus protectores. Poniéndola. Segun al tronco del árbol europeo, caían las ramas americanas, y todos eran leña para el incendio que acabada con un gobierno, en tú concepto injusto, y que no encumbrándote al primer honor en la carrera eclesiástica cometia un crimen imperdonable para tu soberbia.

Entónces apelaste á las promesas, de Dalmivar, con quien por simpatía de maldad te entendiste desde luego5. La banda de general, y el cordon de la legion de honor6, que ó te dió, ó te aseguró en nombre de Napo-Demon, te trastornó el seso, y resolviste probar fortuna, y aventurarlo todo en la carrera del saqueo y asesinatos, antes que tus ideas te trasluziesen, y que tus. Añejos crímenes contra la Religion, se pusieran en la balanza de un Tribunal recto é inflexible, que ya sabias. Estaba observando tu conducta.

5Quiero con la luz de la historia …. Mas las voces del pueblo cristiano conmovido, que corre al templo me interrumpen hoy. Dicen que van á oir tus blasfemias y heregias en un edicto del Santo Oficio, que te llama á juicio, ya que del todo lo has perdido. Dexo la pluma: corro tamhien…. Ya he vuelto lleno de horror, de espanto, de indignacion contra tí. ¡O justo Dios! Paréceme veros. vibrando ya y arrojando rayos contra esa lengua impía, contra ese espíritu de error y blasfemia y contra ese corazon el mas depravado que aquí se ha visto. Este público documento es la mayor prueba de cuanto llevo escrito. Tú sin duda responderás al tribunal de la Fé, lo que Lutero tu maestro á Leon X cuando le mandó comparecer en Roma: que iría quando tuviese veinte mil hombres armados. Tú tienes por ahora algunos, con que insultas y provocas á la Justicia divina y humana. Nos amenazas á todos: te irritas: arrojas nuevas blasfemias contra el cielo y contra la tierra, contra la divinidad de Jesucristo, y pureza de su divina Madre. Y yo quedo llorando, tus extravíos y heregias, tus hechos atroces, y tus dichos execrables, y me postro en tierra para desagraviar á mi adorado Redentor Jesus, y á mi dulcísima Madre Virgen Maria, de tus impiedades y heregías de todos modos manifiestas y practicadas, y pido para tu alma perdida, la intercesion de esta Reyna á quien ultrajas, y la gracia omnipotente del Hombre-Dios, á quien así maldices y persigues tan loca y desesperadamente, estando marcado con el augusto carácter de su sacerdocio eterno. Es la mayor prueba de que te amo, siendo tú herege y excomulgado, pedir en secreto tu salvacion, i ó implacable enemigo nuestro! Porque Jesucristo mi bien, á quien persigues en sus miembros é hijos amados, y cuya doctrina y exemplos vilipendias infamemente, de uno y otro modo nos manifiesta, cómo nos habemos de manejar con el traidor Judas hasta que él se ahorque, ó lo ahorquen. Sea esto segundo, para evitarte el delito de la impenitencia final y de un desesperado suicidio.

6Notas de pie de páginas

71 Es interesante señalar las lecturas eclécticas del padre Casaus y Torres quien no falta imaginación y curiosidad para tratar de dar una explicación “científica” al desorden político provocado en Nueva España por el padre Hidalgo. Este doctor Franz Joseph Gall (1758-1828) es padre y fundador de la frenología y expuso su doctrina en una obra titulada: Anatomie et physiologie du système nerveux en général, et du cerveau en particulier : Avec des observations sur la possibilité de reconnoitre plusieurs dispositions intellectuelles et morales de l’homme et des animaux par la configuration de leurs têtes, vol. 1, Paris, F. Schoell,‎ 1810, (4 tomos en 4º, París de 1810 a 1819).

82 Esa analogía con la persona del dictador romano Cornelio Sila (81-80 antes de Cristo) es por lo menos sorprendente si se toma en cuenta que Sila no fue solamente un dictador brutal sino el brazo armado de una reacción aristocrática pero, desde el punto de vista de Casaus y Torres Hidalgo no tenía ninguna legitimidad como portavoz de la miseria social de los habitantes de la Nueva España. El libro citado debe ser el siguiente: Historia de la vida de Marco Tulio Ciceron / escrita en inglés por Conyers Middleton … ; traducida por don Joseph Nicolas de Azara, Madrid, 1790.

93 El uso de sobrenombre es casi sistemático en cada carta : además de “Cura Sila” uno puede notar en otras cartas “Monsieur Septembrizador”, “Bachiller Catilina”, “Bachiller Sycofanta”, “Bachiller Napoléoncillo”, “Bachiller Alophilo”.

104 Eso uso de la Virgen de Guadalupe como símbolo de la lucha contra los españoles aparece en la primera declaración de Hidalgo en la misa del pueblo de Dolores el 10 de septiembre de 1810: “ Hijo míos, haréis el esfuerzo de recuperar estas tierras robadas hace trescientos años a vuestros antepasados?... Viva nuestra santa madre de Guadalupe! Viva América! Muera el mal gobierno! Mueran los Gachupines!” Véase James D. Cockcroft, La esperanza de México: un encuentro con la política y la historia, (México: Siglo XXI, 2001), pág. 73.

115 Casaus y Torres accrédite notamment l’idée qu’Hidalgo avait eu une relation avec un des agents de Joseph I, Rey de España y de las Indias o del general Moreau, el general Gaëtan Souchet D’Almivar (1770-1854) (citado Dalmivar) lequel avait été arrêté au Texas le 5 août 1808. Miguel Hidalgo dans son procès reconnaîtra qu’il y eut une rencontre avec D’Almivar. Ce dernier, en janvier 1809, est enfermé dans la forteresse d’Ulua mais la justice royale ne parvint pas à prouver sa culpabilité et il put rejoindre la France. Voir Nationalisme et cosmopolitisme dans les littératures ibériques au XIXe siècle: actes du 1er colloque, Lille 15-16 décembre 1973, Rennes, Presses Universitaire Septentrion, 1975, p. 168 et Voir « El Anti-Hidalgo», Cartas de un Doctor mexicano…, fol. 10. Voir aussi Jacques Houdaille, “Gaétan Souchet d’Alvimar the alleged envoy of Napoleon to Mexico, 1807-1809”, en The Americas, vol. XVI, (1960), págs. 109-131.

126 Es la más conocida e importante de las distinciones francesas, fue establecida por Napoleón I en 1802.

Fuentes :

Transcripción hecha en base al folleto de 109 páginas conservado en la Biblioteca Nacional y publicado en 1810. Existe otra versión más completa de las cartas de Casaus y Torres conservado en el Fondo Reservado de la Biblioteca Nacional de México (159 páginas).