Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.80.247.254', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : PLAZAOLA, José : PLAZAOLA, José

Ficha n° 3942

Creada: 06 mayo 2015
Editada: 06 mayo 2015
Modificada: 07 mayo 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 115

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Jorge GONZALEZ ALZATE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

PLAZAOLA, José

Trayectoria en el Reino de Guatemala de un español de origen humilde que se desempeñó como comerciante, hacendado y alcalde mayor del corregimiento de El Realejo en Nicaragua de 1773 a 1778.
1196
Palabras claves :
Alcalde Mayor, Hacendado, Comerciante, Integración social
Cargo o principal ocupación:
Alcalde mayor, hacendado y comerciante
Casó:

1con María de la Concepción Gemmir y Leonart, nativa de La Habana, el 11 de septiembre de 1768, en Santiago de Guatemala, hija del Teniente Coronel Juan Gemmir y Lleonart y Fontanills, (n. 1692 en Mataró, Barcelona, m.1747 en Cartago, Costa Rica) y doña Mariana Créspite de Mora y Guerrero (n. 1701 en Badajoz, m.1765 en Santiago de Guatemala), quién se había casado en primeras nupcias hacia 1717 en Badajoz con el Coronel Gaspar Porcel de Bustamante y Manrique de Lara.

Nació:
en Madrid
Murió:
en Guatemala o en Nicaragua
Padres:

1Don Manuel de Plazaola (1710-1764), natural de la Villa de Mondragón, provincia de Guipúzcoa y doña Francisca Aguado, natural de Alcobendas, al norte de Madrid.

Resumen:

1 Pasar a las Indias representaba siempre una decisión clave e impactante en la historia de un español. Por eso resulta interesante la mención que hace José Plazaola sobre su viaje transatlántico, cuando en 1768 decidió hacer imprimir, por medio de su apoderado don Benito Hernaez en Madrid, una Relación de sus méritos y servicios : “aviendo pasado con el enunciado su padre al Reyno de Guatemala”. Dicho viaje debió haberlo hecho bastante jóven (la licencia para pasar a las Indias otorgada a su padre es de 1744, siendo entonces el padre un simple criado del oidor nombrado para Panamá Pedro Antonio de Aguirre y Celada (1709-1757) pero muy poco tiempo después el hijo estuvo en edad de poder ayudar a su padre a quien el Rey había confiado la responsabilidad de establecer la nueva alcaldía mayor de Santa Anna de Chimaltenango en la jurisdicción de la Ciudad de Guatemala (cargo que su padre ejerció durante “11 años, 4 meses y 12 días”. La protección del oidor Aguirre y Celada fue seguramente clave para lograr dicho nombramiento porque era nativo del mismo pueblo que Plazaola.

2En 1768 su padre había fallecido hacía cuatro años tras haber tenido que enfrentar la oposición encarnizada de los grupos de poder criollos cuyos intereses económicos habían sido afectados por la decisión de 1753, la cual establecía, en lugar del corregimiento del Valle de Guatemala, dos alcaldías mayores incluyendo la de Chimaltenango. Dicha real cédula le arrebataba a los alcaldes ordinarios la jurisdicción civil y criminal sobre los pueblos indígenas del Valle (cerca de 25000 indígenas cuya explotación económica devino más complicada desde entonces). A pesar de las palabras de cajón que se suelen leer en los méritos y servicios , y como lo demostró muy bien el historiador Robert W. Patch, el período de mando de su padre resultó ser muy conflictivo, llegando incluso a provocar una rebelión en el pueblo de Tecpán Guatemala. Sin embargo, el jóven Plazaola debió haber aprendido a su lado como se ejercía el mando en una jurisdicción colonial y los secretos del comercio colonial apoyado en la práctica del repartimiento.

3En junio de 1767, el presidente de la Audiencia, Pedro de Salazar, nombró a Plazaola teniente de caballería de las milicias de la ciudad capital, “atendiendo a su integridad, buena conducta y demás apreciables circunstancias”. En este período de su vida estaba en trato comercial con el español don Pedro Moreno (aceptó ser fiador del primero para obtener un préstamo de 2000 pesos de la capellanía del bachiller don Miguel de Pedroza). El año siguiente seguía en búsqueda de fondos para invertir en sus negocios y recibía 1000 pesos de la testamentaria de doña Antonia Suluaga y Escobedo siendo su fiador de mancomún el comerciante don Manuel de Gregorio y Pinillos. La misma testamentaria le otorgaba 2000 pesos poco tiempo después siendo entonces su fiador don Marcos de Sillario. Estas escrituras notariales permiten deducir que en ese entonces José Plazaola estaba involucrado en el comercio del añil en estrecha relación con don Antonio López Peñalver quien le debía la suma de 12300 pesos.

4Plazaola contrajo matrimonio en Santiago de Guatemala, el 11 de septiembre de 1768, con María de la Concepción Gemmir y Leonart, oriunda de La Habana, y que se había casado en primeras nupcias con Francisco de Benítez y Marín de Valenzuela. Este matrimonio le permitió a Plazaola ingresar en la red de poder organizada alrededor de las familias Rubio-Benítez-Gemmir. Tan ventajoso matrimonio explica sin duda el éxito de su carrera, la cual pudo entonces desarrollarse en condiciones mucho más holgadas.

5 Los trámites realizados en Madrid y el apoyo del presidente de la Audiencia le abrieron la posibilidad de conseguir un puesto de mando en la provincia de Nicaragua: obtuvo el título de corregidor de El Realejo a finales de 1771 por lo que hubo de emprender el penoso viaje a la capital de dicha provincia (lo que hizo solamente a principios de 1773 para tomar posesión del cargo el 2 de mayo) donde habría de servir por el corto sueldo de 537 pesos hasta el año de 1778 cuando una hija suya, Gertrudis, quiso casarse con el asesor letrado de la Intendencia de León, Diego Piloña . Cumplió con esta obligación que le exigió el rey, decisión costosa puesto que al trasladar su ganado a una nueva hacienda comprada en Guatemala experimentó una pérdida de 8000 pesos. El historiador Germán Romero Vargas dice que su gestión en Nicaragua provocó muchas críticas pero Plazaola sin duda mantuvo muy buenas relaciones con las autoridades locales, pues a pesar de las dos pesquisas dirigidas en contra suya y de la Residencia que se le tomó al final de su mandato resultó libre de cargos.

6 En cuanto a los últimos años de vida de José Plazaola en Guatemala, los datos son muy escasos. Vivía de sus actividades comerciales asociado con Miguel de Eguizabal. Ambos obtuvieron en 1780 de las rentas de Santa Catarina un préstamo de 2000 pesos. Sobre todo se compró dos haciendas de 248 caballerías en el juzgado eclesiástico (seguramente en subasta pública) que habían pertenecido al presbítero José Solorzano. Sin embargo, las vendió en 1794 por 26900 pesos a don Pedro Vidaurre, quien sólo pagó 3000 pesos al contado y siguió reconociendo los capitales que gravaban la hacienda (10250 pesos a reconocer a censo redimible y 6000 pesos de capellanía de los presbíteros Manuel de Alvarado y Guzmán y Juan José Somoza). En esos años vendió una esclava suya a don Jacinto Samayoa. Intentó también conseguir un nuevo cargo de gobernador ante las autoridades locales de Guatemala, al parecer en vano, y perdemos su huella en 1794 quizás por un fallecimiento repentino o un regreso a España.

7Sin embargo, en la documentación aparece en 1800 un José Plazaola, radicado en León Viejo, quien reconoce una deuda de 3000 pesos afianzados con el patrimonio del cura Julián de Cos y Herreda. Queda la duda de si se trata del mismo Plazaola o un hijo suyo. Sólo futuras investigaciones permitirán decirlo. Dicha familia parece haberse mantenido, con altibajos, como una de las más influyentes de la región de León Viejo en Nicaragua hasta nuestros días. Una de sus hijas, María Petrona, se casó con el capitán de las milicias de Guatemala José María Ramón Barrutia y sabemos que una hija de dicho matrimonio ingresó de velo negro en el monasterio de Capuchinas en 1808.

8 En forma de conclusión provisional, cabe afirmar que el caso de José Plazaola pone en alto relieve ciertos aspectos notables acerca del proceso de la migración de los españoles al Nuevo Mundo. Por ejemplo, el hecho de que un origen humilde no representaba un obstáculo infranqueable para alcanzar cierto éxito económico; y que un matrimonio ventajoso, junto con el apoyo político y financiero de funcionarios reales de alto rango, resultaban ser en última instancia factores decisivos. Pese a que tuvieron que esperar toda una generación para alcanzar la cima de la pirámide social, al fin y al cabo la decisión de emigrar a las Indias fue sin duda una decisión afortunada para la familia Plazaola.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.