Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.162.44.105', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : bibliografia : Ciudades nómadas del Nuevo Mundo : Ciudades nómadas del Nuevo Mundo

Ficha n° 3954

Creada: 11 mayo 2015
Editada: 11 mayo 2015
Modificada: 12 mayo 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 215

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Laura MATTHEW

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Ciudades nómadas del Nuevo Mundo

Este libro es uno de los mayores esfuerzos de investigación sobre la región centroamericana (una de las más afectadas por el nomadismo urbano) hecho sobre el tema de las catástrofes naturales y sus consecuencias sobre las ciudades, un tema de gran utilidad para las sociedades latinoamericanas.
1224
Palabras claves :
Traslado, Terremotos, Ciudades, Historia urbana, Sociología
Categoria:
Libro
Autor:

Alain Musset

Editorial:
Fondo de Cultura Económica
Fecha:
2008
Reseña:

1Publicado en su versión francesa en 2002 y en su versión española en 2008, ese libro del geógrafo Alain Musset representa sin duda uno de los mayores esfuerzos de investigación sobre la región centroamericana (una de las más afectadas por el nomadismo urbano) hecho sobre el tema de las catástrofes naturales y sus consecuencias sobre las ciudades, un tema de gran utilidad para las sociedades latinoamericanas. Así conocer estos fenómenos de manera profunda permite evitar reproducir lo que los españoles hicieron en el siglo XVIII cuando obligaron a un traslado de la ciudad capital del Reino tras su destrucción por varios terremotos, una decisión que cobró más vida en su ejecución que por el mismo acontecimiento y que, como lo subraya muy bien Musset (pág. 363), no impidió en absoluto que en la misma ciudad desplazada haya que deplorar 15000 muertos en 1939 al producirse un nuevo terremoto. Aunque el libro ofrece a los lectores un recorrido por varias “ciudades nómadas” del Nuevo Mundo, queremos explicar en esta reseña porque el lector interesado en la historia centroamericana debe leer este libro. De hecho ese lector encontrará desde diversas escalas una gran cantidad de datos sobre Panamá, Nicaragua y Guatemala y podrá tomar en cuenta dichos fenómenos a la hoja de emprender cualquier historia de dichas regiones.

2Dividido en cuatro partes y 12 capítulos, el libro reúne el fruto de las investigaciones “de terreno” y de archivo realizadas para entender el proceso social y político que se desencadenaba cada vez que se hacía necesario trasladar la sede de una ciudad hispanoamericana (una historia olvidada a nivel casi continental que descansa sin embargo en un nutrida bibliografía especializada de más de diez páginas1). El análisis se opera desde la conquista hasta nuestros días, está enriquecido por varios mapas de gran valor pedagógico y por bellas fotografías eclécticas y sugestivas. El esfuerzo investigativo se puede resumir citando el impresionante número de “piezas” que hacen funcionar “la mecánica” de dicha historia: de hecho era difícil imaginar que era posible documentar 162 casos de ciudades trasladas solamente por los tres siglos de dominación hispana!

3En el primer capítulo (pág. 35-65) Musset abarca la llegada de los españoles a América, la fundación de las primeras ciudades y la puesta en vigencia de una política urbanística a partir de 1573 por Felipe II con la publicación de las Nuevas ordenanzas de descubrimiento y población. Dichas ciudades se fundaron según principios heredados de la ciencia española y enriquecidos por la experiencia de la naturaleza americana de los propios pobladores (pág. 66-99). Aunque el “riesgo natural” aparece como la expresión de una realidad social y estaba asociado a demostraciones de fervor místico los colonizadores adoptaron posturas científicas (por las lecturas de Aristóteles y Séneca) y razonamientos lógicos a la hoja de fundar o desplazar una ciudad: incluso los propios españoles peninsulares tomaron varias veces decisiones administrativas de funestas consecuencias que hubieran podido evitar tomando en cuenta la opinión de los criollos que vivían en el suelo americano en contacto con las realidades geográficas y climáticas (véase pág. 71 el ejemplo de Hernando de Alvarado en Santiago Guatemala). En el capitulo III Musset estudia lo que el llama “la dialéctica de lo sano y de lo malsano” (pág. 100-132) la cual preñaba las mentalidades de las elites coloniales encargadas de escoger los sitios más adecuados al establecimiento de una ciudad. Los españoles proyectaron en América representaciones de lo que es sano según las teorías elaboradas en Europa por médicos como Hipócrates, lo cual alimenta grandes cantidades de perjuicios hacia el Nuevo Mundo. De allí esa tenaz voluntad de los conquistadores de fundar ciudades donde el clima esté lo más cercano posible al que había dejado en Europa y la dificultad de encontrar terrenos favorables en el “infiernito verde” de América Central (véase el mapa pág 116). Sin embargo, como lo destaca Musset, la voz de la civilización Hispanoamérica en formación se hacía escuchar cada vez que la Corona española buscaba desplazar una ciudad basándose únicamente en la ciencia europea. Trasladar la sede de una ciudad a lo largo del tiempo no es una especificad española, sin embargo el estudio demuestra la intensidad del fenómeno en las tierras coloniales hasta la Independencia (más de 270 traslados registrados como tal debido al hecho de que una ciudad podía conocer hasta 10 desplazamientos!). ¿Uno puede incluso preguntarse si no se trata de un rito iniciático? (pág. 135-175). La pregunta tiene su importancia porque dichos traslados fragilizaban los cuerpos sociales americanos: lo que el geógrafo hace en dicho capitulo es estudiar el traslado en sí según variables científicos que alojan luces sobre el impacto sobre el funcionamiento de las sociedades urbanas. Dicho trabajo permite elaborar una tipología de los traslados (pág. 177) que revela numerosos desequilibrios entre los espacios regionales americanos (págs.176-211): sobre los 27 causas de traslados estudiados, 4 se deben a la búsqueda de un lugar, 6 al hecho que el lugar escogido era malsano, 4 por una catástrofe natural, 7 debido a la resistencia indígenas y 6 a la presencia de los piratas.

4En el capítulo VI se subraya la fragilidad de los espacios urbanos americanos: expuesto a las enfermedades (véase pág. 219 el testimonio del corregidor del que dependía el pueblo de San Antonio de las Bodegas cerca del lago de Izabal en Guatemala), a las inundaciones, a las tempestades (destrucción del puerto de Realejo en Nicaragua en 1647), a las erupciones volcánicas y sismos (abandono de la ciudad de León en 1610 debido a la erupción del Momotombo), las sociedades americanas eran vulnerables con pocos marcos conceptuales eficientes y herramientas técnicas para enfrentar los riesgos. A esto hay que añadir las divisiones sociales y étnicas que complicaban la gestión de dichos acontecimientos naturales. De allí las dificultades de realizar concretamente los traslados de las ciudades, tema que Musset desarrolla en la tercera parte (capítulos VII-IX, pág. 249-346) de su libro y que pudimos trabajar con el ejemplo de la capital del Reino de Guatemala y que el geógrafo documenta bastante en esa parte de su análisis2. Aunque los aspectos sociales y sobre todo el papel de los actores históricos (en cuanto al poder que manejaban localmente frente a la Corona española en la época colonial) no son estudiados explícitamente, el lector está invitado a seguir las fracturas políticas, las discusiones apasionadas (a veces institucionalizadas como sucedió en 1717 en Santiago Guatemala cuando los argumentos se expusieron en el cuadro de una asamblea general), la resistencia de los criollos (en el caso del traslado de Santiago Guatemala impuesto por la Corona en 1775), y por fín la cuestión del espíritu de las ciudades. La cuarta parte (capítulos X hasta XII, pág. 349- 438) nos lleva a seguir los actores en una ciudad de Guatemala ya traslada y las consecuencias políticas, sociales y económicas.

5Como lo dice con mucha sagacidad el historiador mexicano Oscar Mazín, el lector cierra este libro con la satisfacción de disponer entonces de una teoría del traslado de ciudades, un marco analítico que puede servir en otros continentes o para emprender una microhistoria del traslado de una ciudad en particular.

6Notas de pie de páginas

71 Para la bibliografía de Centroamérica llama la atención la ausencia del libro de Laurence Feldman que hubiera sido de gran utilidad en la investigación.Véase Laurence Feldman, Mountains of Fire, Lands That Shake: Earthquakes and Volcanic Eruptions in the Historic Past of Central America (1505-1899), (Labyrinthos, 1993).

82 Véase Christophe Belaubre, “El traslado de la capital del Reino de Guatemala (1773-1779), Conflicto de poder y juegos sociales” in Revista de Historia, N° 57-58, (2008), págs. 23-61.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.