Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('107.22.30.231', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : Reflejo mediático centroamericano del final de la Gran Guerra : Reflejo mediático centroamericano del final de la Gran Guerra

Ficha n° 4003

Creada: 07 julio 2015
Editada: 07 julio 2015
Modificada: 06 octubre 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 965

Autor de la ficha:

Patricia VEGA JIMÉNEZ

Editor de la ficha:

Eva KALNY

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Reflejo mediático centroamericano del final de la Gran Guerra

La Gran Guerra impactó todos los ámbitos de la vida de la mayoría de las naciones del mundo, y los periódicos no fueron la excepción. En Centroamérica, los habitantes vivieron el conflicto a través de la prensa. Los principales diarios dedicaban una buena parte de sus páginas a reproducir los cables noticiosos procedentes de los países líderes de la contienda: Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos. En cada uno se habían establecido rígidos controles sobre los despachos noticiosos que las agencias informativas acataron sin protestar. Los periódicos centroamericanos tampoco lo hicieron, se adaptaron y mostraron su absoluto apoyo a los aliados originando una opinión pública favorable a la causa.
1256
Palabras claves :
Prensa, Guerra, Noticias, Agencias de prensa, Censura
Autor(es):
Patricia Vega Jiménez
Fecha:
Junio de 2015
Texto íntegral:

1
h4. Introducción

2 El 11 de noviembre de 1918, se firmó el armisticio que ponía formalmente fin a la Gran Guerra que dejó a su paso más de 9 millones de muertes y una destrucción que se sumaba en billones. Tras los cuatro años que duró el conflicto, el mapa europeo cambió para siempre. Los grandes imperios desaparecieron dando paso a un periodo de inestabilidad e indefinición.

3 La denominada luego Primera Guerra Mundial, permeó la sociedad, la economía y la cultura de la población mundial y particularmente, modificó la forma de hacer periodismo y la forma de comunicar las noticias.

4 Los primeros meses del conflicto impactaron los periódicos centroamericanos tanto que dedicaban el impreso completo a la divulgación de los cables procedentes de las agencias de noticias, especialmente los producidos por la Associated Press (AP), empresa estadounidense que monopolizó durante el primer año de la guerra la distribución noticiosa internacional.

5 La ofensiva se prolongó mucho más de lo esperado. Se suponía que acabaría en pocos meses pero el escenario se complicó y no acabó hasta 51 meses después de iniciada. Ya en el segundo año, los periódicos decidieron entonces dedicar espacios a las informaciones nacionales e internacionales sin descuidar la contienda que cada vez involucraba a más naciones y continentes de manera directa o indirectamente.

6 El último mes del último año de la Guerra, los diarios centroamericanos decidieron dedicar nuevamente sus portadas, como lo hicieron en 1914, a las decisiones finales que conducirían a poner fin a una sangrienta lucha.

7 Para entonces, las naciones involucradas directamente en operativos bélicos habían tomado medidas para controlar las informaciones que salían a la prensa. Los departamentos de manejo informativo se convirtieron en espacios claves en la conflagración. Y los periódicos Centroamericanos no protestaron, solo aceptaron las nuevas condiciones y publicaron lo que recibían.

8 Si durante los primeros años la agencia de noticias estadounidense AP era la única y principal proveedora de informaciones, en 1918 los periódicos se nutrían de tres fuentes, todas pertenecientes a los países aliados: Agencia de noticias Havas, de Francia; Agencia Reuter de Gran Bretaña y la Associated Press con sede en Panamá, específicamente en la zona del Canal interoceánico controlado por los Estados Unidos.

9 El objetivo de este ensayo es analizar la forma cómo los principales periódicos de Costa Rica –Diario La Información – y El Salvador – Diario Oficial de El Salvador – informaron el final de la Primera Guerra Mundial, conocer de dónde se nutrían y cómo trataban las informaciones que llegaban a sus despachos. Particularmente interesa estudiar los efectos de la censura en los impresos mencionados y la reacción de los responsables de los impresos ante el control informativo. El Diario Oficial de El Salvador es un periódico que incluye en sus páginas las noticias internacionales pero su objetivo es recopilar asuntos relacionados con la hacienda pública, los temas judiciales y el registro de información censal. El diario La Información es un periódico noticioso pero íntimamente relacionado con y defensor del entonces Presidente de la República Federico Tinoco Granados, un hombre que gobernó con mano férrea durante dos años1.

10 Se estudian cada uno de los diarios que circularon entre 1 de octubre de 1918 al 12 de noviembre del mismo año con el fin de cubrir el último mes del conflicto hasta el día siguiente de la firma del armisticio el 12 de noviembre, pues las noticias llegaron un día después del evento. En total se eligieron 46 impresos, 23 de cada uno de los periódicos. Se clasificó cada uno de los cables publicados según el tema predominante que trataban. De esa manera se contabilizaron 1126 noticias en La Información y 602 en el Diario Oficial de El Salvador distribuidas en 102 áreas temáticas.

11 El análisis de la información, comparada con los textos históricos que se han editado sobre el conflicto, permitirá cumplir con el propósito de conocer el impacto de las noticias bélicas en los periódicos de los dos países centroamericanos considerados.

Las agencias de información

12 Por lo menos hasta 1915, la mayoría de las informaciones que se publicaban en Costa Rica procedían de la Associated Press (AP), y en los diarios de El Salvador, de la agencia británica REUTER2. A partir del ingreso de los Estados Unidos de manera directa a la contienda 16 de abril de 1917 la Associated Press compartía el mercado noticioso con la francesa Havas y con la Reuter, en ambos periódicos (véase Gráfico 1). Aunque se desconoce el monto cancelado y la frecuencia del pago, el diario La Información firmó un convenio con Havas para obtener las noticias procedentes de esa agencia3. De igual manera pagaba una suma adicional para recibir las informaciones procesadas por la AP.

13

Gráfico 1, distribución de noticias según agencias, La Información, 1918
Gráfico 1, distribución de noticias según agencias, La Información, 1918

La Associated Press se transmitía a través de dos vías: el “servicio de aerogramas” y el de “cables del servicio ordinario”. El primero era pagado por la empresa periodística con un monto extra y el segundo consistía de las 2000 palabras que el Gobierno Costarricense distribuía a cada periódico. Havas, entre tanto, a través de un convenio con la AP, se incorporó como proveedora de informaciones a El Salvador, antes solo servido por la Reuter y la AP.

14Las empresas informativas respondían a la política de sus países de origen quienes estaban involucrados en el conflicto. La Reuter era la agencia oficial del gobierno británico y la Associated Press estaba conformada por las principales empresas periodísticas de los Estados Unidos. En 1857 se había unido a la Telegraphic and General News Association; en 1892 adquirió el nombre de Associated Press y trataba entonces con los periódicos de toda la unión. La Guerra fue una oportunidad sin precedentes para la AP que le permitió expandirse por todo el mundo. Para 1917, se ufanaba de sus 52000 corresponsales especiales.

15 Tanto la Reuter como la Havas vendían noticias a la AP la cual transmitía y distribuía en forma exclusiva en Estados Unidos y algunos países americanos. Como ocurrió en las naciones europeas implicadas en el conflicto, también en Estados Unidos el control de la información por parte del gobierno fue determinante. “Una semana después de la declaración de guerra [abril de 1917], Wilson nombró un Comité de Información Pública. Su labor primordial era diseminar hechos concernientes a la guerra. Debía también coordinar la propaganda del gobierno y servir de enlace entre éste y la prensa4”. Este comité pronto siguió el ejemplo de la Wellington House, agencia de propaganda de la Gran Bretaña, en la publicación de un boletín semanal con informes de guerra acompañados de fotografías, grabado y matriz.

16Además de la comercialización de noticias, la AP “celebró … contratos con Reuter, y por intermedio de ésta5 …” con la agencia francesa Havas y la alemana Wolff. En la distribución regional de los clientes, la AP resultó poseedora de Centroamérica y el Caribe. Hicieron coincidir las áreas de influencia político económica con las áreas de influencia informativa… (por ello) las agencias tuvieron una política informativa supeditada a los intereses de estado, … durante toda su existencia, la verdad de la Reuter era la verdad del Imperio Británico, la de la Havas… era la del Estado Francés, la de la Wolff era la del Estado alemán y la de las americanas traducía los intereses de los grupos de presión ligados en la vida y en la muerte, en la pobreza y en la enfermedad con las razones de un estado hecho a su medida6”.

17Para brindar su servicio, la AP hacía uso de las instalaciones de la United Fruit Company (UFCO), uno de los principales grupos de presión que controlaba el tráfico de despachos noticiosos a través de su dependencia Tropical Radio Telegraph Company (TRTC).

18 Evidentemente para 1918 la Associated Press había logrado penetrar el mercado noticioso salvadoreño. La mayoría de los cables procedían del servicio que brindaba la AP, bajo la denominación de “noticias por cable” y de la Havas francesa en un porcentaje del 35% de las notas (véase Gráfico 2).

19

Gráfico 2, Distribución de noticias según agencias, Diario de El Salvador, 1918
Gráfico 2, Distribución de noticias según agencias, Diario de El Salvador, 1918

20Para 1918, las posibilidades de obtener la versión alemana del conflicto estaban prácticamente vedadas. La agencia Wolf desapareció como proveedora de cables y no se informaba a través de ninguna fuente alemana. En Costa Rica la circulación de noticias y telegramas germanófilos7 se prohibió por disposición gubernamental, y al mes siguiente, se estableció “la censura oficial sobre toda clase de comunicaciones postales y telegráficas mientras dure el estado de guerra con Alemania8”.

21En 1913, la Telefunken, empresa radiotelegráfica alemana con residencia en Berlín, dirigió una carta al subsecretario de Fomento del Gobierno de Costa Rica, ofreciéndole los servicios de la compañía. Argumentaban su propuesta en que el servicio proporcionaría dos ventajas básicas: por una parte, las comunicaciones con el exterior se acelerarían y en tanto dejarían de depender del servicio de Nicaragua “…que la experiencia demuestra ser tan deficiente y costoso. Las estaciones radiográficas del sistema “TELEFUNKEN” son extraordinariamente económicas, y sin embargo…” alcanzan mayores distancias; el sistema también permitía recibir mensajes de diferentes puntos a la vez, “por usarse este sistema de chispas sonoras, que permiten estimar la distancia aproximada según los distintos sonidos9…”.

22El acuerdo no se aprobó y Costa Rica mantuvo su contrato con la Associated Press que funcionaba a través de la Compañía Bananera como se indicó, desde inicios de 1900.

23Tres años después de la primera nota enviada por el representante de los señores Schlubach y Thiemer, el último se dirigió con un comunicado a Alfonso Altschul, Ministerio de Gobernación, en su calidad de agente de la Compañía TRANSOCEAN, en el cual le preguntaba “que [sic] contrato es el que sirve de base para exigir las noticias cablegráficas diarias, llamadas “noticias de prensa”? Qué precio paga Costa Rica anualmente y quienes [sic] son las partes contratantes? [y enfatizaba] El Gobierno de Costa Rica contrata con el Gobierno de Nicaragua ó con la prensa Asociada ó con la Compañía de Cable de San Juan del Sur?” Preguntaba sobre las obligaciones de la compañía de cable para con el gobierno, el número de palabras diarias a las que tenía derecho el Gobierno de Costa Rica, y quien seleccionaba las noticias “que de New York se transmiten á [sic] Costa Rica10?”

24La lacónica respuesta del Ministro de Gobernación no se dilató ni una semana. Le indicaba que no había contrato ninguno pero que 26 años atrás (en 1890) aceptó la propuesta de la Dirección General de Telégrafos de Nicaragua de transmitirle las noticias recibidas del exterior pagando la mitad de lo que a aquella le costaban ya traducidas. Tras el inicio de la Guerra se le solicitó a Nicaragua revisar el contrato, pero la respuesta fue que no existía contrato ninguno. Aclara que el gobierno y la prensa reciben 1500 noticias diarias.

De este intercambio de misivas no hubo consecuencia ninguna. Las noticias referentes a la posición alemana cada vez fueron más reducidas hasta desaparecer poco después del ingreso de Estados Unidos en la contienda.

25La posición alemana en la guerra no era desconocida anteriormente. En 1916 varios periódicos costarricenses procuraban noticias de la Triple Alianza a los lectores. Entre estos destacaba La Época, Diario Católico de la Tarde. En sus dos últimos números publicaba comunicaciones germanófilas contenidas en telegramas procedentes de Guatemala, un país donde los alemanes tenían una fuerte influencia en la economía y la política. Los mensajes eran firmados por el Ministro Alemán en Guatemala11.

26No fue que hasta después de 1917 que la fiscalización y el control informativo se convirtieron en un hecho aceptado sin discusión. La Acción Social, un impreso católico costarricense, reprodujo un cable procedente de Washington informando que el Presidente Thomas Woodrow Wilson pidió autorización al Congreso para tomar posesión de todas las líneas telegráficas, telefónicas y estaciones inalámbricas existentes en los Estados Unidos “indicando ser esto necesario para guardar los secretos militares y el sigilo del movimiento de tropas y demás comunicaciones12”. El Comité de defensa nacional de la Cámara de Representantes apoyó la solicitud de inmediato.

27 El control informativo en los países directamente involucrados en el conflicto a través de una censura radical y sin precedentes, condujo a la similitud de los cables procedentes de una u otra agencia. Así por ejemplo, lo que anunciaba la Associated Press era repetido por la Havas, con las mismas o similares palabras y a la inversa. La Reuter se dedicaba a informar sobre los triunfos británicos. La versión de la Triple Alianza no se daba a conocer a partir del segundo semestre de 1917. La armonía y coincidencias entre las empresas de noticias – agencias y periódicos – se evidenciaba en la conformación de notas cuyas fuentes eran las mismas agencias o medios. En El Diario Oficial de El Salvador se publicó el siguiente cable que prueba la estrecha relación:

28“…El “Vorwaerts” dice que el tratado de Brest-Litovsk, ha sido declarado por los rusos como nulo y sin ningún valor. La Agencia Havas informa de París que los italianos siguen avanzando en Albania en persecución del enemigo. Telegrafían de Salónica que el ejército griego entró… de New Jersey comunican que ha habido una fuerte explosión13…”. El 2 de octubre, el mismo diario salvadoreño publicó un corto mensaje procedente de Panamá que a la letra decía: “La Prensa Asociada y las Agencias Reuter y Havas tienen informes de que los búlgaros se rinden incondicionalmente…”. El texto demuestra que las agencias de prensa se esmeraban en acentuar la avenencia que reinaba entre ellas, lo que se podía interpretar como una extensión de la homogénea y cordial relación entre los aliados. Esta exposición en conjunto de las proveedoras de noticias internacional también tenía como propósito que los lectores tuviesen seguridad de que lo dicho formaba parte de la realidad bélica de la que informaban.

29 La limitación en el envío y recibo de noticias afectaba a los periódicos ciertamente, pero también a la población en general. El 7 de noviembre, por ejemplo, cuando ya Bulgaria había capitulado, el jefe de cable de San Juan del Sur comunicó que “los cablegramas para Bulgaria ya pueden aceptarse pero, a riesgo del expedidor absolutamente…”, y los cables cuyo costo ascendía a 97 centavos oro por palabra, debían escribirse únicamente en inglés o francés. Todo otro idioma o código estaba prohibido. De igual manera informó entonces que se restableció “la comunicación con Tsingtau, interrumpida desde los primeros días de la guerra14”, o sea, hacía más de cuatro años que no se permitía intercambiar información con esa colonia alemana en China que desde 1914 fue tomada por Japón.

30 Como ocurría al inicio de la guerra, el servicio de noticias internacionales seguía siendo inestable. Las demoras se debían ahora, según el servicio Havas, “a la aglomeración de los cables trasatlánticos15”. Poco menos de un mes después, el servicio nuevamente se afectó pero en este caso debido a “la interrupción parcial del cable mexicano, y en segundo término por la interrupción y atascamiento de los cables en Europa, que hacen que todos los telegramas procedentes de Francia lleguen con atraso16”.

31Durante la tercera semana de octubre, el gobierno de Costa Rica suspendió “la transmisión de las noticias del llamado “servicio ordinario” en virtud de que era ya muy deficiente lo que trajo por consecuencia que también se suspendiera interrumpidamente el servicio Havas que es tan importante. Tan pronto como eso ocurrió, entablamos gestiones a fin de reanudarlo sin demora, previo el pago de las tarifas de transmisión por las líneas de Nicaragua; y en virtud de esa oferta nuestra, desde ayer estamos recibiendo de nuevo los despachos de la AGENCIA HAVAS y esperamos seguirán llegándonos con toda regularidad17”.

Los temas tratados

32 Para finales de 1918, los imperios centrales estaban en franco desmoronamiento. Por una parte, Austria-Hungría, que desde inicios del año había formulado propuestas de paz con los franceses, recibió la estocada final en una ofensiva con el frente italiano que no logró soportar con un ejército desabastecido y desintegrándose en elementos étnicos. El hambre, la deserción de los soldados, la inconformidad de la población, la epidemia de la Influenza que se abatió no solo sobre Austria, Hungría y Alemania sino que afectó a Europa en general, lo llevó a buscar el armisticio. Bulgaria había abandonado desde el 30 de setiembre la guerra tras el ataque conjunto de serbios, franceses, griegos y británicos. El reino Otoman se rindió a finales de octubre a manos de los británicos y fuerzas árabes, tras soportar graves derrotas en Siria, Palestina y Arabia.

33 Alemania tenía su propia dinámica interna de sostenerse a pesar de que sus aliados caían uno tras otro.

34 En todos estos flancos abiertos en distintas realidades, se producían informaciones igualmente muy diversas y así se reflejaba en las noticias internacionales que los periódicos hacían circular.

35 Efectivamente, los cables abordaban una temática extensa sobre la guerra, lo mismo que ocurrió desde que se inició el conflicto en 1914. La Información, sin embargo abundaba en noticias referentes al avance y al triunfo de Francia sobre los territorios ocupados por la Triple Alianza (véase Gráfico 3).

36

Gráfico 3, Notas mas frecuentes en la Información
Gráfico 3, Notas mas frecuentes en la Información

37La mayoría de cables sobre esos temas los proveía la agencia Havas y constituyeron el 9,32% de todas las noticias publicadas. La Agencia Reuter inglesa, también refería los avances y los triunfos británicos, muchas veces en apoyo a los ejércitos belgas, checos, italianos y griegos. Las victorias, sin embargo, no fueron fáciles, según los cables las luchas eran intensas pero la superioridad bélica unida a la noble causa, permitieron el triunfo de los aliados. La Información del 18 de octubre, publicó una nota donde advertían que “la tarde del domingo los alemanes, bajo la protección de un fuerte bombardeo en un amplio frente, al norte de La Ceteau, llevaron a cabo vigorosos ataques de infantería contra las posiciones británicas al oriente del río Selle, cerca de Solesmes, pero fueron rechazados después de una violenta lucha18…”

38La nobleza de la causa de los aliados, se expuso con amplitud en un extenso cable de la agencia Havas, destacando que las manifestaciones de Wilson se caracterizan por “el sentimiento de humanidad pura [que] no falta nunca en las ideas” del Presidente de los Estados Unidos, razón por la cual sus declaraciones tenían tanta influencia y aceptación19.

39 Los alemanes, según los periódicos, siempre sufrieron derrotas abrumadoras con la consecuente retirada de las tropas.

40 Estados Unidos nunca tuvo problemas para avanzar y se convirtieron en la fuerza “sagrada” que colaboraba con los aliados en sus estocadas a unos países al borde o en el absoluto colapso. Sus hazañas eran vitoreadas en París y Londres. En octubre de 1918, el estadounidense Samuel Gompers, quien durante la Primera Guerra había intentado detener las huelgas y levantar el ánimo, salió para la zona de guerra. Un cable de Havas destacó que en París “una muchedumbre numerosa los aclamó a los gritos de “¡vivan los Estados Unidos” y “Viva Wilson”. Gompers contestó formulando votos por el triunfo del derecho y de la libertad20”. Los vítores no eran en vano: el bando aliado se vio favorecido por la llegada mensualmente de 300.000 militares estadounidenses que vinieron a aumentar la moral de los agotados ejércitos aliados europeos, e hizo crecer la esperanza del final de la guerra21.

41 El periódico salvadoreño, de manera similar a lo que ocurría en su homólogo costarricense, también privilegió al triunfo y al avance francés en un 10.46% de los cables publicados, pero a diferencia de La Información, le dio énfasis a los procesos de armisticio que se llevaban a cabo en todo el territorio donde se consumaban los combates, un asunto que no estuvo ausente en el diario de Costa Rica (véase Gráfico 4).

42

Noticias más frecuentes, Diario Oficial de San Salvador, 1918
Noticias más frecuentes, Diario Oficial de San Salvador, 1918

43 La especulación prevaleció en los datos de las dimisiones y las abdicaciones. Mientras se aseguraba que el Káiser, por ejemplo había abdicado, al siguiente día se indicaba que posiblemente lo haría y unas notas más después, que no estaba dispuesto a dejar el mando. El Káiser Guillermo II abdicó el 9 de noviembre sin embargo con fecha 3 del mismo mes, un cable procedente de Londres, haciendo referencia a la publicación de un periódico alemán, aseveraba que “la abdicación del Káiser puede considerarse como un hecho consumado y que la publicación oficial se ha demorado esperando el momento más oportuno”, cuando para entonces se estaba en proceso de convencimiento22.

44 En ocasiones solo se lanzaba la noticia como un rumor. En el Diario Oficial de El Salvador, el 9 de noviembre, se introdujo la información señalando que “ha corrido la noticia de haberse firmado el armisticio con Alemania [y lo que hace verídica la noticia es que los periódicos publicaron] boletines extraordinarios y a la una de la tarde las fábricas dejaron oír sus pitos, lo mismo que los vapores, las iglesias sus campanas, los automóviles sus trompetas causando el conjunto un inmenso ruido en señal de un regocijo indescriptible23”.

45Esta misma ambigüedad se manifestaba en las noticias referentes a la aceptación por parte del gobierno alemán, de las propuestas del Presidente Wilson. El 18 de octubre en el Diario Oficial de El Salvador, se publicaron dos cables, uno procedente de Nueva York refiriéndose a “un mensaje de La Haya para el “New York Times” [que] dice que el gobierno alemán aceptaría los términos propuestos por el Presidente Wilson, si los intereses alemanes quedasen garantizados”. El siguiente, emanado de Copenhague, indicó “que el Canciller Maximiliano decidirá hoy los asuntos contenidos en la nota última del Presidente Wilson. La prensa alemana indica que los conceptos de dicha nota han disipado por completo las esperanzas producidas por la primera, y algunos de sus órganos comentan con acritud el lenguaje en que está concebida, el cual ha causado pánico en las bolsas y círculos bancarios24”.

46 Es evidente la contradicción de las notas, puestas de seguido, en el mismo diario. Ese día La Información aseveró que la propuesta fue aceptada por Alemania sin reticencias e incluso indicó que “La conclusión de Wilson recordando que los alemanes, al aceptar el programa de paz expuesto por él aceptaron la supresión del poder arbitrario, se consolidara25”.

47 La disparidad de informaciones podría explicarse por la falta de definición en ese momento al interior del gobierno alemán. Ya el 28 de setiembre, tras varias derrotas, Erich Lundendorff, jefe de la armada alemana reconoció ante el Gobierno alemán que la guerra estaba perdida y que era necesario el armisticio26. Ante la negativa de los aliados a pactar con los líderes militares alemanes, se nombró a Max von Baden, un liberal de buena reputación para negociar con los representantes del gobierno dirigido por Wilson quien exigió la retirada alemana de los territorios ocupados e insistió en no negociar con el Káiser. En respuesta, Lundendorff, tras rehusarse a firmar la propuesta de 14 puntos de Wilson, propugnó la reanudación de las hostilidades mientras el Kaiser, a quien Baden y otros líderes alemanes y austriacos le aconsejaron que abdicara, se rehusaba a hacerlo y no fue sino hasta el 9 de noviembre cuando buscó asilo en Holanda, urgido por un país amotinado y convulso. El armisticio fue firmado, tras frenéticas negociaciones, el 11 de noviembre de 191827.

48 El armisticio con el reyno Otoman se firmó el 30 de octubre de 1918 y el 4 de noviembre, 5 días después, el ejército italiano a las órdenes de Armando Diaz, con apoyo de Gran Bretaña y Francia, lograron dar la estocada final y obligar a la firma del armisticio al imperio Austrohúngaro el cual para entonces efectivamente, no contaban con el respaldo alemán28.

49 La situación en Alemania no era sencilla. Los bandos navales del gobierno alemán ordenaron el 27 de octubre que la flota zarpara rumbo a Inglaterra para perecer en combate. Esta orden provocó el amotinamiento de los marineros, insurrección que se imitó en diversas ciudades donde los soldados y obreros procedieron a elegir sóviets, al estilo de Rusia. De hecho, esta situación insostenible aceleró la abdicación del Káiser, la proclamación de la República y la firma del armisticio29.

50 En no pocos cables informativos se hacía referencia a la desidia de los soldados alemanes y los racionamientos y engaños de que era víctima el pueblo alemán. El 12 de noviembre, La Información destacaba insistentemente las manifestaciones de inconformidad en Alemania:

51PARIS 9.- Comunican de Basilea que según parece ha estallado la revolución en Alemania y que la Agencia Wolff está bajo el control de los socialistas…”
NUEVE YORK.10.- Telegrafían de Ámsterdam a Londres confirmando el movimiento revolucionario de Colonia, que se está extendiendo a toda la Alemania occidental. Ha habido desórdenes en Hanover y Oremburgo…
LONDRES, 10-. A pesar de que Herr Ebert, el nuevo Canciller de Alemania, anunció la formación de un Gobierno provisional y una “gran victoria para el pueblo”, la revolución continúa hoy con mayor amplitud y furia…
En Berlín y otros centros industriales, los ferrocarriles han dejado de correr y la frontera de Dinamarca está custodiada para evitar que se escapen personas ricas, generales y otros funcionarios importantes….” (La Información, 12-11-18, pág. 1).

52 Ese mismo día, el diario salvadoreño, a reglón seguido, expuso la situación alemana:

53“Amsterdam, 11.- Las últimas noticias confirman el movimiento revolucionario de Colonia el cual se han extendido gradualmente por todo el oeste de…
Copenhague, 11.- Han ocurrido levantamientos en la parte norte de Alemania. La huelgas están a la orden del día en Hanover, Oldebberg y otras ciudades y la de los ferrocarriles en general.
Ámsterdam, 11.- Kurt Weisner, periodista… y prominente socialista, es el jefe de la revolución de Baviera…(donde) se ha organizado un comité integrado por trabajadores, soldados y aldeanos parecido en mucho a los soviet
Copenhague, 11.- … continúan los desórdenes en Hamburgo…” (Diario Oficial de El Salvador, 12-11-18, pág. 6).

54Los aliados usaron con destreza el arma de la propaganda y lanzaban panfletos escritos en todos los idiomas del imperio desde los aviones, sobre trincheras y retaguardias de alemanes y austro-húngaros. Los mensajes dirigidos a los alemanes enfatizaban en la censura de la que eran víctimas, de lo que el gobierno ocultaba y en que la paz solo se lograría en una nación democrática. Para el imperio Austro-húngaro, los textos contenían asuntos relativos a la ausencia de libertad y exaltaban los antagonismos nacionales30.

55Dos días antes de la firma del Armisticio con Alemania, el periódico La Información de Costa Rica, confesaba su inseguridad sobre el inicio de las conversaciones de paz, pues los cables procedentes de la oficina telegráfica de San Juan del Sur [frontera norte de Costa Rica] y La Cruz, transmisores de los aerogramas de Associated Press, daban cuenta del hecho, sin que expiraran las 72 horas que le fueron concedidas a Alemania para responder a las demandas de los aliados. No obstante, la incertidumbre se generó al recibir un cable de la agencia Havas, informando de la llegada de los delegados alemanes a las líneas francesas para iniciar las negociaciones, además de otro que daba cuenta de que en Nueva York se festejaba el armisticio.

56El encargado del periódico, con esta preocupación, procuró dar a conocer al público un hecho de tal envergadura con fuentes confiables de respaldo.

Al día siguiente de la firma del Armisticio, La Información celebró la decisión con un absoluto destaque, como se evidencia en la figura 1:

57Figura 1

La Información, noviembre 1918
La Información, noviembre 1918

Fuente: La Información, 12-11-18, p. 1.

58La propaganda contra los imperios centrales permeaba el cine como un medio de comunicación complementario a los periódicos. En las carteleras cinematográficas se anunciaba con gran elocuencia la película “El Kaiser la bestia de Berlín”. Se trataba de un film que según la información del diario, era un documental histórico que inició en Bélgica antes de la invasión alemana de agosto de 1914 y luego pasó a Postdam “donde el Kaiser, notablemente caracteriado (sic) se descubre con todo su Odio y Crueldad, rodeado de sus Ministros y aduladores, forjando su campaña de dominio sobre el mundo.” Mostrando el mapa del mundo decía, “que él pensaba arruinar y aniquilar primero a Italia, enseguida a Francia, de allí a Inglaterra y como acto supremo todo lo que se comprenda con el nombre de América”.

59 Aseveró el cronista que no era un film sangriento “sino un drama estupendo que deja desnuda el alma del Rey más loco y criminal del mundo y a su horda de crueles infanticidas31”. Se acompañó con una fotografía que mostraba al Kaiser amedrentando a una mujer con su niña en brazos (véase figura 2).

60Figura 2

61

La Información, octubre 1918
La Información, octubre 1918

62La Información, 22-10-18.

La bondad aliada versus la crueldad alemana

63 La imagen que transmitían los cables de los alemanes era la de agresores despiadados. Durante la ocupación de Lille, por ejemplo, se decía en un cable de Havas, que “los alemanes ultrajaban a las mujeres y niñas de manera indecible … (por si fuera poco) los últimos alemanes que salieron de Lille se llevaron los valores existentes en los bancos. Robaron todo lo que pudieron y lo que no pudieron cargar lo destruyeron, despedazando muebles, pisos y cielos32…”.

64 Lanzarse contra las mujeres y los niños parecía ser la afición de los alemanes pues el 6 de noviembre, Havas aseguraba que en “Hellobeke, los alemanes abrieron fuego de ametralladoras contra mujeres y niños33….

65 En algunos territorios, sin embargo, se llevaron a los hombres entre 14 y 50 años, “tratándolos como prisioneros y obligándolos a trabajar en las trincheras bajo el fuego”; esto sucedió en Caudriville donde los alemanes redujeron la población de 12 a 3 millones de habitantes34.

66 No escatimaban las agencias noticiosas de sumar apelativos a la crueldad alemana. El 7 de octubre se publicó la siguiente nota:

67París, 5. El gobierno alemán ha proclamado incesantemente que si tuviera que abandonar los territorios ocupados no devolvería sino un país absolutamente asolado. Esta amenaza salvaje ha sido cumplida cuando cada retirada con una ferocidad… Obligados a retroceder ante la presión incansable de los aliados, los alemanes se encarnizaron en una mayor crueldad que anteriormente contra las poblaciones, las ciudades y la tierra. Desgraciados habitantes han sido arrancados brutalmente de sus casas y desterrados, empujados como rebaños delante de los ejércitos alemanes, mientras por detrás de ellos quemaban y destruían sus casas, quemaban talleres, escuelas, hospitales, dinamitaban las iglesias35….

68 Un corresponsal de la Agencia Havas que cubría la información de lo que acontecía en el frente británico, advertía que “las tropas norteamericanas que ocuparon a Saint-Martin-Riviere descubrieron en el campanario de la iglesia una carga formidable de explosivos conectada por medio de alambres con la custodia. Un ligero movimiento de ésta habría provocado una explosión y el derrumbamiento del edificio sobre los fieles36…”.

69 En los textos cablegráficos la guerra se había convertido en una cruzada religiosa contra los herejes [los alemanes] quienes eran capaces, por disposición expresa de los altos mandos, de saquear “las iglesias francesas y capillas donde los sacerdotes y los habitantes esconden habitualmente los valores, el dinero y objetos preciosos”… En un documento incautado – calificado de secreto por la agencia- se “… recomienda visitar particularmente las partes de los edificios reservados a los sacerdotes, los vasos sagrados y vestiduras sacerdotales37”. El 2 de octubre, Havas informa que “El Rey de los belgas manifestó que los belgas están muy orgullosos de contribuir por todos los medios al triunfo de la causa sagrada de los aliados38”.

70 El Papa, por ejemplo, quien, según el editorial de La Información del 10 de octubre, recibió de Alemania la solicitud de interceder ante el Presidente Wilson para que acepte su propuesta de paz, “se negó a ello… porque ve muy claro que ya no puede haber componendas con los que son responsables de los más grandes desastres que la humanidad haya experimentado jamás39”.

71 La actitud despiadada de los alemanes contrastaba abiertamente con la bondad y la generosidad del bando contrario. Según los diarios, los aliados, en colectivo e individualmente, eran los libertadores y la única esperanza para los pueblos arrasados por el ejército alemán. En Bélgica, uno de los países más afectados, sus pobladores iniciaron su regreso y reconstrucción en el mes de setiembre de 1918 pero como el avance tenía algunos retrocesos, “los aviadores aliados han (esparcido) miles de proclamas en que se dice al público que tengan un poco de paciencia, que la hora de la liberación está cercana40”.

72 Esa crueldad, según el editorial de La Información del 10 de octubre de 1918 de Alemania y Austria, las hacía merecedores de una paz absolutamente condicionada. En primer término, proponía que “la paz no debe hacerse con ellas sino cuando los ejércitos de los aliados entren vencedores en Berlín y en Viena, y hayan echado por el suelo esas dos coronas imperiales, manchadas con la sangre de millones de hombres… [que] denuncian al mundo la ejecución de los más criminales y horribles atentado.” Un castigo ejemplar, a criterio del diario, era desaparecer totalmente las dinastías reinantes en ambas naciones “…sin posibilidades de que aparezcan más en la historia [de no ser así] no sería una paz verdadera sino una tregua, para volver más tarde a renovar las hecatombes y las ruinas de que están sembrados hoy los campos de Europa”. Enfatiza en que “no, la paz con ellos no. La guerra hasta dar en el suelo con quienes han sido causantes de todos los males que hoy a la humanidad afligen41…”.

73 Mientras la Triple Alianza mostraba los roces entre los dirigentes políticos de las naciones que la conformaban y se masacraban en luchas intestinas entre ellos, los aliados se presentaban en una armonía fraternal generalmente liderada por Francia o por Estados Unidos. Raymond Poincaré, entonces Presidente de Francia, felicitaba pública y frecuentemente a sus colegas por los avances y triunfos. El periódico destacó sus notas dirigidas al rey Pedro de Serbia regocijándose de la derrota búlgara y al Rey de Grecia por sus victorias mientras que el presidente Sidonio Paes de Portugal felicitaba al presidente Raymond Poincaré y “al ejército francés, cuyo magnífico esfuerzo por el triunfo de la civilización llena de orgullo al mundo entero42”. Con motivo del deceso del hijo del entonces ex presidente Estadounidense Theodore Roosevelt durante un ataque aéreo en territorio europeo, el gobierno francés no solo “dirigió un homenaje de simpatía hondamente sentido…” si no que también expresó su unión “a la generosa nación norteamericana para rodear al ilustre padre del héroe de fraternal compasión, y velará piadosamente sobre la tumba gloriosa que considera como un depósito sagrado43”.

74La Cruz Roja recibió los honores por su noble causa. El 2 de octubre, en París, el Presidente de la Cruz Roja de los Estados Unidos fue “nombrado comendador de la Legión de Honor, como testimonio de gratitud por los servicios inapreciables prestados por la Cruz Roja en Francia44”.

75 La imagen que transmitieron los cables de los aliados era la de un grupo homogéneo, solidario y humanitario.

Un periódico cada día más caro

76 En octubre de 1914, los periódicos costarricenses empezaron a sufrir del alto costo del papel y de los materiales de imprenta. Pocos meses después del inicio el conflicto, se vieron obligados a subir el precio del papel, a reducir el número de páginas y a aumentar el costo de los anuncios.

77 Los periódicos no solo tenían que costear la impresión sino que también tenían que invertir un monto mensual en el pago de los cables procedentes de las agencias internacionales de noticias, además del salario de su personal.

78 Los gastos iban en aumento en particular porque los materiales en su totalidad, eran importados de Europa y Estados Unidos, ambas regiones involucradas en la Gran Guerra.

79 El 2 de octubre de 1918 La Información reiteró la preocupación por el costo que significaba sacar el impreso. Insistió en justificar el aumento del precio de suscripción al periódico y de los avisos comerciales debido “a la violenta alza en el precio del papel para periódico y materiales de imprenta, imprescindibles para el sostenimiento de una empresa diarista… todo lo cual redunda en grave perjuicio para el consumidor…” No obstante, advirtió el texto, “…experimentamos la grata satisfacción de ver cómo eran consideradas esas razones y cómo no obstante las diferencias resultantes del alza, eran cubiertas con decidido empeño, prueba fehaciente de que en el sentimiento público se calificaron de justas las medidas antes mencionadas45”.

80 El espectáculo mediático era tal que los lectores invertían en el diario aunque sus precios fuesen mayores y la crisis económica afectara al país. El periódico, se podría especular, formaba parte de los bienes de consumo básicos de una parte de la población.

81
h4. Conclusión

82 La propaganda, como instrumento de persuasión utilizado para modificar las actitudes de los consumidores, es un derivado de la Primera Guerra Mundial. Gran Bretaña “comenzó con la creación del Ministerio de Información, en 1917, bajo la responsabilidad de Lord Beaverbrook. La censura reinó y todas las campañas propagandísticas eran rigurosamente controladas para que apenas fuese divulgada la “información oficial”. Poco después de su entrada en la Primera Guerra Mundial, los estadounidenses crearon igualmente su agencia de propaganda, el Comité para la Opinión Pública, que se reveló de máxima eficacia, sobre todo en lo relacionado con lo que ellos denominaban “los ideales de libertad46”.

83 Las agencias de prensa cumplían su papel de difusores de los gobernantes de los países de origen, dentro del entramado de censura imperante.

84 Los periódicos centroamericanos eran usados no solo como instrumentos de convencimiento sino también como espacios para lanzar argumentos fantasiosos en contra del enemigo. Abundaban los falsos relatos de las atrocidades de las que se consideraban capaces los adversarios para impedir cualquier conato de piedad para con el enemigo. Aún en los últimos meses del último año de Guerra y al inicio de las negociaciones para finalizar el conflicto, Wilson insistía en no tomar decisiones pacifistas. Según los periódicos, el Presidente de Estados Unidos resumió su posición en la frase: “Primero debemos ganar la guerra y luego vendrá la paz47”. Consideraba preciso obtener la victoria, humillar a los contrarios, hacerlos pagar por sus agresiones.

85 La imposibilidad de obtener fuentes de información allende las empresas noticiosas europeas, conducía irremediablemente a que todos los periódicos, simultáneamente, publicaron las mismas informaciones. Bajo esas condiciones, se cumplía el objetivo de los estados beligerantes de usar los medios informativos a su alcance, para minar la moral del enemigo y para socavar de esa manera su defensas, pero también servía para inflar el patriotismo, levantar los ánimos y fomentar el espíritu de resistencia entre la población.

86 Una de las consecuencias de esta influencia mediática fue la persecución a los alemanes residentes en Centroamérica a pesar de que ellos tenían posiciones claves en la política y en la economía de estas naciones.

87 En las noticias se reflejaba la estrategia propagandística del gobierno de los Estados Unidos que finalmente demostró su eficacia en distinguir entre el militarismo dirigente alemán (con el que se negaba a negociar la paz) y el pueblo alemán de sentimientos democráticos (al que alentaba a derribar a los gobernantes que los llevaron a la ruina por su ambición).

88 Cuando Estados Unidos rompió relaciones con Alemania, la prensa centroamericana le dio su apoyo incondicional a esta potencia que sustituiría a los imperios europeos en América Central.

Bibliografía

89Castelló, José (2010): La Primera Guerra Mundial. La Gran Guerra. Madrid: Grupo Anaya.

90Colección de Leyes y Decretos, 28-5-1918, págs. 349-353.

91Curros, Oscar y Leite, Nuno. “La Propaganda de Guerra”. En: http://www.ati.es/spip.php?article161 (Consulta realizada el 15 de agosto 2013).

92De Mateo, María Soledad (1995): La Primera Guerra Mundial. Madrid: Ediciones Akal S.A.).

93Lozano, Álvaro (2011): Breve historia de la Primera Guerra Mundial. Madrid: Ediciones Nowtilus.

94Salazar, Hernando (1990): Las agencias de noticias en América Latina. México: Trillas.

95Schulze, Ingrid, (1999): “La propaganda alemana en la Segunda República Española”. En: Historia y Comunicación Social, (no. 4), págs. 183-197.

96Strachan, Hew. (2004): La Primera Guerra Mundial. Barcelona: Crítica.

97Transocean. En: http://www.archive.org/stream/investigationofu194102unit/investigationofu194102unit_djvu.txt (10 de agosto, 2013)

98Tulchin, Joseph (1971). The aftermath of War. World War I and U.S. Policy Toward Latin America. New York: New York University Press.

99Vega, Patricia (2007): “Primicias de la Primera Guerra Mundial en la prensa costarricense (1914)” in Inter.c.a.mbio (No. 4-5), págs. 271-308.

100Vega, Patricia (2009) : ¿Especulación desinformativa? (La Primera Guerra Mundial en los periódicos de Costa Rica y El Salvador) in Mesoamérica (51), págs. 94-122.

101Vega, Patricia. (2013): “Federico Tinoco and the Great War” in 1914-1918 International Encyclopedia of the First World War. Germany, Freie Universität Berlin, Friedrich-Meinecke-Institut.

102Westwell, Ian (2010): The illustrated History of World War One. London: Southwater.

Notas de pie de páginas

1031 Véase Patricia Vega, “Federico Tinoco and the Great War” in 1914-1918 International Encyclopedia of the First World War. (Berlin: Freie Universität Berlin, Friedrich-Meinecke-Institut, 2013).

1042 Véanse Patricia Vega, “Primicias de la Primera Guerra Mundial en la prensa costarricense (1914)” in Inter.c.a.mbio, No. 4-5, (2007), págs. 271-308 y “¿Especulación desinformativa? (La Primera Guerra Mundial en los periódicos de Costa Rica y El Salvador)” in Mesoamérica (51) (2009), págs. 94-122.

1053 La Información, 23-10-18, pág. 1.

1064 Michael Emery, Nancy L. Roberts, Edwin Emery, The press and America: an interpretative history of Journallism. (United State: Englewood Cliffs, 1966), pág. 580.

1075 G. Well, El periódico,(España: UTHEA., 1994), pág. 210.

1086 M. Montalván, Historia y comunicación Social (Barcelona: Bruguera.,1980), pág. 194.

1097 Colección de Leyes y Decretos, 28-5-18, págs. 349-353.

1108 Colección de Leyes y Decretos, 29-6-18, pág. 471.

1119 Archivo Nacional de Costa Rica. Secretaría de Fomento. Carta Schlubach, Thiemer & Co. 1913.

11210 Archivo Nacional de Costa Rica. Secretaría de Fomento. Carta Schlubach, Thiemer & Co. 1913.

11311 La Época, 1-11-1916, pág. 4.

11412 La Acción Social, 3-7-18, pág. 4.

11513 Diario Oficial de El Salvador, 8-10-18, pág. 3.

11614 La Información, 7-11-18, pág. 4.

11715 La Información, 10-11-18, pág. 1.

11816 La Información, 6-11-18, pág. 2.

11917 La Información, 23-10-1918, pág. 1.

12018 La Información, 18-10-18, pág. 1.

12119 La Información, 18-10-18, pág. 1.

12220 La Información, 12-10-18, pág. 1.

12321 Véase Álvaro Lozano, Breve historia de la Primera Guerra Mundial. (Madrid: Ediciones Nowtilus, 2011), pág. 325.

12422 La Información, 5-11-18, pág. 1.

12523 Diario Oficial de El Salvador, 9-11-18, pág. 4.

12624 Diario Oficial de El Salvador, 18-10-18, pág. 1.

12725 Ian Westwell, The illustrated History of World War One. (London: Southwater, 2010), pág. 130.

12826 La Información, 18-10-18, pág. 1.

12927 Véase Álvaro Lozano, _Breve historia _, pág. 335-336.

13028 Véase Álvaro Lozano, _Breve historia _, pág. 331.

13129 José Castelló, La Primera Guerra Mundial. La Gran Guerra. (Madrid: Grupo Anaya, 2010), pág. 95.

13230 José Castelló, La Primera Guerra Mundial, pág. 91.

13331 _La Información, 22-10-1918, pág. 4.

13432 La Información, 23-10-18, pág. 1.

13533 Diario Oficial de El Salvador, 6-11-18, pág. 4.

13634 La Información, 16-10-18, pág. 1.

13735 Diario Oficial de El Salvador, 7-10-18, pág. 2.

13836 La Información, 7-11-18, pág. 1.

13937 La Información, 5-11-18, pág. 1.

14038 Diario Oficial de El Salvador, 2-10’-18, pág. 3.

14139 La Información, 10-10-18, pág. 5.

14240 La Información, 4-10-18, pág. 1.

14341 La Información, 10-10-18, pág. 2.

14442 La Información, 4-10-18, pág. 1.

14543 La Información, 2-10-18, pág. 1.

14644 La Información, 3-10-18, pág. 1.

14745 La Información, 2-10-18, pág. 2.

14846 Véase Oscar Curros, y Nuno Leite, “La Propaganda de Guerra” in: http://www.ati.es/spip.php?article161 (Consulta realizada el 15 de agosto 2013).

14947 La Información, 15-10-18.

150

Para citar este artículo :

Patricia Vega Jiménez, « Reflejo mediático centroamericano del final de la Gran Guerra », Boletín AFEHC N°65, publicado el 04 junio 2015, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=4003

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.