Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.224.233.92', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : ROBLES DE MIRANTES Benito : ROBLES DE MIRANTES Benito

Ficha n° 4039

Creada: 12 septiembre 2015
Editada: 12 septiembre 2015
Modificada: 16 septiembre 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 218

Autor de la ficha:

Jorge H GONZALEZ ALZATE

Editor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

ROBLES DE MIRANTES Benito

Hacendado peninsular en la región de Quetzaltenango y patriarca fundador de una extensa red de familias notables de Guatemala.
Palabras claves :
Redes sociales, Hacendado, Españoles,
Cargo o principal ocupación:
Hacendado
Nació:
en 1742 en el Reino de León, España
Murió:
en 1801 en Quetzaltenango
Padres:

1Se ignoran

Resumen:

1La segunda mitad del siglo XVIII conoció una fuerte ola migratoria de españoles hacia las colonias americanas. La gran mayoría de estos inmigrantes tardíos eran originarios de las regiones montañosas del norte de la península, razón por la cual se les conocía con el sobrenombre de montañeses. Según el historiador británico David Brading, durante esos años, dichas provincias—Galicia, Asturias, Burgos, León y la región Vasca—vivían un período de pobreza extrema, situación que motivó a muchos de sus habitantes a probar suerte en otros lugares de la península o en las colonias americanas.

2Entre los factores más importantes que contribuyeron a tan penosa situación, figuraba el considerable crecimiento poblacional que se dio en la península ibérica durante esos años, proceso que supuso una creciente presión sobre el acceso a tierra de cultivo, lo que a su vez ocasionó creciente penuria económica, especialmente en las zonas rurales del país como las provincias cantábricas del norte. Otro importante factor lo constituía la tradición del mayorazgo, bajo la cual los hijos mayores varones heredaban la totalidad del patrimonio familiar, forzando a los hijos menores, los llamados segundones, a rebuscarse la vida por sí mismos. Y, por último, no menos dañina en este sentido, eran las llamadas manos muertas, privilegio corporativo que le permitía a las instituciones eclesiásticas amasar enormes cantidades de tierra, lo que reducía aún más la cantidad de tierra labrantía disponible a la población campesina. Estas condiciones poco halagüeñas indujeron, sin duda, a muchos de dichos segundones, con deseos de ascender en la escala social y económica, a emigrar hacia el nuevo mundo en busca de la fortuna que la madre patria les negaba.

3Si bien es cierto que entre estos viajeros se encontraban unos cuantos hidalgos (modestos miembros de la nobleza rural), la gran mayoría de los recién llegados eran labradores de origen socioeconómico humilde. Y aunque no cabe duda que para este grupo de inmigrantes tardíos la riqueza rápida constituía el principal objetivo de su desplazamiento, la realidad era que los niveles de riqueza obtenidos por muchos de los primeros inmigrantes ya no eran posibles para la gran mayoría de ellos. Sólo niveles relativamente modestos eran asequibles y eso a costa de esfuerzo considerable y en base a la explotación de las prerrogativas que la sociedad colonial garantizaba a los miembros del grupo peninsular dominante .

4La trayectoria de Benito Robles de Mirantes sirve como ejemplo ilustrativo de la experiencia de la gran mayoría de los inmigrantes del período colonial tardío.

5Nacido en 1742 en el Reino de León, Robles debió pertenecer a una de esas familias campesinas del norte de España que vieron su bienestar menoscabado a causa del crecimiento demográfico, los mayorazgos, las manos muertas eclesiásticas y la resultante escasez de tierra de labranza que aquejaba a la región durante esos años. Con las posibilidades de prosperar y avanzar en la escala social severamente limitadas, Robles decidió entonces cruzar el Atlántico, al igual que millares de sus paisanos montañeses, rumbo al Reino de Guatemala, a la edad de 18 años.

6Carente de lazos sociales y económicos con las familias españolas radicadas en Santiago de Guatemala, Robles inició su carrera americana hacia 1760 como dependiente de Manuel de Gregorio y Pinillos, comerciante peninsular recién llegado, quien había contraído un ventajoso matrimonio con Ignacia Urbina, la hija mayor del acaudalado hacendado quetzalteco Ignacio Urbina.

7Después de desempeñarse por un corto tiempo con honestidad y competencia en dicho oficio, Robles se independizó, al parecer con el apoyo financiero del mismo Pinillos. De la documentación consultada se desprende que Robles se dedicó brevemente al rentable comercio de efectos de la tierra. Sin embargo, al parecer, su vocación de labrador era más fuerte que la de mercader, pues muy pronto, probablemente hacia 1764, Robles se trasladó al pueblo Maya-K’iche’ de Quetzaltenango, el principal centro urbano y comercial del altiplano occidental guatemalteco, región donde habría de residir por el resto de su vida en calidad de propietario de una exitosa empresa agropecuaria a la vez que patriarca fundador de una extensa red familiar.

8Para muchos de los inmigrantes montañeses, como Benito Robles, carentes del capital social y económico necesarios para competir exitosamente con la oligarquía comercial de Santiago de Guatemala, la región de Quetzaltenango, aparte de contar con un agradable clima alpino y una creciente comunidad de españoles, ofrecía a la sazón buenas oportunidades de enriquecimiento tanto en el comercio como en el sector agropecuario de exportación.

9Es así como, una vez instalado, Robles comenzó diligentemente a tomar los pasos necesarios que le permitieran realizar sus más caras ambiciones. Contrajo matrimonio con doña María Josefa, la hija mayor de Luis Muñoz y Antonia Mazariegos, una modesta, aunque prestante, familia criolla de la localidad. La pareja tuvo siete hijos (dos hombres y cinco mujeres), cada uno de los cuales contribuyó a su vez a elevar considerablemente el estatus socioeconómico de la familia al concertar alianzas matrimoniales con otros miembros de la élite española de Quetzaltenango.

10Evidentemente, la concertación de alianzas matrimoniales con otros miembros de la élite constituía una de las estrategias más importantes utilizadas por inmigrantes peninsulares con el fin de afianzar su proyecto de acumular fortuna así como capital social, puesto que tales uniones los ubicaba ipso facto dentro de las poderosas redes sociales y comerciales de dicho grupo dominante.

11De tal forma, con la asistencia financiera de su suegro, Robles adquirió una casa en el barrio El Calvario, sobre la calle de la estación, propiedad que al poco tiempo vendió a Rafael Meoño con el fin de adquirir otra más amplia en el barrio San Nicolás, situada a la par de la de su suegros.

12 Simultáneamente, como parte de su proyecto de ganarse la vida como hacendado, Robles adquirió, de propietarios indígenas, varios pedazos de tierra en los alrededores del pueblo: uno en el paraje llamado Casa Blanca, otro en Chutxak, otro en Pacamán y otro en el camino que sale para el pinal. Robles asimismo compró un pedazo de tierra a los indígenas de Tejutla, pueblo situado al norte de Quetzaltenango, en el paraje nombrado Chalanxajh. Robles dedicó todas estas propiedades a la crianza de ganado vacuno y lanar y al cultivo de trigo y maíz, actividades que le produjeron un nivel de ingresos suficiente para sustentar su numerosa familia de forma más bien modesta pero estable. En su calidad de empresario, Robles se benefició de las condiciones de auge comercial que caracterizaron al istmo centroamericano en la segunda mitad del siglo XVIII, condiciones que llegaron a integrar la región de occidente a la dinámica economía capitalista del Reino de Guatemala.

13El arribo de Benito Robles a Quetzaltenango coincidió también con el inicio de la reforma militar en el reino de Guatemala. Esta reforma, dirigida a fortalecer la capacidad militar de España en su lucha por la hegemonía global contra Inglaterra, supuso la creación de cuerpos de milicia disciplinada en los reinos americanos. Para tal fin se crearon compañías y batallones de milicia entrenadas por oficiales veteranos en todas las cabeceras importantes del reino. En Quetzaltenango se organizaron inicialmente en 1767 tres compañías, cada una dotada de una plana mayor de oficiales, casi todos criollos o peninsulares, a los que se les concedió las prerrogativas del fuero militar. Pese a su juventud y carencia de experiencia militar, Benito Robles obtuvo el rango de sargento en la tercera compañía. Más tarde, en 1779, Robles fue ascendido a subteniente como resultado de la nueva organización miliciana que se llevó a cabo al estallar la guerra entre España e Inglaterra, conflicto conocido como la Guerra de la Independencia de Estados Unidos. Y en la siguiente ronda de organización militar, en 1796, al declararle Inglaterra la guerra a España, como parte de los conflictos conocidos como las guerras napoleónicas (1793-1814), Robles alcanzó el rango de teniente. Evidentemente, el hecho de que Robles no haya ejercido ninguno de los rangos superiores de capitán o capitán-comandante es indicativo de su condición socioeconómica relativamente modesta dentro de la pirámide social del pueblo de Quetzaltenango. Tales rangos superiores fueron siempre acaparados por los comerciantes más acaudalados, tales como Pedro Antonio Mazeyras, Domingo Gutiérrez Marroquín y Luis Pardo y Quiroga, todos ellos oriundos de provincias cantábricas como Robles pero de supuesta estirpe hidalga.

14 Mediante el apoyo y esfuerzo constante de todos los miembros de la familia, Robles logró consolidar su empresa agrícola. Vendía la lana, la carne de res y de carnero así como los cereales en el mercado de Quetzaltenango. En una lista de vecinos pudientes elaborada por el corregidor José Arias en 1770, Robles figura con el título honorífico de don, lo que nos sugiere que Robles devino en un vecino respetado tanto por los residentes indígenas como no indígenas. Aunque siempre mantuvo relaciones cordiales con sus paisanos peninsulares más acaudalados e influyentes, Robles nunca llegó a desempeñar papel político y social prominente. No obstante, el estatus social y político de la familia se vio considerablemente realzado por las alianzas matrimoniales de sus hijos e hijas con elementos de la incipiente élite española de Quetzaltenango. Su hijo mayor Esteban, nacido en 1765, caso con Antonia Díaz y tuvieron 9 niños mientras que Petrona (1767) murió pequeña. Otra Petrona nacida en 1769 celebró una alianza matrimonial con Florencio Parrilla y tuvieron dos niños. Otra hermana, llamada Macaria (1773) se casó con Juan Alarcón con cuatro niños. Hilarión (1774), el segundo varón, contrajo matrimonio con Josefa Estrada, con la que tuvo dos hijos; luego de enviudar, se caso con Leocadia Obando, de cuya union resultaron cuatro hijos. María (1776) murió pequeña pero Mónica (1775), Cristina (1777) y Ceslestina (1784) lograron uniones provechosas respectivamente con Antonio Corzo, Juan Polero y Francisco Marroquín.

15Pocos años antes de su muerte, en un padrón de los hacendados de la región de Quetzaltenango, Benito Robles figura como dueño de 8 yuntas de bueyes; 600 ovejas; 33 yeguas; 3 caballos, lo cual lo acreditaba como uno de los hacendados más prósperos de la región quetzalteca hacia finales del siglo XVIII.

16 Doña Josefa Muñoz falleció el 3 de Mayo de 1796 y don Benito Robles el 13 de Diciembre de 1801. Muchos de sus descendientes habrían de desempeñar destacados papeles en la vida social, política y económica de Quetzaltenango en el siglo XIX. El más prominente de sus hijos varones fue Hilarión Robles quien fungió como síndico y regidor del ayuntamiento de españoles en Quetzaltenango. Así mismo los yernos, todos ellos miembros de la élite española, jugaron papeles importantes en el ámbito político. Juan Antonio Alarcón, el esposo de Macaria Robles, fungió como alcalde primero en 1813; Francisco Marroquín, hijo de Domingo Gutiérrez Marroquín, casado con Celestina Robles, actuó como regidor en 1806; Florencio Parrilla, casado con Petrona Robles, sirvió de síndico en 1816. Antonio Corzo, casado con Mónica Robles, fue alcalde en 1822 y jefe político de Quezaltenango en 1825. Y el nieto, Lorenzo Parrilla, hijo de Mónica Robles y José Mariano Parrilla, sirvió de regidor en 1813.

17 En conclusión, la trayectoria de Benito Robles formó parte de un proceso socio demográfico y político que afectó la región de occidente a lo largo del siglo XVIII y comienzos del XIX. En el curso de esos años, una ola migratoria proveniente de la península así como de Santiago de Guatemala y Ciudad Real en Chiapas, resultó en el asentamiento y consolidación de una comunidad española y ladina en Quetzaltenango y otras cabeceras de la región de occidente. Dicha comunidad sería liderada por un grupo de montañeses hidalgos que en base a su estatus social y lazos económicos y políticos con influyentes individuos en la capital del reino, y en Quetzaltenango mismo, lograron derivar la mayor parte de los beneficios de la expansión comercial y agropecuaria de Quetzaltenango y su región en la segunda mitad del siglo XVIII, posición que les posibilitó acaparar asimismo el control de las estructuras políticas y culturales de la metrópoli altense. Aunque menos exitoso que sus afortunados paisanos, Benito Robles tomó parte activa en tales transformaciones y, como se indicó antes, su descendencia desempeñaría rol relevante en la sociedad altense del siglo XIX.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.