Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.163.157.48', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : “Fincas de ceniza”. Impacto de las erupciones del Volcán Irazú en una región agropecuaria de Costa Rica (1963-1965) : “Fincas de ceniza”. Impacto de las erupciones del Volcán Irazú en una región agropecuaria de Costa Rica (1963-1965)

Ficha n° 4086

Creada: 13 octubre 2015
Editada: 13 octubre 2015
Modificada: 13 octubre 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 1108

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Wilson PICADO

Publicado en:

ISSN 1954-3891

“Fincas de ceniza”. Impacto de las erupciones del Volcán Irazú en una región agropecuaria de Costa Rica (1963-1965)

Este artículo explica, desde una perspectiva histórica, la actividad eruptiva del Volcán Irazú en Costa Rica. Este macizo se ha convertido en una de las mayores amenazas agroecológicas para los productores agropecuarios de la zona norte de Cartago. Específicamente, la investigación analiza el período eruptivo durante los años de 1963-1965 y cómo las “lluvias de ceniza”, gases y rocas expulsadas afectaron el sector ganadero y el cultivo de la papa en esta región del país.
1282
Palabras claves :
Historia Ambiental, Agroecología, Volcán Irazú, Productores Agropecuarios, Costa Rica
Autor(es):
Wainer Ignacio Coto Cedeño
Fecha:
Septiembre de 2015
Texto íntegral:

1“Toda la zona de San Juan para arriba parecía un desierto, porque la ceniza que caía era muy gruesa, parecía arena más bien, los potreros, la vegetación y los árboles pequeños como los arrayanes quedaron aterrados”.
Carlos Víquez Granados, productor de papa, Tierra Blanca de Cartago.

Introducción

2La zona norte de Cartago (329,23 km2) es una de las principales regiones agrícolas de Costa Rica. Comprende los cantones de Oreamuno, Central y Alvarado, territorios donde históricamente se asentó el cultivo de la papa, la siembra de hortalizas y la ganadería de leche1. No obstante, tanto la producción agrícola como ganadera se desarrollaron bajo contextos agroecológicos de riesgo. Dos actores naturales condicionaron las áreas de producción agropecuaria en dicha zona: el río Reventado y el Volcán Irazú. El primero se encargó de desestabilizar las laderas utilizadas por los agricultores y ganaderos. En este sentido, los deslizamientos, avalanchas y el agua de escorrentía limitaron la disponibilidad de nutrientes y de materia orgánica en el suelo. Del mismo modo, la acción del río afectó centros de población como los de Tierra Blanca y Llano Grande, en el cantón Central. Por su parte, la actividad eruptiva del Volcán Irazú se convirtió en la mayor amenaza agroecológica para los productores agropecuarios de esta región del país. Por ejemplo, las “lluvias de ceniza”, gases y rocas expulsadas por el macizo durante los años de 1963-1965 afectaron considerablemente los pastizales y el cultivo de la papa, así como plantaciones de café y caña de azúcar en el Valle Central.

Descripción geológica, primeras expediciones y “recuento” histórico de la actividad del Volcán Irazú en Costa Rica

3 El Volcán Irazú posee una altura de 3432 m.s.n.m. y está situado al noreste de la provincia de Cartago. Forma parte de la Cordillera Volcánica Central que está compuesta por los volcanes Poás (2708 m.s.n.m.), Barva (2906 m.s.n.m.) y Turrialba (3340 m.s.n.m.)[2]. Los macizos de esta cadena montañosa se denominan como estratovolcanes, los cuales están constituidos por depósitos de lava y cenizas, entre otros materiales3. En términos generales, la Cordillera Volcánica Central se caracteriza por ser angosta, de suelos no muy profundos y de fuertes pendientes. Las laderas se prolongan hasta los 1190 m.s.n.m. en el suroeste (provincia de Heredia) y hasta los 260 m.s.n.m. en el noreste (cantón de Pococí, provincia de Limón). Es, además, la cadena volcánica que mayor actividad eruptiva4, esto en comparación con la Cordillera de Guanacaste5.

4El contexto agroecológico predominante en las faldas del Volcán Irazú se ha descrito como frío y de vocación agropecuaria. A lo largo de los siglos XVIII y XIX, viajeros y científicos, de diversas nacionalidades, se encargaron de estudiar la actividad del macizo y el paisaje de la zona norte de Cartago6. Carl Hoffmann (1823-1859), médico y naturalista alemán, realizó en el año de 1855 una de las primeras expediciones al Volcán7. Para ese momento, Hoffmann se refirió a la zona como una tierra apta para la ganadería y el cultivo de granos básicos y hortalizas. Asimismo, destacó la producción de papa como una actividad agrícola de altura. La siguiente cita describe el panorama que observó Hoffman a lo largo de su travesía:

5“Magníficas praderas con el mayor y más hermoso ganado que quizás puede verse en el país, alternaban con grandes sembrados de papas, dentro de los cuales había lindas casas rodeadas de hortalizas, maizales y platanales. Aquí está la región en donde se cultivan las patatas para todo el país. Desde este lugar hasta la aldea de indios Cot (hacia el Este), se trabaja casi sólo en este ramo de la agricultura, porque la papa no prospera en los lugares situados más abajo8”.

6Por su parte, el científico costarricense Anastasio Alfaro (1865-1951), describió, en 1896, el “paisaje volcánico” como cambiante y diverso9. Al respecto, realizó una mención especial a los tipos de suelos predominantes, principalmente destacó las tierras de vocación agrícola. Del mismo modo se interesó en la vegetación, sobre todo en las áreas de los robledales. Obsérvese la siguiente cita:

7“Rara vez se pueden observar cambiantes tan completos como al subir al Irazú: primero la parte pedregosa de Cartago, luego la arcilla resbaladiza de Tierra Blanca, después el polvo finísimo y el suelo relativamente plano de los maizales y papales (patatales); más arriba entre 2200 y 3000 metros de altura, la región de los robles, y por último los arenales formados en su mayor parte con las escorias del volcán reducidos a fragmentos diminutos, donde apenas se desarrollan las plantas alpinas10”.

8El Irazú ha sido el principal volcán activo de la Cordillera Volcánica Central11. La primera erupción del macizo se registró en el año de 1723. El encargado de abrir el expediente fue el gobernador de Costa Rica para esa época, Diego de la Haya Fernández. La caída de ceniza, la expulsión de gases y rocas provocaron daños en la salud de las personas. Asimismo, destruyó los campos dedicados a la agricultura y a la ganadería en la zona norte de Cartago. El siguiente testimonio, escrito por el gobernador detalla la magnitud del evento:

9“A las quatro se oyo un grande trueno en la región y vino amanecer a las diez por ser muchísimas las dichas cenisas que llovían, y perniciosas por ser tan sutiles que por los ojos, por las narices y por la boca se introducían, ocasionando estornudos y toces (…) Reparóse que desde el dia primero de este presente mes de abril, ha estado la cumbre de donde dimana dicho bolcan cubierta de espessa humareda, arrojando arenas y senisas para los valles y potreros de su falda12”.

10Posterior a la erupción de 1723, la actividad del Volcán Irazú presentó, entre el siglo XIX y la primera mitad del XX, una “débil expulsión de fumarolas”. Durante los años de 1917 y 1918 se registraron una serie de erupciones de ceniza de grandes proporciones13. El material expulsado llegó hasta el Golfo de Nicoya, en la provincia de Guanacaste. Dicha actividad se prolongó hasta 1920. No obstante, el 13 de marzo de 1963 el Irazú “despertó” nuevamente. A partir de ese momento, el Volcán se mantuvo activo por espacio de dos años. Al igual que en las erupciones de 1723 y 1917-1918, el macizo arrojó, periódicamente, una mezcla de vapor de agua, cenizas, lapillis y fragmentos de piedra, entre otros materiales14. Es importante destacar que las erupciones tuvieron variaciones a lo largo de este período, siendo el año de 1963 y los primeros meses de 1964 los de mayor intensidad15.

11Fotografía No. 1

12

Vista área del Volcán Irazú, zona norte de Cartago
Vista área del Volcán Irazú, zona norte de Cartago

“Lluvia de ceniza” y “desbalance ecológico”: cultivo de la papa, ganadería de leche y las erupciones del Volcán Irazú

13El 13 de marzo de 1963 inició la actividad eruptiva en el Volcán Irazú. El período de erupciones se mantuvo por aproximadamente dos años, 1963-196516. A lo largo de este lapso, la expulsión de gases y ceniza afectó distintas poblaciones en el Valle Central y regiones alejadas como la Península de Nicoya en la provincia de Guanacaste, Parrita en la provincia de Puntarenas y el Lago de Nicaragua. Los fuertes vientos con dirección al Oeste, que predominaron en la etapa de mayor intensidad, facilitaron la propagación del material hasta sitios tan remotos. Los efectos más inmediatos se reportaron en la población. Debido a la exposición con la ceniza volcánica, el Ministerio de Salud atendió personas con problemas respiratorios, conjuntivitis, irritación en la garganta y bronquitis, entre otros padecimientos17. La siguiente cita describe la emergencia y sus secuelas:

14“The prevailing winds deposited the ash along a relatively narrow zone that extends westward from the summit to and beyond the city of San Jose, 24 km away. The ash contained much pulverized fragments of the vent wall rock along with fresh magmatic material. The protracted rain of ash on the farms and cities of the highly populated Central Meseta caused great damage and dislocation of people. In addition, the blanket of ash over the summit region accelerated the runoff in the watersheds of rivers that originate on the volcano, causing many destructive floods and mudflows18”.

15Aparte de la evidente afectación en la salud de los humanos, la “lluvia de ceniza” ocasionó serios daños en las fincas agropecuarias. Los primeros informes destacaron daños en los campos de cultivo y pastizales de la zona norte de Cartago y poblados de San José, Heredia y Alajuela19. Productos como el café, el tomate, el tabaco, la caña de azúcar y la ganadería de leche experimentaron graves pérdidas. El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) estimó, para finales del año 1963, una disminución del 30 por ciento en la superficie cultivable de dichos productos. Por ejemplo, para el caso específico del café, el MAG reportó una reducción de 14700 hectáreas20.

16Por otra parte, las áreas de pastoreo cercanas a la cumbre del Volcán quedaron sepultadas por la ceniza21. Hasta agosto de 1963, 24500 hectáreas de tierra dedicadas a la ganadería fueron declaradas como inutilizables por el MAG22. De la misma forma, 25000 cabezas de ganado, de las razas Jersey, Holstein, Guernsey, Ayrshire y Pardo Suizo, tuvieron que ser evacuadas y atendidas por el personal de veterinaria y zootecnia de las Agencias de Extensión23. La asistencia médica se dirigió a atender enfermedades como la irritación intestinal y diarreas causadas por la ingesta de ceniza, también trataron casos de tuberculosis, úlceras y abortos en el ganado. Todo esto, provocó el desabastecimiento parcial de leche para consumo fresco, esto porque la producción del líquido decayó en más de diez mil botellas diarias24. Un balance global de los daños en el sector ganadero de la zona norte de Cartago fue presentado por el geólogo K. J. Murata en el Bulletin Volcanologique de 1966:

17“The Costa Rican Ministry of Agriculture estimated that on the upper slopes of Irazú, ash had damaged about 112,000 acres of land, of which 98,400 acres were pastures, 1,200 acres were in vegetable crops, and 12,400 acres were woodlands. Among the 4,500 persons on the affected farms, many were abandoning their homes and moving to ash-free areas. Four hundred out of a total of 35,000 dairy cows in the area had died from malnutrition and disease. The Government instituted a program of providing emergency cattle feed for the pastureless dairies, and also of buying and destroying the weakest cows, nearly 1,60025”.

18Como medidas de apoyo para los ganaderos el MAG, en colaboración con la Cooperativa de Productores de Leche Dos Pinos R.L y la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID), ejecutó un plan de ayuda. Dicho plan se denominó con el nombre de “Programa de alimentación, prevención y control de enfermedades”. En este sentido, el Ministerio se encargó de distribuir, entre los ganaderos afectados, “alimento verde” (vástago, cogollo de caña y melaza) y mezclas de concentrado. Para ello contó con la colaboración de ganaderos de la provincia de Guanacaste y Nicaragua. De igual forma, el gobierno importó de los Estados Unidos maíz y sorgo para la alimentación del ganado26. Además, el Ministerio de Agricultura y Ganadería implementó un “programa de sacrificio” para los animales enfermos, mientras que las reses en buen estado de salud fueron trasladadas hasta el Campo de Ayala, en el distrito de Paraíso (provincia de Cartago), con el objetivo de ser evaluadas27. Por último, se exportaron cabezas de ganado a otros países de Centroamérica, específicamente a Panamá y Honduras28.

19No obstante lo anterior, los ganaderos emprendieron planes de emergencia por su propia cuenta. En primer lugar, los finqueros de menores recursos económicos decidieron vender las reses, bueyes y otros animales al MAG. Por su parte, los propietarios de extensas cabezas de ganado optaron por trasladarse a sitios como la provincia de Heredia. Una explicación de lo expuesto lo constituye la siguiente cita:

20“La gente más pobre y que tenía ganado fue la que más afectada se vio. Por ejemplo, mi suegro tenía como quince vacas y por las erupciones tuvo que venderlas. El Ministerio de Agricultura estuvo regalando vástago, miel de ganado y concentrado, a pesar de esto la gente optó mejor por deshacerse de los bueyes y otros animales que tenían. Los ganaderos más grandes, los que tenían más de cincuenta cabezas de ganado, buscaron a dónde trasladarse y comprar fincas en otros lugares del país que no se vieron afectados por las erupciones. Recuerdo el caso de Rafael Sanabria de Llano Grande, él era uno de los ganaderos más grandes de esta zona, alquiló una finca en Santa Cruz de Turrialba y se llevó las vacas para allá mientras pasaba la erupción. Otros trasladaron sus ganaderías al norte de Heredia29”.

21Ahora bien, uno de los ramos productivos que mayor afectación experimentó por las erupciones del Volcán Irazú fue el sector papero. El cultivo de la papa en la zona norte de Cartago sufrió una reducción 164,2 hectáreas, esto provocó una reducción tanto en el área cultivada como en el rendimiento promedio por hectárea30. El Cuadro No. 1 muestra que a lo largo del “período eruptivo”, 1963-1965, el sector papero reportó pérdidas económicas por 165000 dólares. Este panorama obligó a los productores de papa y de hortalizas a emigrar a regiones como Turrialba situada al Oeste de la provincia de Cartago y Santa María de Dota en la provincia de San José, las cuales resultaron sin daños por la expulsión de materiales. El objetivo fue asentarse de manera provisional o permanente en dichas regiones para continuar con el desarrollo de sus actividades productivas.

22Cuadro No. 1.

23Evaluación de las pérdidas en el sector agropecuario de Costa Rica por la afectación de las erupciones del Volcán Irazú, Costa Rica, 1963-1965.

24
Producción Agropecuaria Dólares Estadounidenses
Leche 1175000
Pastos 1920000
Ganado 200000
Papas 165000
Café 16750000
Tabaco 130000
Total 20340000

25Fuente: Gilles Hector Lemieux, “Human responses and adjustments to the 1963-65 ashfalls of Irazú Volcano, Costa Rica: a geographical study of environmental perception”, en Revista Geográfica 86-87 (1977-1978), págs. 240.

26 El contexto descrito forma parte de la historia de vida del productor Carlos Víquez Granados, oriundo del distrito de Tierra Blanca en el cantón Central31. Este agricultor con más de sesenta años de experiencia en el cultivo de la papa, cebolla y hortalizas rememoró la emergencia del Volcán Irazú como una época “de desastres”. Al respecto, recalcó el impacto de las erupciones sobre las plantaciones de papa de la zona norte de Cartago. Enfatizó, principalmente, problemas de drenaje en los suelos por causa de la acumulación de ceniza y arena. Aunado a esto, subrayó que la formación de capas de materiales imposibilitó una recuperación inmediata de las tierras de cultivo32. A través del siguiente testimonio, Víquez describe la intensidad del evento y los daños que sufrió el sector papero:

27“El miércoles 13 de marzo de 1963 a las 12:10 del mediodía estábamos trabajando mi papá, mis hermanos y yo en un terreno que teníamos en Sabanilla, un lugar que queda en las puras faldas del Volcán Irazú, estábamos sembrando papa cuando explotó el Volcán. La ceniza aterró todas las parcelas de tierra que estaban sembradas de papa. Por ejemplo, mi papá perdió todo lo que había sembrado en febrero de ese año. Unos días después de que el Volcán reventó mi hermano y yo fuimos a ver qué había quedado, nos encontramos árboles de Robles con las ramas todas quebradas. Las matas de papa parecían pinitos, porque la ceniza se fue acumulando en forma de montañitas. Como en Sabanilla ya no se podía seguir sembrando mi papá se fue a sembrar a La Misión, un lugar de la zona norte de Cartago pero a una altura menor33”.

28Fotografía No. 2

29

Hacienda El Sitio, Cartago. Erupciones del Volcán Irazú, 1963
Hacienda El Sitio, Cartago. Erupciones del Volcán Irazú, 1963

30A pesar de la inexistencia de un plan exclusivo para ayudar a los productores de papa34, el Ministerio de Agricultura y Ganadería en conjunto con el Banco Central de Costa Rica (BCCR) brindaron una serie de subsidios. EL MAG, por una parte, distribuyó entre los agricultores 3277 quintales de fertilizantes y brindó asistencia técnica regular en las fincas de mayor afectación. Por otra parte, el Banco Central autorizó conceder nuevos préstamos y condenar las deudas de los pequeños y medianos productores35. Al mismo tiempo, se estableció una “Cooperativa de paperos” con el objetivo de contrarrestar las pérdidas ocasionadas por la ceniza del Irazú. Dicha Cooperativa se encargó del acopio de insumos, la compra de maquinaria y de la fijación del precio de la papa en el mercado local36. El Informe del MAG del año 1963 detalló las medidas empleadas para enfrentar la emergencia:

31“El cultivo de papas también fue duramente afectado. Una primera inspección realizada en el mes de abril reveló pérdidas totales en 230 manzanas. En inspecciones posteriores se comprobaron daños en nuevas áreas. Ante esta situación el Ministerio dio ayuda directa a 153 agricultores, mediante la entrega de 3.277 quintales de fertilizantes, con un valor de 108.144,00 colones, tomados del fondo para la emergencia. Fue aprobada una gestión planteada por el Ministerio al Sistema Bancario Nacional, para adecuar plazas y financiar nuevas siembras, y así pudieron los señores paperos hacer frente a su calamidad37”.

32 Es importante apuntar que la asistencia técnica que brindó el gobierno durante la emergencia fue duramente criticada por los ganaderos y agricultores de la zona norte de Cartago. Al respecto, el productor de leche Alfredo Volio Mata, en una entrevista que concedió al Diario de Costa Rica el 22 de marzo de 1963, manifestó que “del MAG no hemos recibido ninguna ayuda… esta situación es la ruina de Cartago, que vive de leche y las papas38”. Asimismo, los productores de papa indicaron que tuvieron problemas con la entrega de semillas que les prometió el Consejo Nacional de Producción (CNP)[39]. Así lo afirma Carlos Víquez, obsérvese su explicación:

33“El Ministerio de Agricultura lo único que hizo fue, en conjunto con el Consejo Nacional de Producción, ofrecer semillas, sin embargo la entrega de las semillas nunca se dio. Como estrategia que tomamos los productores fue agarrar la poca semilla de papa que había quedado e ir a cosechar a la Cima del Copey, en Santa María de Dota39”.

34 Como respuesta a los cuestionamientos, el gobierno costarricense, a través del Instituto de Tierras y Colonización (ITCO), instauró el “Programa de Colonización para Damnificados por la Actividad Volcánica del Irazu40“. El programa consistió en otorgar tierras a mil familias campesinas de todo el país que resultaron perjudicadas por las erupciones del coloso. La creación de los nuevos asentamientos se llevó a cabo en distintas regiones del territorio nacional como Guayabo en el cantón de Turrialba (provincia de Cartago), Astúa Piere en la provincia de Limón, Coto Brus en Puntarenas y la zona norte de Heredia. La selección de las fincas se basó, fundamentalmente, en aspectos agroecológicos41. Esto porque se intentó desarrollar actividades agropecuarias de altura como la siembra de hortalizas, pastos de corte, legumbres y la ganadería de leche42. De la misma forma, en las zonas medias y bajas se incentivó el cultivo de arroz, café, caña de azúcar, maíz y la ganadería de carne.

35Finalmente, las erupciones del Volcán Irazú provocaron un “desbalance ecológico” en la zona norte de Cartago y otras regiones del país43. Esto porque la caída de ceniza favoreció el aumento de plagas en cultivos como la papa, la caña de azúcar, los pastos y el cafe44. Este último sufrió la mayor afectación, debido al crecimiento en la población de insectos como la cochinilla harinosa ( Planococcus citri ), el gusano minador de hojas ( Leucoptera coffella ) y el ácaro-arañita roja ( Oliggonychus yothersi45 ). El aumento en las plagas de insectos se debió porque la ceniza causó la muerte de sus principales enemigos naturales, tal fue el caso de la cochinilla. Como respuesta, el Servicio Fitosanitario del Estado desarrolló trabajos de experimentación para reestablecer las poblaciones de depredadores; introdujeron la “vaquita” ( Cryptolaemus montrouzieri ) y el abejón ( Stethorus sp46. ).

36A lo largo del período 1963-1965, el sector cafetalero reportó pérdidas económicas por más de dieciséis millones de dólares, véase también el Cuadro No. 1. Ante este panorama, el BCCR autorizó la apertura de un programa de crédito exclusivo para caficultores de los cantones de Goicoechea, Coronado y Moravia en la provincia de San José, La Unión y Paraíso en la provincia de Cartago, Barva, Santo Domingo, Belén y San Pablo en la provincia de Heredia47. Como requisito para la obtención del subsidio los productores presentaron ante la Oficina del Café una declaración jurada en la que indicaron la cantidad de grano entregado durante las cosechas de 1962-1963, 1963-1964 y 1964-1965 para estimar la disminución en la cosecha48.

Consideraciones finales

37 Las erupciones del Volcán Irazú, entre los años de 1963-1965, se convirtieron en uno de los eventos naturales más importantes en Costa Rica durante la segunda mitad del siglo XX. Desde el punto de vista social, la actividad volcánica representó una alteración de los “patrones cotidianos” en un alto porcentaje de los habitantes del país. Las principales afectaciones en la población estuvieron relacionadas con los problemas de salud. Aunado a esto, la emergencia desestabilizó el funcionamiento y la distribución de servicios básicos como el agua potable y la energía eléctrica. Por otro lado, la caída de ceniza influyó, de forma indirecta, en el desbordamiento de ríos, deslizamientos de tierra e inundaciones de poblados49. Sin embargo, fue el sector agropecuario de la zona norte de Cartago (y de regiones periféricas) el que sobrellevó el peso del impacto económico y ambiental. En este sentido, la acumulación de materiales destruyó campos de cultivo y de pastoreo. Además, la ceniza favoreció el incremento de plagas de insectos, las cuales devastaron plantaciones de café. En síntesis, este artículo constituye un aporte que abona a la discusión del estudio de los “desastres naturales” en Costa Rica, sobre todo en un contexto de intensa actividad por parte del Volcán Turrialba50. Así también, contribuye al enriquecimiento teórico-metodológico de la historia aplicada, agraria y ambiental.

Bibliografía

38Álvaro Wille y Gilberth Fuentes, “Efecto de la ceniza del Volcán Irazú (Costa Rica) en algunos insectos”, en Revista Biología Tropical 23: 2 (1975).

39Anastasio Alfaro, “Ascensión al Volcán Irazú”, en La Revista Nueva 3 (1896).

40Carlos Meléndez, Carl Hoffman: viajes por Costa Rica (San José, Costa Rica: Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes, 1976).

41Eliécer Duarte González, “Las cuatro erupciones freáticas recientes del Volcán Turrialba (2010-2013) una por año”, Revista Geográfica de América Central 52 (2014).

42Elliot Coen, _ Introducción al estudio de las erupciones del Volcán Irazú_ (San José, Costa Rica: Universidad de Costa Rica. 1964).

43Fernando Campos Rivera, Monografía del río Reventado y las inundaciones de Cartago, (Cartago, Costa Rica: Ministerio de Educación Pública, 1971).

44Fidel Tristán, “El Volcán Irazú”, en Magazin Costarricense 1: 2 (1910).

45Gerardo Soto, Guillermo Alvarado y Sonja Goold, “Erupciones 3800 a.P del Volcán Rincón de la Vieja, Costa Rica”, en_ Revista Geológica de América Central_ 29 (2003).

46Guillermo Alvarado Induni, Los volcanes de Costa Rica (San José, Costa Rica: EUNED, 2011).

47Instituto Tecnológico de Costa Rica, Investigaciones científicas: Anastasio Alfaro (Cartago, Costa Rica: Editorial Tecnológica de Costa Rica. 1996).

48ITCO, Programa de colonización para damnificados por la actividad volcánica (San José, Costa Rica: Instituto de Tierras y Colonización, 1964).

49K. J. Murata, “The 1963-65. Activity of Irazú Volcano, Costa Rica. (The period of march 1964 to october 1964)” en Bulletin Volcanologique 29: 1 (1966).

50Luko Hilje, “Karl Hoffman: naturalista, médico y héroe nacional de 1856-1857”, en Revista Estudios 20 (2007).

51Luko Hilje y Joseph L. Saunders, Manejo integrado de plagas en Mesoamérica: aportes conceptuales (Cartago, Costa Rica: Editorial Tecnológica de Costa Rica, 2008).

52MAG, Memoria del Ministerio de Agricultura y Ganadería (San José, Costa Rica: MAG, 1963).

53MAG, Memoria del Ministerio de Agricultura y Ganadería (San José, Costa Rica: MAG, 1964).

54Nory Cartín y Ludwing Ellenberg, “Los dos lados de la cordillera central de Costa Rica”, en Revista Geográfica de América Central 19-20 (1983-1984).

55Philip Calvert, “Eruptions of the Costa Rica Volcano Irazú, in 1917-18”, en Proceedings of the Academy of Natural Sciences of Philadelphia 70: 1 (1918).

56Raúl Mora, Carlos Ramírez y Mario Fernández, “La actividad de los volcanes de la Cordillera Central, Costa Rica, entre 1998-2002”, en Revista Geológica de América Central 30 (2004).

57Robert J.M. Horton y Roy O. McCaldin, “Observations on air pollution aspects of Irazú Volcano, Costa Rica”, Public Health Reports (1896-1970) 79:10 (1964).

58Rodrigo Sáenz Ruíz, “Erupción del Volcán Arenal en el año 1968”, Revista Geográfica de América Central 1: 5-6 (1977).

59Sergio Paniagua y Gerardo Soto, “Reconocimiento de los riesgos volcánicos potenciales de la Cordillera Central de Costa Rica, América Central”, en Ciencia y Tecnología 10: 2 (1986).

60Periódicos consultados

61Diario Extra
Diario de Costa Rica
La Nación
La Prensa Libre
Síntesis

62Archivos consultados

63Archivo Nacional de Costa Rica.
Archivo Central del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).
Archivo Central del Instituto de Desarrollo Agrario (INDER).

64Entrevistas

65Entrevista a Alberto Vargas Barquero, La Uruca-San José, 09 de septiembre de 2011.
Entrevista a Carlos Víquez Granados, Tierra Blanca de Cartago, 11 de marzo de 2015.

66Notas al pie de página

671 Diversos estudios incluyen dentro de la zona norte de Cartago al cantón de Turrialba. No obstante, para los efectos de esta investigación dicho cantón no se toma en cuenta para el análisis.

682 Sergio Paniagua y Gerardo Soto, “Reconocimiento de los riesgos volcánicos potenciales de la Cordillera Central de Costa Rica, América Central”, en Ciencia y Tecnología 10: 2 (1986), págs. 49-72.

693 Un estratovolcán es un volcán de tipo cónico y de gran altura, compuesto por capas de lava endurecida y cenizas volcánicas. Se caracterizan además por sus paredes escarpadas e inestables.

704 Nory Cartín y Ludwing Ellenberg, “Los dos lados de la cordillera central de Costa Rica”, en Revista Geográfica de América Central 19-20 (1983-1984), pág. 238. Sobre la actividad volcánica reciente en la Cordillera Central, véase: Raúl Mora, Carlos Ramírez y Mario Fernández, “La actividad de los volcanes de la Cordillera Central, Costa Rica, entre 1998-2002”, en Revista Geológica de América Central 30 (2004), págs. 189-197.

715 La Cordillera Volcánica de Guanacaste está ubicada en el norte de Costa Rica, tiene una orientación de noroeste-sureste. Está compuesta por los volcanes Tenorio (1916 m.s.n.m.), Miravalles (2028 m.s.n.m.), Orosí (1440 m.s.n.m.) y Rincón de la Vieja (1916 m.s.n.m.). Para más detalles, véase: Gerardo Soto, Guillermo Alvarado y Sonja Goold, “Erupciones 3800 a.P del Volcán Rincón de la Vieja, Costa Rica”, en_ Revista Geológica de América Central_ 29 (2003), págs. 67-86.

726 Otros viajeros que en el siglo XVIII y en la primera mitad del XIX realizaron expediciones al Volcán Irazú fueron: Diego de la Haya (1723), Ander Sandoe Oersted (1847), Alejandro v. Frantzius (1859), Antonio Tropolle (1859), Henri Pittier (1888) y Karl Sapper (1894). Para más detalles, véase: Fidel Tristán, “El Volcán Irazú”, en Magazin Costarricense 1: 2 (1910), págs. 54-63.

737 Para una biografía de Carl Hoffmann, véase: Luko Hilje, “Karl Hoffman: naturalista, médico y héroe nacional de 1856-1857”, en Revista Estudios 20 (2007), sin páginas. Disponible en: http://www.estudiosgenerales.ucr.ac.cr/estudios Fecha de acceso: 17 de agosto de 2014.

748 Carlos Meléndez, Carl Hoffman: viajes por Costa Rica (San José, Costa Rica: Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes, 1976), pág. 94.

759 Para una biografía de Anastasio Alfaro, véase: Instituto Tecnológico de Costa Rica, Investigaciones científicas: Anastasio Alfaro (Cartago, Costa Rica: Editorial Tecnológica de Costa Rica. 1996).

7610 Anastasio Alfaro, “Ascensión al Volcán Irazú”, en La Revista Nueva 3 (1896), págs. 70-71.

7711 Otros volcanes activos de la Cordillera Volcánica Central son el Poás y el Turrialba.

7812 ANCR Fondo Cl. 007380. Erupción del Volcán Irazú, 1723.

7913 Philip Calvert, “Eruptions of the Costa Rica Volcano Irazú, in 1917-18”, en Proceedings of the Academy of Natural Sciences of Philadelphia 70: 1 (1918), págs. 73-74.

8014 Lapillis son fragmentos de roca caliente de entre 2 y 64 milímetro de composición basáltica.

8115 Elliot Coen, _ Introducción al estudio de las erupciones del Volcán Irazú_ (San José, Costa Rica: Universidad de Costa Rica. 1964), págs. 7-9.

8216 Para la década de 1960 Costa Rica experimentó una intensa actividad volcánica. Además del Irazú, los volcanes Rincón de la Vieja y Arenal, ambos situados en la Cordillera de Guanacaste, entraron en un fuerte período de erupciones. El primero en el año de 1966 y el segundo en 1968. Al igual que sucedió con la emergencia de 1963-1965, los principales afectados fueron los agricultores y ganaderos con fincas en las faldas de los macizos. Para más detalles véase: Diario del Agricultor (26 de enero de 1967), pág. 14; Rodrigo Sáenz Ruíz, “Erupción del Volcán Arenal en el año 1968”, Revista Geográfica de América Central 1: 5-6 (1977), págs. 149-188; La Nación (30 de julio de 1968), págs. 27-30.

8317 Robert J.M. Horton y Roy O. McCaldin, “Observations on air pollution aspects of Irazú Volcano, Costa Rica”, Public Health Reports (1896-1970) 79:10 (1964), pág. 927.

8418 K. J. Murata, “The 1963-65. Activity of Irazú Volcano, Costa Rica. (The period of march 1964 to october 1964)” en Bulletin Volcanologique 29: 1 (1966), pág. 767.

8519 La Nación (14 de marzo de 1963), pág. 2.

8620 MAG, Memoria del Ministerio de Agricultura y Ganadería (San José, Costa Rica: MAG, 1963), pág. 12.

8721 La Nación (22 de marzo de 1963), pág. 32. La altura máxima alcanzada por el depósito de materiales fue de veinte centímetros.

8822 La Nación (18 de agosto de 1963), pág. 58.

8923 La Nación (25 de agosto de 1963), pág. 42.

9024 Robert J.M. Horton y Roy O. McCaldin, “Observations on air…”, pág. 928. Véase también: La Nación (08 de mayo de 1963), pág. 12.

9125 K. J. Murata, “The 1963-65. Activity of Irazú Volcano, Costa Rica”, pág. 774.

9226 La Nación (09 de agosto de 1963), pág. 33.

9327 La Nación (04 de mayo de 1963), pág. 5.

9428 Diario de Costa Rica (19 de julio de 1963), pág. 1 y 5.

9529 Entrevista a Carlos Víquez Granados, Tierra Blanca de Cartago, 11 de marzo de 2015.

9630 Guillermo Alvarado Induni, Los volcanes de Costa Rica (San José, Costa Rica: EUNED, 2011), pág. 243.

9731 Carlos Víquez Granados nació el 10 de noviembre de 1943. Durante el gobierno de Luis Alberto Monge (1982-1986), con colaboración del “Programa Volvamos a la Tierra”, se dedicó al cultivo de flores por un período de más de 10 años. Sin embargo, los resultados no fueron los esperados y retornó al cultivo de la papa y la cebolla.

9832 El ingeniero Alberto Vargas Barquero, agrónomo del MAG durante las erupciones del Volcán Irazú en 1963-1965 manifestó lo siguiente sobre los depósitos de cenizas en los suelos: “La erupción del sesenta y tres fue un trastorno muy alto principalmente para la zona alta, por ejemplo en Llano Grande. Además de los pastos, la papa fue el cultivo que directamente se vio más afectado con las erupciones. Posteriormente a las erupciones del Irazú vino otro período muy interesante, y es que las capas de las cenizas imposibilitaron una recuperación inmediata del cultivo de la papa. Con los años se dio un mejoramiento del suelo, porque se incorporaron nuevos elementos y el aspecto físico de la arena no siguió causando daños”. Entrevista a Alberto Vargas Barquero, La Uruca-San José, 09 de septiembre de 2011.

9933 Carlos Víquez Granados, 11 de marzo de 2015.

10034 La Nación (07 de mayo de 1963), pág. 8.

10135 ANCR Fondo Gobernación. 036472. Ayuda a damnificados por la erupciones del Volcán Irazú, 1963.

10236 Síntesis (01 de agosto de 1965), págs. 4 y 8.

10337 MAG, Memoria del Ministerio de Agricultura y Ganadería, págs. 12-13.

10438 Diario de Costa Rica (22 de marzo de 1963), pág. 4.

10539 El Consejo Nacional de Producción (CNP) fue cuestionado por los diputados de Asamblea Legislativa por disponer para la venta cargamentos de frijoles que fueron donados por el gobierno de los Estados Unidos para las víctimas de las erupciones. Para más detalles, véase: Diario de Costa Rica (19 de julio de 1963), pág. 1 y 3.

10640 Carlos Víquez Granados, 11 de marzo de 2015.

10741 El ITCO fue creado mediante la Ley No. 2825 del 14 de octubre de 1961. Posteriormente, a través de la Ley No. 6735 del 29 de marzo de 1982 se transformó en el Instituto de Desarrollo Agrario (IDA). Ambos tuvieron como objetivo primordial “la equitativa distribución de la tierra como factor de producción, por medio de la organización campesina”. El 22 de marzo del 2012 mediante la Ley No. 9036 se la ley de creación del IDA y en su lugar se estableció el Instituto de Desarrollo Agrario (INDER), que nació con el objetivo de dar un “impulso al desarrollo de la ruralidad en Costa Rica”. Para más detalles, véase: http://www.inder.go.cr/acerca_del_ida/historia.html

10842 En términos generales, los nuevos asentamientos presentaron condiciones similares a las del Volcán Irazú. Por ejemplo, temperaturas medias de entre 18 y 22 °C, precipitaciones superiores a los 2000 mm anuales y alturas arriba de los 1000 m.s.n.m.

10943 ITCO, Programa de colonización para damnificados por la actividad volcánica (San José, Costa Rica: Instituto de Tierras y Colonización, 1964), págs. 1-37.

11044 Guillermo Alvarado Induni, “Los volcanes de Costa Rica”, pág. 253.

11145 Para más detalles sobre la relación entre la caída de ceniza procedente del Irazú y el aumento de los insectos, véase: Álvaro Wille y Gilberth Fuentes, “Efecto de la ceniza del Volcán Irazú (Costa Rica) en algunos insectos”, en Revista Biología Tropical 23: 2 (1975), págs. 165-175.

11246 La Prensa Libre (11 de abril de 1963), págs. 1 y 6. Para obtener información sobre el combate de las plagas del café, obsérvese: MAG, Memoria del Ministerio de Agricultura y Ganadería (San José, Costa Rica: MAG, 1964), págs. 72-74.

11347 Luko Hilje y Joseph L. Saunders, Manejo integrado de plagas en Mesoamérica: aportes conceptuales (Cartago, Costa Rica: Editorial Tecnológica de Costa Rica, 2008), pág. 127.

11448 ANCR Fondo Gobernación. 036465. Franquicias a perjudicados por erupciones del Volcán Irazú, 1963.

11549 Archivo Central Ministerio de Agricultura y Ganadería. Compilación de Leyes y Decretos del Sector Agropecuario de Costa Rica, 1949-1984: Decreto No. 44 del 28 de julio de 1965, págs. 777-778.

11650 El 04 de noviembre y el 09 de diciembre de 1963, las lluvias provocaron un torrente de agua lodosa, ceniza y piedras en el río Reventado. La fuerza del caudal inundó las partes bajas de la ciudad de Cartago y el pueblo de Taras, en el distrito de San Nicolás; otras inundaciones de menor tamaño ocurrieron en las estaciones lluviosas de 1964 y 1965. Ante esta situación se tomaron medidas de seguridad como el dragado del Río y la construcción de diques para contener el agua. Para mayor información, véase: Fernando Campos Rivera, Monografía del río Reventado y las inundaciones de Cartago, (Cartago, Costa Rica: Ministerio de Educación Pública, 1971).

11751 El Volcán Turrialba está ubicado en el distrito de Santa Cruz, cantón de Turrialba en la provincia de Cartago. Está situado en la Cordillera Volcánica Central y tiene una altura aproximada de 3432 m.s.n.m. Desde el año 2007 incrementó su actividad fumarólica, sin embargo el 13 de marzo se registró la mayor erupción de ceniza y rocas. Para más información sobre las erupciones del Turrialba, véase: Eliécer Duarte González, “Las cuatro erupciones freáticas recientes del Volcán Turrialba (2010-2013) una por año”, Revista Geográfica de América Central 52 (2014), págs. 139-161. Obsérvese también: Diario Extra (14 de marzo de 2015), págs. 1-16.

118

Para citar este artículo :

Wainer Ignacio Coto Cedeño, « “Fincas de ceniza”. Impacto de las erupciones del Volcán Irazú en una región agropecuaria de Costa Rica (1963-1965) », Boletín AFEHC N°66, publicado el 04 septiembre 2015, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=4086

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.