Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.146.47.178', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Ceremonia solemne de ingreso a la Orden de Santiago : Ceremonia solemne de ingreso a la Orden de Santiago

Ficha n° 4165

Creada: 24 diciembre 2015
Editada: 24 diciembre 2015
Modificada: 25 diciembre 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 68

Autor de la ficha:

Rodolfo HERNANDEZ MENDEZ

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Ceremonia solemne de ingreso a la Orden de Santiago

«Certificación del acto para armar caballero de la Orden de Santiago a don Luis Martínez Navarrete.»
Palabras claves :
Orden de Santiago, Nueva Guatemala, Siglo XVIII.
Autor:
Ignacio Guerra. Luis Martínez Navarrete
Ubicación:
Archivo General de Centroamérica, AGCA
Fecha:
1796-10-25
Paginas:
1-4
Texto íntegral:

1«En el nombre de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Tres Personas y un sólo Dios verdadero que vive y reina por siempre, sin fin, y de la Gloriosa siempre Virgen Nuestra Señora Santa María, y del bien aventurado y glorioso apóstol señor Santiago y de todos los otros Santos y Santas de la Corte Celestial.

2A todos sea manifiesto cómo en la Iglesia de Nuestro Padre San Agustín, de la ciudad de Guatemala, a veinte y cinco días del mes de octubre de mil setecientos noventa y seis años,

3Ante el Señor don Josef Domás y Valle, caballero profeso de la Orden de Santiago, del Consejo de S. M., Presidente de la Real Audiencia, Gobernador y Capitán General de este Reino; y en presencia de mí don Ignacio Guerra, escribano de Cámara, mayor de Gobierno y Guerra, y de la Junta Superior de Hacienda del mismo Reino, y de los testigos de yusoescritos, pareció don Luis Martínez Navarrete, Tesorero de la Real Hacienda, antes en la ciudad de Chiapa y ahora en la de San Salvador, y presentó una carta y provisión del Rey Nuestro Señor, administrador perpetuo de la dicha Orden por Autoridad Apostólica, escrita en papel, firmada de su Real mano, refrendada de don Juan Fernando de Aguirre, su secretario, con ciertas firmas a las espaldas de ella, según que por la dicha Provisión parece, que es del tenor siguiente:

4[al margen:] Título.
“Don Carlos por la gracia de Dios Rey de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, &ª. Administrador Perpetuo de la Orden y Caballería de Santiago por autoridad apostólica.
A VOS cualquiera fuese Comendador o Caballero Profeso de la misma Orden, a quien esta mi carta fuere presentada, Sabed que don Luis Martínez Navarrete, tesorero de la Real Hacienda en la ciudad de Chiapa, Reino de Guatemala, natural de la ciudad de Guadix, me ha hecho relación desea entrar en la nominada Orden y vivir en la observancia, regla y disciplina de ella, por devoción que tiene al bien aventurado apóstol señor Santiago, suplicándome le mandase admitir y dar el Hábito e Insignia de la referida Orden. Y teniendo yo consideración a su devoción y a los servicios que a mí y a la citada Orden ha hecho, y espero hará de aquí adelante, y a que por una real cédula del Rey mi Señor y Padre (que en paz descanse) le fue hecha merced de Hábito de Caballero de nominada Orden de Santiago, concurriendo en su persona las calidades que los establecimientos de ella disponen; y atento a que por información sobre ello habida, constó concurrir en él las calidades citadas, lo he tenido por bien; y por la presente os diputo, doy poder y facultad, y cometo mis veces para que en mi nombre y por mi autoridad, como tal administrador, juntamente con algunos Comendadores y Caballeros de la expresada Orden le podáis armar y armen caballero de ella con los actos, ceremonias y todas las otras cosas que en tal caso se acostumbran; y hecho así, cometo y mando a cualquier religioso profeso de la dicha Orden que con esta mi carta fuere requerido, dé al expresado don Luis Martínez Navarrete el hábito de la enunciada Orden con las bendiciones, según y como la regla de ella dispone. Y dado el expresado hábito, mando al referido don Luis que dentro de cuatro meses envíe a mi Consejo de las Órdenes, fe auténtica de haberlo recibido y en qué día; con apercibimiento que hasta haberlo

5[fol. 2] ejecutado no se le admitirá la Profesión expresa que en la citada Orden debe haber; y que, asimismo, vaya a estar y residir en mis Galeras seis meses cumplidos, navegando en ellas, y de haberlo hecho tome testimonio de mi Capitán General de ellas, y con él vaya al Convento de Veles y esté en él el tiempo de su aprobación aprendiendo la regla de la Orden y las asperezas, ceremonias y todas las otras cosas que, como caballero de ella, debe saber; y que el Prior del expresado Convento le reciba y tenga en él y haga instruir en las cosas enunciadas, y que antes de cumplirse el tiempo señalado me envíe el testimonio que llevare de la residencia en las mencionadas Galeras, juntamente con la relación de sus méritos y costumbres, para que si fuesen tales que deba permanecer en la expresada Orden; mande recibir de él la profesión, o proveer cerca de ello lo que según Dios y Orden deba ser proveído. De lo cual mandé dar y di esta mi carta sellada con el sello de la dicha Orden, de que no se debe el derecho de la media anata. En Manzanares a diez y ocho de marzo de mil setecientos noventa y seis. Yo el REY.
Yo don Fernando de Aguirre, secretario del Rey Nuestro Señor lo hice escribir por su mandado. Registrado. Tomás Vellando y Ferrara. Lugar del Sello. Canciller. Tomás Vellando y Ferrara. El Duque y señor de Hijar. Marqués de Orani. Don Ramón Antonio de Hevia Miranda. Don Juan Antonio López Altamirano. Don Joaquín José de Navasquez.”

6Y así presentada la dicha carta y provisión de Su Majestad que de suso va incorporada, y leída por mí el dicho don Ignacio Guerra, el referido don Luis Martínez Navarrete requirió con ella al citado muy ilustre señor don José Domás y Valle, para que le obedeciese y cumpliese como en ella se contenía, y lo pidió por testimonio. Y luego el referido señor tomó en sus manos la dicha Real Provisión y la besó y puso sobre su cabeza, y dijo: Que la obedecía y obedeció con el mayor acatamiento y reverencia que debía y podía como carta y mandato de su Rey y Señor Natural, Administrador perpetuo de la dicha Orden, a quien Dios Nuestro Señor por muchos y largos años deje vivir y reinar con aumento de muchos más reinos y señoríos, y que estaba presto de la cumplir. Y cumpliéndola luego, incontinenti, estando delante del altar mayor de la dicha Iglesia, y siendo presentes el señor don Joaquín Vasco y Vargas, caballero de la misma Orden, oidor decano, jubilado de esta Real Audiencia; don Andrés Brillante, también caballero de la propia Orden y los señores don Ambrosio Cerdán y Pontero, regente de esta Real Audiencia; y don Tomás Wading, contador mayor del Tribunal de Cuentas, ambos caballeros de la Orden de Carlos Tercero. El dicho Muy Ylustre Señor don José Domás y Valle armó caballero a don Luis Martínez Navarrete, en esta manera; que el citado don Andrés Brillante fue su padrino, Quien con el señor don Joaquín Vasco, le calzaron un par de espuelas, y don José Domás y Valle le ciñó una espada, y así ceñida la sacó de la vaina y teniéndola desnuda en la mano dijo: Vos don Luis Martínez Navarrete queréis ser caballero? Y respondió: sí quiero ser caballero. Y luego segunda vez el dicho señor don José Domás y Valle dijo: Vos don Luis Martínez Navarrete, queréis ser caballero? Y el susodicho respondió: sí quiero ser caballero.

7[fol. 3] Y luego tercera vez, el dicho señor don José Domás y Valle dijo: Vos don Luis Martínez Navarrete queréis ser caballero? Y el susodicho respondió: sí quiero ser caballero. Y el dicho señor don José Domás dijo: Dios os haga buen caballero y el apóstol Santiago. Y dichas estas palabras le tocó con la dicha espada en la cabeza y hombro, y se la tornó meter en la vaina que en la cinta tenía el dicho don Luis Martínez Navarrete. A lo cual, dicho señor don José Domás, y demás caballeros estuvieron vestidos con sus mantos blancos con cruces de la dicha Orden de Santiago, y el dicho don Luis Navarrete pidió a mí, el dicho escribano, le diese por testimonio todo lo susodicho para que constase en todo tiempo cómo había sido nombrado caballero por mano del dicho Muy Ilustre Señor don José Domás y Valle, en nombre de Su Majestad y por virtud de su provisión real. Y si, armado caballero, el dicho don Luis Martínez Navarrete en la manera que queda expuesto requirió al padre fray Juan Huerta, religioso del Orden de Nuestro Padre San Agustín, prior del convento de esta ciudad, que en todo estuvo presente para que obedeciese y cumpliese la Real Cédula de cuatro de abril de este año que había sido leída por mí el dicho Escribano de Cámara, mayor de Gobierno y Guerra, cuyo tenor es el siguiente:

8[al margen:] Real Cédula.
“EL REY. Por cuanto por parte de don Luis Martínez Navarrete, tesorero de mi Real Hacienda en la ciudad de Chiapa, Reino de Guatemala, natural de la ciudad de Guadix, a quien el rey mi señor y padre (que en santa gloria haya) hizo merced del Hábito de Caballero de la Orden de Santiago, cuya administración perpetua tengo por autoridad apostólica, se me ha representado que en el título que le mandé despachar cometí a cualquier religioso de la misma Orden se le diese. Y porque al presente reside en los Reinos de las Indias donde no le hay, me suplicó fuere servido dispensar con él para que en su defecto le diese el Hábito, religioso de otra Orden o como la mi merced fuese. Y visto en el mi Consejo de las Ordenes, con su acuerdo, he tenido y tengo por bien de dar sobre ello esta mi cédula. Por la cual concedo licencia y doy facultad al prior, rector o prelado de cualquier convento o colegio de la Orden de San Agustín, de dichos reinos de las Indias, y no habiéndole, al de Santo Domingo o San Francisco para que después de haber sido armado caballero de la Orden de Santiago dicho don Luis, por Caballero profeso de ella, o por otro que tenga comisión mía para ello y no antes, ocupando el caballero el lugar y asiento de preferencia, o al religioso o sacerdote comisionado, le puedan dar el Hábito e Insignia de la Orden con las bendiciones, según y como la regla de ella lo dispone, sin embargo de que conforme a sus establecimientos y al referido Título se le haya de dar religioso de la dicha Orden de Santiago, en lo que dispenso por esta vez, quedando en su fuerza para en adelante. Y de este despacho no se debe el derecho de la media anata. Hecha en Aranjuez a cuatro de abril de mil setecientos noventa y seis. Yo el REY. Por mandado del Rey nuestro señor. Juan Fernando de Aguirre. Hay cuatro rúbricas.”

9Y el dicho padre fray Juan Huerta tomó en sus

10[fol. 4] manos la dicha Real Provisión y la besó y puso sobre su cabeza y obedeció con el acatamiento debido y dijo que estaba presto de la cumplir y de dar al dicho don Luis Martínez Navarrete el Hábito de la dicha Orden de Santiago, como por ella Su Majestad lo manda. Y haciéndolo así, tomó por la mano al dicho don Luis Navarrete y le hizo posar en el suelo, y le leyó por un libro de la dicha orden ciertas preguntas; y le hizo hincar de rodillas y le vistió un manto blanco con la insignia de la dicha orden de Santiago con ciertas bendiciones, y le abrazaron al dicho don Luis Martínez Navarrete el dicho Muy Ylustre Señor don José Domás y Valle que se hallaron presentes [sic].

11De todo lo cual, según dicho es, de pedimento del dicho don Luis Martínez Navarrete, di este testimonio para en guarda de su derecho, siendo testigos los señores don Ambrosio Cerdán y Pontero y don Tomás Wading y otras muchas personas que se hallaron presentes. Y lo firmaron el muy ilustre señor don José Domás y Valle, y el devoto padre prior del Convento de San Agustín. Jph. Domás y Valle. Fray Juan Huerta. Ignacio Guerra.»

Fuentes :

AGCA. A1.1, Leg. 17, Exp. 468. 4 folios