Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.211.0.142', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : MALDONADO, Juana alias Sor Juana de la Concepción : MALDONADO, Juana alias Sor Juana de la Concepción

Ficha n° 4173

Creada: 05 enero 2016
Editada: 05 enero 2016
Modificada: 05 enero 2016

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 296

Autor de la ficha:

Coralia ANCHISI DE RODRIGUEZ

Editor de la ficha:

Stephen WEBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

MALDONADO, Juana alias Sor Juana de la Concepción

Esboce biográfico de Juana Maldonado, conocida como Sor Juana de la Concepción.
Palabras claves :
Monja, Concepción, Monasterio, Historiografía
Cargo o principal ocupación:
Monja en el monasterio de Concepción que ocupó los puestos de definidora, vicaria y abadesa.
Nació:
En España antes de 1609, San Martín de Mondoñedo (?)
Murió:
En 1668 en Santiago Guatemala (Hoy Antigua Guatemala).
Padres:

1Su padre fue el Lic. Joan Maldonado de Paz, hijo natural del arcediano de Montenegro, don Diego Maldonado Ponce de León. El nombre de su madre no aparece en ningún documento, por lo que podría ser hija natural, fuera de matrimonio. Su padre y sus hermanos paternos nacieron en San Martín de Mondoñedo.

Resumen:

1Dicha monja es uno de los personajes más controvertidos del período colonial; a quien varios escritores e investigadores convirtieron injustamente en un personaje ficticio y muy alejado de la realidad, cuya historia puede ser reivindicada gracias a varios documentos hallados en los años 2013 y 2014 en distintos archivos. Hizo sus votos en el Monasterio de la Limpia Concepción de Guatemala el 27 de diciembre de 1619.

2Esta dama se hizo tristemente célebre desde que en el siglo XVII un dominico apóstata y convertido al anglicanismo, Thomas Gage, publicó un libro en el que asegura que ella era una de las mujeres más hermosas de la ciudad, una religiosa muy adinerada que vivía rodeada de sus esclavas y toda clase de lujos en el convento. Dijo también que había cautivado a un obispo con sus aptitudes para la música y para la poesía. Desde entonces varios autores e historiadores han entretejido una historia ficticia, imaginando la fecha de su nacimiento en 1598 y aún el nombre de su madre.

3Basándose en estas aseveraciones, otros autores agregaron otros datos ficticios a su existencia, convirtiéndola en uno de los personajes de sus novelas: una mujer vana que vivía en una especie de salón social al que asistían todos los personajes relevantes de la sociedad colonial para admirar su belleza, junto a sus aptitudes para la música y la poesía.

4Varios historiadores le han atribuido algunos poemas, el primero fue Víctor Miguel Díaz, que aseguró que había escrito El ángel de los forasteros, cuya existencia nunca se ha podido comprobar. Posteriormente don Mariano López Mayorical (1958) le atribuyó: Letra con estrivío a la Púrisima Concepción de Nuestra Señora, que se encontraba en un trozo de papel manuscrito del siglo XIX y firmado con su nombre: Juana de la Concepción, pero con caligrafía y tinta distintos al resto del texto. En el mismo manuscrito había otros poemas: Al Divino Esposo, Para los Santos Reyes, Para las despedidas, Versos para la pascua, Para el día de los inocentes y Oda a San Antonio, que el autor publicó asegurando que también eran de su pluma.

5La investigadora Luz Méndez de la Vega (2002), demostró que la firma era apócrifa y que había sido agregada posteriormente, lo que se puede demostrar nuevamente al comparar su rúbrica con las firmas auténticas de la religiosa que se encuentran en varios documentos del Archivo Histórico Arquidiocesano de Guatemala (AHAG). De la Vega le atribuyó una obra de teatro en su libro: La amada y perseguida Sor Juana de Maldonado y Paz (2002), titulada Entretenimiento en obsequio de la guida a Egicto, que se encuentra en un manuscrito del Museo del Libro Antiguo en Antigua Guatemala, que pertenecía al Monasterio de la Limpia Concepción. Al revisar este manuscrito se pudo demostrar que éste y otros poemas que se encuentran en el mismo, fueron escritos por el maestro Juan de Jesús Fernández, en el siglo XIX, para ser cantados por las monjas en las fiestas navideñas.

6En 1968, el investigador Verle Lincoln Annis publicó un plano del antiguo monasterio, asegurando que se trataba de las estancias de la religiosa y bautizándolo con el título: Claustro privado de Sor Juana de Maldonado y Paz, fechándolo exactamente en 1620, al año siguiente de su ingreso; al analizar su estilo y arquitectura es posible demostrar que este espacio fue construido mucho tiempo después y que data de la segunda mitad del siglo XVIII y que además no era una celda, sino lo que posiblemente era el claustro de novicias o un espacio para pupilas.

7El investigador Víctor Miguel Díaz (1930) aseguró que la religiosa había muerto a los 49 años, López Mayorical llegó a publicar un epitafio falso en 1948, donde se lee: “ Aquí reposa la que se libró del mundo engañoso para buscar la Misericordia Divina. Sor Juana de Maldonado, que a los 40 años, en 1638, pagó el saldo de la vida ”. El mismo autor publicó en 1958 otra obra relacionada con la monja donde se contradecía asegurando que había muerto en 1667, cuando encontró nuevas evidencias. En ambos casos se equivocaba.

8En realidad, su nombre de pila fue Juana Maldonado. Su familia vivía en 1609 en la Isla de la Palma, en Canarias, cuando su padre recibió un nombramiento para ejercer el cargo de Fiscal de la Real Audiencia en Guatemala. El caballero solicitó al Rey varias licencias para traer a Guatemala a su segunda esposa y a seis de los hijos de su primer matrimonio con Berenguela López de Moscoso y Ríos: “… Antonyo Maldonado y Francisco de Río y Pedro Maldonado y Graviel Maldonado y Manuel López y Juan Maldonado…”.

9Alrededor de 1613, varios miembros de la familia Maldonado sirvieron como modelo al Mstro. Francisco Montúfar Bravo de Lagunas para pintar un cuadro religioso, en el que San Juan Bautista tenía el rostro del Lic. Maldonado, su sobrino el de San Sebastián y Juana, su hija, era Santa Lucía. Esto provocó que fueran denunciados ante la Inquisición en 1615. Al parecer, el denunciante consideraba que Don Juan y su hija, no eran dignos de ser representados como santos, acusando a Juana de ser hija la natural del fiscal. La familia Maldonado quedó bien librada de la querella y el caso no pasó a más. Con el paso de los años, la joven ingresó al Monasterio de la Limpia Concepción como religiosa de velo negro, bajo la tutela de la maestra de novicias Sor Paula de Santa Fe e hizo sus votos perpetuos el 27 de diciembre de 1619. Tardó muchos años en cancelar los gastos obligatorios para su ingreso: dote, sacristía y cera, pues su padre había sido enviado por la Audiencia a perseguir a un forajido que había robado el tesoro de un galeón de su Majestad. El Licenciado argumentaba que para servir a la Corona se había visto obligado a utilizar su fortuna personal para apresar al infractor y que por ello se hallaba incapacitado para pagar por su hija; solicitando al Rey que lo costeara. Dijo también que su hija vivía en la pobreza dentro de la clausura y solicitó ayuda para mantenerla. El Soberano accedió finalmente a su petición y sus deudas fueron pagadas hasta 1636, cuando los réditos fueron cancelados con dinero de la Caja Real y se le concedió una pensión de 500 tostones anuales, que debían entregársele de la renta de una encomienda en Chiapas.

10Su vida dentro de la clausura no parece haber sido muy distinta a la de otras religiosas de su tiempo, pasaba las horas rezando y ocupándose de las labores propias de las monjas. No se ha encontrado aún ninguna evidencia que indique que fuera poetisa o que tuviera aptitudes musicales, como lo han asegurado muchos autores. Poseía una celda de dos plantas, que en la época se conocían con el nombre de celdas de altos, tenía dos aposentos, gradas, despensa, patio, pila y cocina; un poco más espaciosa que lo normal, pero con las mismas instalaciones que tenían las de las otras religiosas. Como muchas otras de sus hermanas, tuvo una esclava cuyo nombre no aparece en los documentos , un hecho que era común entre las concepcionistas y también entre las clarisas. Fue electa para ocupar varios puestos en la dirigencia de su congregación: definidora, vicaria y abadesa, función que ocupaba al momento de su muerte en 1668. Dejó al convento todos sus bienes personales y la planta alta de su celda para cancelar las deudas que había dejado. Sus aposentos fueron comprados por el Alférez Miguel de Cuellar y Barahona, para su hija que aún era novicia. La planta baja le quedó a Sor Margarita de San Juan..

11Después de cancelar sus deudas, para descargar su alma, el dinero restante sirvió para algunas limosnas y para pagar misas cantadas por ella y otras religiosas difuntas.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.