Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('23.23.49.196', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Carta de José María Sánchez Gálvez al Obispo Bernardo Augusto Thiel sobre su respuesta al secretario de Culto Ricardo Jiménez Oreamuno por su artículo en la Gaceta sobre la educación laica. : Carta de José María Sánchez Gálvez al Obispo Bernardo Augusto Thiel sobre su respuesta al secretario de Culto Ricardo Jiménez Oreamuno por su artículo en la Gaceta sobre la educación laica.

Ficha n° 4216

Creada: 15 febrero 2016
Editada: 15 febrero 2016
Modificada: 16 febrero 2016

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 92

Autor de la ficha:

Esteban SANCHEZ SOLANO

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Carta de José María Sánchez Gálvez al Obispo Bernardo Augusto Thiel sobre su respuesta al secretario de Culto Ricardo Jiménez Oreamuno por su artículo en la Gaceta sobre la educación laica.

José María Sánchez Gálvez, secretario de La Unión Católica, envía una carta al Obispo Thiel, quien se encontraba en Talamanca (sureste de Costa Rica) realizando una visita pastoral, sobre la respuesta que hizo desde el periódico El Eco Católico al secretario de culto Ricardo Jiménez Oreamuno quien había publicado una nota el 25 de diciembre de 1889 en el diario oficial La Gaceta en defensa de la educación laica. El tema de la educación laica fue uno de los principales centros de conflicto entre el Estado y la Iglesia en el último tercio del siglo XIX. El Partido Unión Católica, surgido de la asociación católica mencionada más arriba, tomó la defensa de la educación religiosa como uno de sus estandartes. La expectativa de la Iglesia católica y ciertos grupos que se movían cerca de la jerarquía eclesiástica sobre el presidente recién electo, José Joaquín Rodríguez, estaba centrada, entre otras cosas, alrededor de su postura sobre este asunto, recordando el papel protagónico que diversas figuras del clero habían tenido en la movilización a favor de la candidatura de Rodríguez. La carta permite evidenciar los escenarios que trataban de vislumbrar sobre ello. Las palabras entre corchetes son añadidos para contextualizar algunas ideas de Sánchez Gálvez.
Palabras claves :
Educación laica, liberalismo, Iglesia
Autor:
José María Sánchez Gálvez
Fecha:
11-01-1890
Texto íntegral:

1San José, 11 de enero 1890

2Ilustrísimo y reverendísimo señor

3Permítame vuestra señoría que ante todo lo felicite por el año nuevo, que espero en Dios nuestro señor, sea en todo feliz para vuestra señoría, y de prosperidad para la Iglesia en Costa Rica.
Quiera también el señor que las penosas fatigas y abnegados desvelos de vuestra señoría por sus ovejas sean recompensados con el éxito que desea, sin que sea a costa de su tranquilidad y salud.
Por conducto del señor Lyon tuve el honor de enviar a vuestra señoría a Talamanca [había iniciado la visita pastoral el 15 de diciembre de 189 y duró allí hasta el 6 de febrero de 1890] un número de la Gaceta oficial del 25 de diciembre, y otro del Eco Católico en que hice algunas observaciones a la nota que el señor Secretario de Culto se permitió dirigir a vuestra señoría. Me pareció que este caso no podíamos ni debíamos esquivar la contienda con un adversario, siquiera sea ése el Gobierno, que tan impolíticamente ataca a vuestra señoría y en su persona a los católicos todos, en lo más sagrado de nuestros derechos.
Para ello tomé previamente el permiso del Señor Vicario [Antonio del Carmen Zamora] y el respetable consejo del señor [presbítero Carlos Francisco] Gey, padres Luis [Hidalgo Padilla], [se puede referir a los sacerdotes Yanuario o Pedro] Quesada este y también de don Alejo [Jiménez Bonnefil, presidente de La Unión Católica]. Nos pareció prudente mantenernos a la defensiva para demostrar al Gobierno más moderación que la suya, y no dar motivo a ninguna providencia más hostil y atentatoria, si lo que se pretendía era favorecer un conflicto inmediato. Y aunque es evidente que podemos afirmar y probar al señor secretario, que no hay tal neutralidad en la enseñanza y que el gobierno no puede sostener sus pretensiones ni aún en el terreno de la Constitución, no muy ortodoxa por cierto, nos pareció que no debíamos entrar en este terreno, más propio de la contestación que vuestra señoría crea conveniente dar a su regreso. Por mi parte, me parece no haber obrado con imprudencia, y sólo aspiro a que vuestra señoría se digne dar su aprobación a mi conducta si lo hubiere merecido.
Por si no recibió los periódicos en Talamanca, se los envío de nuevo, con más los que han salido posteriormente, y un número de La República en que se hallan dos artículos de diversas o contrarias tendencias en cuanto a la cuestión.
“La Prensa Libre” no ha entrado en discusión en este punto; pero dijo que la nota del señor secretario estaba en su lugar, y más tarde publicó un escrito firmado por Francisco Vargas R., quien también se atreve a improbar las palabras que se atribuyen a vuestra señoría en el sermón aludido. De resto, amigos y no amigos califican cuando menos de impolítica la nota de Jiménez. La Gaceta no ha tenido a bien decir nada posteriormente: quizá nos desprecia.
Por conducto reservado pero fidedigno, sé que el Gobierno ha recibido alguna nota de su ministro Lorenzana cerca de la Santa Sede, la cual probablemente ha protestado por la no permisión para que se promulgue la encíclica sobre la Libertad Humana. El día de Reyes (6 del presente) mandaron un portero a pedir un ejemplar de dicha encíclica a la Curia, pero como era día de fiesta don Francisco se excusó de estar cerrado el despacho. Nada más hemos sabido acerca de esto ¿Se resolverá el Gobierno a dar el permiso?...
A veces creo que ha sido conveniente que vuestra señoría no estuviera aquí ahora, porque demorándose su respuesta al gobierno, podemos, sin que se atribuya su intervención, ir dilucidando ciertos puntos importantes; pero otras veces creo que quizá su presencia aquí contribuirá a que continúe la descomposición que se advierte, porque temo que una revolución venga a destruir las pocas esperanzas que todavía nos quedan de un porvenir mejor. El “Constitucionalismo” se demuestra cada día menos favorable a la Iglesia ¿Qué hará Rodríguez si llega a subir? No puede saberse. Dios, en cuya mano todopoderosa está la solución de los más arduos problemas, permita que esta no sea adversa para su Iglesia en Costa Rica, guarde a vuestra señoría y lo guíe en cuanto le toca intervenir!
Estos son mis vehementes votos, y pidiéndole humildemente su bendición, tengo el honor de suscribirme su atentísimo hijo y obediente servidor.
José María Sánchez G.

4Posdata
Don Alejo y la familia se han ido al campo, y él no sabe que yo debía escribir hoy a vuestra señoría; pero creo interpretar fielmente sus deseos, saludándolo en su nombre.

Fuentes :

AHA. S.F.A. Carta de José María Sánchez Gálvez a Bernardo Augusto Thiel. Caja 395, 11 de enero, 1890, fs. 5-6.