Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.224.210.130', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : Trashumante. Una experiencia binacional de divulgación de la historia : Trashumante. Una experiencia binacional de divulgación de la historia

Ficha n° 4252

Creada: 29 abril 2016
Editada: 29 abril 2016
Modificada: 29 abril 2016

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 425

Autor de la ficha:

Mario BARBOSA CRUZ

Editor de la ficha:

Laura MACHUCA

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Trashumante. Una experiencia binacional de divulgación de la historia

Este texto se propone hacer una reflexión sobre la experiencia de una revista editada por dos universidades de dos países diferentes. El artículo subraya las ventajas pero también las dificultades para el reconocimiento en instancias internacionales y los obstáculos para acceder a ciertos índices y bases de datos en su calidad binacional. Las siguientes páginas proponen reflexiones en torno al acceso libre de contenidos académicos, los problemas por los plagios y las críticas al sistema de dictaminación por pares. Más allá de reseñar estos problemas, se presentan algunas acciones para enfrentar los retos de las publicaciones académicas en un mundo donde los contenidos circulan de manera libre y abierta a través de las redes electrónicas.
1377
Palabras claves :
Revista electrónica, Dictaminación por pares, Publicación académica, Historia social, Acceso libre
Autor(es):
Mario Barbosa Cruz y Luis de Pablo Hammeken
Fecha:
Marzo de 2016
Texto íntegral:

1

2Trashumante. Revista Americana de Historia Social es un proyecto biinstitucional de divulgación de investigación académica en este campo que inició su publicación en el primer semestre 20131. Profesores e investigadores de la Universidad de Antioquia (Medellín, Colombia) y de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa (México) coincidimos en que había una necesidad de publicaciones especializadas que superaran los marcos nacionales, posibilitaran el diálogo y el conocimiento del estado de la investigación en el campo de la historia social. En esas conversaciones iniciales coincidimos en la necesidad de divulgar distintas tradiciones, énfasis temáticos y problemáticos diversos para analizar temas históricos que permitieran un diálogo e intercambio. Si bien la comparación no se planteó explícitamente como una de las características de la revista, sí fue una motivación para definir nuestro proyecto y para establecer los formatos electrónico e impreso del mismo, como lo mostraremos más adelante.

3En tiempos de un aumento cada día más evidente del volumen de información en las redes y de una presencia creciente de manuscritos académicos que circulan libremente en el ciberespacio, se hace necesario pensar en las posibilidades y los retos que imponen estas formas de circulación amplia de los resultados académicos y las reflexiones que, desde la historia, están disponibles para su consulta. En la definición de las características de la revista tomamos en cuenta que un buen número de publicaciones académicas de historia de reconocimiento internacional han decidido ofrecer acceso libre a sus contenidos con el propósito, en muchas ocasiones, de ampliar el número potencial de lectores y la recepción de las publicaciones.

Sin duda, las publicaciones electrónicas y el acceso libre se imponen cada día más como características necesarias de una revista académica. En las siguientes páginas presentaremos la experiencia de Trashumante y subrayaremos algunos de los retos que tienen las publicaciones académicas. Éste es uno de los ámbitos que trataremos de evaluar a lo largo del texto luego de conocer a grandes rasgos cuáles han sido las características de esta publicación desde su creación.

Trashumante, una publicación de historia social

4Desde 2012, un grupo de historiadores de las dos instituciones nos reunimos para discutir los objetivos de este proyecto de publicación. La revista se planteó como un medio internacional para la divulgación del conocimiento en historia social con un carácter crítico. Se busca consolidar una revista que se convierta con el paso de los años en un referente para la discusión historiográfica. Esta meta requiere de un diseño de la publicación que cumpla con los parámetros internacionales en relación con los rasgos de los contenidos publicados (originalidad en los puntos de vista y el tratamiento de los problemas y las fuentes, una extensión limitada en los términos de las publicaciones periódicas, una discusión amplia que aporte a la historiografía social), así como el arbitraje por pares académicos de reconocida trayectoria en los temas abordados. La política editorial de la revista consideró estas características, así como la constitución de un comité editorial y un comité científico con participación de investigadores reconocidos en ámbitos internacionales2. Además de tener estas características básicas de las publicaciones académicas, el equipo tenía claro tres rasgos particulares de Trashumante: la historia social como perspectiva de investigación, un equipo de dos instituciones ubicadas en dos países del continente y la elección de dos formatos de difusión: escrito y electrónico con acceso libre. Aunque había un consenso en ofrecer acceso libre en la página electrónica, decidimos mantener una pequeña edición impresa por varias razones. Como historiadores estamos convencidos del valor del libro impreso y consideramos que aún tiene gran valor para muchos lectores. De otra parte, consideramos necesario que esta edición tuviera como destinatarios principales a bibliotecas interesadas, los autores de los artículos publicados en cada número y destinar algunos ejemplares a los potenciales interesados en leer la revista impresa.

5¿Por qué proponer una revista especializada en esta área en la segunda década del siglo XXI? En uno de los primeros números llamamos la atención sobre los alcances de la historia social en la actualidad. De ser la especialidad más cultivada por los historiadores en los primeros años de la segunda mitad del siglo XX, pasó a ser considerada como producto de otro tiempo, fruto de la politización de la segunda posguerra o de otro contexto de producción historiográfica. A la par de “la muerte de la historia”, muchos consideraron también que la historia social estaba moribunda. Sin embargo, hemos sido testigos del surgimiento y consolidación de nuevas perspectivas en este campo que han explorado nuevos sujetos sociales, se han propuesto conocer diversos tipos de interrelaciones para analizar no sólo los movimientos sociales y las actitudes de control o de resistencia, sino también otro tipo de múltiples formas de relación entre grupos o individuos3. Sin duda, ésa es la riqueza de la historia social escrita durante los últimos años en el continente: construida con base en una revisión de nuevas fuentes y con el lente de otras perspectivas que amplían el panorama y las posibilidades de temas y problemas de investigación, así como de renovados marcos de análisis.

6 Por esta razón, consideramos dedicar la revista a “una historiografía de síntesis, atenta a procesos, actores, grupos y organizaciones sociales, que se escribe en estrecha relación con otras ciencias sociales y humanas y por lo tanto está abierta al diálogo con la historia económica, política o cultural”, tal como se señalaba en el proyecto inicial de la revista. Estamos refiriéndonos a una historia social en un marco amplio que permita el diálogo con otras especialidades historiográficas y abierta a interpretaciones y acercamientos con otras disciplinas como la sociología, la antropología, la economía, la ciencia política y los estudios culturales, entre otras. En congruencia con las tendencias recientes de la investigación en ciencias sociales y humanidades, el diálogo interdisciplinario también es un rasgo de Trashumante.

7La propuesta contemplaba tres objetivos principales: la divulgación de contenidos originales y de calidad académica, la comparación implícita que posibilitara la publicación de resultados de investigación de diversos contextos del continente y la apropiación amplia del conocimiento publicado en un campo específico del conocimiento histórico enriquecido por perspectivas novedosas.

8Con este propósito, aparte de los artículos inéditos de investigación en los tres idiomas principales hablados en el continente (español, portugués e inglés) en tema libre o en dossiers temáticos con convocatorias previas, la revista también publica ensayos y reseñas críticas de libros editados recientemente. Los artículos de investigación pueden presentar resultados de investigación o ser reflexiones historiográficas, teóricas o metodológicas.

9Una de las actividades centrales de una publicación académica es el arbitraje por parte de especialistas en los problemas o perspectivas de cada texto propuesto para publicación. Vale la pena señalar que una buena parte de los asuntos a evaluar son compartidos y hacen parte de temas a considerar en la valoración de un artículo académico tomando en cuenta que en los últimos tiempos es el producto más relevante en la evaluación de la actividad de un investigador. Los aspectos a evaluar por los árbitros de Trashumante son: la relevancia y la originalidad del tema; la consistencia y la estructura de la exposición de objetivos; la correspondencia de la metodología y las fuentes con los objetivos; el rigor y la claridad de la argumentación; la adecuación y actualización de las fuentes documentales y la bibliografía empleadas; el aporte a la historiografía sobre el tema; y las sugerencias o correcciones — si es el caso — para la publicación del texto.

10Desde el inicio del proyecto, una de las metas del equipo editor ha sido alcanzar el reconocimiento y la inclusión del contenido en bases de datos e índices de revistas académicas, un reconocimiento condicionado al cumplimiento de una política editorial que garantice la calidad y la originalidad a partir del arbitraje ciego por parte de reconocidos especialistas. Cada índice tiene diversas exigencias y formas particulares para evaluar el cumplimiento de estos requerimientos.

11A partir de estos parámetros generales y de una presentación general del proyecto, en los siguientes apartados evaluaremos la experiencia de Trashumante para poder brindar al lector de este texto cómo se han alcanzado algunos de los objetivos propuestos y cuáles son los retos que enfrentamos para buscar el posicionamiento internacional que nos hemos propuesto.

Los cuatro primeros años de la revista

12La característica que más claramente distingue a Trashumante de otras publicaciones de humanidades y ciencias sociales que se publican en México y en Colombia es, quizá, su carácter internacional. Para reducir los gastos de envío, se hace una edición simultánea de la revista (en su versión impresa) en ambos países, con un tiraje pequeño: 200 ejemplares en cada uno. Ya en su título se sugiere la intención de trascender fronteras nacionales y en su subtítulo (Revista Americana de Historia Social) se subraya su vocación continental. En efecto, el hecho de que la revista sea editada por dos universidades de países distintos, la UAM Cuajimalpa y la Universidad de Antioquia, ha hecho posible que ambas instituciones empleen los recursos y redes que cada una tiene a su disposición para difundir el proyecto en las comunidades académicas de sus respectivos países, lo cual, a su vez, ha permitido que la revista despierte interés en varios países de América Latina y España. Así, en los primeros siete números hemos recibido artículos de investigación, ensayos historiográficos y reseñas de libros escritas por investigadores de instituciones académicas de toda la región. Cerca de una tercera parte de ellos están laboran en universidades mexicanas. En la siguiente tabla se muestra el país de las institucionaes a la que están adscritos los autores de los artículos de investigación publicados:

13
País de las instituciones a la que están adscritos los autores Número de artículos publicados
México 17
Colombia 12
Argentina 11
Chile 7
Brasil 7
Venezuela 1
España 1
Total 56

14Naturalmente, la diversidad de los países en los que viven y trabajan los autores se ve reflejada en la variedad geográfica de los temas que estudian. Cabe señalar, por otro lado, que la distribución de los autores en términos nacionales ha variado enormemente de un número a otro, por motivos que no siempre resultan claros. Así, por ejemplo, el número 5, dedicado a la historia social de la psiquiatría en América Latina, despertó un interés excepcionalmente alto en Argentina: de los 9 artículos que integran el dossier, 4 fueron escritos por investigadores de ese país; en cambio, en el número 7, de tema libre, la mayoría de los artículos (7 de un total de 9) fueron escritos por autores adscritos a instituciones mexicanas y tratan temas de la historia de México.

Ahora bien, tanto o más importante como la diversidad nacional de los autores ha resultado la de los evaluadores. Trashumante, como casi todas las revistas académicas serias, funciona con una estricta política de evaluación por pares anónimos de cada artículo que publicamos. Es lo que en inglés se conoce como double blind peer review, lo que significa que ni los árbitros saben quién es el autor del manuscrito que están evaluando, ni el autor sabe quiénes son los árbitros que evalúan su manuscrito. Lo anterior para mantener el máximo grado posible de objetividad en los dictámenes.

15En efecto: nuestra cartera de árbitros incluye académicos no sólo de México y Colombia, sino también de Argentina, Chile, Brasil, Perú, Haití, Estados Unidos y Alemania. Eso no es todo: hemos procurado que cada artículo sea evaluado por especialistas de por lo menos dos países diferentes: uno o dos del país o la región sobre la que trata el texto y al menos uno más que trabaje en una institución de un país diferente al del autor (y al del tema) del manuscrito. Así, por ejemplo, un artículo que trate sobre las haciendas mexicanas en el porfiriato puede ser evaluado por un especialista en las estancias argentinas de la misma época, o un artículo sobre una huelga en una fábrica en Santiago de Chile puede ser dictaminado por un experto en el movimiento obrero en Colombia.

16En nuestra experiencia, esta práctica contribuye a preservar el anonimato de evaluadores y autores y, en esa medida, la objetividad de los dictámenes. Pero, además, ha ayudado a fomentar el diálogo entre tradiciones y comunidades académicas nacionales que, a menudo, parecen ignorarse unas a otras. En Trashumante, estamos conscientes de que la dictaminación de pares es un proceso necesariamente imperfecto y autoreflexivo, pero también creemos que, entre más amplia sea la comunidad académica que participe en ese proceso, menores serán las fallas del mismo y mayor será la calidad de los textos que se publiquen. Así, al someter los manuscritos recibidos a las observaciones y correcciones de académicos de distintos países, esperamos lograr que cada uno de los artículos publicados en nuestra revista pueda ser comprendido y apreciado — no sólo con sus virtudes, sino también con sus deficiencias — por lectores, relativamente informados, de cualquier país del continente.

17Ahora bien, hay que reconocer que esta política, hasta ahora, no se ha llevado siempre a la práctica en los casos de los artículos escritos en lengua portuguesa. La razón es bastante obvia: hay pocos académicos con un dominio suficiente del portugués en buena parte de los países de Hispanoamérica (salvo que trabajen en universidades brasileñas o que sean especialistas en historia de Brasil) y que estén dispuestos a evaluar un texto escrito en ese idioma. Sigue siendo un reto para Trashumante desarrollar algún mecanismo para superar este obstáculo y trascender las barreras, no tanto entre países, sino entre idiomas.

18Otro desafío, un tanto diferente, es el que se refiere a Estados Unidos y Canadá. A pesar de nuestros esfuerzos por difundir el proyecto de Trashumante entre los académicos que trabajan en universidades de estos países, ha sido difícil despertar su interés. Así, para los primeros siete números, no hemos recibido una contribución (ya sea artículo de investigación, ensayo historiográfico o reseña) escrita en inglés. Lo anterior a pesar de que ese idioma, junto con el español y el portugués, es una “lengua oficial” de la revista. Esta deficiencia, lo reconocemos, ha limitado en forma importante la vocación continental de Trashumante y forma parte de un problema mayor: la sordera mutua, pero no necesariamente simétrica, de las dos comunidades académicas del continente: la latinoamericana y la anglosajona. En todo caso, confiamos que este problema se vaya resolviendo (o, al menos, aminorando) en la medida en que el prestigio de Trashumante se consolide y que sea incluido en más índices y bases de datos de alcance internacional, de modo que logremos atraer la atención de investigadores estadounidenses y canadienses dedicados a la historia social e interesados en entablar diálogos con sus colegas latinoamericanos.

19Ahora bien, son grandes las ventajas de editar una revista en forma conjunta entre instituciones de dos países diferentes, pero también supone superar grandes obstáculos, especialmente de índole administrativa y burocrática. Dichos obstáculos no se derivan, como podría pensarse, de problemas de comunicación entre los miembros del equipo que radican en los dos países: por el contrario, una vez a la semana celebramos una conferencia virtual en la que participa todo el equipo editorial para discutir las novedades, dar seguimiento a los procesos de evaluación y decidir sobre los diversos asuntos que se van presentando. Si a eso sumamos los frecuentes mensajes que, vía correo electrónico, intercambiamos los participantes del proyecto, podemos decir que la comunicación, al interior de la revista, es fluida y eficaz; tanto como podría serlo si todos trabajáramos en la misma universidad o viviéramos en la misma ciudad.

20Los problemas se derivan, más bien, de nuestras relaciones con interlocutores externos. El hecho es que las instituciones nacionales e internacionales que se encargan de supervisar la calidad de las publicaciones académicas (y de proveer los fondos necesarios para su subsistencia) no cuentan ni con la experiencia ni con los mecanismos requeridos para tratar con una revista binacional como Trashumante. Por mencionar sólo un ejemplo, aunque el ISSN (número internacional normalizado de publicaciones seriadas) es, como su nombre lo indica, una clave internacional, las oficinas que lo tramitan son de carácter nacional (en el caso de México, es el Instituto Nacional del Derecho de Autor; en el de Colombia, la Biblioteca Nacional) y no cuentan con mecanismos institucionales eficaces para asignar dicho número para publicaciones editadas en forma conjunta en dos países. Situaciones similares ocurren con índices y bases de datos. Esto nos ha obligado a recorrer largos y sinuosos trámites legales y burocráticos, difíciles de entender en mundo donde la producción y la difusión del conocimiento científico es (o debería ser) o debería ser global.

21Una solución para lidiar con este problema sería asumir, al menos para propósitos oficiales, a una de las dos instituciones como la titular de los derechos del nombre y del contenido de la revista. Sin embargo, esto implicaría negar el principio de igualdad sobre el que ésta se basa: Trashumante es y ha sido desde su fundación un producto de tanto de la UAM-Cuajimalpa como de la Universidad de Antioquia, tanto de Colombia como de México. De ninguno más que del otro. Y consideramos que una decisión de este tipo, para facilitar ciertos trámites, no sería la más adecuada. En un mundo globalizado, consideramos que las instancias internacionales deben flexibilizar ciertos criterios para tomar en cuenta la posibilidad de proyectos transnacionales, tales como nuestra revista.

22Como mencionábamos párrafos atrás, en Trashumante se alternan números misceláneos o de tema libre con dossiers dedicados a algún tema o enfoque específico (lo cual no quiere decir que no se incluyan en estos números uno o dos ensayos o artículos de investigación que no traten sobre el tema asignado). La experiencia — la propia y la de otras publicaciones — nos ha enseñado que la alternancia entre ambos tipos de números, los misceláneos y los temáticos, es un formato dinámico y atractivo tanto para autores como para lectores.

23Cabe señalar que los artículos que integran tanto los dossiers temáticos como los números de tema libre se eligen estrictamente, y de acuerdo con nuestra política editorial, por el sistema de dictaminación de pares anónimos. Hay que subrayar que, en ese sentido, el criterio de selección de los artículos que integran los números temáticos de Trashumante difiere radicalmente del que normalmente guía los libros de autores múltiples, cuya integración depende, casi exclusivamente, de los compiladores del volumen. Aunque hemos contado con el invaluable apoyo de académicos especialistas en los temas de cada dossier, la decisión de publicar o no cada uno de los manuscritos recibidos depende de los árbitros anónimos elegidos para evaluar cada artículo. De ellos, y no de los coordinadores invitados ni de los directores, es la primera y la última palabra para la inclusión de cada manuscrito.

24Como muestra de lo dicho hasta aquí, haremos un breve repaso de los primeros cinco números de la revista, ya la experiencia que cada uno de ellos nos ha brindado sirve para ilustrar los desafíos a los que tuvimos que enfrentarnos en los primeros años de la publicación y las formas en las que los enfrentamos.

25El primer número de la revista, publicado en enero de 2013, estuvo dedicado al tema de la historiografía social. Dicho tema se eligió, como dice la presentación del número, “por ser un tópico pertinente y actual en la reflexión histórica que viene desarrollándose simultáneamente en diferentes latitudes desde mediados del siglo XX”. Aunque, en ese momento, Trashumante era apenas un proyecto, se recibieron varios manuscritos, algunos de ellos de gran calidad y relevancia (por ejemplo, el balance teórico-metodológico de la historia social reciente en Argentina, escrito por Fernando Remedi4).

26El número 2, publicado seis meses después, fue de tema libre e incluyó textos que abordan una amplia variedad de asuntos: desde las revistas de geología publicadas en la ciudad de México del siglo XIX, hasta los intentos de implementación del proyecto sindical conocido como Confederación de Trabajadores de América Latina, a mediados del siglo XX.

27El tercer número, publicado puntualmente en enero de 2014 fue, de nueva cuenta, un número temático. En esta ocasión estuvo dedicado a los territorios de frontera (y a quienes los habitan) en América Latina, entre los siglos XVI y XX. En dicho número se publicaron cuatro artículos de investigación relativos al tema del dossier, tres artículos de tema libre y cuatro reseñas de libros. Cabe señalar que, dicho número, pese a la variedad de temas abordados y enfoques metodológicos empleados, no incluye ningún artículo sobre México. Mencionamos lo anterior sólo como muestra de que los criterios de selección de Trashumante dependen únicamente de la calidad académica de los manuscritos recibidos, no hay sistemas de “cuotas” nacionales ni de ningún otro tipo.

28Siguiendo con la política de intercalar números temáticos con números de tema libre, el número 4 fue, una vez más, de carácter misceláneo, no sólo en términos temáticos, sino también por el formato de los textos incluidos. Componen este número cinco artículos de investigación (entre los que destaca una brillante reflexión de Marcelo Badaró sobre la obra de E. P. Thompson), tres reseñas y algo inédito en nuestra revista: una entrevista. O, más bien, un intercambio de preguntas y respuestas entre cuatro académicos de distintas nacionalidades en torno a un tema: el clásico libro La formación de la clase media en Inglaterra, de E.P. Thompson a 50 años de su publicación. Podemos decir, sin falsa modestia, que dicha pieza constituye una contribución importante para el conocimiento y la comprensión de la obra del historiador británico.

29El número 5 estuvo dedicado a la historia social de la psiquiatría (y, en términos generales, de la salud mental) en América Latina. El tema resultó inesperadamente atractivo: recibimos nada menos que 22 artículos de investigación, de los cuales se publicaron 14, además de tres reseñas de libros, con lo cual el número ha sido el de mayor convocatoria y el más voluminoso en la historia de la publicación. El interés que este número ha despertado entre los lectores ha sido proporcional al que suscitó entre los investigadores. La gran popularidad de este número (con su inquietante portada que muestra los ojos de un enfermo mental observándonos a través de la rendija de una puerta en el manicomio de La Castañeda) marcó un punto sin retorno para la revista. A partir del momento de su publicación, en enero de 2015, Trashumante dejó de ser un proyecto peregrino, de futuro incierto (en el mejor de los casos), para convertirse en una publicación en proceso de consolidación, con un prestigio creciente, conocida y reconocida por la comunidad académica latinoamericana.

30El número 6 estuvo dedicado a la negociación como forma de interrelación social. En esta ocasión recibimos 11 artículos, de los cuales se publicaron ocho artículos y cuatro reseñas. Esta edición de la revista tuvo muy buena recepción por la novedad del problema abordado en el número temático. Como señalábamos anteriormente, nos hemos propuesto impulsar la discusión de nuevas perspectivas en la historia social y ese es el caso de una temática que apuesta por ir más allá de las dinámicas de control y resistencia para explorar cómo se llegan a arreglos en las relaciones cotidianas entre diversos sectores sociales.

31En enero de 2016 publicamos el número 7 de la revista. Para este número se recibieron 24 artículos de investigación, de los cuales se publicaron 9, además de 4 reseñas de libros. En esta ocasión el tema fue libre y tuvo artículos sobre diversas temáticas que van desde el disciplinamiento de mano de obra campesina en Chile en el siglo XIX hasta los crímenes pasionales en la ciudad de México durante la posrevolución.

32La buena recepción de la revista luego de más de tres años de edición se puede percibir en el número creciente de artículos, en la calidad de los mismos y en las propuestas que recibimos para hacer números temáticos sobre temas de interés para la historia social. Por ejemplo, para los números siguientes tenemos proyectado un dossier sobre los niños como agentes de su propia historia y otro sobre perspectivas recientes en el estudio de esclavos y esclavitud en los países latinoamericanos.

Trashumante, una revista de acceso libre

33Como hemos señalado, Trashumante es una revista de acceso libre, lo que quiere decir que cualquiera puede consultar sus contenidos, en formato electrónico y en forma totalmente gratuita, mediante la página de internet. Esta característica tiene una ventaja evidente: puede alcanzar un público muy amplio y, en esa medida, contribuir a nuestro objetivo central, que es la difusión del conocimiento historiográfico. En contraparte, hay que reconocer que el acceso libre implica una desventaja igualmente obvia: la venta de ejemplares impresos, por suscripción o por números sueltos, no representa una fuente de ingresos significativa5. Así, y a diferencia de lo que ocurre con otras publicaciones académicas, la financiación de nuestra revista depende exclusivamente de las instituciones a las que está adscrita. Aunque los costos de la publicación son relativamente bajos (además de la edición, se paga la corrección de estilo, la diagramación y los derechos de algunas fotografías), la obtención de recursos financieros no es un problema menor. Sin embargo, consideramos que es una decisión que vale la pena hacer.

34Por otro lado, editar una revista en formato electrónico, que se suma a la enorme cantidad de información que circula, a una velocidad de vértigo, en el universo del Internet supone, para los editores, una responsabilidad, a menudo poco reconocida: asegurar la originalidad del contenido que se revisa para su posible publicación. Antes de que la tecnificación de los procesos editoriales invadiera la escena, la mejor manera de asegurar la originalidad de los materiales era confiar en que los expertos a los cuales se les consignaba la revisión del contenido fueran capaces, en su calidad de estudiosos consagrados de las temáticas relevantes, de detectar los usos no referidos de bibliografía existente en los textos sometidos a revisión. Sobra decir que una confianza adicional era puesta en el autor, con la esperanza de que éste practicara el oficio según las normas éticas vigentes en la comunidad científica, al menos para conservar un buen nombre dentro de ella. Hoy en día estos dos recursos siguen siendo vigentes, incluso necesarios. Sin embargo, con el paso del tiempo y la forma en que ha evolucionado el mundo de las publicaciones científicas, estos recursos se han mostrado insuficientes para una efectiva detección del plagio.

35Dado el estado actual de las prácticas asociadas a la producción del conocimiento científico, como la creciente exigencia de las instituciones subsidiarias sobre los académicos para que aumenten la cantidad de su producción, y los recientes, polémicos y brutales sistemas de evaluación del impacto de la misma, los académicos se ven en la necesidad de publicar cada vez más en menos tiempo. Sin que sea nuestra intención justificar o condonar el plagio, reconocemos que las motivaciones para cometer esta falta son cada vez más evidentes y documentadas, como lo demuestran los escándalos recientes6. Es muy usual que los autores utilicen contenidos ya publicados, sean propios o ajenos, para enmascararlos como producción novedosa. Este ambiente de extrema proliferación en el que las publicaciones reciben cada vez más textos de fuentes cada vez más diversas para ser sometidos a evaluación, representa un reto mayor para las entidades editoras, especialmente al evaluar la originalidad de los contenidos.

36Dijimos antes que el sistema de detección de plagio a partir de la revisión del experto ya no es suficiente, esto se debe no sólo a la cantidad de artículos que requieren revisión, sino a que los expertos contemporáneos simplemente no pueden estar al tanto de la totalidad de la gran cantidad de bibliografía que existe incluso en su propia área de conocimiento7. Afortunadamente, esta parcela de la tarea académica-científica que es evitar el plagio y asegurar la originalidad de lo que se publica, como muchas otras, no quedó sin ser atendida por las tecnologías de la información. En la actualidad los editores pueden valerse de herramientas informáticas especializadas que revisan los textos en búsqueda de coincidencias con millones de artículos disponibles en bases de datos digitales. Estas herramientas funcionan valiéndose de múltiples motores de búsqueda similares (a veces idénticos) a los que utilizamos al navegar en Internet. Hay una enorme oferta de dichas herramientas, algunas de ellas tienen acceso libre y otras por compra o suscripción.

37Sólo por mencionar un ejemplo, Trashumante ha utilizado en sus últimos números Dupli Checker8 que es de acceso abierto y demostró ser más eficiente que otras herramientas disponibles en la detección de coincidencias en varios textos que se usaron como prueba. En la red están disponibles varias fuentes que se han dedicado a evaluar la eficacia, calidad y cantidad de prestaciones de las múltiples herramientas de detección de plagio, esto después de un buen número de consultas hechas por el equipo editorial de Trashumante9. Cualquier editor que esté interesado en incorporar dichas herramientas en sus procesos de revisión puede hacer una búsqueda simple en cualquier buscador de internet bajo el campo “plagiarism check” (la búsqueda en inglés sigue siendo la más exitosa, por el momento) y tendrá una buena cantidad de referencias para comenzar a buscar una herramienta que se ajuste a sus intereses.

Los retos de la evaluación por pares

38 Otro de los retos de las publicaciones que tienen las revistas académicas ha sido señalado por diversas críticas que se han alzado sobre el sistema de evaluación de pares. Algunos consideran que la dictaminación requiere mecanismos de regulación más claros para evaluar la calidad de los manuscritos. En México, como en otros países, ha habido voces críticas frente a esta labor y a la forma como se asumen estas evaluaciones por parte de los comités editoriales.

39René Millán, por ejemplo, critica estos dictámenes por considerarse a sí mismos infalibles, a pesar de que este trabajo sea poco valorado en los sistemas de evaluación académica (como ocurre en los rubros considerados por el Sistema Nacional de Investigadores del CONACyT en México). Pero, de otra parte, considera que los comités editoriales de las publicaciones se escudan en el trabajo de los evaluadores externos y no revisan los artículos y sólo sirven como intermediarios, sin asumir un rol como veedores de la calidad del trabajo de los evaluadores10. Esta, sin duda, es una situación que requiere ser analizada y tomada en cuenta con la suficiente seriedad. En nuestro caso, una de las ventajas de un equipo binacional, apoyado por un Comité Editorial con participación de reconocidos especialistas, ha permitido dar un seguimiento mucho más detenido a todos los textos propuestos para ser publicados en la revista.

40Al recibir un artículo, el equipo editorial revisa que cumpla con los requisitos de extensión, su originalidad y el sustento en un aparato crítico adecuado con el problema abordado. En algunos casos, hemos detectado que los artículos o parte de ellos ya han sido publicados en otras publicaciones y se ha informado oportunamente a los autores de la imposibilidad de su inclusión en nuestra revista, porque privilegiamos la difusión de conocimiento original. Este trabajo supone una lectura inicial de cada texto propuesto. Sólo después de esta primera revisión es que se envía a los evaluadores externos. Luego de la dictaminación, los miembros del equipo editorial, de ambos países, discutimos el contenido de los dictámenes y, antes de enviar los resultados de la evaluación, se ponderan los argumentos de los dictaminadores. En algunos casos, los dictaminadores envían evaluaciones demasiado breves sin una argumentación de su decisión. Hemos tenido que ponderar el valor de estos dictámenes porque no son comparables, en términos de igualdad, con la otra u otras evaluaciones recibidas. Por fortuna, no es una situación muy recurrente.

41En todo caso, queremos reiterar que estas evaluaciones no solo son enviadas a los autores tal como las recibimos. Por nuestra parte, como editores, también subrayamos aspectos que consideramos necesarios de tomar en cuenta al momento de la revisión (en el caso en que se pidan hacer cambios) o también sustentamos la decisión de no publicación, cuando se considera que el artículo no cumple con los requisitos de adecuada argumentación y sustentación de afirmaciones e hipótesis de trabajo, congruencia, revisión de fuentes, redacción u otra causa.

42Estamos conscientes de que el trabajo de los editores no se reduce a ser mensajeros ni tampoco podemos ignorar los dictámenes. Consideramos que es necesario un justo balance entre estas dos actitudes extremas. Unos párrafos atrás señalamos que buscamos alguno de los evaluadores con otras procedencias nacionales pero con cercanías temáticas para que puedan valorar la calidad del artículo desde el punto de vista del lector conocedor con argumentos académicos. Si la revista valora la comparación no explícita y la necesidad de un diálogo historiográfico más allá de las fronteras nacionales, la dictaminación también tiene que considerar ese ámbito: el interés y la valoración de colegas de otras latitudes que conozcan los momentos históricos y los problemas abordados (así sea en otros contextos nacionales). Un artículo no sólo debe ser valorado únicamente por los conocedores del tema específico (si los hay), sino por la comunidad de historiadores interesados y curiosos por conocer y debatir con otras historiografías. Consideramos que las revistas académicas deben enfrentar críticas y posibles “fallos en la dictaminación” como los señalados por Millán, con criterios explícitos en sus procesos de evaluación y con la participación de los integrantes del equipo y del comité editorial. Es importante que los autores tengan claridad sobre los criterios de evaluación y sobre la necesidad de cumplir con los requisitos de novedad y diálogo académico riguroso propios de una publicación académica de calidad.

Para terminar

43En las páginas anteriores hemos presentado de manera amplia nuestra experiencia como editores de una revista de reciente creación que busca aprovechar las posibilidades del acceso abierto a través de Internet, así como de las facilidades de intercomunicación para coordinar equipos editoriales ubicados en puntos lejanos de la geografía del continente. Hemos reconocido las fortalezas de una publicación periódica académica binacional y biinstitucional.

44 Son varios retos los que enfrentamos. Dos de los más importantes se refieren, de un lado al fortalecimiento de los sistemas de evaluación ciega y por parte de lado, el aumento de los casos de plagio y de falta de originalidad de los textos presentados a evaluación en publicaciones periódicas académicas.

45 De otra parte, las revistas en humanidades también tienen otros retos relacionados con las formas de financiación y de sostenimiento de este tipo de iniciativas en tiempos en los que se reciben pocos ingresos por venta de ejemplares y en los que los subsidios institucionales con cada día menores.

46 También se requiere de mayor flexibilidad por parte de las instancias de registro y de las bases de datos para incorporar proyectos de publicación que superan las fronteras nacionales. Registros como el ISSN o bases de datos deberían tener cabida para publicaciones de este tipo reconociendo los derechos de diversas instituciones.

47Notas de pie de páginas

481 Véase URL: http://trashumante_rahs.cua.uam.mx/ , consultada el 29 de abril de 2016.

492 Véase el comité científico: URL: http://trashumante_rahs.cua.uam.mx/?page_id*29#.VyMgfFaLTcc , consultada el 29 de abril de 2016.

503 Sobre las nuevas perspectivas en el campo de la historia social véase Julián Casanueva, La historia social y los historiadores. ¿Cenicienta o princesa? (Barcelona: Crítica, 2013), los distintos artículos que integran el número dedicado al tema de la revista Historia Social (núm. 60, 2008).

514 Fernando J. Remedi, “Grupos e identidades sociales en la historia social argentina de las últimas tres décadas. Un abordaje teórico-metodológico” Trashumante. Revista Americana de Historia Social, núm. 1, (2013). Disponible en: URL: http://trashumante_rahs.cua.uam.mx/?page_id*238#.VyK025PhD_Q , consultada el 29 de abril de 2016.

525 Véase para descargar el boletín de suscripción: http://trashumante_rahs.cua.uam.mx/?page_id=409#.VyMgGFaLTcc , consultada el 29 de abril de 2016.

536 Los casos de plagio académico más sonados en el último año en México fueron los de los investigadores Rodrigo Núñez Arancibia y Juan Pascual Gay, quienes fueron destituidos de las instituciones en las que trabajaban (la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y El Colegio de San Luis, respectivamente) y del Sistema Nacional de Investigadores del CONACyT.

547 Este apartado sobre los sistemas de detección de plagio se elaboró con el apoyo del Lic. Eduardo Berumen Covarrubias, quien hace parte del equipo editorial de Trashumante en México. Agradecemos al Lic. Berumen por aportar esta información y sus análisis sobre las herramientas de detección de plagio.

558 Véase URL: http://www.duplichecker.com/ , consultada el 29 de abril de 2016.

569 Un buen análisis puede encontrarse en URL: http://plagiarism-checker-review.toptenreviews.com/ , consultada el 29 de abril de 2016.

5710 René Millán, “El fallo de la dictaminación”, Campus Milenio. Suplemento Universitario de Milenio, 10 de marzo de 2016. Disponible en URL: http://campusmilenio.mx/index.php/template/opinion/item/4126-el-fallo-de-la-dictaminacion

Para citar este artículo :

Mario Barbosa Cruz y Luis de Pablo Hammeken, « Trashumante. Una experiencia binacional de divulgación de la historia », Boletín AFEHC N°68, publicado el 04 marzo 2016, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=4252

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.