Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.80.157.133', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : MELON Y CODES, Sebastián Canuto : MELON Y CODES, Sebastián Canuto

Ficha n° 4318

Creada: 07 septiembre 2016
Editada: 07 septiembre 2016
Modificada: 07 septiembre 2016

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 134

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Jorge H GONZALEZ ALZATE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

MELON Y CODES, Sebastián Canuto

Semblanza del factor de los Cinco Gremios de Madrid en Guatemala, uno de los actores de la vida económica colonial centroamericana.
1400
Palabras claves :
Comercio, Cinco Gremios Mayores, Factor
Cargo o principal ocupación:
Comerciante y regidor del ayuntamiento de la ciudad de Guatemala
Nació:
El 17 de Enero de 1763 en Lumbreras, Calahorra, España.
Murió:
Hacia1817 en la ciudad de Guatemala.
Padres:

1en agosto de 1801 con doña María Josefa Mendizábal, quien todavía vivía en 1831, hija de don José Francisco de Mendizábal y doña Josefa Molina.

Resumen:

1A pesar del trabajo del historiador norteamericano Ralph Lee Woordward sobre el Consulado de Comercio y las dos tesis de doctorado inéditas de Victor Hugo Acuña y Gustavo Palma Murga , que estudian el sistema económico colonial en Guatemala, el pequeño grupo social que se dedicaba a las actividades comerciales (incluyendo los transportistas) sigue siendo bastante desconocido en el Reino de Guatemala. Dicha laguna historiográfica no se explica solamente porque la tierra era con mucho la actividad económica que aseguraba los ingresos más importante y estables porque, de hecho, dicho campo carece él mismo de un estudio a fondo. Los famosos fisiócratas, que dieron un impulso notable a la reflexión económica, consideraban a los comerciantes como “una clase estéril” aunque defendían la libertad de comercio, necesaria según ellos para vender el exceso producido por los cultivadores. A pesar de dicha opinión que el pensador Adam Smith rebatió en su tiempo, no cabe duda que los comerciantes creaban riqueza aunque la norma era intercambiar pequeñas cantidades de mercancías. Más allá del estudio del papel de los comerciantes en la sociedad colonial, un caso como el de Sebastián Melon resulta interesante porque en él se vislumbra una de las estrategias que se podía seguir para lograr una exitosa integración a las sociedades hispanoamericanas. De tal forma, Melon, en la primera parte de su vida, se puso al servicio de una próspera compañía comercial, convirtiéndose así en un agente del esfuerzo que desplegó la Corona por abrir el mercado americano a la producción de la naciente industria española. Dicho oficio le permitió adquirir experiencia y a la vez insertarse en una amplia red de hombres de negocios los cuales le sirvieron para emprender su propia carrera comercial en paralelo al servicio que mantuvo para la compañía comercial española.

Melon tenía 20 años cuando, el 4 de agosto de 1783, solicitó y obtuvo permiso de la Casa de Contratación en Cádiz para embarcarse en la nave “Nuestra Señora del Rosarío”, propiedad de los Cinco Gremios Mayores de Madrid que estaba para zarpar rumbo a Veracruz. El jóven Melon arribó entonces a una ciudad de Guatemala en plena reconstrucción tras los terremotos de 1773 con la misión de establecer una factoría (en 1793 según los historiadores Miguel Capella Martínez y Antonio Matilla Tascón) la cual funcionó como dependiente de las casas mercantiles de México. El objetivo era, sin duda, aprovechar la favorable coyuntura económica que se presentaba después del establecimiento del Comercio Libre en 1778. Se mantuvo seguramente en contacto con los Consignatarios de la compañía comercial madrileña, en particular Juan Gil del Barrio y Pablo Navas. Los archivos notariales permiten dibujar la que fue su red social en estos primeros años puesto que, en julio de 1794, daba un poder a doña Teresa Cruz de Codes Rubio y al presbítero Gregorio Melon de Codes en Calahorra. En esa fecha seguía fungiendo como Comisario de los Cinco Gremios Mayores. Su inscripción como Caballero Divisero de la Casa Solar Infantona de Tejada, en 1797, es prueba de su éxito profesional y social. Figuraba entonces como “Director por los Cinco Gremios Mayores de Madrid, en el Reino de Guatemala de Indias, en la Nueva Guatemala (América)”. En 1814 daba un poder general “por sí y como factor de los Cinco Gremios”, a los señores Valle y Huertas de Veracruz lo que permite comprobar que se mantuvo activo en dicha función casi hasta su fallecimiento.

2Tales actividades a favor de la compañía madrileña beneficiaron sus propios negocios y eso a pesar de las dificultades que todos los mercaderes afrontaron a finales del siglo XVIII cuando se paralizó el comercio debido al bloqueo inglés en el Atlántico. El matrimonio que Melon celebró en agosto de 1801 con María Josefa Mendizábal enriqueció su red social. Era el momento clave de su integración social porque el enlace era percibido como la prueba de su deseo de radicarse en Guatemala y participar en el fomento económico de la región. Pocos años antes Melon había dado algunas señales de su deseo de permanecer por haber aceptado de ser el padrino un hijo de Manuel Estevan Altuve, esposo de María Josefa Manuela Peinado. De la misma manera se había acercado a la Sociedad de los Amigos del País de Guatemala, asumiendo en 1799 el papel de consiliario y fue autor de un informe sobre el cultivo de la seda. En esa época el historiador Ralph Lee Woodward evoca brevemente el papel de juez que Melon desempeñaba en el Consulado de Comercio. El sacerdote de la villa de Gotera, José Sierra, acusó al muletero Manuel Monterroso por la entrega tardía de ciertos sacos de añil, algunos de los cuales, según alegaba el sacerdote, tenían menos del peso promedio. El Tribunal envió a Sebastián Melon y a Juan Antonio Aqueche a investigar la versión del padre Sierra. Los enviados llegaron a la conclusión de que el muletero había entregado el peso y número de sacos acordado, y la decisión basada en su testimonio fue favorable a Monterroso aunque se ordenó que los costos se dividieran por igual entre los dos. Melon era entonces un individuo muy activo en la plaza comercial de Guatemala y trabajaba con su sobrino Manuel Martínez Codes puesto que ambos obtuvieron de la Iglesia un préstamo de 1500 pesos. Sería fastidioso enumerar todas las personas con quien Melon estaba entonces en relación económica: estableció una pequeña empresa mercantil con Miguel González Cerezo invirtiendo cerca de 40.000 pesos, firmó contratos de mercancías con Francisco Bruno de la Quintana, vecino de San Miguel, con Antonio Arbeu y Rafael de Orondo y Marticorena de la Ciudad de Guatemala; otorgó un poder para testar al canónigo José Valdés , obtuvo un préstamo del canónigo Antonio García Redondo (el cual pidió por testamento que Melón actuara como su albacea).

3En 1810, Melon estaba suficientemente acomodado para comprarse la casa que había construído en Nueva Guatemala el deán Juan José González Batres , una casa que valía seguramente más de los 12.000 pesos que había movilizado para realizar la compra. La descripción en sí de la casa permite entender que se trataba más bien de un extenso complejo que de una casa, lo que daba al comerciante los medios para expandir sus negocios: “(…) la casa de teja de su morada con cinco balcones de hierro inclusive el de la esquina, cochera, cinco tiendas, saguan, salas, quartos, cosina, y otras piezas necesarias y gose de dos pajas de agua (....) (....) cuia finca linda al Oriente con la casa del señor Doctor Don [$2036$Manuel Angel de Toledo] tesorero de esta misma santa iglesia, al poniente en frente con las casas consistoriales, al sur con las arzobispales y al norte linda con la de San Francisco Gutierrez (…)”. Su fama local, bien establecida, hizo que el presbítero José Mariano Méndez lo haya elegido para actuar como padrino durante la ceremonia de su doctorado.

4Los diez últimos años de la vida de Melon corresponden con el periodo de participación más intenso en los asuntos públicos de la ciudad. Había sido regidor del ayuntamiento en 1803 y volvió a ocupar dicho cargo en 1810 antes de ser electo alcalde primero del ayuntamiento constitucional en 1813. Durante el cabildo ordinario N° 30 de abril de 1815, Sebastián Melon, uno de los comisionados para el cuidado del Lazareto entró para informar que entre los convalecientes de viruelas se encontraban contagiados un indio de Verapaz y una india del vecindario de Guatemala. Melon sostenía que era muy probable que se iban a manifestar más personas con el contagio. Informaba que la viruela se estaba esparciendo en muchos pueblos de los Altos y en los pueblos inmediatos de la capital. Defendía la posición de Narciso Gallardo quien pedía la construcción de dos galeras donde podían estar incomunicados los enfermos con la ventilación necesaria. En el Hospital de San Juan de Dios no había una pieza proporcionada para este fin.

5A falta de una investigación sobre la factoría de los Cinco Gremios de Madrid en Guatemala, es bastante difícil precisar que tipo de papel ha podido Sebastián Melon desempeñar en dicha empresa mercantil. Sospechamos que su llegada al Reino de Guatemala coincidió con un cierto desarrollo de las actividades comerciales como resultado de su propio dinamismo y por la coyuntura propicia de los años 80 del siglo XVIII. Durante el periodo constitucional que se inició con la reunión de los diputados en Cádiz, Melon desplegó un papel relevante en el ayuntamiento de la ciudad de Guatemala que habría que estudiar con más fineza. Aunque era nativo de España, en su red social predominaban tanto parientes criollos como amigos españoles avecindados en Guatemala desde hacía muchos años.

6

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.