Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.224.18.114', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : bibliografia : Grupos privilegiados en la península de Yucatán : Grupos privilegiados en la península de Yucatán

Ficha n° 4357

Creada: 16 octubre 2016
Editada: 16 octubre 2016
Modificada: 15 septiembre 2017

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 116

Autor de la ficha:

Pierre RAGON

Editor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Grupos privilegiados en la península de Yucatán

Libro de ensayos que tratan de un amplio rango de "grupos privilegiados" en el Yucatán del los siglos xviii y xix.
1411
Categoria:
Libro
Autor:

Laura Machuca Gallegos (Editora)

Editorial:
Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social
Fecha:
2015
Reseña:

1El estudio de las élites que irrumpió en la historiografía hace décadas parece inagotable. Esta nueva contribución se suma a una extensa lista de estudios, unos teóricos, otros globales, y otros más, regionales, que los coordinadores empiezan por rememorar, propiciándonos por lo mismo una bibliografía actualizada de los principales títulos al respecto: una larga lista de trabajos que inicia hace más de cuarenta años. Esta obra colectiva es una obra madura, resultado de intercambios nutridos que tuvieron lugar dentro del seminario “Élites y Movilidad Social en Yucatán” del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS). No prescinde de una reflexión, bien difícil y muy necesaria sobre el mismo término de “elites”, al cual finalmente se prefiere (veremos porqué) el término “grupos privilegiados”. Empieza el debate en la introducción, se sigue dentro de unas de las mismas contribuciones y culmina en el colofón, y la conclusión que cierra el libro.

2El término “élite” es en español una palabra reciente (Thomas Calvo nos recuerda que aparece en el diccionario de la Real Academia en 1984), que viene del francés medieval y desde siempre designa al grupo de los “mejores” que se diferencian de la mayoría. En su origen, el vocablo tiene sentido moral, sin embargo en su forma plural, adquiere una dimensión sociológica (Thomas Calvo, p. 231). Por eso, probablemente lo adoptaron las ciencias sociales, dado que desde siempre el español tuvo equivalente con “granado”, palabra antigua que sigue en uso y precisamente significa “principal”, “ilustre”, “escogido”, eso es lo mismo que “élite”. Así vemos que las élites no se entienden sin el papel rector y el poder que ejercen sus miembros dentro de la sociedad. Esta característica, a su vez, justifica que en este volumen se prefiera la perífrasis “grupos privilegiados”. De hecho, este conjunto de diez estudios se enfoca en el último siglo del periodo virreinal y la primera centuria de la independencia. Los capítulos no siempre tratan sobre grupos que tuvieron la capacidad de ejercer una influencia importante sobre la sociedad tal como son los maestros, los preceptores o los médicos del siglo XIX, pero todos los grupos estudiados , de una manera u otra, estuvieron en capacidad de sacar ventajas de su más o menos privilegiada posición. Estudiar la sociedad de antiguo régimen, como la de la independencia, significa que se incluyeron trabajos sobre grupos privilegiados por el derecho, – las antiguas corporaciones que no desaparecieron del todo con el derrumbe del orden virreinal – y grupos privilegiados por su poder económico o financiero e incluso la autoridad de sus miembros que, a su vez, no nacieron por supuesto con la independencia.

3Los diez autores cuyos trabajos se reúnen en estas páginas tratan de grupos muy diferentes, unos tradicionales, otros modernos, unos legales otros informales. además de otros dedicados a actividades ilícitas, como en el caso de los contrabandistas, de extracción también muy diversa, pues había españoles, los criollos y los indígenas de Yucatán. A veces se analiza a un grupo en su conjunto, a veces a una familia como en el caso de los Peón, los Quijano, los Elizalde, los Cicero o los mayas Pech, Can y Cupul. En algunos casos, incluso los autores se enfocan en individuos concretos. Todos estos trabajos tienen en común su carácter erudito y el dominio de fuentes primarias, a menudo muy extendidas.

4Adriana Rocher Salas es quien abre el fuego con su profundo conocimiento sobre la historia de la clerecía yucateca. A través de sus páginas, se descubre el trasfondo de las características de la iglesia de esta provincia, más o menos conforme a la de la Nueva España, de la cual nos proporciona un retrato muy bien documentado. Cada uno sacara lo que le interese de este sugerente panorama. No nos parece de menor importancia el que, admitiendo su demostración, tanto los intereses de los regulares como los de los seculares aparecen vinculados con los de la sociedad local, un hecho que viene contrarrestando por una idea contraria, a menudo admitida. A este primer texto, las dos contribuciones de Mickaël Augeron y Jorge Victoria Ojeda le sirven de contrapunto, puesto que tratan de las prácticas de las autoridades civiles dentro la sociedad yucateca del siglo XVIII.

5Augeron nos desvela, en este volumen, algunas páginas de su sugestiva tesis (desgraciadamente inédita) “Entre la plume et le fer, le personnel des intendances de la Vice-Royauté de la Nouvelle-Espagne” (Entre pluma y espada: los oficiales de las intendencias del virreinato de Nueva España), mientras tanto, Victoria Ojeda aborda el difícil tema del contrabando durante la segunda mitad del siglo XVIII. Muestra cómo en esta materia los mismos oficiales desempeñaron un papel prominente, siendo las cabezas de varias redes que se hacían más complejas a medida que se ponían en marcha las reformas borbónicas. Más allá del estudio de estos grupos institucionales, no se olvida el análisis del poder financiero. Alicia del C. Contreras Sánchez muestra, por su parte, cómo en una economía agobiada por la escasez de circulante, los que tienen caudales se vuelven verdaderos dueños del mercado e incluso de los patrimonios de los adeudados. ¿Sería eso el medio a través del cual se obtenía el acenso social? El estudio de otra familia del siglo XIX, la de Cosme de Villajuana, indica que no es así.

6De los cuatro textos que tocan al periodo de la independencia y al siglo XIX, tres son estudios de familias: A más los Villajuana (estudiados por Emiliano Canto Mayén), están los Escudero (por Laura Machuca Gallegos) y los Blengio (por Carlos Alcalá Ferráez). A veces el estudio se centra en una de las figuras más destacadas de esas familias, como Cosme Villajuana y Joaquín Blengio. ¿Por qué tal acercamiento? ¿Sería por la importancia de los grupos familiares en la organización de la sociedad decimonónica así como en la vida política? ¿Sería por la mejor accesibilidad de los archivos familiares y la utilidad de la prensa para abordar la historia de los personajes públicos? Bien podrían ser las dos las opciones.

7Laura Machuca comienza con el caso de los Escudero, cuya historia fue común: la llegada de un oficial español, quien desposa a una criolla acaudalada a mediados del siglo XVIII. Machuca profundiza en el caso de una familia alineada en el campo de los conservadores (los llamados “rutineros”). La pinta como particular dado que, en una sociedad en que el número de los parientes asegura parte del poder que se disfruta, esta se diferenciaría por su carácter hermético. Pero, siguiendo su demostración, algunas páginas después, la afirmación se matiza. Sea lo que sea, nos da testimonios vivos y conmovedores de la manera en que se vive esta cohesión familiar con el ejemplo de Getrudis Escudero de la Rocha, quien se encontró desposeída de sus bienes y rechazada por los suyos después de haber pedido el divorcio. El esposo que se le había dado, un ex oidor hubiera podido ser su abuelo (1838). De forma deliberada, Carlos Alcalá Ferráez asume una postura desde lo “micro”. Sin embargo, en este caso, no es clara la ventaja de utilizar esta metodología: el mismo acaba remitiendo a futuros trabajos que integrarían mejor los aportes de la sociología de las redes familiares.

8Así parece un acercamiento muy diferente el estudio del grupo de los preceptores de los años 40 y 50 del siglo XIX, que nos proporciona Yazmín Lizárraga Pérez. En aquel entonces, la instrucción de primeras letras era incipiente en el estado de Yucatán y se desarrollaba en un contexto político y militar adverso, primero por la secesión de Yucatán y segundo la guerra de castas. A través de documentos de archivos del gobierno, la autora restituye el contexto legal, así como la sociología de este grupo profesional. Lejos de las justificaciones esgrimidas (formar ciudadanos y fomentar la modernidad económica), lo atractivo del oficio dimana de las exenciones de servicio militar que se consiguen por ser maestro de primaria.

9Cabe decir que los capítulos de la obra son desiguales en cuanto a propuestas de interpretación. Sin embargo, en este volumen se reúnen contribuciones serias y basadas en fuentes primarias y, a veces, mucha erudición. Cada lector sacará provecho de esta lectura.

10Pierre RAGON
Université de Paris Nanterre – UMR 8168 Mondes Américains

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.