Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('107.22.30.231', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : La frontera norte de Belice: características geohistóricas y dinámicas transfronterizas : La frontera norte de Belice: características geohistóricas y dinámicas transfronterizas

Ficha n° 4389

Creada: 28 diciembre 2016
Editada: 28 diciembre 2016
Modificada: 04 enero 2017

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 3
Total de visitas : 190

Autor de la ficha:

Juan Carlos ARRIAGA

Editor de la ficha:

Mónica TOUSSAINT

Publicado en:

ISSN 1954-3891

La frontera norte de Belice: características geohistóricas y dinámicas transfronterizas

Este artículo es un análisis de las dinámicas transfronterizas que ocurren actualmente en la frontera norte de Belice. El texto señala la diferencia conceptual entre frontera y límite: el primero es un espacio de interacción social; el segundo es un espacio jurídico-político. A partir de lo anterior se identifica el área de estudio como una de las dos zonas de frontera que conforman una región fronteriza. Se sostiene la tesis de que en esta región acontecen dinámicas transfronterizas que repercuten directamente en la vida cotidiana y en las formas de organización de las poblaciones que ahí habitan. Para demostrar lo anterior, se divide la frontera norte en cuatro sectores, y a partir de esto se localizan y caracterizan tales dinámicas. Finalmente, las dinámicas transfronterizas en la frontera norte de Belice son clasificadas en dos grupos: dinámicas sociales y actividades ilícitas y delincuenciales.
Palabras claves :
Corozal, Orange Walk, Trifinio, Región de frontera, Zona de frontera
Autor(es):
Juan Carlos Arriaga-Rodríguez
Fecha:
Septiembre de 2016
Texto íntegral:

Introducción

1Belice es el único país de habla inglesa en América Central. Debido a su localización geográfica y particularidades históricas, la población de Belice se asume como caribeña, aunque en años recientes, debido a la inmigración de los países vecinos, poco a poco se acepta como un país centroamericano.

2Belice comparte límites terrestres con Guatemala y México. Con el primero sostiene una agria disputa territorial que se encuentra en proceso de controversia internacional; con el segundo tiene el reconocimiento formal de la ubicación y trayectoria del límite internacional.

3El límite internacional entre Belice y México no está marcado por controversia política alguna. Por el contrario, tanto el límite como las fronteras adyacentes son calificados como “espacios pacíficos” y de colaboración en términos de relaciones políticas interestatales, y de convivencia e interacción cultural intensa desde la perspectiva de sus pobladores.

4La región de frontera entre Belice y México presenta dinámicas sociales que repercuten, a veces de manera negativa, en la vida cotidiana de sus habitantes. Algunas de esas dinámicas transfronterizas se originan en el territorio beliceño e inciden en las poblaciones del lado mexicano; y a la inversa, ciertas dinámicas toman fuerza en suelo mexicano y afectan a las comunidades fronterizas de Belice. Por dinámicas trasfronterizas entendemos a la circulación de personas, mercancías e ideas a través de los límites territoriales y que tienen repercusión directa en la vida cotidiana y en las formas de organización de las poblaciones que habitan en una región de frontera.

5Este artículo es un análisis de las dinámicas transfronterizas que ocurren específicamente en frontera norte de Belice; es decir, la zona de frontera de Belice con México. Para poder explicar el concepto geográfico zona de frontera, debemos distinguir los conceptos frontera y límite. En principio, la diferencia de significado radica en que la frontera es un espacio de interacción social, en tanto que el límite es un espacio jurídico-político.

6La frontera no es sinónimo de límite o línea divisoria. La frontera debemos concebirla como un espacio socialmente construido en donde ocurren situaciones sociales de convivencia, colaboración e integración, o bien de separación y conflicto, y en casos extremos de disputas y enfrentamiento institucionalizados por la posesión de porciones de territorio. Las fronteras no se caracterizan por su condición de espacios de cooperación o conflicto, sino por los procesos históricos que siguen para su instalación y desarrollo.

7Por su parte el límite es la línea de trayectoria irregular que separa territorios nacionales; es la marca que establece la diferenciación entre comunidades políticas a partir de los territorios que éstas ocupan; es el linde que define el ámbito espacial de jurisdicción y dominio exclusivo de los Estados. En este sentido el límite territorial sólo puede ser explicado por sus tres elementos fundamentales: línea, marca y linde.

8La frontera depende de la existencia de un límite; sin límites territoriales no existen las fronteras. Sin embargo, como veremos en la historia de configuración territorial de Belice, esta relación de dependencia entre el límite y la frontera es relativamente reciente, apenas del siglo XIX. Probablemente debido a esa relación de dependencia, con el tiempo a ambos conceptos se les ha entendido como sinónimos. Antes de ese siglo, por ejemplo, los imperios español y británico no tenían definidos los límites coloniales en Belice, pues ambos imperios aceptaban que los asentamientos británicos en el área no significaban pérdida de dominio territorial para España. A pesar de ello, como explicaremos más adelante, existía cierta idea, vaga si se quiere, de que ahí hubo fronteras, aún cuando no existía un acuerdo de límites entre los imperios coloniales. Fue en el siglo XIX, cuando los británicos emprendieron una larga e intensa labor diplomática para fijar los límites territoriales de su posesión colonial con México y Guatemala.

9Las franjas de terreno adyacentes al límite son las zonas de frontera. Ambas franjas o zonas conforman una región fronteriza. No existe una regla para determinar la anchura de las zonas de frontera. En algunas ocasiones son los gobiernos nacionales quienes determinan por decreto la anchura de la zona de frontera, tomando como línea de base al límite internacional y fijando la cantidad de kilómetros hacia el interior del territorio (100 km en el caso de la frontera de México con Estados Unidos). En otros casos, por ejemplo en la región de frontera Belice México, no existe tal medición, por lo que se recurre a la suma de las áreas geográficas que abarcan las unidades político administrativas (distritos o municipios) adyacentes al límite internacional.

10Otro aspecto a considerar en el estudio de las zonas de frontera es que estos espacios periféricos no tienen las mismas características de geografía humana a lo largo de toda la región. Para identificar y diferenciar cada uno de los fragmentos en que puede ser dividida una zona de frontera, utilizamos el concepto sector. Este concepto permite distinguir los rasgos geográficos de cada fragmento de la zona fronteriza, además de que facilita la localización y caracterización más precisa de las dinámicas transfronterizas que ahí ocurren.

11Finalmente, nuestro artículo está dividido en cuatro apartados. En el primero se hace una breve descripción de las características geográficas de la frontera norte de Belice, y se identifican los cuatro sectores en los que dividimos esta zona para su estudio: Bahía de Chetumal-Mar Caribe; Chetumal-Corozal; ribera del Río Hondo; Arroyo Azul-Trifinio.

12El segundo apartado es un esbozo histórico de la zona de frontera México-Belice. Se hace un recuento de las negociaciones para la identificación de fronteras entre España y Gran Bretaña entre 1670 y1786, y las negociaciones para la delimitación territorial entre México y Gran Bretaña entre 1826 y 1893. Simultáneamente se mencionan algunos acontecimientos determinantes del proceso de poblamiento de la frontera norte de Belice ocurridos durante ese período.

13El tercer apartado es una descripción general de los rasgos poblacionales y de la estructura económica en la zona de frontera de Belice con México. En este apartado se hará notar que, basado en esos aspectos, cada sector de la frontera tiene características distintivas y, en consecuencia, presenta también diferencias en las dinámicas transfronterizas.

14Finalmente, el último apartado sistematiza en dos grupos la diversidad de dinámicas transfronterizas que ocurren en la zona de frontera de Belice con México: dinámicas sociales (cruces de ciudadanos beliceños a México, salud, educación, recreación y paseo) y actividades ilícitas y delincuenciales (contrabando, tráfico de armas y redes de prostitución).

Características geográficas de la frontera norte de Belice

15El territorio de Belice abarca una superficie de aproximadamente 22,962 km2. La geografía física de este país localizado en América Central, al sur de la península de Yucatán y al oriente de Guatemala, está caracterizada por tres regiones terrestres y una zona costera (ver mapa 1). La primera región —localizada en el centro del territorio— es el área montañosa de poca elevación denominada montes Mayas (altura máxima: 954 m sobre el nivel del mar); la segunda región incluye las cuencas y planicies del sur; la tercera región abarca las llanuras bajas de tierra caliza del noreste, las cuales son drenadas, entre otros, por los ríos Hondo y Nuevo, y por numerosos arroyos1.

16Por su parte, la zona costera recorre 280 km en el mar Caribe; es plana, pantanosa y repleta de lagunas. La plataforma marina se extiende mar adentro hasta el arrecife, e incluye numerosas islotes de coral y cayos. La barrera de arrecifes abarca desde la bahía de Amatique hasta cayo Ambergris2.

17Mapa 1

18

Regiones naturales de Belice
Regiones naturales de Belice

19El clima de Belice es subtropical, con temporadas de sequía pronunciadas entre los meses de marzo a junio; y de lluvia abundante durante los meses de junio a diciembre. La temperatura fluctúa entre 26º y 38º C, dependiendo de la región y la estación del año, aunque en la costa presenta pocas variaciones. Durante los meses de septiembre a noviembre el riesgo de desastres provocados por ciclones tropicales (huracanes) es elevado3.

20En la región norte, la precipitación pluvial es comparativamente menor que en las regiones central y sur del país. Debido a que hay mayor cantidad de días soleados, y a las condiciones de suelo, relieve, humedad y temperatura, la región es propicia para el cultivo de caña de azúcar —este producto agrícola, aunque no es de buena calidad por la escasa concentración de sacarosa que contiene, es uno de los principales productos de exportación de Belice4.

21Mapa 2

22

División administrativa de Belice
División administrativa de Belice

23En cuanto a la división político-administrativa, Belice está organizado en seis distritos: Corozal, Orange Walk, Belice, Cayo, Stann Creek y Toledo (ver mapa 2). A su vez, cada uno de esos distritos está dividido en áreas urbanas y rurales.

24Con respecto a los límites internacionales, colinda al oeste con Guatemala y al norte México; también comparte límites marítimos con México y Honduras5. El límite territorial entre Belice y México tiene una longitud aproximada de 278.266 kilómetros. En la parte terrestre, el límite mide 193 km, desde la desembocadura del río Hondo hasta el trifinio Belice-Guatemala-México (localizado en el punto 17°48’54.3” norte, 89°09’07.1” este). En su mayor parte, la línea divisoria terrestre sigue el thalweg (canal más profundo) de los ríos Hondo y Azul y el meridiano Garbutt (13.8 km) (entre los puntos 17°56’22.1” norte, 89°09’07.1” este y el trifinio).

25La región fronteriza entre Belice y México abarca el espacio geográfico conformado por el municipio mexicano de Othón P. Blanco y el territorio de los distritos de Corozal y Orange Walk (ver mapa 3). Othón P. Blanco es el municipio mexicano colindante con Belice. Tiene una extensión de 17,189 km2. La cabecera municipal es la ciudad de Chetumal, también ciudad capital del estado de Quintana Roo. La historia del municipio está vinculada estrechamente con la historia de la región fronteriza, pues comparte características de poblamiento, económicas y culturales con los habitantes de los distritos de Corozal y Orange Walk6.

26Mapa 3

27

Región y sectores fronterizos
Región y sectores fronterizos

28El distrito de Corozal tiene una extensión de 1,840 km2 y una población calculada en 41,061 habitantes, en 2010. De acuerdo con datos del Statistical Institute of Belize, el pueblo de Corozal es el principal centro urbano (10,287 hab.) y ahí se localizan las autoridades administrativas del distrito. Los pueblos rurales suman cerca de veinte, sin embargo, sólo dos tienen población por arriba de los 2 mil habitantes: Little Belize (2,650 hab.) y San Narciso (2,422 hab7.) (ver mapa 4).

29En lo que respecta a Orange Walk, este distrito abarca un área de 4,737 km2 y tiene una población estimada en 45,946 habitantes. De acuerdo con el censo oficial de 2010, el pueblo de Orange Walk es el principal centro urbano (13,709 hab.) y ahí también están ubicadas las autoridades administrativas del distrito. Los pueblos rurales con población mayor a dos mil habitantes son: Trial Farm (4,264 hab.), Shipyard (3,345 hab.), Guinea Grass (3,218 hab.) y San José (2,862 hab8.) (ver mapa 4).

30Mapa 4

Principales poblados de la frontera norte de Belice y punto de cruce internacional oficiales
Principales poblados de la frontera norte de Belice y punto de cruce internacional oficiales

31Una característica geográfica de la región de frontera Belice-México es el Río Hondo. Esta vía fluvial, además de cumplir la función de límite internacional, históricamente ha servido como vía de comunicación y comercio para las comunidades nacionales en sus dos riberas. Para las comunidades beliceñas, durante décadas este río les ha permitido mover los productos madereros extraídos de la zona selvática; aún hoy lo navegan barcazas que transportan pequeñas cantidades de mercancías para consumo local.

Antecedentes históricos de la frontera norte de Belice

32Aunque se desconoce la fecha precisa de la fundación del primer asentamiento inglés en la Bahía de Honduras, varios autores9 estiman que esto ocurrió hacia 1638. El primer asentamiento fue una colonia informal, cercana a la desembocadura del río que eventualmente sería llamado Belice, al igual que el poblado. La colonia sirvió en sus inicios como refugio y punto de aprovisionamiento y comercio para piratas ingleses10, y al poco tiempo se convirtió en enclave de explotación y exportación de palo de tinte. En adelante, éste y otros asentamientos ingleses en América Central fueron objeto de negociación en los conflictos frecuentes entre los imperios británico y español.

33El palo de tinte – llamado también palo de Campeche — era el producto principal que explotaban los cortadores británicos en Belice. El corte de palo de tinte era una operación simple, de pequeña escala, aunque requería de fuerza de trabajo abundante; un problema que los ingleses solucionaron empleando esclavos negros (importados entre 1720 y principios de 1800). El comercio del palo de Campeche declinó hacia la década de 1760, de manera que esta actividad fue reemplazada por la explotación de caoba11.

34El comercio del palo de tinte era sumamente lucrativo para Gran Bretaña y España. Esta última, para proteger sus intereses en este negocio, primero intentó prohibir que los cortadores británicos lo comercializaran, para luego, al no lograrlo, dejar explícito (Tratado de Madrid de 1670) que los británicos sólo tenían el derecho para explotar el recurso, pero sin la posibilidad de reclamar la propiedad de los terrenos que llegaran a ocupar.

35Por su parte, la Corona británica protegía las actividades de sus súbditos. Consideraba que los cortadores de palo de Campeche en el río Belice realizaban una actividad legitimada por el Tratado de 1670, en un área desocupada. Efectivamente, la zona estaba desolada y, mejor aún, era fácil de defender. Belice, el poblado, estaba lo suficientemente alejado de la atención de las autoridades españolas y, al mismo tiempo, yacía en una costa resguardada por arrecifes de coral que dificultaban la navegación de buques de guerra12. Los poblados españoles más próximos eran Salamanca de Bacalar13, al norte; Omoa y Trujillo al sureste; y muy lejos al oeste, el Petén. Salamanca de Bacalar fue el único asentamiento español entre la Isla de Cozumel y Puerto Caballos (hoy Puerto Cortés). En 1730, ya finalizada la construcción del fuerte, el pueblo fue utilizado por los españoles como base para las expediciones contra los cortadores británicos en el Río Hondo14.

36Al finalizar la guerra de los Siete Años en 1762, la permanencia de los colonos ingleses en la Bahía de Honduras quedó garantizada en el Tratado de Paz entre España e Inglaterra. En el artículo XVI de ese Tratado quedó establecido que los británicos demolerían todas las fortificaciones construidas por sus vasallos y, en contraparte, los españoles se comprometían a no interferir o molestar las actividades de corte de palo de tinte de los colonos británicos15. El permiso otorgado por los españoles a los cortadores de palo de tinte no señalaba un área específica, lo que permitió a los cortadores británicos realizar sus actividades en un área cada vez mayor.

37Posteriormente, por el Tratado de París de 1763, España confirmó y renovó los derechos para la explotación del palo de tinte a los colonos británicos, aunque sin renunciar a la soberanía sobre el territorio en posesión británica16. A partir de ese momento, y como consecuencia de este tratado, las fronteras del enclave británico se expandieron en todas direcciones, sólo frenadas por algún accidente geográfico que sirviera para ubicar la frontera natural del área bajo explotación de los cortadores ingleses: el río Sibún al sur; el río Hondo al norte; y los Montes Mayas al oeste.

38Hacia 1763 los cortadores británicos ya realizaban operaciones en el Río Hondo. Debido a lo anterior, el gobernador de la Capitanía de Yucatán ordenó a los británicos cesar la explotación del palo de tinte en esa zona y regresar a sus campamentos en el río Belice. Al año siguiente, el comandante de Bacalar expulsó a los cortadores británicos instalados en el Río Nuevo. La corona española permitió el retorno de los cortadores británicos a petición del rey británico17.

39Al estallar la guerra entre España y Gran Bretaña en 1779, los cortadores británicos instalados en los campamentos regados a lo largo de los ríos Hondo y Nuevo fueron expulsados nuevamente. La misma suerte corrieron en 1784 los colonos asentados en el poblado de Belice. De esta manera, entre 1779 y 1784 prácticamente desaparecieron los asentamientos británicos más poblados en la Bahía de Honduras.

40No obstante lo anterior, las fronteras británicas en la Bahía de Honduras no dejarían de avanzar. De hecho, con la firma del Tratado de Versalles de septiembre de 1783, la corona británica cambio su postura sobre Belice: pasó de la defensa de derechos económicos de sus súbditos, a una política de administración de un protectorado.

41En efecto, el Tratado de Versalles legitimó presencia político-administrativa de la corona británica en un área más o menos definida en la Bahía de Honduras. En el artículo 6º del Tratado fueron reconocidos derechos para el corte de palo de tinte a los súbditos británicos “en el distrito que comprende entre los ríos “Valize o Bellese” y el Río Hondo”. Para garantizar el ejercicio de esos derechos, la corona británica nombró, en 1784, al coronel Edward Marcus Despard como superintendente administrador del enclave, quien trabajaría con los comisarios españoles en verificar el cumplimiento de lo dispuesto en el Tratado.

42Cabe observar que el Tratado de Versalles describe por primera vez la frontera entre Belice y la Capitanía General de Yucatán, pero no como un límite territorial, sino como un área de poblamiento y explotación comercial. Si bien el Tratado fijó en el Río Hondo el límite de la frontera común, ello no significó la delimitación de un territorio y, en consecuencia, la transferencia de dominio territorial, pues se reconoce expresamente en el artículo 6º la soberanía española sobre toda el área ocupada por los súbditos británicos. En el texto del Tratado18 se incluye un mapa que precisa el área concedida por los españoles y que mostramos a continuación.

43Mapa 5

44

Concesión española al sur del Río Hondo, 1783
Concesión española al sur del Río Hondo, 1783

45
Años más tarde, en julio de 1786, la Convención de Londres extendió las fronteras al sur del río Belice en los mismos términos que los señalados en el Tratado de Paz de Versalles. La frontera sur, en este caso con la capitanía General de Guatemala, fue trazada en el río Sibún. En todo el territorio concedido, los británicos conservaron los derechos para cortar palo de Campeche; además, obtuvieron permiso para explotar madera de caoba, y cultivar frutos y granos. Se mantuvo, sin embargo, la prohibición para establecer de plantaciones (azúcar, café, cacao, tabaco), talleres de manufacturas y fuertes militares19. Estas prohibiciones demuestran que los ingleses no obtuvieron por el Tratado de Versalles el dominio pleno (jurídico y político) de Belice. Por lo tanto, el término frontera en el Tratado debe ser entendido como el linde de una concesión, no como la línea divisoria (límite) de territorios soberanos.

46Así pues, aunque el Tratado de Versalles de 1783 y la Convención de Londres de 1786 ratificaban el dominio territorial de España sobre Belice, y reafirmaban el derecho de las autoridades españolas para inspeccionar dos veces al año el cumplimiento de las prohibiciones a los colonos británicos, la realidad fue que estos tratados no sirvieron para frenar la presencia política de la corona británica en la Bahía de Honduras, ni tampoco detuvieron las pretensiones de los colonos de instalar un gobierno local20.

47Por otra parte, después de firmada la Convención de Londres, los españoles fracasaron nuevamente en dos ocasiones en su intento por expulsar a los cortadores británicos de la Bahía de Honduras: primero en 1794, luego en 1798. La segunda expedición, la más grande nunca antes realizada, fue dirigida por el entonces gobernador general de Yucatán, el mariscal de campo Arturo O’Neill, quien comandó una flotilla de cerca de treinta buques pequeños, con aproximadamente 500 marinos y dos mil soldados. En esta ocasión los colonos británicos ya estaban preparados con artillería, municiones y tropas de infantería enviadas desde Jamaica, además de que improvisaron algunos fuertes y barricadas. Luego de varias escaramuzas que provocaron bajas importantes en la flota española, el mariscal O’Neill ordenó la retirada21. Este acontecimiento lo registra la historiografía de Belice como “La Batalla del Cayo San Jorge”. Luego de esa batalla, la corona española no volvería a atacar a los colonos británicos en la Bahía de Honduras, hecho que estimuló el argumento de que los españoles cedieron tácitamente el territorio, y por lo tanto los colonos británicos lo habían ganado por “derecho de conquista”.

48Con la derrota infringida a los españoles, los colonos británicos se acomodaron con plena seguridad y sin la supervisión de los oficiales españoles en el territorio demarcado por los ríos Hondo y Sibún. Las fronteras de ese territorio eran un referente, no una limitante para continuar el proceso de ocupación y colonización. De esta manera, la expansión de la frontera de Belice continuaría en adelante bajo la protección de la corona británica.

49La ocupación de las fronteras de Belice por parte de los cortadores de caoba y palo de Campeche fue un proceso que se aceleró durante el siglo XIX; sin embargo, no fue un acto de apropiación de jure de la zona. Para la corona británica, Belice era un asentamiento que cumplía ciertos propósitos comerciales, bajo posesión y protección del rey de Gran Bretaña, y no tenía el carácter de territorio o dominio colonial. El estatus legal del asentamiento británico en la Bahía de Honduras permaneció de esa manera, según lo establecido en la Convención de Londres de 1786, hasta que Belice fue declarado colonia con el nombre de Honduras Británica en 1861.

50A principios del siglo XIX era un hecho incuestionable que los cortadores de caoba en la Bahía de Honduras habían desplazado las fronteras hacia el oeste y el norte, más allá de lo que señalaba el Tratado de 1783. También era un hecho evidente que el poblamiento de la frontera norte era cada vez más intenso, pues los terratenientes incrementaron el tamaño de sus empresas, invirtieron mayor capital y movilizaron más esclavos22. Los baymen ocuparon, se apropiaron y explotaron terrenos habitados por indios nativos y en donde no existía la autoridad del rey español.

51Entre los baymen existía un pequeño grupo oligarca que controlaba la economía y la política del protectorado. Esa élite tenía la propiedad de cuatro quintas partes de la tierra cultivable, obtenida a través de resoluciones llamadas “leyes de localización”, las cuales eran discutidas y aprobadas en las denominadas “asambleas públicas”. Asimismo, ese grupo era propietario de cerca de la mitad de los esclavos; controlaba las importaciones y exportaciones; establecía los impuestos locales; de entre ellos se elegía cada año al magistrado, un funcionario que cumplía funciones de poder ejecutivo y judicial simultáneamente, y era el encargado de aplicar una especie de ley consuetudinaria. Esa oligarquía gozaba de autonomía y era sumamente celosa de su creciente poder político23.

52Pocos años después de consumada la independencia de España, México firmó con el imperio Británico un tratado de amistad comercio y navegación (diciembre de 1826). El artículo 14 de este tratado adoptó la frontera señalada en la Convención de Londres de 1786. Sin embargo, hubo una grave imprecisión en ese arreglo: no había una definición de qué tan al oeste del Río Hondo llegaba la frontera. Este asunto era fundamental para poder llegar a un acuerdo de límites, pues no sólo involucraba a los gobiernos de México y Gran Bretaña, sino también al de las Provincias Unidas de Centroamérica.

53La cuestión de la frontera noroeste fue discutida por primera vez en noviembre de 1834, en una reunión de jueces y magistrados de la República Centroamericana y el superintendente de Belice. El planteamiento formulado por las autoridades británicas consistió en que el área en la cual los cortadores británicos tendrían posesión absoluta estaba delimitada, al norte por el Río Hondo, al sur por el río Sarstún, y al oeste por una línea sobre el meridiano que corría de las cataratas Garbutt (que se presumía estaban ubicadas en la longitud 89º 35’) hasta encontrar el Río Hondo, al norte, y el Sarstún, al sur.

54La línea meridional Garbutt no significaba que las fronteras adyacentes estuvieran ocupadas por los cortadores británicos. De hecho, las nacientes de los ríos Hondo, Sibún y Sarstún, hacia 1834, aún permanecían inexploradas. En la frontera norte, los cortadores avanzaban hacia el oeste, siguiendo el curso del Río Hondo. Fue hasta 1837 cuando el superintendente Archibald Alexander MacDonald exploró el curso del Río Hondo y dio la primera descripción del Arroyo Azul o Río Azul (llamado Blue Creek24).

55Por otra parte, los derechos de explotación de maderas estaban garantizados a los colonos mediante dotaciones de terrenos entregadas directamente por el superintendente de Belice. Las entregas de los títulos en la frontera norte iniciaron en 1837. En 1839, el superintendente entregó licencias para el corte de caoba al sur de Blue Creek, a las compañías Messers Young, Toledo & Co y la British Honduras Co25.

56Esos títulos de tierra eran importantes para la ejecución de reclamos de indemnizaciones o compensaciones que pudieran ser generadas por daños a los intereses o propiedades de los colonos británicos. En el artículo 14 del Tratado de Navegación Amistad y Comercio firmado por México y Gran Bretaña en 1826, se estableció claramente que “Los súbditos de S. M. Británica no podrán por ningún título ni pretexto, cualquiera que sea, ser incomodados ni molestados en la pacífica posesión y ejercicio de cualesquiera derechos, privilegios é inmunidades26”.

57Este artículo, aunque tampoco daba a los británicos el dominio sobre las tierras entre los ríos Hondo y Nuevo (fronteras señalas en el Tratado de Versalles de 1783), lo cierto es que cancelaba al naciente Estado mexicano la posibilidad de ejercicio de soberanía sobre ese territorio. Ante esto, la Cámara de Senadores de México decidió revisar el texto del artículo. El dictamen de la comisión encargada del caso señaló que en el texto se “estipula la seguridad de los súbditos británicos en el goce de sus derechos estipulados en el Tratado de 1783 y en la Convención de 1786, y “define los límites (cuando en realidad el texto de los tratados decía fronteras) dentro de los cuales el gobierno inglés ha ejercido la jurisdicción más amplia”. En todo caso, para el gobierno británico, el texto del artículo 14 del Tratado 1826 significaba la aceptación de los límites territoriales entre México y su colonia en la Bahía de Honduras.

58El asunto de los límites de Honduras Británica con México se mantuvo estancado por más de dos décadas, no obstante que en 1839 fue creada una comisión conjunta encargada de la demarcación del límite al oeste del Río Hondo. En 1854 el gobierno mexicano propuso la realización de negociaciones para demarcar definitivamente el límite territorial. La urgencia mexicana por llegar a un acuerdo de límites era generada por el alzamiento de los indios mayas en Yucatán.

59La guerra de los mayas rebeldes en Yucatán o “guerra de castas”, iniciada en 1848, desplazó a cientos de mayas y mestizos de México a la región norte de Belice, principalmente a los poblados de Corozal, Orange Walk, Cayo Ambergris y Cayo Caulker. Las autoridades británicas estaban preocupadas por la posibilidad de algún ataque a sus colonos o que ello pudiera involucrarlos en la guerra en alguno de los bandos. También estaban enterados del tráfico de armas y pertrechos a los indios rebeldes que ocurría en diferentes puntos del Río Hondo. El gobierno mexicano solicitó a las autoridades británicas tomar medidas para detener la conducta irregular de algunos de sus súbditos al entregar armamento a los indios rebeldes.

60Posteriormente, en 1860, un año después de firmado el Tratado Anglo-Guatemalteco Aycinena-Wyke27, el gobierno de México envió una invitación a su contraparte británica para iniciar la negociación del tratado de límites. La propuesta fue entregada al superintendente Frederick Seymour. Este funcionario consideraba que las negociaciones de límites podrían generar problemas con los indios mayas rebeldes, pues éstos tenían el dominio de facto de la costa oriental de Yucatán. En razón de esta evasiva, las negociaciones para firmar el tratado de límites fueron mantenidas en suspenso.

61Entre tanto, para el gobierno británico también estaba el problema de la ausencia de un tratado de límites entre Guatemala y México. Hacia 1861 el límite sobre el paralelo Garbutt había sido demarcado sólo unas cuantas millas hacia el norte. El trazado sobre el terreno del límite hasta el Río Azul (considerado por los ingleses un brazo del Río Hondo) requería de un acuerdo de límites entre México y Guatemala. En algún punto trifinio se tendrían que encontrar las líneas trazadas en los tratados de límites entre Gran Bretaña y Guatemala, Gran Bretaña y México, Guatemala y México.

62Años más tarde, el Imperio Mexicano (1863-1867), a través del Comisario Imperial para Yucatán, José Salazar Ilarregui, proclamó que el límite sur de México en la península de Yucatán llegaba hasta el río Sarstún. Esta proclama inquietó a las autoridades coloniales en Honduras Británica, aunque éstas consideraron que fue hecha por ignorancia del comisario imperial28. El gobierno imperial mexicano emitió un segundo decreto y publicó un mapa en el que ratificaba la proclama de su comisario imperial para Yucatán.

63En marzo de 1866, el gobierno británico propuso formalmente un tratado de límites que definiera la línea divisoria en los ríos Hondo y Azul, en la intersección del meridiano Garbutt (longitud 89º 1’ 49’’). Las negociaciones entre los imperios mexicano y británico continuaron, aunque tensas, hasta el derrocamiento del emperador Maximiliano de Habsburgo, ocurrido en mayo de 1867. El gobierno republicano de Benito Juárez rompió relaciones diplomáticas con Gran Bretaña, pues fue uno de los gobiernos que reconocieron al malogrado emperador Maximiano. De esta manera, las negociaciones para acordar un tratado de límites fueron suspendidas hasta 1884, cuando México y Gran Bretaña reanudaron relaciones diplomáticas.

64Al tiempo que la diplomacia caminaba lentamente por su propia ruta, en la frontera norte de Honduras Británica había problemas. Un grupo de mayas icaichés, comandado por Marcos Canul, atacó los campamentos de cortadores de caoba en Qualm Hill, sobre el Río Bravo. Otro grupo de mayas radicado en San Pedro también se sublevó. Ante esto, en 1867 las autoridades británicas proclamaron la ley marcial en toda la colonia.

65En 1870, Marcos Canul con su ejército cruzó el Rio Hondo y saqueó Orange Walk y destruyó Corozal. Un segundo ataque ocurrió en 1872. El gobierno británico envió una nota de protesta al ministro de relaciones exteriores de México, en la que señalaba que los ataques de los indios rebeldes fueron organizados en territorio mexicano y que detrás de éstos estaba el gobierno de Campeche. En consecuencia, reclamaba que el gobierno de México castigara a los responsables, compensara por el daño causado a sus súbditos y que adoptara medidas para que esto no volviera a repetirse.

66La respuesta mexicana fue entregada al año siguiente. En ésta rechazaba cualquier responsabilidad de las autoridades de Campeche en los actos cometidos por Canul y sus seguidores, quienes eran abastecidos de armas y municiones por los colonos británicos de Belice. Acusó directamente a los colonos británicos de fomentar la “guerra de castas en Yucatán29”.

67Cuando las negociaciones para acordar un tratado de límites entre Gran Bretaña y México se reiniciaron en 1884, el tratado de límites México-Guatemala ya había sido firmado (septiembre de 1882; ratificado en mayo del año siguiente). En este tratado, Guatemala renunció a su reclamo sobre los territorios de Chiapas y el Soconusco, y aceptó que en la zona del Petén fuera trazada hacia el oeste una línea sobre el paralelo 17º 49’. Una comisión binacional se encargó de demarcar esa línea; sus trabajos se realizaron entre 1883 y 1889. El cruce de esa línea con el meridiano Garbutt sirvió como base para definir el trifinio Belice-Guatemala-México, hecho que además facilitó al gobierno británico establecer los límites territoriales con México al oeste del Río Hondo.

68En julio de 1893, el secretario del Despacho de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Sir Spencer St. John, y el secretario de Estado y del Despacho de Relaciones Exteriores de México, Ignacio Mariscal, firmaron en la ciudad de México el Tratado de Límites que traza la actual línea divisoria entre México y Belice.

69El Tratado Mariscal-St John señala una línea marítima quebrada que inicia en el estrecho entre Yucatán y Cayo Ambergris. Esa línea divide la Bahía de Chetumal y corre hasta la desembocadura del Río Hondo. A continuación, la línea limítrofe sigue el curso del Río Hondo en su canal más profundo; sube al Río Azul, y sigue el curso de éste hasta la intersección del meridiano Garbutt. Desde este último punto, sigue el meridiano hacia el sur, hasta el punto en donde se intersectan los límites entre Guatemala y México, localizado en latitud 17º 49’.

70El senado de México retrasó la ratificación del tratado. Para superar la oposición de este poder legislativo, Ignacio Mariscal propuso adicionar un artículo al Tratado original, el cual consistió en garantizar la libre navegación entre el canal de Cayo Ambergris y tierra continental. Posteriormente, el gobierno mexicano propuso un párrafo más, en el cual se garantizaba la navegación a barcos mercantes mexicanos a través del canal entre Cayo Ambergris y tierra continental y en aguas territoriales de Honduras Británica. De esta manera, en abril de 1897 el senado, en sesión secreta, aprobó el tratado de límites.

71En septiembre de ese año, el gobierno colonial ordenó suspender la venta de armas y municiones a los indios mayas. Al año siguiente, en la frontera del lado mexicano fue fundado Payo Obispo, hoy Chetumal, un poblado que cumplía las funciones de avanzada militar, aduana y puerto de México. A partir de entonces, Payo Obispo/Chetumal se convirtió en el punto nodal para la colonización de la zona de frontera mexicana, y también un punto importante para el comercio transfronterizo con los poblados de la frontera norte de Honduras Británica, particularmente con Corozal y Sarteneja. Payo Obispo/Chetumal fue, hasta mediados del siglo XX, un importante cliente comercial para la colonia británica. Había iniciado la etapa de las fronteras institucionalizadas en la historia de la región fronteriza entre Belice y México.

Características poblacionales y económicas de la frontera norte de Belice

Población y colonización de la zona fronteriza

72La población de Belice es predominantemente rural. De acuerdo con datos oficiales de 2010, el 54.8% de la población total vive en áreas rurales. Los cambios en la composición de la población urbana y rural se presentan de manera más marcada en los distritos de Corozal y Cayo. Las poblaciones de los distritos de Corozal y Orange Walk son predominantemente rurales (74.9% para el primero; 70.2% para el segundo). La diferencia, sin embargo, es que la población urbana en Corozal ha tenido un leve crecimiento, mientras que en Orange Walk el incremento poblacional se ha concentrado en las áreas rurales, producto principalmente de la inmigración centroamericana30.

73El único asentamiento humano que puede ser considerado ciudad es la capital del país. Después de la ciudad de Belice (49 mil habitantes, aprox.), los poblados con mayor número de habitantes son el pueblo de Orange Walk y San Ignacio/Santa Elena en el distrito de Cayo. La capital de Belice, Belmopán, fundada a principios de la década de 1970, tiene una población de apenas 16,500 personas, lo que la convierte en una de las ciudades capitales más pequeñas en el mundo.

74El distrito de Corozal está dividido en el pueblo homónimo y 28 localidades en el área rural. Solamente once de esas localidades supera las mil personas; y de estas, dos tienen más de dos mil habitantes (Little Belize y San Narciso31) (ver mapa 4).

75Por su parte, además de pueblo cabecera del distrito, el área rural de Orange Walk la conforman 28 localidades. De éstas, cuatro superan los mil habitantes (August Pine Ridge, San Estevan, San Felipe y Yo Creek); tres, tienen más de dos mil habitantes (Guineas Grass, San José y Shipyard); y una localidad con más de tres mil habitantes (ver mapa 432).

76Belice es un país pluriétnico, aunque domina la comunidad mestiza (descendientes de la mezcla entre españoles e indígenas mayas) (53.2%); le siguen en importancia la comunidad creole (29.8%) e indígena (maya ketchi, maya mopan y maya yucateca) (11 ). Los mestizos representaban en 1980 apenas el 15.7 de la población total, sin embargo, en 2010, la población mestiza es la mayoritaria. En los distritos fronterizos de Corozal y Orange Walk, la población mestiza representa el 74.1 y 71.7% de la población total, respectivamente; Cayo es el otro distrito en donde la población mestiza es mayoritaria33.

77Además de mestizos y creoles, otras comunidades étnicas que habitan en la frontera norte son indios (6% de la población de Corozal; 1% de la población de OW), menonitas (5% Corozal; 8.6% OW34).

78Por otra parte, aunque el idioma oficial de Belice es el inglés, la población se comunica mediante el dialecto creole. En la zona de frontera, las comunidades étnicas conservan sus propios lenguajes (maya yucateco, español, alemán antiguo, garífuna, mandarín, hindi, coreano, etcétera); sin embargo, la comunicación interétnica se realiza en creole.

79Belice también es un receptor de inmigrantes extranjeros. De acuerdo con datos oficiales del Instituto de Estadística de Belice, el 85.4% de la población es nacida en el país, mientras que el resto la integran inmigrantes extranjeros provenientes de Guatemala (42%), El Salvador (17.8%), Honduras (14.4%), México (6.7%) y Estados Unidos (5.1%), principalmente. En términos proporcionales, las comunidades originarias de esos cinco países representan el 88% del total de inmigrantes extranjeros radicados en Belice. La población inmigrante originaria de América Central es la más numerosa, y la mayoría reside en las zonas rurales de los distritos de Cayo, Corozal y Orange Walk35. En estas dos últimas entidades administrativas, la población de inmigrantes extranjeros más numerosa es originaria de los siguientes países: Guatemala 32% y 40.9%; El Salvador, 21% y 19.5%; y México, 22.5%, y 20.5%, respectivamente.

80La inmigración extranjera ocurrida en las últimas tres décadas ha modificado la estructura poblacional del país, al igual que las prácticas identitarias entre los beliceños. A principios de la década de 1960 inició el proceso de migración de beliceños creoles y garífunas hacia Estados Unidos; un fenómeno que continua hasta el presente. En contraparte, en la década de 1980, se incrementó el número de personas originarias de Guatemala, El Salvador y Honduras que ingresaron al país como refugiados políticos o inmigrantes económicos. En esa década la población de Belice apenas superaba las 250 mil personas, de manera que la inmigración centroamericana ha impactado fuertemente en la estructura poblacional y en las prácticas culturales del país36. La primera consecuencia de la inmigración centroamericana a Belice se observa en el fenómeno de la “latinización”, lo cual se refiere al abandono progresivo de la cultura anglo-caribeña y la popularización de la cultura hispano-mestiza propia de los países vecinos, especialmente de México.

81Los inmigrantes centroamericanos han llegado a vivir por diversas causas a la frontera norte de Belice. Los primeros inmigrantes arribaron a esta zona fronteriza en las década de 1970 y 1980. En su gran mayoría eran personas que huían de las guerras civiles y luego de la crisis económica de la post-guerra civil en sus países. Actualmente, se trata de personas que intentan escapar de la violencia y la criminalidad imperante en sus comunidades de origen.

Estructura económica

82La economía de Belice está dominada por las actividades primario exportadoras de productos agrícolas y forestales, y actividades de servicios especializadas en el turismo. En cuanto a la agricultura y la explotación de maderas, históricamente ambas actividades han sido las preponderantes para la economía, por lo cual han sido impulsadas y protegidas por el gobierno nacional, y mucho antes incluso por el gobierno colonial inglés.

83Durante el siglo XX, el gobierno colonial se interesó en el desarrollo de productos agrícolas orientados al mercado metropolitano, tales como caña de azúcar, jugos concentrados de naranja y toronja y bananas; y productos forestales (caoba y chicle). En un primer momento, la actividad forestal fue principal generadora de divisas y empleo hasta prácticamente el final del régimen colonial. Posteriormente, el gobierno independiente impulsó la producción de productos agrícolas para la exportación. En años recientes, la producción de pequeñas cantidades de petróleo ha permitido diversificar el sector primario37. Las actividades agrícolas aportan el 10.7% al Producto Interno Bruto (PIB).

84La actividad manufacturera es pequeña, y se concentra en la industria azucarera, jugos concentrados, confección de ropa, bebidas gasificadas y cerveza. El aporte de este sector al PIB es del 12%, aproximadamente. La industria del azúcar aporta el 60% de los ingresos de divisas para el país.

85En la zona fronteriza con México han coexistido las actividades forestales y agrícolas, las cuales han presentado problemas en cuanto a la disponibilidad de mano de obra y el abastecimiento de alimentos para el mercado local. A principios de la década de 1990, la agricultura superó a la industria forestal como actividad preponderante, debido sobre todo a la declinación del mercado externo de la caoba.

86La actividad agrícola en la zona fronteriza se distingue por dos modelos de producción: la producción a larga escala de azúcar y cítricos para la exportación, y la pequeña producción de alimentos agrícolas (maíz y hortalizas) para el consumo local. El primer modelo, remanente de la producción mediante el sistema de plantación, recibe apoyos gubernamentales como subsidios fiscales y autorización para la ampliación de las áreas de cultivo. Por su parte, el segundo modelo es considerado por el gobierno nacional como pequeña empresa agrícola y recibe menos apoyos, por lo tanto, no es extraño que estos agricultores vivan en situación de pobreza.

87La exportación de azúcar se realiza a través de la empresa británica Tate and Lyle, la cual compra la caña a los productores locales. Belice fue favorecida por una cuota de exportación al mercado británico bajo el Acuerdo del Azúcar de la Mancomunidad Británica ( Commonwealth Sugar Agreement ) de 1959. Para alcanzar a cubrir la cuota, el gobierno colonial autorizó a Tate and Lyle establecer el ingenio azucarero Belize Sugar Industries Ltda (BSI, por sus siglas en inglés).

88En Belice, la principal zona productora de caña de azúcar está localizada en frontera norte; especialmente en el distrito de Orange Walk, en donde también está ubicado el ingenio. De acuerdo con datos de lICA para el año 2012, las tierras dedicadas al cultivo de caña están repartidas entre 34 productores, agrupados en la Asociación de Productores (BSCFA, por sus siglas en inglés). Esos agricultores producen cerca del 98% de toda la caña de azúcar en Belice38.

Dinámicas transfronterizas

89Clasificamos en dos grupos la diversidad de dinámicas transfronterizas que ocurren en la zona de frontera de Belice con México. Estos grupos son: circulación de personas (cruces de ciudadanos beliceños a México con fines de consumo de servicios médicos, educativos, trabajo temporal, comercio fronterizo); y tráfico ilegal de personas y bienes (contrabando, tráfico de mercancías ilícitas). Dejamos fuera de este artículo el análisis la circulación de ideas (prácticas culturales, ideologías políticas, etcétera), pues por su complejidad y diversidad requiere de un estudio aparte.

Circulación de personas de Belice a México

90Son tres los puntos de cruce oficial en la frontera de Belice con México: La Unión, puente internacional Chactemal y antiguo puente internacional Subteniente López (ver mapa 4). Existen, sin embargo, decenas de puntos de cruce clandestinos por los que circulan ciudadanos beliceños y mexicanos, inmigrantes indocumentados, contrabandistas y narcotraficantes. En 2014, el registro de personas que cruzaron de Belice a México, por los puntos oficiales de tránsito internacional, ascendió a 500 mil. Evidentemente que este flujo de personas tiene un impacto significativo en la economía de la región fronteriza. El cruce de ciudadanos beliceños a México ocurre por diferentes motivos, aunque se puede descartar la intención de cambio de residencia o utilizarlo como ruta en la inmigración a Estados Unidos. Las razones más comunes son: atención médica, educación, comercio transfronterizo, trabajo temporal, turismo.

91Históricamente, la región de frontera Belice-México ha estado marcada por enfermedades endémicas, principalmente por la malaria (dengue). Sobre este asunto existe una estrecha colaboración entre las autoridades nacionales de ambos países. Sin embargo, al margen de esos acuerdos de cooperación en materia de salud, la población mestiza, indígena maya y menonita radicada en Corozal y Orange Walk viaja a Chetumal con frecuencia para recibir atención médica, pues consideran que los servicios públicos son inadecuados además de que carecen de servicios hospitalarios. Es por ello que la población de Corozal y Orange Walk hacen uso de los servicios de salud en los hospitales privados de Chetumal.

92En caso contrario, los servicios médicos de Orange Walk atienden con frecuencia a pacientes mexicanos. Los pobladores de la comunidad mexicana La Unión cruzan la frontera a Yo Creek, Belice, cuando requieren atención médica de emergencia o durante los fines de semana, cuando los centros de salud en la ribera del Río Hondo suspenden el servicio.

93Por otra parte, los indicadores en materia de educación señalan que en Belice la tasa de alfabetismo es del 92%. Aunque es un dato poco confiable, ciertamente es mayor comparado con el de sus vecinos centroamericanos. En todo caso, en el país existen diferencias regionales muy marcadas en cuanto a la calidad y costo de la enseñanza. La educación primaria y secundaria es obligatoria y gratuita para los niños y niñas de 5 a 14 años de edad, y es manejada por el gobierno y por las iglesias. Factores socioeconómicos y la deficiente instrucción recibida por la población infantil establecen barreras para el ingreso a instituciones educativas pre y universitarias. El país cuenta con una universidad, el University Colege of Belize, localizada en la ciudad de Belice.

94En este contexto, un número cada vez más grande de jóvenes residentes en Orange Walk y Corozal se registra en las instituciones de educación superior en la ciudad de Chetumal. Uno de los factores que explican el crecimiento en el número de estudiantes beliceños en las universidades mexicanas (principalmente la Universidad de Quintana Roo y el Instituto Tecnológico de Chetumal) es el costo de la matrícula; en la Universidad de Belice es del doble de lo que los estudiantes beliceños pagan por estudios universitarios en México.

95Otras formas en las que se manifiesta la circulación de personas en la frontera de Belice con México son los visitantes temporales y los trabajadores fronterizos. A partir de 2010, el gobierno de México otorga Tarjetas de Visitante Regional (TVR) y Visitante Trabajador Fronterizo (TVTF) a ciudadanos de Belice. De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM), la emisión de estas tarjetas de cruce se ha reducido 35%, entre 2011 y 2012; situación interesante si se considera que la emisión de este tipo de documentos continua creciendo en los estados fronterizos con Guatemala39. Gran parte de esos visitantes temporales provenientes de los poblados fronterizos de Belice arriba a Chetumal con fines de recreación, paseo y compra de bienes de consumo.

96En 2012, la entrega de TVR fue de 6,340, cantidad equivalente al 10% del total del total de este tipo de documentos entregados en la frontera de México con Guatemala. En cuanto a las tarjetas de TVTF, prácticamente no son solicitadas en la frontera de México con Belice. Sin embargo, la circulación de trabajadores temporales entre las poblaciones de ambas fronteras es habitual, especialmente durante la temporada del corte de caña en las localidades de Orange Walk y La Unión (México).

Tráfico ilegal de personas y bienes

97Belice es fuente, destino y tránsito de víctimas de trata y trabajo forzado de personas originarias de Centroamérica y Asia. La prostitución forzada es una de las formas más comunes de trata de personas en el país y, por lo común, involucra a padres que ofrecen a sus hijos e hijas para dar servicios sexuales a cambio de dinero o regalos. El turismo sexual infantil es un problema creciente en este país, en el cual los principales clientes son ciudadanos estadounidenses.

98De acuerdo con datos del Departamento de Estado de Estados Unidos, Belice se encuentra en el nivel 2, muy cerca de ser degradado a nivel 3, entre los países que realizan pocos esfuerzos en la defensa y protección de víctimas de trata de personas – antes, en 2003 y 2006, estuvo en el nivel 3. Los gobiernos de los países ubicados en nivel 3 pueden ser sujetos a ciertas restricciones en la asistencia bilateral; pueden dejar de recibir fondos para financiar programas educativos y culturales dirigidos a funcionarios públicos; y pueden perder el apoyo a las solicitudes de asistencia financiera de organismos como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

99Además de la explotación sexual infantil, la laboral es otro problema grave en todo Belice. El país no cuenta con leyes que prohíban el trabajo para niños y niñas menores de 14 años, o que identifiquen actividades laborales peligrosas que deben ser prohibidas para ese grupo de la población. Tampoco existen programas oficiales para erradicar el problema. El trabajo infantil se concentra en las actividades agrícolas (corte de banana, cítricos y caña de azúcar), comercio callejero y comercio sexual. En el sector agrícola es en donde se concentra el tráfico de personas y la explotación laboral infantil40.

100La criminalidad en Belice se concentra en robo a transeúntes, sin embargo, a partir de 2014 ha crecido el número de asaltos a mano armada que han terminado en asesinato o daño físico a las víctimas. Debido al tamaño de población y el número de muertes causadas por arma, Belice se ubica entre los diez países con la mayor tasa de homicidios en el mundo: 41.7 homicidios por cada 100 mil habitantes, en 2014. La ciudad de Belice es la más violenta en el país41.

101La capacidad de la policía para enfrentar a las bandas delincuenciales es limitada. El personal de fuerzas de seguridad es escaso y mal equipado (vehículos, armas, uniformes, esposas, chalecos blindados, sistemas de radiocomunicación, etcétera). La investigación de los delitos es lenta, burocrática y deficiente42.

102Las actividades delincuenciales más comunes en la frontera norte de Belice son la extorsión a inmigrantes, tráfico de armas y tráfico de drogas. De acuerdo con declaraciones del general mexicano Anastacio García Rodríguez43, las armas traficadas en esta frontera provienen de Panamá y otros países centroamericanos, y el movimiento de éstas se realiza en pequeñas cantidades.

103En cuanto al narcotráfico, Belice es un punto de cruce de cargamentos de cocaína provenientes de Sudamérica. El tráfico se realiza por tres de los cuatro sectores de la zona fronteriza y va en aumento según autoridades de los gobiernos de Estados Unidos, Belice y México.

104Al respecto, el Departamento de Estado de Estados Unidos ha colocado a Belice en la lista de países con mayor tránsito de cocaína destinada al mercado estadounidense (cerca de 10 toneladas anuales), y uno de los diez principales centros de lavado de dinero proveniente del narcotráfico44. Por su parte, el gobierno de Belice considera que el narcotráfico a través de su territorio tiene graves consecuencias para la seguridad pública debido al crecimiento del consumo local y al fortalecimiento de las organizaciones criminales45.

105El tráfico de drogas en Belice forma parte de la ruta de la cocaína sudamericana que pasa por México y del sistema financiero utilizado por los cárteles de la droga mexicanos y centroamericanos. El cartel mexicano de Los Zetas controla el tráfico de drogas que cruza por la región fronteriza.

106El negocio del narcotráfico se realiza en toda la zona de frontera, sin embargo, cada sector cumple una función diferente. El tráfico de drogas se concentra en los sectores Bahía de Chetumal-Mar Caribe, ribera del Río Hondo y Arroyo Negro-Trifinio, mientras que el sector Corozal-Chetumal se especializa en el lavado de dinero, especialmente en la zona libre de Corozal46.

107Por el sector bahía de Chetumal-mar Caribe cruza la ruta marítima del tráfico de drogas de Sudamérica a México. Los puntos de recale de paquetes de drogan están distribuidos a lo largo de la costa del distrito de Belice, la Isla de San Pedro y las localidades mexicanas entre Xcalac y Mahahual. Las autoridades mexicanas reportaron que entre 2013 lograron asegurar 155.6 kg de cocaína y 350 kilos de mariguana en el área mencionada47.

108Por el sector de la ribera del río Hondo atraviesa una de las rutas terrestres y aérea de la cocaína desde Colombia, Perú y Ecuador hacia México y Estados Unidos. En las áreas selváticas y nada vigiladas al oeste de Orange Walk se resguarda la droga que será trasladada durante la noche y madrugada a territorio mexicano. En esas mismas áreas se han descubierto pistas aéreas clandestinas a donde arriban las avionetas con droga provenientes de Centro y Sudamérica. Algunas aeronaves descargan la droga; otras sólo aterrizan para reabastecimiento de combustible. La droga es trasladada a la frontera del lado mexicano a través del Río Hondo, en pequeñas canoas y lanchas de remos.

109Las características selváticas y los cañaverales en Orange Walk facilitan la huida de los narcotraficantes. Cuando alguno de los vigías detecta la presencia de militares en el lado mexicano, escapan por el laberinto de veredas y entre los cañaverales, y se mantienen alertas para en la primera oportunidad cruzar la mercancía ilegal – el cargamento suele incluir algunas armas, licores, cigarros y, ocasionalmente, inmigrantes centroamericanos. Por ejemplo, en 2012, la comandancia de la XXXIV Zona Militar con base en Chetumal, Quintana Roo, informó el aseguramiento de 797 kilos de mariguana y 168 kilos de cocaína48.

110Con la presencia de los traficantes de drogas se ha visto un incremento en la inseguridad en toda la región fronteriza, especialmente del lado mexicano, en donde la población y actividad delincuencial es mayor.

111El sector Arroyo Azul-Trifinio está aún menos vigilado que la ribera del Río Hondo. Es un área selvática en donde el tráfico de drogas, armas y fauna protegida es habitual, incluso durante el día. La vigilancia en el sector la realizan las autoridades beliceñas mediante sobrevuelos en helicópteros facilitados por el gobierno de Estados Unidos en el marco de la Iniciativa de Seguridad Regional para Centroamérica (CARSI, por sus siglas en inglés). Del lado mexicano, las mercancías son trasladadas hacia el estado de Campeche, pues no existen vías de comunicación directa hacia Quintana Roo.

112En Belice, el consumo y posesión de drogas es castigado por la ley, aunque el consumo y posesión de pequeñas cantidades de mariguana es relativamente tolerado. A pesar de ello, el consumo de drogas sintéticas continúa en ascenso49. Desde 2012 en el país ha crecido el debate en torno al consumo de mariguana, centrado en el argumento crítico de que la ley aplicable es demasiado conservadora. En Jamaica, por ejemplo, el consumo de mariguana para uso recreacional y religioso está permitido, y el consumidor puede transportar hasta 60 gramos de la hierba. También en Jamaica los consumidores pueden cultivar hasta cinco plantas en un mismo predio, mientras que en Belice, el cultivo de mariguana es causa de persecución criminal50.

113La historia del cultivo de la mariguana en Belice es muy interesante. Fue introducida en el siglo XIX por el gobierno británico para proveer de materia prima a los fabricantes de hilo de cáñamo, quienes a su vez abastecían a la armada imperial de cuerdas y sogas. Por ley, las colonias británicas en el Caribe fueron obligadas a cultivar plantas de mariguana, para lo cual los colonos debían destinar una parte de sus parcelas y tiempo de su trabajo al cuidado de la planta. La planta fue traída a Belice, y en general a todas las colonias británicas en el Caribe, por trabajadores originarios de la lndia. También durante ese siglo, la mariguana fue utilizada como planta medicinal y como ingrediente de varios medicamentos que eran vendidos en farmacias. En 1901, el imperio británico estableció que el cánnabis era una planta relativamente inofensiva para la salud pública por lo que no ameritaba su prohibición51.

114Durante las décadas de 1920 y 1930 los fabricantes de ron y whisky y los productores de tabaco presionaron al parlamento británico para establecer la prohibición a la producción y consumo de mariguana. El consumo de mariguana era común entre los trabajadores indios y criollos, de manera que la hierba fue estigmatizada como una droga de las clases bajas y de delincuentes; las élites coloniales fumaban tabaco y bebían whisky por placer, y calificaban el consumo de mariguana como un vicio de la plebe52.

115La mariguana fue durante las décadas de 1960 a 1980 uno de los principales productos agrícolas de exportación, por arriba incluso del banano y el azúcar. La crisis de los precios del azúcar motivaron a los productores de caña a cultivar mariguana. En 1998 Belice fue clasificado como el cuarto productor mundial de mariguana con cerca de 1,300 toneladas anuales, según el United States International Narcotics Control Strategy Report 1997. La mayor parte de la producción de mariguana se realiza en Corozal y Orange Walk, en donde fue introducida en la década de 196053.

Conclusiones

116A pesar de la dificultad para encontrar información actualizada, precisa y fidedigna para la descripción de los indicadores sociales, económicos y de la problemática social que existe en la frontera norte de Belice, intentamos hacer una descripción más o menos detallada de esa zona de frontera. Cabe señalar que el problema de la escasez de información confiable para analizar la realidad social de Belice no sólo lo enfrentan investigadores, también lo padecen las instituciones de gobierno de ese país, así como las agencias internacionales.

117De cualquier manera, consideramos haber cumplido el objetivo de identificar las dinámicas transfronterizas que repercuten directamente en la vida diaria y en las formas de organización social y económica de las comunidades que habitan en la frontera norte de Belice.

118Esta zona de frontera, junto con la zona de frontera del lado mexicano, conforma una misma región. Para los gobiernos nacionales de Belice y México, la frontera compartida es un espacio pacífico en donde impera la cooperación interestatal; y para sus habitantes es un espacio en donde se observa la convivencia y el intercambio cultural de sus habitantes.

119La frontera norte de Belice es una de las tres regiones geográficas que conforman el territorio de este pequeño país de América Central. Se caracteriza por las llanuras bajas de tierra caliza, las cuales son drenadas, entre otros, por los ríos Hondo y Nuevo. Está enclavada en una bio-región selvática que comparte con Guatemala y México. Esta bio-región fue rica en recursos maderables de alto valor comercial, como la caoba y el palo de Campeche. En la actualidad, debido a factores de suelo, relieve, humedad y temperatura, esta zona de frontera se especializa en la producción de azúcar.

120La historia de esta frontera puede ser dividida en tres etapas. La primera está marcada por la disputa de las fronteras entre los imperios coloniales de España y Gran Bretaña, y va de la fundación del primer asentamiento inglés en la Bahía de Honduras en 1638 (aprox.), a la batalla de Cayo San Jorge de 1798. La segunda etapa la definen las negociaciones diplomáticas para de delimitación territorial entre México, Gran Bretaña y Guatemala realizadas a lo largo del siglo XIX. Finalmente, en la tercera etapa, a la que denominamos de las fronteras institucionalizadas, los gobiernos nacionales colindantes diseñan políticas para el control efectivo de su zona de frontera (aduanas, migración y vigilancia militar). Es durante esta tercera etapa que ocurren las dinámicas transfronterizas que motivan este trabajo.

121Definimos a las dinámicas trasfronterizas como la circulación de personas, mercancías e ideas a través de los límites territoriales, hechos que repercuten directamente en la vida cotidiana y en las formas de organización de las poblaciones que habitan en una región de frontera. En nuestro estudio identificamos dos grupos de tales dinámicas: circulación de personas (cruces de ciudadanos beliceños a México con fines de consumo de servicios médicos, educativos, trabajo temporal, comercio fronterizo); y el tráfico ilegal de personas y bienes (contrabando, tráfico de mercancías ilícitas).

122Observamos que tales dinámicas se desarrollan en la región fronteriza a pesar de la existencia de poderes estatales que pretenden regular todo aquello que circula a través del límite. También que estas dinámicas tienen sus particularidades dependiendo del sector fronterizo en donde ocurren. Finalmente, que esas dinámicas tienen una duración breve, y están determinadas en gran medida por los cambios de las estructuras sociales en la región fronteriza.

123Notas de pie de página

124El autor es doctor en Historia Moderna por el Instituto Mora. Profesor investigador en el Departamento de Estudios Políticos e Internacionales de la Universidad de Quintana Roo. Publicaciones recientes sobre el tema de historia de las fronteras: “La concepción de las fronteras y los límites territoriales en el pensamiento geográfico de Jean Gottmann”, en Eric Gustavo Cardín y Silvio A. Colognese (Orgs.), As Ciencias Sociais nas fronterias. Teoría e metodología de pesquisa (Paraná, Brasil: Editora Gráfica. 2014); “Apuntes metodológicos para el estudio de la historia urbana de Chetumal, Quintana Roo (1898-2011)”, en Silvio Colognese (Org.), Novas fronteiras para o saber sociológico (Paraná-Brasil: Avangraft. 2013); “Partición, disputas y reclamaciones territoriales en el Mar Caribe”, en Eric Gustavo Cardin (Coord.), As múltiplas faces das fronteiras (Rio de Janeiro: Editora CRV. 2013); El largo proceso de partición territorial en América Latina (México: Bonilla Editores, 2012).

1251 Véase A Geography of Belize: The Land and Its People, 6a. ed. (Benque Viejo del Carmen: Cubola, 2005), págs. 46-47.

1262 A Geography of Belize, págs. 50-51.

1273 A Geography of Belize, págs. 68-69.

1284 Véase Marco A. Chávez Solera, Diagnóstico de la agroindustria del Azúcar de Belice para el desarrollo de un servicio de extensión e investigación eficaz mediante el fortalecimiento del Instituto de Investigación y Desarrollo de la Industria del Azúcar (SIRDI) (Orange Walk: IICA-UE, 2012), pág. 4.

1295 Statistical Institute of Belize, Belize Population and Housing Census 2010. Country Report (Belmopan: SIB-UNFPA. 2013), pág. 3.

1306 Véase Juan Carlos Arriaga y Rafael Romero, “Breve historia urbana de Chetumal, Quintana Roo (1889-2012): una mirada desde el análisis de las estructuras sociales”, en Adriana Guillermo Aguilar, Irma Escamilla H. (Cords). Segregación urbana y espacios de exclusión. Ejemplos de México y América Latina (México: UNAM-Porrúa Eds. 2015).

1317 The Statistical Institute of Belize, Belize Population and Housing Census 2010 (Belmopan: SIB, 2011), pág. 64.

1328 The Statistical Institute of Belize, Belize Population and Housing Census 2010, pág. 65.

1339 Véanse Mónica Toussaint, Belice: una historia olvidada (México: Instituto Mora, 1993); Adela Pinet Plascencia, La Península de Yucatán en el Archivo General de la Nación (San Cristóbal, de las Casas, Chiapas: UNAM-Centro de Investigaciones Humanísticas de Mesoamérica y el Estados de Chiapas. 1998); R. A. Humphreys, The Diplomatic history of British Honduras, 1638-1901 (London: Oxford University Press. 1961).

13410 Véase Rodolfo Pastor, Historia Mínima de Centroamérica (México: El Colegio de México, 2011), pág. 82.

13511 Véase O. Nigel Boland, “System of domination after Slavery: The Control of Land and Labor in The British West Indies after 1838”, en Comparative Studies in Society and History, Vol. 23, No. 4 (oct. 1981), pág. 601.

13612 Humphreys, The Diplomatic History, pág. 2.

13713 El poblado de Salamanca de Bacalar fue fundado en 1544. Se trató de un pueblo de adelantados, débilmente comunicado y sin riquezas minerales, que fue difícil de poblar y más aún de defender de los ataques piratas y, en el siglo XIX de los saqueos realizados por los indios mayas insumisos.

13814 Merril, Guyana and Belize Country Studies, pág. 164.

13915 Véase Isidro Fabela, Belice. Defensa de los derechos de México (México: Editorial Mundo Libre. 1944), pág. 34.

14016 Humphreys, The Diplomatic History, pág. 3.

14117 Humphreys, The Diplomatic History, pág. 5.

14218 Tratado Definitivo de Paz. Concluido entre el Rey Nuestro Señor y el Rey de la Gran Bretaña, firmado en Versalles á 3 de setiembre de 1783, con sus artículos preliminares (Madrid: Imprenta Real. 1783).

14319 “Convención concluida en Londres el 14 de julio de 1786, entre su Majestad Católica y el Rey de la Gran Bretaña, para explicar, ampliar y hacer efectivo lo estipulado en el Artículo 6º. Del Tratado Definitivo de Paz del año de 1783”, en Colección de los Tratados de Paz, Alianza, Comercio, etc. Ajustados por la Corona de España con las potencias extrangeras, desde el reynado del señor Don Felipe Quinto hasta el presente Tomo I (Madrid: Imprenta Real. 1796).

14420 Merril, Guyana and Belize Country Studies, pág. 165.

14521 Merril, Guyana and Belize Country Studies, págs.. 175-76.

14622 Boland, System of domination after Slavery, pág. 601.

14723 Humphreys, The Diplomatic History, pág. 6; Merril, Guyana and Belize Country Studies, pág. 166; Boland, System of domination after Slavery, pág. 601.

14824 Humphreys, The Diplomatic History, pág. 60.

14925 Humphreys, The Diplomatic History, pág. 61.

15026 Tratado de Amistad, Navegación y Comercio entre México y el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda. Londres, diciembre 26 de 1826; Isidro Fabela, Belice, pág. 198-199.

15127 Es el Tratado de límites entre Guatemala y la posesión británica en la Bahía de Honduras. Define límite sur de Belice en el río Sarstún, y el oeste en el meridiano Garbutt.

15228 Véase Francesca Gargallo, Adalberto Santana. Belice: sus fronteras y su destino (México: UNAM. 1993), págs. 65-66.

15329 Humphreys, The Diplomatic History, pág. 142.

15430 Statistical Institute of Belize, Belize Population and Housing Census 2010, pág. 10.

15531 Statistical Institute of Belize, Abstract of Statistics Belize, (Belmopan: SIB. 2012), pág. 31.

15632 Statistical Institute of Belize, Abstract of Statistics Belize, pág. 32.

15733 Statistical Institute of Belize, Abstract of Statistics Belize , pág. 25. National Human Development Advisory Committee, 2002 Poverty Assessment Report (Belmopan: Government of Belize. 2004), pág. 15.

15834 Statistical Institute of Belize, Abstract of Statistics Belize, pág. 25.

15935 National Human Development Advisory Committee, pág. 15.

16036 Karl Steven Seitz, “Migration, demographic change, and the enigma of the identity in Belize”. Thesis Masters of Arts (Arizona: Arizona State University, 2005), pág. 1.

16137 Carla N. Barnett, “Public Policy, Human Development and Expanding Citrus Economy of Southern Belize”, Discussion Paper (Belmopan: Central Bank of Belize. 1993), pág. 4.

16238 Chaves Solera, Diagnóstico de la agroindustria del Azúcar de Belice, págs. 11-12.

16339 Instituto Nacional de Migración, Estadística Migratoria. Síntesis 2012 (México, Secretaría de Gobernación, 2013), pág. 21.

16440 Bureau of International Labor Affaires, “Belize, 2014 Findings on the Worst Form of Child Labor” (Washington: United States Department of Labor, 2015), pág. 1.

16541 Bureau of Diplomatic Security, Belize 2015 Crime and Safety Report, (Washington: Department of State, 2015), pág. 1.

16642 Bureau of Diplomatic Security, Belize 2015 Crime and Safety Report, pág. 12.

16743 Jefe de la XXXIV zona militar con sede en Chetumal, Quintana Roo, entre septiembre de 2009 y diciembre de 2012.

16844 Bureau for International Narcotics and Law Enforcement Affaires. International Narcotics Control Strategy Report, Vol. I, págs. 5-6.

16945 Bureau for International Narcotics and Law Enforcement Affaires. International Narcotics Control Strategy Report, Vol. I, pág. 108..

17046 Bureau for International Narcotics and Law Enforcement Affaires. International Narcotics Control Strategy Report , Vol. II.

17147 “Casi una tonelada de pseudoefedrina”, en Por Esto (México, 4 de marzo de 2014).

17248 “Relevo de mando militar”, Por Esto (México, 2 de diciembre de 2012).

17349 Bureau for International Narcotics and Law Enforcement Affaires. International Narcotics Control Strategy Report , Vol. I, pág. 109.

17450 Decriminalization of Marijuana Committee (DOMC), Belize Decriminalization of Marijuana Committee. Final Report 2015 (Belmopan, 2015); Amandala (3 de marzo de 2015).

17551 DOMC, Belize Decriminalization of Marijuana, pág. 7.

17652 DOMC, Belize Decriminalization of Marijuana, pág. 8.

17753 Véase Erica Illingworth, “Belize on Drug Trafficking”, Council on Hemispheric Affaires (30 de Julio de 2015. Disponible en http://www.coha.org/belize-on-drug-trafficking/

178

Para citar este artículo :

Juan Carlos Arriaga-Rodríguez, « La frontera norte de Belice: características geohistóricas y dinámicas transfronterizas », Boletín AFEHC N°70, publicado el 04 septiembre 2016, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=4389

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.