Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.224.197.251', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : Los inmigrantes centroamericanos en Belice y su contribución a la construcción de la nación. : Los inmigrantes centroamericanos en Belice y su contribución a la construcción de la nación.

Ficha n° 4394

Creada: 03 enero 2017
Editada: 03 enero 2017
Modificada: 26 enero 2017

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 1
Total de visitas : 332

Autor de la ficha:

Crucita KEN

Editor de la ficha:

Mónica TOUSSAINT

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Los inmigrantes centroamericanos en Belice y su contribución a la construcción de la nación.

Belice es el único país de Centroamérica que fue colonizado por Inglaterra. Debido a este pasado histórico, su sistema de gobierno es distinto al de las repúblicas vecinas que fueron colonias de España. La economía de Belice se ha mantenido en un crecimiento constante y su vida política ha sido estable. Esto propició la llegada masiva de inmigrantes centroamericanos, justo en el momento en que Belice se enfocaba a crear la unidad nacional para obtener su independencia en 1981. La inmigración de centroamericanos suscitó mucha incertidumbre por el delicado equilibrio cultural que existía. Se tuvieron que realizar ajustes a nivel social, económico y político para lograr la integración de estos nuevos habitantes. Con el paso del tiempo, los retos se han ido solucionando y la nación de Belice hoy acepta que tiene un doble destino, que comparte con sus países hermanos caribeños y con Centroamérica. Sin embargo, la situación de la inmigración continúa siendo un tema con muchas aristas y poco estudiado.
Palabras claves :
Conflictos políticos, Pobreza, Discriminación, Políticas Públicas, Integración.
Autor(es):
Crucita Aurora Ken
Fecha:
Septiembre de 2016
Texto íntegral:

1

Introducción

2Una nación se construye por su población, tanto con la nativa como con la inmigrada. En Belice la cultura maya fue la originaria. Luego llegaron los españoles y posteriormente los ingleses, que ocuparon el espacio conocido como Honduras Británica. Esto lleva a que Belice, el único territorio insular dominado por los ingleses, tenga una doble cultura: la caribeña, que comparte con las islas de las Antillas que fueron colonizados por la Gran Bretaña, y la latina, por compartir frontera con naciones hispanas como México, Honduras y Guatemala.

3Belice obtiene su independencia de Inglaterra de forma tardía, en 1981. Su gobierno ha sido ocupado por uno de los dos partidos políticos mayoritarios que ha tenido. Su sustento económico lo obtiene de su producción primaria: la caña de azúcar, el plátano, los cítricos, la pesca, entre otros. La actividad secundaria se concentra en agroindustrias, y su terciaria en el comercio y el turismo. En la región del Caribe y de Centroamérica ha mantenido una cierta estabilidad económica y su paridad con el dólar ha sido fijada desde 1971 a una tasa de $2.00 Bze por $1.00 US. Las actividades económicas y su gobierno han permitido cierta estabilidad mientras que la región centroamericana ha sufrido problemas políticos-étnicos y sociales.

4Un impedimento para la obtención de la independencia de Belice fue la disputa territorial que Guatemala mantiene con este territorio. Entre 1971 y 1975 Guatemala amenazó con invadir militarmente a Belice con el apoyo de El Salvador, pero con la pronta respuesta de las tropas aéreas británicas esto no sucedio1.

5En los años ochenta, un estimado de 30,000 inmigrantes, mayormente de El Salvador y Guatemala, ingresaron a Belice, lo que representó un 18% de la población. La mayoría ingresó entre 1979 y 1985. Se establecieron principalmente en los distritos agrícolas de El Cayo y Orange Walk, que también coinciden con ser frontera de Belice con Guatemala. Para 1989, las cifras oficiales reportan un total de 4,500 refugiados oficialmente reconocidos y 1,500 más en espera de obtener ese status. Adicionalmente 25,000 inmigrantes, no refugiados, se estimaba que residían en el país. Esta información la corrobora el gobierno de Belice, el ACNUR (UNHCR) y las ONGs que se especializaban en refugiados2.

6Así, la independencia de Belice justamente coincide con la llegada masiva de inmigrantes centroamericanos al país. La importancia de esta coincidencia de fenómenos es que se implantan dentro del marco de la construcción de la nación, ahora independiente, como parte de un esfuerzo que el gobierno estaba luchando por alcanzar.

La construcción de la nación beliceña y sus retos

7En Belice, la decisión de la construcción de la nación, en la que se incorpora a la población nativa y a la inmigrante, no ha sido un proyecto de Estado. Esto ha sido espontáneo, dejado a su suerte, sobre todo con relación a los inmigrantes centroamericanos. Si bien existió un proyecto de ACNUR en los ochenta, no ha existido una postura gubernamental sobre la integración de la población inmigrante a la sociedad beliceña en la que este proceso avance de manera planificada política, económica y socialmente.

8Previo a la década de los ochenta, era claro que Belice estaba compuesto por dos grupos étnicos mayoritarios que se disputaban el poder económico y político: los mestizos y los creoles. La integración entre estas dos etnias debía forjarse para lograr la independencia de manera unida. Se percibía una relación étnica de los dos grandes partidos políticos: el Partido del Pueblo Unido (PUP) mayormente mestizo y el Partido Unido Demócrata (UDP), creole. Se mantenía un balance étnico entre estos dos grupos, tanto en lo económico como en su participación política. Ambos partidos se esforzaban por demostrar este balance.

9Según el reporte de Merrill3, un problema clave en el camino hacia la construcción de la nación beliceña fue la sustitución de una ideología donde se destacaba la pluricultura a una donde indiscutiblemente dominaba la cultura creole. Pero ni el esfuerzo por introducir esta noción en el sistema educativo, ni la retórica política fueron completamente exitosos en esta dirección. En realidad, desde principios de los años noventa, muchos beliceños estaban conscientes del aumento en la tensión por la supremacía étnica entre los mestizos y los creole. La llegada de inmigrantes centroamericanos durante los ochenta, en pleno esfuerzo de unión nacional, vino a representar un desequilibrio étnico, sobre todo cuando también existía un éxodo de creoles hacia los Estados Unidos. Esto amenazaba al grupo étnico creole que ostentaba su poder en la ciudad de Belice, la más importante comercial y administrativamente.

10La construcción de una nación se compone de procesos tanto al interior como al exterior, y los ochenta fue una década que representó muchos retos para el pequeño país de habla inglesa en la cuenca del Caribe y en la región latinoamericana. En el interior se enfrentaba a un desbalance étnico por la salida de creoles y la entrada de latinos y, en el exterior, debido a la diferencia territorial de Guatemala por la integridad de Belice y el apoyo incierto de las otras naciones centroamericanas, región que estaba inmersa en disturbios económicos, sociales y políticos en su interior.

Factores de expulsión de migrantes

11Assad Shoman4 nos señala que, más que diferencias, Belice comparte mucha similitud con sus vecinos centroamericanos. Desde la independencia de estas naciones se ha incrementado la intervención directa de Estados Unidos en los asuntos internos de estos países. Ya en los años cincuenta del siglo pasado, los estructuralistas cepalinos demostraron que los modelos económicos que se concentraban en la producción agrícola de exportación en los países latinoamericanos habían causado desigualdad y pobreza en la vasta población. Estos modelos se habían heredado desde la época colonial, traspasadas a las naciones al independizarse y han perdurado hasta la fecha. Si bien ha habido intentos de transformarlos, éstos han sido socavados por el avance coercitivo de las grandes empresas y las presiones políticas internacionales liderados por reconocidos economistas como Milton Friedman. Desde Estados Unidos, estos modelos han sido implantados en los países con la anuencia de los gobiernos en turno, propiciando políticas económicas que permiten la entrada de corporaciones extranjeras para la explotación de los recursos con el empleo de mano de obra mal pagada. En ocasiones, estas políticas económicas han llegado a extremos, causando violencia social y étnica. Esta situación se dio precisamente en Centroamérica durante los ochenta, provocando el éxodo de los habitantes más afectados.

12Guatemala experimentó una guerra de etnocidio, una grave falta de tierra y escasas oportunidades de crecimiento económico para los indígenas. Cárdenas5 menciona que durante este periodo, la mayoría de los gobiernos en este país se constituyeron en regímenes autoritarios. En algunos casos estuvieron directamente encabezados por militares y en otros lo hicieron con fachadas de civiles, pero con muy poco margen de acción independiente del alto mando del ejército. Esta autora explica que una característica de dicho esquema de poder fue la adopción de medidas represivas, que de hecho cercenaron cualquier forma de expresión de los intereses populares. Ello se acentuó aún más con la actividad tolerada de grupos paramilitares que operaron para acallar cualquier intento disidente. De esta manera, el sistema de partidos políticos fue persistentemente restringido y acotado, impidiendo el surgimiento de cualquier expresión opositora que pusiera en riesgo el modelo de poder prevaleciente. Pronto se hizo evidente que las organizaciones guerrilleras se habían asentado, sobre todo, en zonas rurales de población campesina, mayoritariamente indígena, en el norte y occidente de Guatemala. De esta manera, las estrategias militares afectaron principalmente a la población indígena que vivía desde mucho antes del conflicto en condiciones de dominación y discriminación por parte de la población ladina en todo el territorio guatemalteco. Esto explica por qué la mayoría de estos emigrantes son pobres. Además, la situación de la población campesina, sobre todo la ubicada en zona de conflicto, se fue tornando cada vez más riesgosa y la convertía fácilmente en objetivo militar y por ello su seguridad corría peligro en cualquier momento.

13“Muchos guatemaltecos se marcharon a finales de los años sesenta con la creación de la primera güerilla, y más tarde en los ochenta cuando el terrorismo del Estado guatemalteco, en su guerra contra la insurgencia, obligó a cerca de un millón de guatemaltecos a salir de su país6”. Por todo ello, muchos optaron por trasladarse a los países vecinos: México y Belice.

14Igualmente, los años ochenta en El Salvador constituyen un periodo de aumento de la violencia política y de incremento de los conflictos armados. La falta de tierras y la pobreza generada por el sistema de producción de café expulsó a la población, a la vez que propició el levantamiento armado en ese país. Muchos desplazados se movilizaron hacia la capital, San Salvador, y a otras regiones, pero la persecución política los forzó a salir completamente del país. Según Stone7 algunos emigraron hacia Honduras y, al ser repatriados, encontraron difícil reintegrarse a su país por el continuo hostigamiento político. En un informe de SPEAR8 se menciona que la victoria del partido ARENA y de la derecha en El Salvador, junto con el debilitamiento del gobierno de Vinicio Cerezo en Guatemala, intensificaron la guerra civil y aumentó el número de refugiados que buscaron alojamiento en Belice.

15En Honduras, la historia económica, política y social no era muy distinta a la de Guatemala o El Salvador. La política económica imperante en esa época causó la pobreza a mucha población al entregar la explotación de sus recursos naturales a la iniciativa privada, lo cual se llevó a cabo bajo regímenes políticos opresores. A esto se le añadió el conflicto político y social de Nicaragua, puesto que la lucha de Estados Unidos contra los sandinistas se libró también en el territorio hondureño. Así hubo persecuciones y violencia por parte del gobierno en contra de un sector de la población. Ya entrando en los años noventa, fue también signatario de los ajustes estructurales para hacer frente a su deuda externa por lo que las medidas de austeridad sofocaron más a su población. Esto llevó a que Honduras fuera clasificada como el país más pobre de Centroamérica. Esta situación propició la migración de sus habitantes en camino hacia el norte principalmente. Muchos llegaron y eventualmente se establecieron también en Belice.

¿Quiénes son y cuántos son los inmigrantes centroamericanos en Belice?

16Belice ha sido un país de inmigrantes que han llegado desde varios países a establecerse o a hacer negocios; entre éstos se encuentran los taiwaneses, ciudadanos de la República de China, de Hong Kong, de la India y de Estado Unidos. Sin embargo, la mayoría de los que llegaron en la década de los ochenta fueron refugiados centroamericanos, principalmente de Guatemala, El Salvador y Honduras. Según Palacio9, en este periodo el gobierno estimó unas 30,000 refugiados entre los registrados y no registrados. Algunos estudios revelan que la gran mayoría no deseaba regresar a su país de origen. La población beliceña se tuvo que adaptar a su presencia y a su participación dentro de la población nacional. Los inmigrantes, de hecho, emprendieron el proceso legal para convertirse en beliceños. La población de inmigrantes en los años ochenta ya representaba el 15% de la población total de Belice que alcanzaba entonces la cifra de 200,000 habitantes.

17Belice suscribió la Convención de Ginebra en 1991. Para este periodo ya existían 5,000 refugiados reconocidos en Belice y el promedio de las nuevas solicitudes de asilo alcanzaban los 250 por mes. Adicionalmente, unos 3,500 centroamericanos obtuvieron su residencia permanente entre 1983 y 1990, y unos 2,000 adicionales tenían sus solicitudes pendientes. Se estima que 1,100 centroamericanos se naturalizaron beliceños entre 1982 y 1990, todos estos ingresando en las estadísticas de la población beliceña.

18Foster10 reporta que, en 1990, el total de centroamericanos en Belice no era menos de 25, 000. Estaba claro que para entonces ya existían más mestizos que creoles en la población beliceña. Esto provocó algunas reacciones extremas dado que en Belice se ha tratado de mantener un equilibrio entre los mestizos y los creoles, pero parecía que en esta coyuntura ya no constituía parte de la política del gobierno. Desde los ochenta y en los noventa, el énfasis estaba en la necesidad de integrar a los recién llegados a la sociedad beliceña.

19Sin embargo, como se mencionó anteriormente, la gran mayoría de los refugiados fueron campesinos sin propiedad de tierras que ingresaron a Belice con poco dinero, escasas posesiones y con grandes deseos de sobrevivir. La edad media de los refugiados fue aproximadamente de 30 años y generalmente era población masculina. La mayoría de origen rural que prefirieron establecerse en las áreas rurales de Belice. Muchos se asentaron en tierras irregulares, un grupo menor rentó tierras o se estableció en tierras propiedad de sus empleadores. La excepción fueron aquellos que adquirieron terrenos y las 100 familias salvadoreñas que formaron parte del proyecto Valle de Paz auspiciado por el ACNUR11.

20En el 2010, la Organización Internacional de Migración reconoce que Belice es el país centroamericano que ha recibido la mayor población de inmigrantes desde 198312. Esto ha causado un giro importante en la estructura socio-cultural de Belice durante estas tres últimas décadas, dado que la llegada masiva de centroamericanos ha coincidido con la salida también significativa de emigrantes13. Este fenómeno demográfico ha tenido sus repercusiones en la identidad cultural beliceña y ha transcendido incluso en aspectos sociales con repercusiones nacionales, como veremos más adelante. El informe más reciente de SICREMI registra que, en 2013, la población nacida fuera de Belice representaba el 15.3% del total, en donde la mayoría declaró haber nacido en Centroamérica, siendo Guatemala y El Salvador los que contribuyen con el 65 % de esta población nacida en el extranjero que reside en Belice.

21En un intento de actualizar los datos de los inmigrantes y para tener información de primera mano para este artículo, hemos realizado un pequeño trabajo de campo con la aplicación de una entrevista a los hogares de inmigrantes centroamericanos en Belice14. Partimos del dato del 2010 donde se reporta un total de 33,606 habitantes inmigrantes y, según su distribución por distrito, sacamos una muestra con 99% de confianza y 7.5% de error, lo cual nos arrojó una muestra de 299 habitantes. En esta muestra, la distribución por distrito fue la siguiente: Belice, 99; El Cayo, 126; Orange Walk, 39 y Corozal, 28. Los resultados se irán reportando en cada sección donde se requiera.

22La siguiente tabla indica que el país de origen más significativo de los inmigrantes entrevistados lo constituye El Salvador, en primer, lugar seguido por Guatemala. Vemos que los inmigrantes hondureños son importantes y el menor número son los nicaragüenses. También se evidencia que hay una concentración de salvadoreños en el distrito de Belice, únicamente.

23Tabla 1. País de origen de encuestados y su destino en Belice por distrito

24
Área EL SALVADOR GUATEMALA HONDURAS NICARAGUA Total general
BELICE 70 7 31 4 112
CAYO 26 59 14 0 99
COROZAL 19 18 0 0 37
ORANGE WALK 12 22 14 3 51
Total general 127 106 59 7 299

25Fuente: Elaboración propia a partir de entrevistas realizadas del 14 al 21 de noviembre de 2015.

26Respondiendo a los factores de expulsión, la tabla 2 señala que mayormente dejaron su país de origen por la pobreza. La siguiente razón en importancia es la inseguridad y, por último, por motivos familiares. Aunque por estas mismas razones muchos centroamericanos abandonaron sus países de origen en los años ochenta, estas razones siguen pesando en su decisión de quedarse en Belice, donde encuentran relativa paz y estabilidad económica.

27Tabla 2. Razones para dejar su país de origen en porcentaje según distrito

28
Área Inseguridad Pobreza Familia
BELICE 33 42 29
CAYO 53 65 12
COROZAL 50 50 38
ORANGE WALK 50 75 19
Total general 45 57 23

29Fuente: Elaboración propia a partir de entrevistas realizadas del 14 al 21 de noviembre de 2015.

30El gráfico 1 nos indica que las principales razones de inmigrar a Belice han sido por recomendación y por búsqueda de trabajo. La seguridad se ubica en el último lugar, pero también fue una razón importante.

31

Razones de emigrar a Belice en porcentajes según distritos
Razones de emigrar a Belice en porcentajes según distritos

32Como podemos ver, los inmigrantes centroamericanos han encontrado, relativamente, más trabajo y mayor seguridad en Belice de lo que experimentaban en su país de origen. Esto ha servido para darles estabilidad al residir en este país, factor que contribuye a que adopten a Belice como su nación.

33

Destinos como primer lugar de llegada a Belice
Destinos como primer lugar de llegada a Belice

34De los entrevistados, la mayoría reporta, en el gráfico 2, haber llegado a la ciudad de Belice como primer destino, seguido por alguna localidad cerca de El Cayo y, en tercer lugar, a Belmopán. Esto coincide con la información de estudios que demuestran que estos lugares son los de más atracción porque ya existen inmigrantes establecidos.

35

Razones para dejar su primer lugar de llegada en Belice
Razones para dejar su primer lugar de llegada en Belice

36Al ser cuestionados acerca de su traslado posterior, abandonando su primer lugar de llegada, éstos dijeron mayormente que sí, debido a que necesitaban encontrar trabajo, seguido por la búsqueda de un mejor lugar para estar con su familia. Esto se resume en el gráfico 3.

37Se constata que los inmigrantes centroamericanos llegaron a Belice para sobrevivir. En este país fue posible encontrar mayores oportunidades de trabajo y de vivir con la familia. Mientras los inmigrantes resolvían su situación, su llegada causó inquietudes para la población y el gobierno de Belice.

La percepción sobre los inmigrantes centroamericanos y la postura del gobierno de Belice

38La situación de la llegada masiva de inmigrantes centroamericanos suscitó preocupación por su impacto en la sociedad beliceña. Las preocupaciones más serias han sido sobre el equilibrio étnico que se puso en riesgo y la percepción de comportamientos indeseables que podrían transmitirse a la población local. La primera preocupación la comparte la población creole que se preocupó por la “latinización” del país al aumentar la población latina y superarlos en habitantes. El riesgo de que la población latina superase a la creole se veía inminente dado que los creoles jóvenes emigraban, en grandes números, hacia Estados Unidos en busca de trabajo, seguridad económica y la buena vida que prometía ese país. La emigración ciertamente contribuyó a la reducida proporción de creoles en la población beliceña. La emigración no había sido tomada en cuenta, en la década de los ochenta, por el gobierno como un asunto de atención, estudio y de política. Y hasta el momento no existe una política pública integral que trate el asunto. La atención sin embargo se le dio a la reciente llegada masiva de centroamericanos15”.

39La tensión socio-cultural propiciada por los inmigrantes centroamericanos en Belice llegó a ser resaltada en el periódico de mayor circulación en el país, según declara Palacio16. En 1991 en la primera plana se expone que “Belize is now Belice” lo cual anunciaba el cambio en términos de la latinización del país por la composición étnica y su integración regional. Pero según como presagió el mismo Palacio, finalmente, la ausencia de similitud con la “alta cultura” inglesa significó que prevalecía una gran fluidez interétnica que fue generando una cultura local generalizada de integración a través de matrimonios.

40La otra preocupación ya establecida resalta la percepción de que los habitantes de las “repúblicas” son rebeldes, extremadamente pobres, e insalubres, y que tienen poco respeto a la vida, por lo que fue común que se le atribuyera desde una epidemia de malaria hasta el tráfico de mariguana, o desde desempleo hasta el aumento del crimen17. Esta publicación también hace referencia al uso del calificativo de “aliens” a los inmigrantes, que se refiere textualmente a alienígenas y se entiende como seres de otro mundo.

41Pero este apelativo fue cambiando conforme pasaron los años y esta población de inmigrantes se integró a la sociedad beliceña, contribuyendo con su trabajo y su participación a la construcción de la nación, junto con los nacidos en el país de Belice. Shoman18 ya había señalado que “esta fase pasaría especialmente conforme nos acerquemos al punto cuando la mayoría de la nueva generación habrán nacido en Belice y se convertirán en parte de ese mosaico variado de población que se reúne en su búsqueda de la creación de una nueva nación y de dotarla de una identidad”. Agrega que en este proceso Belice tendrá mayor acercamiento y se integrará a la región de Centroamérica, que entre todos propiciaremos.

42Esta integración de los inmigrantes centroamericanos a la sociedad beliceña fue impulsada desde sus inicios por el apoyo financiero que dieron las Naciones Unidas a Belice para esta causa. A principios de los años ochenta, se llevó a cabo un proyecto de investigación para levantar un censo de inmigrantes centroamericanos residiendo en Belice. El resultado de éste arrojó que residía un gran número de inmigrantes, lo cual sirvió para justificar el apoyo de las Naciones Unidas. Es así como Belice solicitó la ayuda del ACNUR por primera vez en 1980 y, el siguiente año, se constituyó un comité para asesorar al gobierno en el proceso. En septiembre de 1981, el ACNUR destinó 910,000 dólares para el proyecto de Valle de Paz19.

43“El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) fue clave para ayudar a financiar las nuevas demandas económicas y sociales que esta inmigración provocó en Belice en la primera mitad de la década de los ochenta. Otras fuentes de ayuda financiera se canalizaron a través de algunas iglesias y de ONGs20”. El asentamiento de refugiados conocido como Valle de Paz, que se ubica en las afueras de la ciudad capital de Belmopán, fue organizado por el ACNUR con la colaboración del gobierno de Belice. A inicios de los años noventa, este asentamiento albergaba una población aproximada de 700 personas y estaba constituido por 90 familias salvadoreñas y 9 beliceñas.

44En la década de los noventa, el gobierno continuó atendiendo y apoyando las directrices de que los refugiados debían integrarse a la sociedad beliceña y que los beliceños debían participar en los proyectos de asentamientos. Pero también respondió legislando con mayores penalidades para empleadores que contrataban a inmigrantes ilegales, por ofensas contra la ley de migración, como también con mayores penalidades por crímenes que se relacionaban con los recién llegados.

45Sin embargo, en esa década de los ochenta, cuando la llegada era masiva, el gobierno fue lento en reaccionar con una política de integración hacia los refugiados de manera clara e integral. A ello se sumaron las preocupaciones, las diversas percepciones, así como la poca información sobre el tema de los refugiados, además del reto de lograr un mayor desarrollo. De este modo, la masiva llegada de inmigrantes centroamericanos significó una tensión muy fuerte a un país pobre y recientemente independizado que aún estaba en busca de su identidad nacional.

46Con todas las facilidades que al principio se les otorgó a los inmigrantes a través del proyecto de Valle de Paz para la obtención de terrenos y viviendas, éstas no han sido suficientes para cubrir las necesidades de los inmigrantes dispersos por todo el país. En las entrevistas recogimos que, en promedio, el 62% tienen casa propia y los que residen en el distrito de Orange Walk reportan el porcentaje más alto (Gráfico 4).

47

Porcentaje de inmigrantes con vivienda propia, según lugar de residencia
Porcentaje de inmigrantes con vivienda propia, según lugar de residencia

48La vivienda es importante porque denota el nivel de bienestar de la población y se relaciona con una menor pobreza. En el gráfico 5 podemos ver que los inmigrantes provenientes de Guatemala son los que registran mayor porcentaje de vivienda propia, seguido por los salvadoreños y los hondureños.

49

Porcentaje de inmigrantes que tienen vivienda propia por país de origen
Porcentaje de inmigrantes que tienen vivienda propia por país de origen

50El proyecto de Valle de Paz también provocó reclamos en cuanto a la preferencia por beneficiar a los inmigrantes sobre los locales. Pero esta inquietud y otras más graves se han ido resolviendo. Belice es un país tan diverso en cuanto a grupos étnicos, que el sentido de amenaza se ha ido diluyendo. Su comida, su contribución a la producción de frutas y verduras, su música, su lenguaje español y maya, complementa la riqueza cultural beliceña. También ha contribuido la apertura de los inmigrantes a la cultura beliceña, el idioma creole que fácilmente adoptan, la música, el valor que le dan a la educación, a la tierra y a la unión familiar han ido permeando en la sociedad beliceña como factores, más de integración y complementación, que de desintegración y amenaza.

51

Porcentaje de inmigrantes que han preservado su cultura, según país de origen
Porcentaje de inmigrantes que han preservado su cultura, según país de origen

52El gráfico 6 muestra que un alto porcentaje de los encuestados dicen haber preservado su cultura aunque muchos, por cuestiones de trabajo, han aprendido el creole. Entre la población joven, es usual escucharlos hablar en creole y en inglés cuando han cursado la primaria y/o secundaria en el sistema educativo de Belice. Muchos de los inmigrantes ya son ciudadanos y muy pocos han calificado como refugiados.

53Belice se demoró en ratificar la convención de las Naciones Unidas para los refugiados debido a que requería el cumplimiento de ciertas condiciones que económicamente no estaba preparado para realizar, porque significaba una discriminación en contra de los propios beliceños. De hecho, el proyecto de “Valle de Paz” incluyó el otorgamiento de terrenos para refugiados y para beliceños también, con el fin de no discriminar a las familias beliceñas que igualmente carecían de espacios para vivir. Este proyecto sin duda cumplió con el propósito de integración de los inmigrantes a la sociedad beliceña. En este sentido, es pertinente rescatar una cita de Usher21 donde menciona fragmento del discurso del ministro de Asuntos Internacionales, el Honorable Said Musa, que al concluir su intervención en la clausura del Taller sobre la Ley y Políticas para Refugiados llama a la integración de los refugiados en el tejido social, económico e histórico de Belice porque, según el ministro, “un refugiado genuino, habiendo sido aceptado bajo los principios de la Ley de Refugiados de Belice y la Convención de Ginebra de 1951, obtiene ciertos derechos y responsabilidades, lo cual significa, entre otras cosas, que los programas de educación deben incluir la enseñanza del idioma inglés y de Civismo para promover respeto y honor a Belice, a su bandera y a su Constitución”.

54Aquí es importante notar, que así como se hizo necesario enseñar el idioma inglés para la integración de los inmigrantes, también gradualmente se le ha ido otorgando una importancia al idioma español, sobre todo en las regiones de Belice donde existen muchos inmigrantes. Es decir, que el gobierno y la población beliceña está consciente de la importancia del idioma español por la llegada de los inmigrantes. Así, paulatinamente, a pesar de la generalización del creole, el español está tomando más presencia. The Economist22 anota que las ceremonias de naturalización se realizan de forma bilingüe, y hablar el idioma inglés no es obligatorio para obtener la ciudadanía. Añade que en las escuelas se enseña el inglés pero que el idioma español forma parte obligatoria del curriculum.

55En los últimos datos disponibles en Belice sobre la estructura étnica, se reporta que en 2010 el grupo étnico compuesto por mestizos y latinos conforman el 52.9% y el creole el 25.9% de la población total. En cuanto a idiomas, para el 2010 los hablantes de inglés constituyen el 62.9%, de español el 56.6% y del creole el 44.6% de la población23. Esto significa que si en el pasado se percibía un tensión étnica, en el presente la realidad es que Belice se ha hecho más diverso en cultura, y ser beliceño hoy es ser multiparlante y pluricultural.

Ocupación de los inmigrantes centroamericanos en Belice

56La agroindustria en Belice es la principal actividad económica que genera divisas para el país. Un número significativo de estas agroindustrias, desde los micro hasta los macro, dependen de la mano de obra de los inmigrantes centroamericanos. Esto se debe a que se le reconoce a esta mano de obra el ser experta y necesitada. El pequeño agricultor requiere de esta mano de obra porque el inmigrante usualmente tiene la experiencia de cuidar, no sólo de la producción, sino también de los animales domésticos. Además, conocen los procesos de conservación de las carnes y de los productos lácteos.

57Pero también son mano de obra cautiva porque su acceso a tierras para la producción independiente es limitada dado que, según su status de inmigrante, están sujetos a sus empleadores para mantener su estancia legal, lo cual también los hace aceptar salarios bajos. Hay algunos empleadores que reconocen el trabajo y experiencia de los inmigrantes y les pagan salarios justos, pero existió mucho abuso de las grandes agroindustrias y existieron denuncias de abuso por medio de la otorgación o continuación de los permisos de trabajo, abusos en la renta de tierras, del cobro de impuestos, en los procesos de la obtención del seguro social, entre otros24.

58

Porcentaje de inmigrantes que tuvieron o no problemas con el departamento de inmigración
Porcentaje de inmigrantes que tuvieron o no problemas con el departamento de inmigración

59Según nuestra muestra, una gran mayoría de los entrevistados dijeron no haber tenido problemas con el departamento de inmigración, porque también han recibido apoyo del gobierno, y especialmente de los políticos, para la obtención de su ciudadanía, como veremos más adelante (Gráfico 7).

60Igualmente fue importante conocer la situación de los inmigrantes con respecto a la adquisición de tierras para cultivar, dado que una gran cantidad de éstos provienen de zonas rurales y donde se practicaba la agricultura. En este tema encontramos que existen diferencias significativas según el distrito de residencia. En promedio, solamente el 29% cuenta con tierras de cultivo, siendo en el distrito de Orange Walk donde este porcentaje es mayor, seguido por el distrito de El Cayo. Corozal y Belice son los distritos donde los porcentajes de inmigrantes con tierras para cultivo son inferiores (Gráfico 8).

61

Porcentaje de inmigrantes con tierras de cultivo por distrito
Porcentaje de inmigrantes con tierras de cultivo por distrito

62La accesibilidad de tierras para el cultivo es vital para mejorar la fuente de ingresos dado que, como veremos a continuación, los inmigrantes centroamericanos añaden al reto, para el gobierno de Belice, de lograr el desarrollo del país.

63Según SPEAR25, la mayoría de los inmigrantes centroamericanos generalmente cuentan con niveles educativos inferiores al promedio beliceño. Se integraron a la economía beliceña a través de sus labores en la agricultura, generalmente muy mal pagados, y en la construcción. Otros ingresaron al cultivo de la mariguana, muy pocos de manera independiente, ya que la mayoría lo hicieron como empleados de vendedores locales o extranjeros. Otros desarrollan la agricultura independiente sobre tierras irregulares. Las mujeres inmigrantes se dedicaron mayormente al trabajo doméstico y otras en la agricultura con sus esposos o a sueldo. Palacio26 nos menciona que los inmigrantes centroamericanos se adaptaron a Belice a través de su participación en nichos socioeconómicos en donde eran expertos y en donde existía la necesidad de mano de obra.

64Desde 1991, vendedores ambulantes salvadoreños y guatemaltecos se vislumbraban en las aceras de las avenidas comerciales más importantes de la ciudad de Belice y ocupaban espacios prominentes en los mercados públicos en Orange Walk, Dangriga, y especialmente en la ciudad capital de Belmopán27.

65La ocupación de los inmigrantes en la agricultura y su asentamiento en las afueras de Belmopán, ha llevado a que la característica poblacional de Belice sea más rural que urbana. Según la publicación de The Economist28 los inmigrantes están redibujando el mapa del país. Mientras que en el resto de Centroamérica la gente se trasladan del campo a la ciudad, a partir del año 2000, la porción de población urbana en Belice ha descendido del 47% al 44% debido a que los inmigrantes se han establecidos en los alrededores de las zonas urbanas. En el distrito del Cayo, 7,000 nuevos hogares se asentaron, muchos en Salvapán, una localidad de inmigrantes salvadoreños equipado con tortillerías que se ubican en las afueras del perímetro de la ciudad de Belmopán. Aparentemente hay espacio para esta expansión, inferido de la extensión que antes era selva que ha sido lotificado en esta región.

66Tabla 3: Población total, urbana y rural en Belice, 200 y 2010

67
Población 2000 2010
Población total 246,538 322,453
Población urbana 111,973 145,829
Población rural 134,565 176,624

68Fuente: Elaboración propia con datos del Statistical Institute of Belize, 2013. Belize Population and Housing Census, 2010. Country Report.

69En el 2010, como en el 2000, la población rural de Belice sigue siendo mayor que la urbana. La explosión poblacional trae alivio y preocupación. La mayoría de los inmigrantes están en edad laboral y participan en hacer competitivas a las industrias importantes de la caña, plátano y cítrico, porque el sueldo es bajo. Pero, dado que aproximadamente el 25% de la población económicamente activa de Belice está desempleada, la llegada de inmigrantes no es visto como favorable por los locales. La misma fuente de The Economist añade que, a medida que el español se hace más importante, los creoles que son monolingües pierden oportunidad de empleo en el sector de servicios. Adicionalmente, en enero del 2012, Belice le otorgó la ciudadanía a más de 1,000 inmigrantes, justo a tiempo para que se registraran para votar en las elecciones. Se reportó que incluso algunos representantes del gobierno pagaron ellos mismos el costo de $150 Bz por cada ciudadanía. Con esta práctica, es improbable que la inmigración de ciudadanos centroamericanos se detenga.

70En cuanto a los datos oficiales sobre empleo, en 2013 la distribución de la mano de obra nacida en el extranjero constituía el 17% del total en Belice. La tasa de participación de la mano de obra en el país se registró en 64.6%. La tasa de participación de la mano de obra nacida en el país se reportó en el 64.0%, mientras que el de la mano de obra nacida en el extranjero fue de 67.2%[29]. Esto significa que la tasa de participación laboral de la mano de obra nacida en el extranjero es mayor que la participación de los nacidos en Belice y coincide con que esta población de inmigrantes aceptan los trabajos arduos en la agricultura y en otras actividades, aunque los sueldos sean bajos.

71

Porcentaje de inmigrantes que consideran que consideran que sus ingresos son suficientes
Porcentaje de inmigrantes que consideran que consideran que sus ingresos son suficientes

72En nuestra muestra de inmigrantes, el 80% consideraron sus ingresos como suficientes para vivir en Belice (Gráfico 9). De éstos, los hondureños, seguido por los salvadoreños y los guatemaltecos, reportaron los porcentajes más elevados. De estos ingresos, podemos apreciar en el gráfico 10 que el 55% dijo enviar remesas a sus familiares. El 63% de los inmigrantes salvadoreños envían remesas, siendo éste el porcentaje más alto.

73

Porcentaje de inmigrantes que envían remesas por país de origen
Porcentaje de inmigrantes que envían remesas por país de origen

74Visto desde su lugar de residencia, los asentados en el distrito de El Cayo son los que más remesas envían, seguido por los de Belice, mientras que los de Corozal son los que registran el porcentaje inferior.

75

Porcentaje de inmigrantes que envían remesas por distrito
Porcentaje de inmigrantes que envían remesas por distrito

76Como se mencionó al inicio de este trabajo, Belice disfruta de un nivel de vida relativamente superior al de sus países vecinos, por lo que no es extraño que los inmigrantes puedan enviar apoyo monetario a sus familiares que permanecen en sus países de origen.

Asuntos actuales

77Después de acercarnos a la situación de los inmigrantes en Belice, país que desde los ochenta está en franco proceso de construcción de su nación, podemos decir que existen tres asuntos principales a los que hay que ponerles atención. En primer lugar se encuentra el uso de los inmigrantes en tiempos electorales; en segundo lugar, el asunto étnico-cultural y sus implicaciones; y, en tercer lugar, la educación y la pobreza. Estos asuntos son de trascendental importancia en la construcción de la nación beliceña porque son la base de la vida digna y democrática que todos anhelamos.

78En cuanto al primer asunto, según Foster30 existen antecedentes históricos claros de estas tensiones político-étnicas. Desde principios de los ochenta, el partido de oposición, el UDP, acusó al gobierno de propiciar la inmigración de centroamericanos y su registro como una táctica de obtención de votos. En el año 2010, en una nota en el periódico Amandala, Ramos31 denuncia que información filtrada a los medios indica que la administración del gobierno en manos del UDP planeaba en otorgar la residencia permanente a un aproximado de 20,000 inmigrantes residiendo en Belice, entre ellos, a algunos trabajadores ilegales. Cuestionado sobre este asunto, el primer ministro Barrow declaró que dicha campaña solamente reconocía que “esta gente ya no se va a ir a ningún otro lado, así que habría que legalizarlos”. Esta nota adicionalmente señala que hubo preocupación entre la población sobre el motivo detrás de este programa de amnistía. La respuesta del primer ministro fue que este programa fue una política ya decidida y que desde su punto de vista era necesaria.

79Otras fuentes señalan que los inmigrantes han jugado un papel importante en la política de Belice. Los inmigrantes centroamericanos han disfrutado de fácil adquisición de la ciudadanía a través de 2 amnistías: una en 1985 y otra en 1999. El voto inmigrante es un factor lógico en la fórmula política. Existe suma preocupación de muchos beliceños sobre la manipulación del voto inmigrante por parte de los políticos. Esta manipulación es una extensión de la práctica de compra de votos. Adicionalmente, la preocupación va en el sentido de que el voto inmigrante se realiza sin el conocimiento del antecedente político en Belice. Los políticos saben muy bien que obtendrán la lealtad de los inmigrantes por facilitarles la ciudadanía o el pedazo de tierra que se les otorgue. Consecuentemente, si los inmigrantes se constituyen en bloque como simpatizantes de un partido, influirán en la nación en que Belice se convertira32.

80Lo cierto es que en cada elección general que se celebra en Belice, el partido en el poder usa sus influencias en el aparato de gobierno para otorgar la ciudadanía a la mayor parte de inmigrantes posibles; incluso se trabaja a marchas forzadas en el departamento de migración para logar el voto. Como ya se mencionó arriba, se sabe que los mismos políticos son los que pagan el costo de este trámite. Pero no importa qué partido esté en el poder, ambos partidos en gobierno recurren a esta práctica. Es tan importante la estructura étnico-cultural provocada por la presencia de los inmigrantes que incluso la revista The Economist33 comparte que muchos anuncios de campaña política para las elecciones del 7 de marzo de 2012 se publicaron en idioma español, y el primer ministro creole, Dean Barrow, dictó parte de sus discursos en ese idioma.

81En cuanto al segundo asunto que versa sobre el idioma, sería interesante que Belice reconociera la importancia del idioma español e implementara de manera oficial el uso de este idioma en el país. No solamente las estadísticas evidencian que es el segundo idioma más hablado, también ya el grupo étnico latino/mestizo compone la mayoría de la población. Además, aceptar el español como idioma oficial llevaría a reforzar la integración de Belice con los países de Centroamérica. En el censo de población y vivienda de 2010 se publica una recomendación al gobierno partiendo de lo que indican las estadísticas. La recomendación precisa es la de implementar el idioma español como el segundo idioma oficial en el país. En este sentido, proponen la formulación de políticas para hacer obligatorio el aprendizaje del español en todos los programas que preparan a los maestros y certificar a maestros en el idioma español. También sugieren instituir la enseñanza del español como segunda lengua en la currícula regular de las escuelas primarias para asegurar el uso correcto de ese idioma al finalizar la primaria, y así no tener que incluirlo en la currícula del nivel de secundaria. Consecuentemente, recomiendan la enseñanza del inglés como segundo idioma para facilitar su aprendizaje a los que no tienen al inglés como su idioma natal, que según las estadísticas, son más que la mitad de la población de niños34. En este sentido, Belice ganaría más reconocimiento y mayor integración regional si adopta el español como segundo idioma oficial. Esto también ayudaría en cuestión de empleos, sobre todo porque el país se perfila hacia el sector de los servicios.

82El tercer asunto importante a tratar es la situación de la educación en general y de la pobreza. Estos dos problemas están relacionados en la medida en que la educación no es gratuita y se encarece conforme se eleva el nivel. En el censo de población y vivienda del 2010, Belice reporta que la mayoría de los inmigrantes provienen de Centroamérica, pero también evidencia que los nacidos en estos países son los que alcanzan menores niveles de educación en comparación con otros inmigrantes. Este asunto es importante porque, si bien los inmigrantes centroamericanos son la mayoría, estos son pobres y, al establecerse en Belice, mejoran su situación, pero no al nivel de superar su pobreza, lo que repercute en la educación de sus hijos. Es decir, que aunado al rezago educativo de los nativos beliceños, esta inmigración de centroamericanos está agravando la situación general de la educación en Belice. Hasta el momento, el gobierno de Belice no ha implementado políticas de educación que lleven a mejorar el nivel en conjunto y en específico para los inmigrantes y sus hijos. Este aspecto de la educación es importante en la construcción de la nación, como también lo es para la superación de la pobreza.

83

Porcentaje de factores que Belice ofrece a los inmigrantes, según país de origen
Porcentaje de factores que Belice ofrece a los inmigrantes, según país de origen

84En promedio general, el factor más importante que Belice ofrece a los inmigrantes es el trabajo, seguido por la seguridad y, finalmente, una preparación académica (Gráfico 12). Esto concuerda con los datos oficiales sobre la baja obtención de educación superior entre los inmigrantes centroamericanos. Así vemos que la educación y la superación de la pobreza entre este sector de la población de Belice es un reto importante a superar, como lo es para la población beliceña en general. El proceso de la construcción de la nación se logra, de manera más eficaz, con habitantes preparados y competitivos.

Conclusión: la contribución de los inmigrantes centroamericanos en la construcción de la nación beliceña

85Los problemas políticos, sociales y económicos de Centroamérica a principios de los ochenta, coinciden con la obtención de la independencia de Belice, un país de habla inglesa y próspero, que sirve como refugio en la región para los desplazados y perseguidos. La disponibilidad de tierras, una frontera porosa, una actividad agrícola importante y turística en crecimiento, y una población mixta entre mestizos y creoles, en relativa paz y estabilidad, se vuelve atractivo para los que buscan mejores oportunidades. Así es como llegan a Belice los centroamericanos en busca de trabajo y de estabilidad. En el primer lustro de los años ochenta, el programa de las Naciones Unidas facilita la integración de esta población al país. La posibilidad de encontrar trabajo en el sector primario y terciario específicamente, llama a otros inmigrantes; los lazos familiares en red los apoyan en su llegada hasta encontrar la manera de vivir.

86Con el trabajo de campo, observamos que los inmigrantes centroamericanos no han tenido problema por el idioma inglés en sus trámites migratorios. Otros aseguran tener suficientes ingresos, incluso para enviarles a sus familiares fuera del país, y algunos dicen contar con terrenos y vivienda propia. Todos estos factores favorables les han dado un sentido de pertenencia, de aprecio a este país donde su vida es más provechosa para ellos y su familia. Y como algunos académicos y autoridades políticas ya intuían, ellos ya no se irán a ningún otro lado.

87Si bien los inmigrantes centroamericanos se han visto envueltos en asuntos de competencia política al ser utilizados como votos en los tiempos electorales, esto lo han aprovechado para conseguir, de manera rápida, sus documentos y status migratorio necesarios para adquirir la nacionalidad. Pero no todo se reduce a la política; los inmigrantes centroamericanos gradualmente se han integrado a la sociedad beliceña, transformando la nación a través de su cultura, su trabajo y por relaciones de parentesco. Hoy se analiza la posibilidad del español como segundo idioma oficial porque se reconoce a la mayoría de mestizos/latinos que componen la población y se hacen esfuerzos por desarrollar al conjunto del país con toda su población. Las posibilidades se amplían para la mayor integración de Belice con Centroamérica y esto puede ser un factor que suavice y finalmente resuelva la disputa territorial con Guatemala. En pláticas con algunos inmigrantes guatemaltecos en la región de Belmopán, como parte de este trabajo de campo, la opinión generalizada fue de que ellos se sienten beliceños y desean fuertemente que el problema territorial con Guatemala se resuelva. Quieren que esto quede atrás y que ellos finalmente se terminen de integrar a la sociedad beliceña, sin este peso político-diplomático sin sentido. Así, todos juntos, están dispuestos a seguir construyendo la nación de Belice, un Belice con muchos retos, pero íntegro, con sus muchas culturas y variadas expresiones.

88Notas de pie de página

89La autora es profesora-investigadora de tiempo completo en la Universidad de Quintana Roo desde 1997. Doctora en Ciencias del Desarrollo Regional, maestra en Ciencias en Estudios del Caribe con especialidad en Desarrollo Regional y Licenciada en Economía. Líneas de Investigación: Desarrollo Regional, Desarrollo Endógeno, la Nueva Gestión Pública y Gestión Pública Local. Autora de más de 40 artículos y 15 capítulos de libros sobre la frontera México-Belice, el turismo en Cancún, la economía del Caribe y de Centro 4.América, el desarrollo económico regional en Quintana Roo y la gestión pública del municipio de Othón P. Blanco. Coordinadora del libro Quintana Roo: la economía de sus municipios (2013) y autora del libro Desarrollo Regional y Gestión Pública en Quintana Roo, 1970 – 2010 (2014).

901 Véase Assad Shoman, The making of Belize´s foreign policy: from colony to independent state Speareport 8 (Belize: Editorial Cubola, 1987), págs. 13-31, citado por Joseph Palacio, Development in Belize, 1960 – 1980. Initiatives at the State and Community levels (Belize: Editorial Angelus Press, 1996) pág. 2.

912 Véase SPEAR, Profile of Belize Speareports 3 (Belize: Editorial Cubola Productions, 1990), pág 25.

923 Tim Merrill, Belize: A Country Study (Washington: GPO for the Library of Congress, 1992). http://countrystudies/us/belize . Consultado el 15 de enero de 2016.

934 Assad Shoman, “Guatemala: Belize´s Political-Cultural Frontier” en Alfredo César Dachary y Stella Arnaiz Burne (editores) Frontera Sur: Historia y Perspectiva. Memorial del Encuentro “Tres Fronteras, Un Destino (México: Centro de Investigaciones de Quintana Roo, 1991), págs. 227 – 233.

945 Eliana Cárdenas Méndez, Esos históricos infatigables: dinámicas migratorias de guatemaltecos en el estado de Quintana Roo 1984-2009 (México: Universidad de Quintana Roo, CONACYT, COQCyT, 2011), págs. 152 – 170.

956 Véase Cárdenas Méndez, Esos históricos infatigables, pág. 164.

967 Michael Stone, Backabush: Settlement on the Belmopan Periphery and the Challenge of Rural Development in Belize SPEAR, Speareports 6 (Belize: Editorial Cubola Productions.1990), págs. 82-134.

978 Véase SPEAR, Profile of Belize Speareports 3 (Belize: Editorial Cubola, 1990), pág. 27.

989 Joseph O. Palacio, “Frontiers Within and Without –The Case of Belize” en César Dachary y Arnaiz Burne, Frontera Sur, págs. 80 – 87.

9910 Byron Foster, ““Ya da fu we Belize”. The Dynamics of Ethnic Transformation in a Newly Independent Nation in Central America” en César Dachary, A y Arnaiz Burne, Frontera Sur, págs. 88 – 104.

10011 Véase SPEAR, Profile of Belize Speareports 3 (Belize: Editorial Cubola, 1990), pág 26.

10112 IOM, International Organization for Migration. Belize Migration Trends. http://costarica.iom.int/en/belize. (2016). Consultado el 15 de enero de 2016.

10213 SICREMI. International Migration in the Americas. Third Report of the Continuous Reporting System on International Migration in the Americas (SICREMI). (Edited by OECD and OAS. 2015).

10314 Entrevistas realizadas con el apoyo de los estudiantes David Echeverría y Jairo Vásquez Mónima del octavo semestre de la licenciatura en Economía y Finanzas de la Universidad de Quintana Roo, del 14 al 21 de noviembre de 2015.

10415 Véase SPEAR, Profile of Belize Speareports 3 (Belize: Editorial Cubola, 1990), pág 25.

10516 Palacio, Development, pág. 4.

10617 Véase SPEAR, Profile of Belize Speareports 3 (Belize: Editorial Cubola, 1990), pág 26.

10718 Shoman, “Guatemala: Belize´s Political-Cultural Frontier”, en César Dachary y Arnaiz Burne, pág. 231.

10819 Michael Stone, Backabush, págs. 82-134.

10920 Véase SPEAR, Profile of Belize Speareports 3 (Belize: Editorial Cubola, 1990), pág 26.

11021 Eustace Usher, A Brief Look At Our Social, Political, Educational, Cultural Heritage Volume II, (Belize: Government Printery, Belmopan, 1992), pág. 108.

11122 Véase “Immigrants in Belize. A Spanish accent. How foreigners are transforming a small English-speaking country”, en The Economist, (February 18th, 2012. Belmopan, Belize).

11223 Véase Belize Population and Housing Census, 2010. Country Report (Belmopan, Belize: Statistical Institute of Belize, 2013).

11324 Byron Foster, “Ya da fu we Belize”, en César Dachary y Arnaiz Burne, pág 100.

11425 Véase SPEAR, Profile of Belize. Speareports 3. (Belize: Editorial Cubola Productions, 1990), pág 26.

11526 Véase Joseph Palacio, Development in Belize, 1960 – 1980. Initiatives at the State and Community levels Belizean Studies, St. Johns Collage. (Belize: Editorial Angelus Press, 1996) pág. 5.

11627 Véase Tim Merrill, Belize: A Country Study. (Washington: GPO for the Library of Congress, 1992). http://countrystudies/us/belize . Consultado el 15 de enero de 2016.

11728 Véase “Immigrants in Belize. A Spanish accent. How foreigners are transforming a small English-speaking country”, en The Economist (February 18th, 2012. Belmopan, Belize).

11829 Véase Belize Labour Force Survey. Preliminary Findings (Belmopan, Belize: April 2013).

11930 Foster, “Ya da fu we Belize”, en César Dachary y Arnaiz Burne, pág. 96.

12031 Véase Adele Ramos, “20,000 undocumented migrants living in Belize?” en periódico Amandala, General. (05 November, 2010) http//amandala.com.bz/news. Consultado el 16 de enero de 2016.

12132 Véase Jerome Straughan, “Belize and the Immigration Hustle”, (24 Feb, 2014) http://fiwebelize.com Consultado el 17 de enero de 2016.

12233 Véase “Immigrants in Belize”, en The Economist (February 18th, 2012. Belmopan, Belize).

12334 Véase Belize Population and Housing Census, 2010 Country Report. (Belmopán, Belize: Statistical Institute of Belize, 2013).

124

Para citar este artículo :

Crucita Aurora Ken, « Los inmigrantes centroamericanos en Belice y su contribución a la construcción de la nación. », Boletín AFEHC N°70, publicado el 04 septiembre 2016, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=4394

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.