Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.167.152.177', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Junta de guerra presidida por el señor gobernador Ayala : Junta de guerra presidida por el señor gobernador Ayala

Ficha n° 4403

Creada: 14 enero 2017
Editada: 14 enero 2017
Modificada: 14 enero 2017

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 14

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Junta de guerra presidida por el señor gobernador Ayala

Junta de guerra prendida por el señor gobernador de Costa Rica Juan de Dios Ayala, el 10 de marzo de 1819, con el fin de proteger los puertos de La Caldera, Matina y Puntarenas. De dotar de armas y pólvora a la provincia y de procurar el dinero necesario para la defensa
Palabras claves :
Puertos, Armas, Guerra
Autor:
Juan de Dios Ayala
Fecha:
1819-03-10
Paginas:
5 fols
Texto íntegral:

1

2Transcripción realizada por la estudiante Amanda Varela Valle de la Escuela de Historia de la Universidad de Costa Rica.
Editada por: Prof. Elizet Payne Iglesias

Transcripción

3Junta de guerra presidida por el señor gobernador Ayala el 10 de marzo de 1819.

4[1 R] [Al margen izquierdo sello: Vale un quartillo años de 1819 y 1820].
En la ciudad de Cartago a los dies días del mes de marzo de mil ochocientos dies y nueve años, yo don Juan de Dios de Ayala, theniente coronel de los reales exércitos, governador principal y [ilegible] por su majestad de esta provincia de Costa Rica; sin embargo de que con algún atrazo el superior oficio del excelentísimo señor procurador general y capitán general, tomé las providencias convenientes para la seguridad de esta provincia de que soy responsable; y sin embargo de hayarme grabemente enfermo, he venido a esta ciudad en amaca, y para mi mayor asierto, se han juntado en mi casa en este día para junta de guerra, el señor brigadier don Tomás de Acosta, el señor coronel don Juan Manuel de Cañas (el que por oficio de fecha de 1 de marzo, contestó que no podía asistir, por no hayarse todavía restablecido de sus achaques, y también contestaron por oficio de 8 del citado, los capitanes de caballería don José Santos Lombardo, y don Félix de Bonilla, no podían asistir a la junta de guerra por hayarse enfermos) por lo que solo asistieron a ella el señor brigadier don Tomás de Acosta, el theniente coronel de este batallón provincial don Félix Fernández, el capitán don Juan Dengo ayudante mayor de dicho batallón y los capitanes de su cuerpo don Joaquín Oreamuno, don Santiago Bonilla, don Salvador Oreamuno, don Hermenegildo Bonilla, don Ysidro Oreamuno y el teniente de oficiales reales y capitán de la sala de armas don Manuel García Escalante, en cuyo acto se leyó el superior oficio de su excelencia, y también se leyó una reprecentación del real poder [1V] comisario prefecto desta reduciones, fray Ramón Rojas; y enterados de todo, los señores de la junta determinaron:

5Voto del señor brigadier don Tomás de Acosta: Soy de opinión que desde el paraje nombrado los Quepos, hasla voca del Río Grande, se aposten vigías que estén a la mira de las embarcaciones que se precenten, y de sus operaciones; que estos vigías se comuniquen las novedades, que adviertan, y que en caso de desembarcar número de enemigos que no puedan resistir, se bayan retirando alternativamente hasta reunirse en el destacamento de donde dependen. Este se pondrá en la voca del Río Grande en el lado donde está la Troja, cuyo comandante, con las fuerzas reunidas, hará la defensa que sea posible, hasta dejar bien puesto el honor de las armas del rey.
Dicho comandante, en el caso de no poder resistir a la fuerza de los enemigos, se retirará por la costa hasta reunirse al cuerpo principal de la fuerza de La Caldera, recogiendo en su retirada los vigías abanzados, que se pusieren entre el destacamento de la voca del Río Grande y el de La Caldera.

6Lo mismo que queda prevenido, deve praticarse desde los Quepos hasta la voca del Río Gran- de o destacamento de la Troja, deverá entenderse desde este destacamento, hasta el de La Caldera, y lo mismo desde este, hasta el del Tempisque: por este medio queda cuvierta la costa del sur, en todos los puntos en que hay poblaciones o haciendas a cuyos [2 R)] vecinos se les hará saver que deven acudir con armas al primer requerimento del comandante de aquel destacamento. Las compañías de caballería urbana que están formadas, y las que se formaren, estarán prontas también, quando sean requeridas por los comandantes de los tres citados destacamentos Troja, Caldera y Tempisque, quedando a la dispocisión del señor governador las órdenes relativas al acopio de víveres para la manutención de los destacamentos y vigías.

7No siendo yo de sentir, que por la costa del norte puedan emprender los enemigos expedición conciderable, capaz de conquistar la provincia; y solo si, a saquear el valle de Matina, única población que hay en esa costa; considero suficiente para su resguardo, un destacamento de veinte y cinco, a treinta hombres, a cargo de sugeto de toda satisfacción, a quien se le darán las órdenes para aportar los vigías convenientes en los puntos más a propósito que descubran el mar, y las embarcaciones que se dirijan a aquel paraje empezando por el Portete, Moín, encenada de la voca del río de Matina, y puesto donde se haya hoy la vigía con quienes deve entenderse lo mismo que queda dicho para los vigías y destacamentos de la costa del sur y el comandante de Matina, cuidará de dar prontamente [Entrerrenglonado: aviso] a este govierno de cuantas novedades ocurran y a la mayor brebedad, para cuyo efecto en la vista dispondrá, que desde Matina hasta Ujarrás se [2V] [Al margen izquierdo sello: Vale un quartillo años de 1819 y 1820] aporten de distancia en distancia, uno o dos hombres para que con aceleración circule el parte. Me parece muy conveniente, que se suspende la apertura o composisión del camino de Matina, que se haya obstruido por un uracán acaecido en los meses de octubre o noviembre o diciembre; pues de abrirlo es facilitar al enemigo su internación a esta provincia por un camino que es trancitable a región y dejándolo como está, se vería obligado a no tener otro paso, que el camino de tierra adentro, el que por su aspereza, solo es trancitable gente de a pie; por consiguiente será más fácil su defenza, y con poca gente.
Los destacamentos de la Troja, Caldera y Tempisque, se compondrán de un capitán, un subalterno y cinquenta hombres; siendo el xefe de los tres el coronel don Juan Manuel de Cañas, o en su defecto el que el señor governador de la plaza tenga por conveniente. Este es mi voto, que forma por mí por impedimento de la vista el theniente de oficiales reales don Manuel García Escalante. Por el brigadier don Tomás de Acosta.
Manuel García Escalante [Firmado y rubricado].

8Voto del theniente coronel de este batallón provincial don Félix Fernándes:
Que en cuanto la dispocición y los dictamina [3R] [Al margen izquierdo sello: Vale un quartillo años de 1819 y 1820] dos por el señor brigadier don Tomás de Acosta en asunto a vigías y destacamentos, me parece estar muy buena la disposición; y en todo me remito a lo dicho. Y en quanto al número de gente que se deve ocupar, lo determinará el señor comandante de armas, co xefe principal.
Este es mi parecer, que firmo.
Félix Fernándes [Firmado y rubricado].

9Voto del capitán don Juan Dengo ayudante mayor de este batallón principal.
En un todo me contrahigo a la determinación que del voto del señor brigadier don Tomás de Acosta, añadiendo que el destacamento de Matina, sea de un oficial, y un sargento veterano para que en todo tiempo puedan responder de qualesquier novedad, y las partes que dieren, no tan solo deve de darlos de las embarcaciones, que arrimen sino de qualesquier otra que procure arrimarse por allí, aser algún reconocimiento. Este es mi voto y firmo.

10Juan Dengo [firmado y rubricado].
Voto del capitán de exércitos y de [ilegible] deste batallón provincial don Joaquín de Oreamuno: Me contrahigo a lo expuesto por el teniente coronel; y en quanto al comisario de Matina respec- [3 V] to las órdenes que hay del excelentísimo señor capitán general; que lo determine el señor governador como a quien corresponde que por lo que hace al destacamento de Matina soy de sentir que para los fines que indica el capitán de exércitos don Juan Dengo se ponga un sargento y un cavo veterano para la dirección de aquella tropa, y que dé los partes con oportunidad. Este es mi parecer; que firmo.
Joaquín Oreamuno [Firmado y rubricado].

11Voto del capitán de este batallón provincial don Santiago Bonilla:
Soy de sentir que el plan expuesto por el señor brigadier don Tomás de Acosta es el más conveniente, salvo en el número de soldados, que deban componer los tres destacamentos y vigías, en cuyo punto me remito al voto del señor theniente coronel y en quanto al que debe mandar el destacamento de Matina soy conforme con el voto del capitán don Joaquín Oreamuno. Este es mi voto que firmo. Santiago Bonilla [Firmado y rubricado].

12Voto del capitán de exércitos y de este batallón provincial don Salvador Oreamuno:
En todo me subscribo a lo expuesto [4 R] por el capitán de exércitos don Joaquín Oreamuno. Este es mi voto que firmo. Salvador Oriamuno [Firmado y rubricado].
Voto del capitán de este batallón provincial don Hermenegildo Bonilla:
Me subscribo en todo a lo expuesto por el capitán de exércitos don Joaquín Oreamuno. Este es mi parecer que firmo. Ermenegildo Bonilla [Firmado y rubricado].

13Voto del capitán de este batallón provincial don Ysidro Oreamuno:
Me contrahigo en un todo al voto del ayudante mayor de esta plaza. Este es mi parecer que firmo. Ysidro Oreamuno [Firmado y rubricado].

14Voto del theniente coronel de los reales exércitos, y governador y comandante general de esta provincia y presidente de esta junta Juan de Dios Ayala:
Que se pongan las vigías en la costa del puerto de Punta de Arenas compuestos de [tachado e ilegible: quatro] y un cavo [tachado: veterano], y los tres piquetes, que expresa en su voto el señor brigadier don Tomás de Acosta [4 V] [Al margen izquierdo sello: Vale un quartillo, años de 1819 y 1820] compuesto cada uno de un capitán y un subalterno con los sargentos, cabos y cincuenta soldados que se expresan, a quienes por este govierno, se les dará las órdenes convenientes; y en quanto a resguardar el puerto del norte nombrado Matina, se nombrará un sargento y cavo veterano, que sean de la entera satisfacción del theniente coronel de este batallón provincial a cuyo sargento se le darán por mí las órdenes necesarias para resguardo de aquel expresado puerto, adonde se mandarán treinta pardos que sean de la satisfacción de este theniente de oficiciales reales, como que de ellos tiene conocimiento, y tanto los vigías como los destacamentos expresados, han de salir de esta ciudad el día veinte del corriente mes; y el capitán don Juan Dengo, como que está exerciendo funciones de sargento interior de su cuerpo por vacante de este empleo nombrará los oficiales, sargentos, tambores, cabos y soldados que se han detallado. Y por lo que respecta a víveres, el comandante que se nombrare de los destacamentos para el puerto de Punta de Arenas, los pedirá a su pasada al cura de Alajuela quien los entregará; y el theniente de oficiales reales nombrará ayí un sugeto de su satisfacción para que lleve el apunte de la cuenta de los víveres que pida el comandante que fuere; esto es para los que se ofrescan si fuere presiso el que permanes- [5 R] [Al margen izquierdo sello: Vale un quarto años de 1819 y 1820] can las vigías y estacamentos por largo tiempo pero para que no se retarde la salida de las expresadas vigías y estancamentos, este theniente de oficiales reales don Manuel Escalante, proverá de socorro y víveres quanto sea necesario; y en quanto a la reprecentación del reverendo padre comandante prefecto destas reduciones fray Ramón Rojas, conformándome con lo que han votado los señores de la junta, suspéndase desde hoy la apertura del camino de Matina, y de todo dese cuenta por el immediato correo al excelentísimo señor procurador general y capitán general para que su excelencia determine lo que sea de su superior agrado. Y por hayarse enfermo el señor gobernador del brazo derecho, firma por él, el capitán don Juan Dengo ayudante mayor de este batallón provincial. Juan Dengo [Firmado y rubricado].

15En este estado hizo presente el theniente de oficiales reales don Manuel García Escalante no tener dinero algunos en cajas; y que en la sala de armas no hay más cartuchos que quatro cajones, y dos de pólvora sin ningunas piedras de chispa; por lo que suplica al señor governador y comandante general que para proverse de algún dinero, y poder cumplir las órdenes que su señoría le ha dado, es de necesidad, se sirva oficiar al factor de tabacos de esta provincia don Mariano Montealegre a fin de que en calidad de reintegro, y mientras las cajas matrices socorren estas, le subministre [5V] seis mil pesos, que con eso parece suficiente para los gastos que reúnan a emprender. Manuel García Escalante [Firmado y rubricado].

16Con lo que se concluye esta acta que firmaron conmigo dichos señores en el referido día, mes y año, por enfermedad del señor gobernador, Juan Dengo [Firmado y rubricado].

17Por el brigadier Tomás de Acosta [Firmado].

18Manuel García Escalante [Firmado y rubricado], Félix Fernándes [Firmado y rubricado], Joaquín Oreamuno [Firmado y rubricado], Juan Dengo [Firmado y rubricado], Santiago Bonilla [Firmado y rubricado], Salvador Oreamuno [Firmado y rubricado], Ermenegildo Bonilla [Firmado y rubricado], Ysidro Oreamuno [Firmado y rubricado].

19En veinte de dicho mes, se compartió testimonio íntegro, y para que conste lo firmo, yo uno de los testigos de su señoría, Joaquín Carazo [Firmado y rubricado].

Fuentes :

Archivo Nacional de Costa Rica (ANCR)
Serie: Complementario Colonial
Número: 3066
Año: 1819