Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.144.33.92', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Traslado de las Cédulas Reales del Archivo de la Diócesis de Guatemala 1539 - 1610 : Traslado de las Cédulas Reales del Archivo de la Diócesis de Guatemala 1539 - 1610

Ficha n° 4457

Creada: 05 mayo 2017
Editada: 05 mayo 2017
Modificada: 05 mayo 2017

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 241

Autor de la ficha:

Alejandro CONDE ROCHE

Traslado de las Cédulas Reales del Archivo de la Diócesis de Guatemala 1539 - 1610

Cuaderno que consta de 73 cédulas transcritas en 1610 por deterioro de las originales.
Palabras claves :
Guatemala, cédulas, indios, mestizos, ordenes, repartimientos, presentaciones, idiomas.
Autor:
Felipe Ruíz del Corral
Ubicación:
AHAG. Fondo Cabildo. Reales cédulas. Cuaderno I de traslados.
Fecha:
1539- 1610
Paginas:
30 folios.
Texto íntegral:

1Traslado de las cédulas reales que están en el archivo.

2Están en este cuaderno 73 cédulas.

3Para que los indios de la Verapaz no se encomienden. 1539.

4Crismón
Reverendo en Cristo padre don Francisco Marroquín, obispo de la provincia de Guatemala del nuestro Consejo. Yo soy informado que fray Bartolomé de las Casas, y otros religiosos que están en esa dicha provincia han procurado traer la tierra que está de guerra de paz [y han tenido] y tienen grandes inteligencias con los indios, sin que ningún español lo entienda. Porque si los españoles lo entendiesen, no faltaría alguno que lo estorbase con toda su posibilidad. Porque dizque hay muchos que pretenden más matar indios y hacer esclavos, que otra cosa que sea en servicio de Dios Nuestro Señor y nuestro punto y que se dan muy buena maña en ello. Y que los [roto] en crédito de ellos, Y que de esta manera se podría hacer para que cesen las muertes y robos. Y otras cosas, que en en las conquistas se suelen hacer. Y que sería bueno que los indios que de esta manera viniesen de paz pusiesen en nuestra cabeza, y no se encomendase en punto porque serían mejor tratados. Yo escribo sobre esto al adelantado don Pedro [de] Alvarado para que lo efectúe. Yo vos encargo mucho que procureis qu así se haga y enviarme eis relación de lo que hubiere hecho, y de la utilidad que de ello resulta. Y también nos ha parecido que estos pueblos que así se redujeren a nuestro servicio, sería bien que se pusiesen en ellos corregidores [virtuosos], que entiendan en el gobierno político con el salario que de los tributos que [roto] dieren pareciere que se debe dar. Que de estos tributos principalmente se paguen [roto] ministros de lo espiritual en tanto que hay diezmos en aquella tierra. Y lo que sobrare guardar en nuestros oficiales. de Toledo a 26 días de junio de 1539 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad Juan de Samano.

5El príncipe encargado a los señores obispos la protección de los indios y pídeles de noticia de los desórdenes que supieren. 1543.

6El príncipe

7Reverendo en Cristo padre don Francisco Marroquín, Obispo de Guatemala del nuestro Consejo. Ya habréis sabido cómo el emperador rey mi señor, habiendo entendido la necesidad que había de proveer y ordenar algunas cosas que convenían a la buena gobernación de las Indias, buen tratamiento de los naturales de ellas y administración de su justicia, y para cumplir en esto con la obligación que tiene al servicio de Dios Nuestro Señor y descargo de su real conciencia, con mucha deliberación y habiendo mandado hacer sobre ello ciertas ordenanzas, y porque después pareció ser necesario y conveniente declarar algunas cosas en algunas de las dichas ordenanzas y acreditar otras de nuevo, se hicieron ciertas declaraciones, y ordenanzas, muchas capitulaciones de las cuales son enderezadas y hechos en beneficio y [F1v] conservación y buen tratamiento de los naturales de las dichas Indias y de sus haciendas. Para que todos sean muy bien tratados como personas libres y vasallos de su majestad. Como lo son instruidos en las cosas de nuestra santa fe católica, como veréis por algunos traslados impresos de las dichas ordenanzas y declaraciones que con esta os mando enviar firmados de Juan de Samano, nuestro secretario. Y como quiera que por ellas, y por nuestras cédulas y provisiones que ahora de nuevo he mandado pintar, envío a mandar a nuestros virreyes, presidentes y oído desde las audiencias y cancillerías reales de las fichas nuestras Indias y a nuestros gobernadores y justicias de ellas, que con gran cuidado y diligencia guarden, cumplan y ejecutan y hagan pregonar. Y a los que contra ellas excedieren los castiguen con todo rigor. Y se han enviado para este efecto muchas de las dichas ordenanzas y encargando a los religiosos que están en esas partes que las den a entender a los naturales y procuren la observación de ellas, y de avisar a las dichas audiencias de los que no las [cumplieren] todavía me ha parecido avisaros a vos de ello confiado en que siendo como sois pastor y protector de los indios naturales de vuestra diócesis y que tenéis más obligación de procurar su bien y conservación, y acrecentamiento espiritual y material lo haréis y miraréis con más atención por la guarda y ejecución de lo que así está ordenado en su beneficio. Y así os encargo el mando que pues [roto] cuanto [roto] tengáis grande vigilancia y particular cuidado de que las dichas ordenanzas se guarden y ejecuten como en ellas se contiene. Y de que si alguno o algunas personas excedieran de ellas avisar a los gobernadores y justicias de esa tierra para que lo castiguen, y ejecuten las penas en ellas contenidas, y sí en ello fueren remisos y negligentes y lo disimularen avisáis de ello al Presidente y oidores de la nuestra audiencia y cancillería real, les enviéis entera relación de lo que excedieran, y en que cosas, y de las justicias, que lo disimularen, para ellos manden castigar a los unos y a los otros. Porque así les enviamos a mandar lo hagan. Y en caso que el dicho Presidente y oidores no lo remediaren y castigaren vista vuestra relación (lo que no creemos sino que tengan de ello especial cuidado) vos nos avisareis de todo, y en viereis la dicha información para que lo mandemos proveer y castigar como convenga. Que lo demás que en esto cumpliréis con la obligación que tenéis al servicio de Dios Nuestro Señor y descargo de vuestra conciencia el emperador mi señor será servido. Fecha en Valladolid a 23 días del mes de agosto de 1543 años. Yo el príncipe. Por mandado de su alteza. Juan de Samaño.
[F3]

8Para que el Presidente señale en el repartimiento que hiciere de rentas, cantidad para que se haga el colegio de los niños.

9El rey

10Licenciado Cerrato, nuestro Presidente de la Audiencia Real de los Confines. Nos somos informados que en la provincia de Guatemala hay mucha copia de niños hijos de mujeres indias [naturales] de [roto] y de españoles ya difuntos. Que dizque pasaron grandes trabajos en la conquista y asiento en aquella tierra. Y porque los dichos ya son en mucho número e irá siempre en crecimiento, convendrá hacerse un colegio en la ciudad de Santiago de la dicha provincia a donde se recogiesen los dichos niños huérfanos hijos de españoles y mujeres naturales de esa tierra. Y que para que se pudiesen sustentar e dicho colegio se pudiese hacer era necesario que en el repartimiento general que [roto] cometido que hagáis en la dicha provincia tuviesedes respecto a dejar y señalar alguna renta para hacer el dicho colegio y sustentarse los dichos niños. Y queriendo proveer en ello visto por los del nuestro Consejo de las Indias, fue acordado que debía mandar dar esta mi cédula, y yo tuvelo por bien, porque vos mando que en el repartimiento general que oviederes de hacer en la dicha provincia de Guatemala, conforme a lo que nos está mandado tengáis consideración a dejar alguna cosa de renta para que el dicho colegio pueda hacer y sustentarse los dichos niños. Fecha en la villa de Valladolid a 29 días del mes de abril de 1549 años. Maximiliano. La reina. Por mandado de su majestad, sus altezas en su nombre. Juan de Samano.

11El príncipe
Informa del casamiento con la reina de Inglaterra

12El principe

13Reverendo en Cristo padre don Francisco Marroquín, obispo de la provincia de Guatemala del Consejo del emperador rey mi señor, como habéis entendido por fallecimiento de Eduardo rey de Inglaterra, ha sucedido en aquel reino la serie bellísima reina doña María nuestra muy cara, y muy amada tía con la cual su majestad ha traído y concertado de casarme pareciéndole ser cosa muy necesaria para la conservación y aumento en los estados de su majestad, y la universal paz de la cristiandad. Y principalmente por lo mucho que conviene a estos reinos la unión de aquel reino con ellos para su quietud y sosiego. Y así con la bendición y gracia de nuestro señor yo me parto a embarcar en el puerto de La Coruña del reino de Galicia donde está a punto el armada a efectuar mi casamiento. Lo cual nos ha parecido haceros saber como es razón, porque creemos [roto] de ello. Y también daros a entender que nos dejamos en nuestro lugar para la gobernación de estos reinos, y de ellos por orden de su majestad a la severísima princesa de Portugal nuestra muy cara y muy amada hermana[F3v] durante la ausencia de su majestad y mía de ellos, por parecernos ser lo que más convenía al bien de ellos y de que más contentamiento todos habéis de recibir [roto] cual vos rogamos y encargamos obedezca hice y sirváis como a nuestras personas. Y encargoos mucho que siempre tengáis mucho cuidado de encomendar a nuestro señor, que me guíe y tenga de su mano para que mejor lo pueda servir que en ello nos haréis mucho placer y servicio. Y lo mismo haréis que se haga en todo vuestro obispado. De Valladolid a 10 días del mes de mayo de 1554 años. Yo el príncipe. Por mandado de su alteza. Juan de Samano.

14Cédula para que no se envíen frailes que andan en hábito de clérigo y los que fueren escandalosos.
El rey.
Muy reverendo en Cristo padre arzobispo de la Iglesia catedral de la Ciudad de México. Y a los referendos en Cristo padres obispos de las iglesias catedrales de las provincias de Guatemala, Honduras y Nicaragua del nuestro Consejo, y a cada uno y a cualquier de vos , a quien esta mi cédula fuere mostrada. Fray Nicolás del Valle de la orden de la Merced, me ha hecho relación, que el va a esa tierra con licencia nuestra, y de su prelado a visitar los monasterios de la orden de esas provincias. Y que a su noticia era venido que contra lo por nosotros [roto], y mandado sin licencia nuestra, ni de su prelado había vuelto a esa tierra en hábito de clérigo un fray Cristóbal [roto] siendo profeso de la dicha orden, y asimismo otros religiosos de la dicha su orden, y de las otras, que con siniestra relación impetrar un [roto] roto [roto] roto, para pasarse a otras religiones para poder vivir con libertad, y otros sin ellas. Los cuales eran apostatas. Y vivían escandalosamente. Suplicándome lo mandase proveer y remediar de manera que no quedase ninguno de ellos en esa tierra y los enviasedes a sus monasterios con todos sus bienes, o como la mi merced fuese. Y porque como veis en tierras nuevas, y donde al presente se planta nuestra santa fe católica es de muy grande inconveniente que los tales residan en esa tierra por el escándalo que en ella ponen. Por ende yo vos ruego y encargo que os informéis y sepaís, que clérigos hay en esa tierra que hayan sido frailes y dejado los hábitos, y que otros clérigos, aunque no hayan sido frailes dan ese mal ejemplo y no viven con el recogimiento, y honestidad que conviene, y provee a raíz como los tales clérigos que han sido frailes salgan luego de sus provincias, y asimismo los clérigos que os pareciere que [F4] son escandalosos y que no conviene que queden en ellas. Y deis orden como se vengan a estos reinos derechamente , sin que queden en esas partes en ninguna manera que nos envíanos a mandar al nuestro presidente y oidores de la Audiencia Real de la Nueva España y gobernadores de las dichas provincias y otras justicias de ellas que siéndoles por vosotros pedido favor y ayuda y auxilio del brazo real vos lo den, y agrandar tanto, cuanto con derecho deban, y que dándoseles por vuestra parte algunos presos, para que se envíen a estos reinos los reciban y también a buen recaudo, como veréis por las cédulas que para ello os mando tenéis del cumplimiento de lo que por esta se os encarga el cuidado que vuestra bondad y religión [roto] [roto] fecha en Madrid a 17 de marzo de 1566 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad Francisco de Erazo.

A los prelados que no den colación ni provisión sin la presentación de su majestad.

15El rey

16Por cuanto nos somos informados que en las nuestras Indias, islas y tierra firme del mar océano algunas personas que tienen indios encomendados, y también nuestros oficiales reales y justicias de ellas han tentado de pretender presentar los beneficios de sus encomiendas, y los dichos oficiales y [justicias] en los pueblos que están en nuestra real corona y por otra parte en estos mismos pueblos, y en otros de españoles, y en otras partes han tentado algunos prelados poder hacer institución y colación de los beneficios eclesiásticos sin presentación nuestra. Y porque esto es contra nuestro derecho y preeminencia real a quién pertenece la presentación en las dichas nuestras Indias de todas las iglesias, dignidades, y otros beneficios eclesiásticos de cualquier cualidad que sean. Para que de aquí adelante se sepa lo que en esto se ha de hacer, y se excuse en los dichos excesos y pretensiones. Por la presente encargamos a todos y cualesquier prelados de las dichas nuestras Indias a cada uno en su diócesis, que sin pretensión nuestra no hagan colación ni provisión de ninguna dignidad, ni beneficio de cualquier cualidad que sea. Y en los lugares donde conviniese a ver curas puedan los dichos prelados dar el título de cura al clérigo o beneficiado por nos presentado, y darle poder de administrar los santos sacramentos, y hacer las otras cosas al oficio de cura pertenecientes. Y tenemos por bien, que habiendo en algún pueblo necesidad de clérigo beneficiado, porque no haya dilación en la doctrina cristiana y en la administración de los sacramentos, confesiones y otras cosas necesarias para la instrucción de nuestra santa fe católica y provecho de las ánimas que habiendo la dicha necesidad [F4v] los dichos prelados puedan dar licencia a los dichos clérigos para administrar los dichos sacramentos, sin hacerles [roto] canónica institución, poniéndoles término de dos años, dentro de los cuales presenten las dichas licencias con aprobación de sus [prelados] ante nos [y el] nuestro Consejo de las Indias para que a ellos, o a quien [nos] fuéremos servido presentemos a los dichos beneficios y por virtud de la dicha presentación les hagan los dichos prelados la colación y canónica institución de los tales beneficios. Y no trayendo la dicha presentación dentro del dicho término, los dichos prelados remuevan los tales clérigos y la dicha licencia [roto] clérigos con la misma obligación de llevar la dicha presentación dentro de los dichos dos años. Y porque por nuestras cédulas está hecha merced a los prelados de las iglesias de las dichas nuestras Indias, que habiendo falta de ministros en las dichas iglesias puedan ellos poner los que faltaren hasta número de cuatro. Y porque los proveídos por los dichos obispos han tenido descuido de enviar por nuestras presentaciones declaramos y mandamos que dentro de los dichos dos años sean obligados los así proveídos de llevar presentación nuestra ante los dichos prelados, de la preventa que así fuere proveído por el tal prelado. El cual término pasado no habiendo llevado la dicha presentación, los dichos prelados los remuevan y pongan otros en su lugar, obligándoles a llevar la dicha presentación dentro del dicho término. Los cuales dichos prelados den sus cartas para nos en que den relación de la cualidad de sus personas, vida y letras. Para que nos siendo servido les pagamos la dicha presentación, o presentemos a las personas que entendamos convenir más para el servicio de Dios Nuestro Señor y nuestro. Lo cual mandamos que cumplan así los proveídos hasta aquí, como los que provienen de aquí adelante hasta el dicho número de cuatro, conforme a las dichas nuestras cédulas. Y asimismo mandamos que si algunos clérigos estuvieren por los tales prelados proveídos hasta ahora sin la dicha nuestra presentación, que les hagan llevarla dentro de los dichos dos años y no la llevando pongan otros en su lugar, con la misma obligación de llevarla, como dicho es y mandamos que esta nuestra cédula, y lo en ella contenido se guarde y cumpla en todo y por todo, como en ella se contiene en las dichas nuestras Indias, islas y tierra firme del mar océano. Y que los prelados que en ellas hubiere tengan cuidado de la guarda y cumplimiento de ella. Fecha en el Escorial [F5] a 3 de noviembre de 1567 años. Yo el rey por mandado de su majestad Antonio de Erazo.

17Que a los clérigos útiles para administrar no les den licencia para pasar a España sino que los acomoden acá.

18El rey

19Muy reverendo [en Cristo padres arzobispos de] las nuestras Indias, islas y tierra firme del mar océano. Y [reverendo] en Cristo padres obispos de las nuestras Indias a cada uno y cualquier de voz a quien está mi cédula fue demostrada. Sabed que nos somos informados que [en aquellas partes] residen algunos clérigos, que son útiles y provechosos para el servicio de [Dios Nuestro Señor] e instrucción y conversión de los naturales de ellas. Y porque si éstos tales [clérigos] volviesen a estos reinos, se seguirían algunos inconvenientes y no se haría el fruto que deseamos. Vos ruego y encargo a cada uno de voz, que a los clérigos que así tuvieredes en esas partes por útiles para el servicio de Dios Nuestro Señor no [roto] deis licencia con facilidad para poder venir a estos reinos, antes les encargueis, y rogueis se entretengan en esa tierra , y los ayudéis y acomodeés lo mejor que pudieredes, que en ello seré servido. Fecha en Madrid a 5 de febrero de 1560 y nueve años. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.

20Que se ampare en la posesión del curato de Taxisco al padre Antonio López.

21El rey

22Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala del nuestro Consejo, a vuestro provisor y Vicario General o al venerable deán y cabildo sede vacante de la dicha iglesia, por parte del bachiller Antonio López, clérigo presbítero nos ha sido hecha relación, que como nos era notorio por la satisfacción que de su persona habíamos tenido le presentamos al beneficio del pueblo de Taxisco de esa provincia. Y que habiéndose presentado en ella con la presentación, que del dicho beneficio le mandamos dar ante el deán y cabildo sede vacante, luego que se presentó y se le hizo colación de él, le pusieron en el dicho beneficio otro clérigo con título de cura, habiéndose siempre servido con sólo un clérigo. Lo cual él había hecho antes que le presentasemos. Y nos fue suplicado que porque en lo susodicho, demás de ser contra lo que por nos está ordenado y mandado, y en prejuicio de nuestro patronazgo era en gran daño y perjuicio suyo, manda hacemos proveer como el dicho clérigo, que el dicho cabildo sede vacante, hubiese puesto y proveído por cura en el dicho beneficio [roto] y el dicho bachiller Antonio López amparado en el dicho curato y beneficio conforme a la dicha [F5v] dicha presentación y se le [roto] [roto] enteramente con los frutos y rentas que le [roto] desde el día que había tomado la posesión de él, o como la nuestra [roto] fuese. Y visto por los del nuestro Consejo de las Indias, y ciertos [roto] sobre lo susodicho por la nuestra Audiencia Real de [aquella provincia] que declaró no haber hecho fuerza el dicho cabildo en poner el dicho cura [porque] [por] auto pronunciado por los del dicho nuestro Consejo fueron revocados y [dados] por ningunos, y de ningún valor y efecto, fue acordado que debíamos [roto] [por] esta mi cédula para vos, y yo he lo habido Por bien. Y [roto] que del dicho beneficio de dicho pueblo de Taxisco mandamos dar al dicho bachiller Antonio López, clérigo, y la colación e instrucción que en virtud de ella le fue hecha, y lo guardéis y cumpláis y hagáis guardar y cumplir en [todos] y por todo, según y cómo en ellos se contiene y declara, y han paréis al dicho bachiller Antonio López en la posesión que tiene del dicho beneficio, y le encomendeis el oficio de cura. Para que él sólo administre los sacramentos en el dicho pueblo y haga todo lo demás conveniente al dicho oficio y le hagáis [acudir] con todos los frutos y rentas al dicho beneficio y curato pertenecientes y que [roto] con el le son debidos desde el día que se le hizo la institución y colación [roto] y con los que de aquí adelante corriere en eI cayeren, y admovais y quitéis del dicho beneficio, y oficio de cura del dicho pueblo a la persona que el dicho cabildo puso y nombró para él, y a cualquier otra persona que sin presentación nuestra le hubiere pretendido o pretendieren obtener. Fecha en San Lorenzo el Real a 29 de marzo de 1573 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad Antonio de Erazo.

23Nicaragua. Si convendrá que el Obispo de Guatemala se erija en arzobispo. 1574.

24El rey.

25Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Nicaragua del nuestro Consejo, y venerable deán y cabildo sede vacante de la Iglesia catedral de la dicha provincia. Porque somos informado, que de ir desde esa tierra a la Nueva España los pleitos eclesiásticos se siguen a las partes muchas costas y vejaciones, y otros inconvenientes que convendría que el obispado de Guatemala se erigiese en arzobispado e Iglesia metropolitana adonde puedan ir los dichos pleitos. Y así se trata del o procurar. Y conviene que enviéis al nuestro Consejo de las Indias testimonio en manera que haga fe de vuestro consentimiento para que [F6] Haga [roto] [en]cargo que luego , que esta recibáis lo hagáis así, sin que haya [roto] [fecha en] [Ma]drid a 27 de abril de 1570 y cuatro años. Yo el rey. [Por mandado de su majestad] Antonio de Erazo.

26Presentación de don Gómez de Córdoba para Guatemala. 1574.

27[El rey]

28Reverendo en Cristo [roto] fray Gómez de Córdoba, Obispo de la provincia de Nicaragua y electo [roto] de la provincia de Guatemala. Sabed que por la buena relación que [roto] vuestra persona, vida y costumbres os presentamos a su santidad para que [roto] aquella provincia como lo veréis por el duplicado de la presentación que con esta os envié. Y porque tenemos aviso que en aquella iglesia y necesidad de persona propia que la gobierne, y así a parecido que será bien que vos [vayáis] luego a recibir en ella. Y tengáis cuenta con la gobernar en las cosas que [roto] a derecho lo podéis hacer en el entretanto que se os envían vuestras bulas [que] será con toda brevedad. Yo vos encargo que logró que esta recibáis lo hagáis [roto] que por la cédula que será consta encargamos al deán y cabildo de aquella [Iglesia] os lo dejé hacer. Y ese [obispado] e Iglesia dejareis en la buena orden que [convenga] y tendréis cuenta de la corregir y gobernar como por cercanía en el [roto] que va fray Antonio de Zayas, que le habemos presentado para obispo de ella en vuestro lugar, e irá en la primera flota. De San Lorenzo el Real a 3 de junio de 1574 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.

29Que se avise de las vacantes para proveerlas. 1574.

30El rey.

31Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala del nuestro Consejo, porque el servicio de Dios Nuestro Señor y nuestro, conviene tener ordinariamente relación de las dignidades, canonjías, raciones y medias raciones que vacan en esa iglesia de las que están prohibidas, y se proveyeran, por quién y qué causa quedan vacas. Vos encargamos que de aquí adelante en todas las flotas que de esas partes vinieren a estos reinos nos enviéis la dicha relación, y otra muy particular de las personas, sacerdotes que hubiere en ese obispado de que más hayan servido en la doctrina y conversión de los indios, y de su calidad, edad, habilidad, suficiencia, vida y costumbres. Y en quien concurran las otras partes necesarias para servir las dichas prebendas o más para que se vean en nuestro Consejo. [F6v]de las Indias y se provean. [Roto]. Fecha en Madrid a 15 de [roto] de 1574 años. Yo el rey. [Por mandado de su majestad ][Antonio de Erazo].

32Que se tenga cuidado con algunos predicadores luteranos que se tiene noticia pasan a las Indias. 1574.

33Reverendo [roto] obispo de la provincia de Guatemala del nuestro Consejo [roto] que en algunas partes del delfinado y tierras del duque de [roto] algunos predicadores luteranos disfrazados y que de presente [roto] preso en Mondavi , que es de Niza, Y ha confesado haber estado en [Alejandría], Pavía, Venecia y otras tierras de Italia, y platicado severamente en ellas sus errores. Y que iba con determinación de embarcarse para las Indias, donde eran ya encaminados otros de su secta. El cual está obstinado hicimos en ella, y dice no llevar otro dolor si muere, sino no poder dar noticia de su religión [en esas] partes. Y aunque se entiende vuestro celo y cuidado ser cual conviene [roto] servicio de Dios y bien de las almas que son a vuestro . Porque con cargo. Porque como [roto] Este negocios de mucha consideración y importancia os ruego y encargo [que] estéis muy vigilante en ello y con todo secreto y diligencia hagáis [inquirir] y saber si a vuestra diócesis ha llegado o está en ella alguno de estos falsos [roto] ministros o personas sospechosas en nuestra santa fe católica, y provee gays y pongáis en ello por todas las vías que pudieredes el remedio que es necesario y conviene el servicio de Dios y nuestro. Y que sean castigados conforme a sus delitos y excesos. Y de lo que en ello hicieredes notareis aviso. Fecha en Madrid a 20 de julio de 1574 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.

34Que se castigue a los clérigos que tratan y contratan. 1576.

35El rey.

36Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala del nuestro Consejo, nos somos informado, que los clérigos que hay en esa provincia tratan y contratan con indios y españoles. Y porque ésta es cosa prohibida y de mal ejemplo, y digna de remedio y castigo, os encargamos que luego como ésta veáis os informéis de lo que en ello pasa. Y lo castigue seis y remedieis como vivieredes que más conviene. De manera que cc semejante desorden. Fecha en Aranjuez a 21 de mayo de 1576 años. Yo el rey. Por mandado su majestad. Antonio de Erazo.

37[F7]

38Que cuide que sean bien tratados los indios. Año 1576.

39El rey.

40[Reverendo en Cristo fray Gómez de Córdoba] Obispo de la provincia de Guatemala del [nuestro Consejo] [ 9 de marzo del año pasado de ][1575] de entender aviades llegado a vuestra Iglesia por lo [roto] las almas de nuestros súbditos y os rogamos y encargamos [roto] uséis en ella vuestro oficio pastoral con el cuidado y vigilancia [roto] sois obligado y así en lo que toca al buen gobierno de vuestra Iglesia, y en doctrina y pasto espiritual que conviene dar a vuestras ovejas, como en procurar que [sean bien] tratados, mirados y favorecidos, y ayudandolos en sus necesidades espirituales, como de vuestra persona y buen celo y cristiandad confía. Y de lo que fuere necesario que mandemos proveer tocante a esto nos avisáis siempre. De Aranjuez 21 de mayo de 1576 años. Yo el rey. Por mandado su majestad. Antonio de Erazo.

41Que no entierren a nadie en las capillas mayores de las catedrales. 1577.

42El rey.

43Reverendo en Cristo padre obispo de la Iglesia catedral de la provincia de Guatemala del nuestro Consejo, y venerable deán y cabildo de la dicha iglesia nos somos informados que las capillas mayores de las iglesias catedrales de esas partes se suelen guardar para nos, como patrón de todas ellas. Y no embargarse esta orden don Bernardino de Villalpando, obispo que fue de esa provincia y algunos de ese cabildo dieron enterramiento en la capilla mayor de esa iglesia a don Francisco de la Cueva para poner en ella los huesos de don Francisco de Alvarado que había sido conquistador de esa provincia y los de su mujer, y que adelante fuese enterramiento conocido de los susodichos. Y porque queremos saber lo que esto pasa y el provecho y utilidad que de ello se sigue a esa iglesia, o si resulta o podrían resultar inconvenientes de haber el dicho enterramiento en la dicha capilla y por qué causa, os encargamos, que luego como vieredes esta nuestra cédula enviéis ante al nuestro Consejo de las Indias relación particular de todo lo susodicho. Para que visto se provea lo que convenga. Y en el entretanto que acá se ve y provee lo que conviene no haréis novedad en ello. Fecha en Madrid a 22 de abril de 1577 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.

44[F7v]

45Para que se hagan sementeras de las comunidades para socorro de los pobres y demás cosas.
El [rey]

46[Roto] real que recibe en [roto provincia de Guatemala don fray
Gómez de Córdoba ][roto] nos ha escrito que los indios naturales [roto] pasado de 76 siete enfermedad de viruela de que había muerto mucha cantidad. Y habiendose hecho diligencia para [roto] orden de que se podía tener en curarlos se había hallado por experiencia que la causa de serles esta enfermedad tan peligrosa era por la falta de medicinas y otros regalos, que por ser ellos tan pobres y miserables no tienen con qué proveerlo. Y para lo que se podía ofrecer en casos semejantes, sería muy conveniente que en cada pueblo de indios hiciese una sementera de comunidad. Y por no ocupar en días de trabajo y ser para obra tan vía se le diese licencia para que lo hiciesen cuatro o seis días feriados después de comer. Y lo que de allí se cogiese se beneficiarse y vendiese y pusiese en una caja con dos o tres llaves para que de ellos se proveyese a las dichas necesidades de los dichos naturales, y a otras de las iglesias y a enfermos, viudas y viejos que no pueden trabajar como se había hecho en la provincia de Nicaragua, y habiéndose visto por los de nuestro Consejo de las Indias. Y por habernos parecido ser cosa conveniente lo tocante a la dicha sementera, y que es bien que se ponga en ejecución por la forma que está referido, o por la que más convenga vos mando que luego que ésta veáis os juntéis con el dicho obispo, proveasi y ordeneis como esto se ponga en efecto. Y que su cumplimiento daréis aviso. Fecha en Aranjuez a 8 de mayo de 1577 años. Yo el rey. Por mandado su majestad. Antonio de Erazo.

47Que no se de beneficio al que no supiere lengua. 1578.

48El rey.

49Reverendo en Cristo padre Obispo de Guatemala del nuestro Consejo. Nos somos informado, que sin embargo de que os está advertido y ordenado que no proveais las doctrinas de los pueblos de indios a personas que no sepan muy bien la lengua de los que han de enseñar, tenéis muchos clérigos en las dichas doctrinas en el término de vuestro obispado que no entienden la lengua [F8] de los indios [que tienen a cargo, y que por estar puestas penas de dineros a los que ][roto] [aprenden] algunos vocablos de los confesionarios, y con esto sin haber [roto] otra diligencia pretender la cura que se ha de aplicar al beneficio [y doctrinas] de los dichos indios, los confiesan, no sabiendo darse a entender [roto] católica, ni predicársela ni como reprenderlos de sus vicios y pecados [roto] porque siendo así ni vos podéis cumplir con lo que sois obligado por razón de vuestro oficio, ni esperarse que los dichos indios mejoraran sus costumbres, faltando a los que se las han de dar inteligencia a personas que no entiendan [roto] muy bien la lengua de los indios que les dieredes a cargo, que además que en hacerlo así nuestro señor será servido, y vos cumpliréis con lo que sois obligado. Yo recibiré contentamiento. Fecha en El Pardo a 2 de diciembre de 1578 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.

50Que no se de órdenes a mestizos. 1578.

51El rey.

52Reverendo en Cristo padre obispo la catedral, Iglesia y obispado de Guatemala del nuestro Consejo. Nos somos informado que habéis dado órdenes a mestizos y a otras personas [que] no tienen suficiencia para ello. Lo cual como podéis considerar es de gran inconveniente por muchas razones. Y la principal por lo que podría suceder por no ser las personas a quien se ha de dar las dichas órdenes recogidas, virtuosas y suficientes. Y de las cualidades que se requieren para el Estado del sacerdocio. Y pues es cosa que toca tanto al servicio de Dios Nuestro Señor y bien de las almas de esos naturales, os ruego y encargo, que miréis mucho en ello y tengáis en el dar las dichas órdenes el cuidado que de vuestro buen celo y cristiandad se confía, dándolas sólo a personas en quien concurran las partes y cualidades necesarias. Y por ahora no las daréis a los dichos mestizos de ninguna manera. Hasta que habiéndose mirado en ello se os avise de lo que habéis de hacer. Fecha en El Pardo a 2 de diciembre de 1578 años. Yo el rey por mandado su majestad. Antonio de Erazo.

53[F8v]
Que no compelan a los indios a que ofrezcan. 1578.

54Nos somos informados que en algunos pueblos del distrito de ese obispado se suele avisar a [los] indios [roto] ofrezcan al tiempo que es costumbre cuando se les [roto] de las doctrinas los compelan a ello [roto] muchos por no tener que ofrecer dejan [de ir a] misa [habiéndose entendido por los del nuestro Consejo de las Indias ][nos] ha parecido que no conviene ni es justo, que en esto se les haga violencia [os ruego] y encargo que ordenéis y defendáis precisamente a todos vuestros ministros eclesiásticos a no compelan a ofrecer a los dichos indios pues aunque (como) [roto] ofrecer de suyo es cosa loable y recibida en la iglesia, el hacerlo ha de ser voluntariamente, como lo son las demás obras de caridad. Y de cómo lo vieredes proveído y ordenado nos daréis aviso. Fecha en El Parto a 2 de diciembre 1578 años. Yo el rey. Por mandado su majestad. Antonio de Erazo.

55Que corrija a los curas que dan mal ejemplo. 1578.

56El rey.
Reverendo en Cristo padre Obispo de Guatemala del nuestro Consejo. Nos somos informado, que cuando alguno de los sacerdotes que tenéis puestos en las doctrinas de los pueblos de indios de ese obispado viven mal o es reprendido o notado de algún vicio, y se os da aviso de ello si le mandáis visitar, y se haya culpado, sólo se le pone alguna pena pecuniaria y le dejáis en la doctrina que se estaba, olemos raíz con mejoría a otra de que resulta, que no teniendo el castigo por ser tan leve, se está en suma la vida dando mal ejemplo a los indios, que tienen a cargo. Y que si entendiesen que siendo convencidos de algún vicio habían de ser no condenados en dineros, sino expelidos de la doctrina que tuviesen, y no se les ha había de dar otra, será recogerían y tendrían cuidado de vivir ejemplarmente. Y porque ésta es cosa de vuestro oficio y a qué se debe advertir mucho, os ruego y encargo que de aquí adelante tengáis mucho cuidado de que cuando sucediere cosa semejante proveáis lo que conviene al servicio de Dios Nuestro Señor, y bien de las almas de vuestros súbditos, castigando las culpas de los dichos sacerdotes de manera que todos los demás se ejemplifican. Fecha en El Parto a 17 de diciembre de 1578 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.

57Casa de recogidas. 1579.

58El rey.

59Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala del nuestro Consejo. Domingo de [Ordoñez] en nombre de Ana Gallegos de Villavicencio, beata, nos ha hecho relación que a más de 15 años que tiene en la ciudad de Santiago de esa provincia una casa de mujeres beatas recogidas todas doncellas hijas y nietas de personas que nos han servido en esa tierra, y que en ella hay 17 beatas y otras muchas entrarían en ella, que por no tener ninguna renta, sino sólo lo que algunas personas les dan de limosna no se reciben por lo cual las que en el ahí padecen necesidad, como constaba y parecía por ciertos recaudos que antes nos en el nuestro Consejo de las Indias se presentaron suplicándonos que para qué las susodichas se puedan conservar y sustentar, y fundar un monasterio donde se puedan recoger les hiciésemos merced de $1000 de renta en cada un año, como la nuestra merced fuese. Y visto por los del nuestro Consejo y los dichos recaudos, que de suso se hace mención. Porque yo quiero ser informado que casa de beatas es la susodicha, y si se podrá reducir a alguna orden, y que mujeres son las que en ella hay y si viven con todo recogimiento y de su necesidad, si tienen alguna renta u otro aprovechamiento, y si es suficiente si para fundar el dicho monasterio. Como para su sustentación y si demás de las que en ella halla el presente, hay otras que quieran entrar en ella. Y no teniendo la dicha renta, ni aprovechamiento, que qué cantidad tiene necesidad para la susodicho. Y en que se les podrá señalar, que no sea de nuestra real hacienda, os encargamos que luego como se os fue demostrada esta nuestra cédula, habiendo os informado. Para que visto se provea lo que convenga. Fecha en Madrid a 7 de diciembre de 1579 años. Yo el rey. Por mandado su majestad. Antonio de Erazo.

60[F9]

61Que informe sobre todo beneficio iniciático. 1581.

62El rey.

63Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala del nuestro Consejo. Porque entendiendo la obligación que tenemos de procurar que esos reinos y provincias de las nuestras Indias sean bien regidos y gobernados [F9v] en lo espiritual y temporal, y habiendo esto de ser por relación y noticia por estar tan distantes de estos reinos [roto] que se tenga muy particular, para que [roto] y principalmente en lo que toca a la predicación [roto] cómo cosa más importante y a que es más procurámosse pueda, os ruego y encargo que luego que recibáis esta nuestra cédula hagáis sacar una relación de las dignidades, canonjías, raciones y medias raciones que hay en esa iglesia, quien la sirve y si ésta cumplida la erección. Y hay algunos prendados ausentes y donde y cuanto hace. Y con qué licencia y las que están vacas y cuanto valdrá cada una de las dichas prebendas cada año desde el deán a los medios racioneros y que otros oficios eclesiásticos se proveen en la dicha iglesia. Y de los lugares que hay en todo el término y jurisdicción de ese obispado así de españoles como de indios. Y qué doctrina hay en ellos, y de los que están religiosos, y de qué orden y clérigos y quien los presentó a los beneficios, y el valor de cada uno de estos. Y también de las capellanías que hay en esa iglesia, y las demás de esa ciudad y en las de todos los dichos pueblos, hospitales y otros lugares píos, quien los fundó, cuándo y con qué cargo. Y cuyo es el patronazgo. Y lo que vale cada una de las dichas capellanías. Y quien las sirve, y por cuyo nombramiento hecha la dicha relación la enviaré east por vías duplicadas al nuestro Consejo de las Indias. Que en ello me tendré por servido. Fecha en Portalegre 5 de marzo de 1581 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.

64Que no den licencia a ningún clérigo para que pase a pretender. 1581.

65El rey.

66Reverendo en Cristo padre obispo de la Iglesia catedral de la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala del nuestro Consejo. Ya sabéis como en uno de los capítulos del título de nuestro patronazgo se ordena que en vacando cualquier beneficio, el prelado mande poner edictos en la Iglesia catedral y en la donde se hubiere de proveer. Y de los que se opusieren se cojan dos los más beneméritos, y los presente ante el virrey, Presidente, gobernador para que elija uno y esta elección remita al prelado para que haga la provisión [F10], colación y canónica institución por vía de encomienda, y no en título perpetuo [roto] particular se contiene en el dicho capítulo, a que nos referimos y por [roto] [mandamos] acudir a la presentación de los beneficios, que guardándose el derecho de [nuestro] patronazgo, no haya falta en la doctrina de los indios. Cuya conversión [mucho] deseamos. Os ruego y encargo que de aquí adelante cuando vacare algún beneficio, doctrina o administración, u otro oficio eclesiástico, que sea a nuestra presentación, como patrón de todas las iglesias de las dichas nuestras Indias [roto] proveáis haciendo las diligencias, conforme lo que se contienen en dicho capítulo, advirtiendo que de ser en el entretanto que nos otra cosa proveyera hemos. Y en cada flota que viniere a estos reinos nos envía y se relación de todas las vacantes que hubiere habido en todo vuestro obispado. Y a quien hubieredes presentado a ellas. Y otra relación aparte de los clérigos que hay en todo vuestro distrito, y de sus partes. Calidad, vida y costumbres. Lo cual iréis prosiguiendo de suerte que como está dicho vengan las dichas relaciones en cada flota. Y daréis orden que todos los sacerdotes entiendan que conforme a la relación que nos enviaredes de su merecimiento se les ha de proveer los dichos oficios y beneficios. Y que de ninguna manera vengan a pretenderlos. Porque además de que harán falta en la conversión, doctrina y ensañamiento de los naturales lo cual no deben aventurar por ningún humano interés. Sin duda los que acá vinieren no serán proveídos aunque traigan aprobación vuestra, y con suficientes recaudos se requieren. Y por ningún caso se dispensará en lo contrario ni se les dará licencia para que vuelvan. Y que el medio más conveniente para conseguir premio y acrecentamiento ha de ser vuestra relación, y parecer, pues media[nte] ella, y el conocerlos se cree que nos informa raíz de los más beneméritos y [suficientes] para cumplir con vuestra obligación, y descargar nuestra conciencia. Y para que mejor podáis hacer esta diligencia y advertirnos, mandamos escribir a la nuestra Audiencia Real de esa tierra, que no de licencia para venir a estos reinos a ningún sacerdote de ese distrito, sin tener la vuestra para el mismo efecto. De [ilegible] a 22 de marzo de 1581 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.

67[F10v]

68El rey
(Sobre corregir los malos tratos a los indios de la provincia).
Léase que es buena y se continúa todavía. 1582.

69Reverendo en Cristo padre obispo de la Iglesia catedral de la provincia de Guatemala del nuestro Consejo [roto] somos informado que en esa tierra se van acabando [los indios] de ella por los malos tratamientos que sus encomenderos [roto] les hacen. Y que habiendo disminuido tanto los dichos indios, que en algunas partes faltan más de la tercia parte les [roto] tasas por entero que es de tres partes los dos más de lo que son obligados a pagar, y los tratan peor que esclavos. Y como tales se hallan muchos [vendidos] y comprados de unos encomenderos a otros y a algunos muertos a azotes y mujeres que mueren y revientan con las pesadas cargas, y otras, y a sus hijos les hacen servir en sus granjerías, y mueren en los campos. Y allí paren y crían Mordidos de sabandija ponzoñosos, y muchos se ahorcan. Otros se dejan morir sin comer, y otros toman hierbas venenosas. Y que hay madres que matan a sus hijos en pariendolos , diciendo que lo hacen por librarlos de los trabajos que ellas padecen. Y que han concebido los dichos indios muy grande odio al nombre cristiano. Y tienen a los españoles por engañadores. Y no creen cosa de las que les enseñan. Y así todo lo que hacen es por fuerza y que estos daños son mayores a los indios que están en nuestra real corona por estar en administración. Porque habiéndose proveído [roto] lo que ha aparecido convenir al bien espiritual y temporal y conservación de los dichos indios, teniendo tanto cuidado de procurar que fuesen doctrinarios e instruidos en las cosas de nuestra santa fe católica y mantenidos en justicia y amparados en su libertad como súbditos y vasallos nuestros, entendíamos que nuestros ministros cumplían lo que les habíamos ordenado, y de no haberlo hecho y llegado por esta causa estado de tanta miseria y trabajo nos ha dolido como de razón y fuera justo que vos y vuestros antecesores como buenos y cuidadosos pastores hubierades mirado por vuestras ovejas solicitan del cumplimiento de lo que es en su favor está proveído. O dándonos aviso de los excesos que hubiese para que los mandáramos remediar. Y ya que por no haberse hecho ha llegado a tanta corrupción y desconcierto conviene que de aquí adelante se repare con mucho cuidado y para que así se haga [F11]Escribimos apretadamente a nuestros virreyes, Audiencias y gobernadores, advirtiendo [roto] en remediarlo tienen, o tuvieren algún descuido han de ser castigados con mucho abrir corchete roto[ruego] y encargo que para que se cumpla nuestra voluntad que es de que estos pobres gocen de descanso y quietud, y conozcan a nuestro señor, para que mediante su divina gracia y la predicación del Santo Evangelio puedan salvarse, tengáis muy particular cuidado, y estéis muy atentos a ver y entender cómo se cumple lo que está proveído y se proveyere en beneficio de los dichos indios y si [roto] cómo sois obligado lo que tocare a esto vieredes que no se hace. Lo que contiene daréis nos aviso de ello para que se remedie. Sobre la cual os encargamos la conciencia. Fecha en Lisboa a 27 de mayo de 1582 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.

70También es buena léase cerca de los curas. 1583.

71El rey.

72Muy reverendo en Cristo padre arzobispo de México de la Nueva España del nuestro Consejo. Vuestra carta de 29 de octubre del año pasado de 1581, habemos recibido y otras de antes y después. Por todas se ve el cuidado que tenéis que cumplir con las cosas de vuestra obligación que es como siempre se ha esperado de vuestra persona. Yo os encargo que lo continuéis y también el darnos aviso de lo que os pareciere conviene que lo tengamos para que mejor se acierte en lo que acá se hubiere de proveer. En lo que pedís declaramos nuestra voluntad acerca del examen y aprobación de los beneficiados, a quien presentamos. Porque algunos pretenden que no se han de examinar, y que esta es nuestra intención. Y nos supliais que habiendo de ser así mandasemos que acá se examinen en las presentaciones que les damos, se os encarga y requiere que los examineis. Y sobre ello se os encarga la ciencia. Y así guardando voz el tenor de las provisiones queda absuelta esta duda, porque nuestro intento es que sean idóneos y suficientes. Y que de otra manera no sean admitidos, y vuestro oficio es hacer y cumplir esto como en las dichas provisiones se os ordena. Asimismo decís que para excusar dudas convendrá declarar lo que se ha de guardar en lo que por nos fueren presentados a beneficios de iglesias donde son necesarios Y están erigidos dos beneficios o más. Porque los que van proveídos pretenden ser sólo beneficiados, aunque este [roto] de haber dos en las partes donde van proveídos [roto] bien [roto] las capellanías que hay en las iglesias. Porque [nuestra] intención no es de quitar los ministros de doctrina donde son necesarios. Habéis de entender que donde ha habido dos beneficios al presentado no se provee más que en el uno. Y que los demás beneficios y capellanías mientras no presentaremos a ellos se han de proveer allá [conforme] a lo dispuesto en el título de nuestro patronazgo.

73A lo demás que en vuestras cartas refereis se satisface en algunas cartas que habemos mandado despachar. Como allá lo veréis. Y así no se ofrece más que responderos en esta. De Madrid a 19 abril de 1583. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.

74Sobre los hábitos de los clérigos. 1584.

75El rey.

76Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala de nuestro Consejo. Aunque es cosa muy justa y conveniente, que los clérigos de menores órdenes traigan hábito honesto y decente. Y así está ordenado por la Santa Sede apostólica, y por muchas sesiones determinadas en concilios generales y provinciales, como lo entenderéis y habréis visto. No es mi voluntad que mi Audiencia Real de esa provincia se entrometa en ellos. Por ser cosa esta propia de vuestro oficio. Bien que por lo que toca al ejemplo hayan tratado de que se cumpla, lo que acerca de esto está dispuesto. Y así os ruego y encargo que deis orden en el hábito que los clérigos han de traer, así los de orden sacro, como los de menores órdenes, conforme a la costumbre de la tierra. Que por la presente mando al presidente y oidores de esa dicha Audiencia, que os lo dejen proveer libremente. Y no se metan en ello. Fecha en Madrid a 14 de noviembre de 1584 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.

77Que se ponga en los beneficios los clérigos que su majestad presenta. 1584.

78El rey.

79Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala del mi Consejo. Yo he sido informado que los clérigos a quien he presentado a algunas doctrinas en vuestro distrito no les habéis querido examinar y que [F12] los habéis proveido en diferentes beneficios, porque no sirvan en los que fueron [presentados] a fin de impedir la ejecución del derecho de mi patronazgo que esta [roto] por concesión apostólica. Y por el título del que tienen los que por mí gobiernan en esas partes. Porque no se ha de dar lugar a esto. Ni es bien que vos contra vengáis a lo que tan piadosa, , justa y conveniente está ordenado. Os ruego y encargo que de aquí adelante guardéis y cumpláis lo que en la dicha bula y título de patronazgo se contiene con la moderación y orden que se requiere, y el derecho permite pues es cosa tan asentada y mirada, no es justo que hay alteración. De Madrid a 14 de noviembre de 1584 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.
A los prebendadoss ni curas para hacer ausencia. 1585.

80El rey.

81Reverendo en Cristo padre obispo de la Iglesia catedral de la provincia de Guatemala de mi Consejo. Ya sabéis con conveniente cosa es que los prendados, dignidades, canonjías, raciones, capellanes y otros ministros eclesiásticos asistan en esa iglesia. Así para que sea mejor servida, como por el ornato y decencia de las cosas del culto divino. Y porque he sido informado que algunos de los sobre dichos, y aún de los curas y beneficiados de las parroquias y pueblos, hacen largas ausencias con pequeñas ocasiones. Y por esta causa mucha falta. La cual fácilmente se disimula por respeto de repartir entre sí los demás prendados lo que monta el estipendio. Y parte que de los diezmos cabe al ausente. Os ruego y encargo que no deis licencia a ningún prebendado de vuestra Iglesia, ni cura de las demás de vuestra diócesis para hacer ausenciade ellas, sin causa muy urgente. Pues los negocios que se ofrecieran se podrán cometer y encargar a otras personas, y a los que se ausentaren sin licencia, o teniéndola, se detuviera en más del tiempo que se les hubiere concebido. En lo cual como está dicho, habéis de advertir y tener mucho la mano vacareisles las prebendas o beneficios que tuvieren, procediendo en ello conforme a derecho. Y [roto] en todas ocasiones de lo que en esto hubiere, para que yo presenté aquellas [dignidades] y beneficios personas que los sirvan. Fecha en Barcelona a [roto] de junio de 1585 años. Yo el rey. Por mandado de su majestad. Antonio de Erazo.

82[F12v]

83Contra el cura de Izalco y el de Naolingo.

84El rey.

85Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala de nuestro Consejo. Don Diego de Guzmán, vecino de la ciudad de Santiago de esa provincia me ha hecho relación que tiene en encomienda el pueblo de Tecpán Izalco, y la cuarta parte del de Naolingo [de esa] tierra en compañía de Gonzalo Vázquez de Coronado. Y que habiéndoseme hecho relación por parte de Jhoan de Guzmán, su padre, que también tuvo los dichos pueblos, que los curas que residen en ellos tenían en cada un año más de 1000 ducados de provecho de los dichos beneficios, además de otros muchos aprovechamientos que tenían de los indios de los dichos pueblos. Y que no se contentando con lo que les valían los dichos beneficios, necesitaban a los dichos indios a que les diesen de comer de balde. A su instancia yo envié a mandar al Presidente y oidores de la mi Audiencia Real de esa tierra hiciesen información de lo que en ello pasaba. Y constando ser así proveyesen, que los dichos indios no recibiesen agravio. Y en cumplimiento de dicha cédula la dicha Audiencia recibió la dicha información. Y por ella parecía ser así la relación que ha hecho el dicho su padre, y tener los dichos curas de los dichos beneficios más de $2000 de oro de minas en cada un año de aprovechamiento, especialmente el licenciado Muñoz beneficiado el pueblo de Naolingo. Y fuera de los dichos aprovechamientos tiene otros así de ofrendas como de raciones, que vendrán a montar los unos y los otros más de $2000 de minas. Porque además de este tiene dicho licenciado en el dicho pueblo sustratos. Y ser mercader público con que trae tan oprimido a los dichos indios, como si fuesen sus esclavos.Porque tienen y cogen de sus heredades, pretenden los dichos clérigos que sea para ellos su color de ofrendas y para el dicho efecto usan de muchos medios extraordinarios y muy indecentes. Que es en la víspera del día de ofrenda, desde vísperas hacer sonar muchas trompetas, y repicar las campanas hasta medianoche, para prevenir y avisar a los dichos indios que el día de ofrenda. Y el día de fiesta por la mañana andan los alguaciles por las calles a avisar los que lleven ofrendas. Y para que no les falten les fían y dan las cosas que han de ofrecer. Y después lo cobran de ellos cuando tienen cacao. Con que los tienen tan sujetos y [amedrentados] como si tuviesen jurisdicción en los dichos pueblos. Y los [encomenderos] no tienen mano para cobrar sus tributos. Ni mis justicias para hacerles que paguen. Sino cuando los dichos clérigos quieren [F13] suplicándome lo mandase remediar,, proveyendo que se moderas en las ofrendas, cofradías y capellanías que los dichos curas habían instituido para [roto] reduciéndolos a una tasa moderada. Y que el servicio y comida que [piden] de los dichos indios se lo paguen, como lo pagan los jueces y encomenderos. Y que no carguen a los dichos indios, ni ocupen en el servicio de sus personas y casas, antros como hasta aquí han ocupado. He vist por los del dicho mi consejo y la dicha información, de que arriba se hace mención, fue acordado que debía mandar dar esta mi cédula por la cual os ruego y [encargo], que luego como la veáis os informéis, averigües y sepáis las cosas que el [dicho] licenciado Muñoz ha excedido, y le castigueis y reformeis
y que así a él como a los demás clérigos de ese obispado les modereis los derechos que llevan a los [indios] así de misas y entierros, como de bautismos, velaciones y otras cosas. Y asimismo en lo que los indios les dan cada día de gallinas y pescado, maíz y otros mantenimientos y servicios. Y a la dicha Audiencia envío a mandar que os ayude, y de favor en lo que para todo esto convinier Y avisareisme de lo que se hiciere. Fecha en Monzón a 13 de septiembre de 1585 años. Yo el rey por mandado de su majestad. Joan de Ibarra.

86Que los prendados no tengan capellanías. 1587.

87El rey.

88Reverendo en Cristo padre Obispo de Guatemala de mi Consejo, el deán y cabildo de esa iglesia me ha escrito, que en el concilio provincial que ahora últimamente se celebró en la Ciudad de México, se determinó que los prendados de las iglesias no pudiesen tener capellanías. Que si en esa se cumpliese sería en un gran daño suyo por ser las prebendas muy tenues. Y porque para proveer lo que esto convenga quiero tener vuestro parecer, os ruego y encargo me lo enviéis en la primera ocasión. Fecha en Madrid a 3 de febrero de 1587 años. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

89Sobre la Ermita de Nuestra Señora de los Remedios. 1586.

90El rey.

91Reverendo en Cristo padre obispo de la Iglesia catedral de la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala de mi Consejo. Por parte de Baltasar Esteves de Santamaría, ermitaño de la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, que es junto [F13v] a esa ciudad Se me ha hecho relación que habrá 12 años que fue a ella donde se halló estar empezada a edificar la dicha ermita, y solamente tenía levantadas las paredes y cubierta de paja [el techo] de ella. Y él con intento de servir a nuestro señor dispuso a [roto] cargo la dicha ermita. Y para levantar la obra, y que en ella se celebrase el culto divino anduvo pidiendo limosna en esa ciudad y su distrito, y con lo que allegó, y después acá se ha allegado, y con el favor que para ello le disteis se hizo una [roto] iglesia de madera y teja, y algunos ornamentos con que se celebran los divinos oficios, de que ha resultado ser frecuentada la dicha ermita, y celebrarse en ella cada año la fiesta de Nuestra Señora de la O, con gran solemnidad y devoción así de todos los españoles como de los naturales. Como constaba por ciertos recaudos, que se presentaron en mi Consejo de las Indias. Suplicándome que atento a que él es muy viejo y desea que tan santa obra y devoción vaya adelante, mandase se tome mi nombre la dicha ermita para que se tenga mucho cuidado de ella y le hiciese alguna merced y limosna Para con que se pueda conservar. [y] habiéndose visto por los de mi Consejo de las Indias porque mi voluntad es que [la] dicha obra sea favorecida, os ruego y encargo tengáis mucha cuenta con ayudarla en todo lo que hubiere lugar, procurando que vaya adelante, para que se continúe la devoción, que se tiene con aquella santa casa. Fecha en San Lorenzo a 30 de mayo de 1586 años. La cédula arriba escrita mandé sacar de mis libros por duplicada. En Madrid a 20 de julio de 1587. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

92Que castigen a los curas mercaderes. 1588.

93El rey.

94Reverendo en Cristo padre obispo de la Iglesia catedral de la provincia de Guatemala de mi consejo. Yo he sido informado que en el distrito de ese obispado hay muchos clérigos tratantes. Y que además de ser cosa indecente que personas dedicadas a tan alto ministerio se ocupen en mercancías, ni [F14] semejantes granjerías, resultado de ello escándalo y mal ejemplo, y tenerlos en menos estimación de la que se requiere y debe a su hábito y profesión, y en mucho [daño a los] vecinos y mayor de los indios. Y que convendría visitar todas las doctrinas y [partidos] donde son curas, y entender cómo proceden en ello los demás sacerdotes. Y porque es justo que este exceso se reforme, os ruego y encargo, que proveáis y deis orden como los dichos clérigos sacerdotes no pueden ser factores de [roto] de otras personas ni tratantes ni contratar en ningún género [roto] por sí ni por interpuestas personas, castigando con mucho [roto] a los que hicieron lo contrario que para hacerlo os dará el favor y ayuda necesario ni Real Audiencia de ese distrito, a quien escribo sobre [ello]. Y porque su parte tenga mucho cuidado del cumplimiento de esta mi [cédula]. Y vos lo tendréis de avisarme de lo que conforme a ello hubieredes [proveído]. De Madrid 18 de febrero de 1588 años. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Joan de Ibañez.

95Que hecho de la corte a todos los clérigos pretendientes y que el obispo informe de todos. 1588.

96El rey.

97Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala de mi Consejo. Por una mi cédula fecha en 22 de mayo del año pasado de 1581, además de darseos la orden que habías de tener en la provisión de los beneficios de vuestro distrito, en el entretanto que yo como patrón que soy por autoridad apostólica de todas las iglesias de esas partes no proveyese cosa en contrario. Os encargué que en cada una de las flotas, que de allí adelante viniesen a estos reinos, me envíasedes relación de todas las vacantes, que hubiese habido en ese obispado, y de las personas que hubiesedes presentado a ellas. Y otra relación aparte de los clérigos de vuestro distrito, y de sus partes, calidad, vida y costumbres. Y que diesedes orden como todos entendiesen, que por vuestra relación y aprobación se había de proveer lo que vacase. Y que ninguno viniese acá a pretender. Porque demás de la falta que podrían hacer en la [F14v] administración de los santos sacramentos, doctrina y ensañamiento de los indios, que tanto conviene [acudir] sin duda los que viniesen no serían proveídos, ni se les daría [roto] para volver a esas partes. Y para que mejor lo pudiese [cumplir] escribí al Presidente de la Audiencia Real de esa tierra, que no diese licencia para venir a estos reinos a ningún [sacerdote] de vuestro distrito, sin tener la vuestra para el mismo efecto [después] [roto] aviso, y visto que estas diligencias no han sido parte [roto] la venida. Y que además de la falta que hacen [Roto] a los que más se debe advertir, como los viajes son tan [largos y trabajosos], y de tanto riesgo y costa, y ellos no mejoran sus pretensiones con la venida, pues por las razones dichas huelgo de que se tenga más consideración con los beneméritos que actualmente están sirviendo y [mereciendo] con la asistencia de oficio tan apostólico, vuelven gastados y [roto]. Y padecen trabajos e incomodidades y algunas veces se [procede] en todo con menos buen ejemplo y decencia de la que requiere su [estado] sacerdotal. Y siendo como ha sido, y es tan grande el exceso, que ha [roto] a mucha consideración el remedio y reformación de él, he mandado [roto], en efecto se ha hecho a todos los clérigos que estaban con semejantes pretensiones, que luego se saliesen de la corte y dejando sus papeles inmemoriales, se fuesen a esperar la ocasión de embarcación, los que hubiesen venido de las Indias, y los de estos reinos a sus casas. Porque hasta que lo hubiesen cumplido así no les haría merced ni se trataría de sus provisiones. Y porque habiéndose ya mediante esta orden puesto fin a tantos inconvenientes, distracción y trabajo de los dichos pretensores, y habiendo de negociar por papeles, conviene ahora, que de aquí adelante más que por lo pasado que las elecciones se acierten. Y esto se ha de justificar por vuestra relación, y parecer, como quien más va en ello. Así por el descargo de vuestra conciencia, con quien descargo la mía, como por lo que os obliga el encomendaroslo, os ruego y encargo, que porque yo he mandado [F15]La [orden] que ha padecido convenir sobre el hacer las informaciones de oficio y a pedir [roto] de los dichos pretensores en las audiencias de esas partes. Y que particularmente se advierta a los eclesiásticos, que además de ellas han de enviar aprobación de sus prelados, sin las cuales no se les recibirán ningunos otros papeles, ni recaudos la deis a los de vuestro distrito, que os la pidieren. Y merecieren, para que la envíen con las dichas informaciones. Y aparte me enviareis en cada flota parecer secreto y [roto], virtud, partes, ejemplo, vida y costumbres, edad y calidad [roto] clérigos de vuestro obispado y de lo que hubieren servido y de la [aprobación] que tuvieredes de sus personas. Y de aquello para que os pareciere que cada uno de por sí será más suficiente y a propósito para que visto todo [roto] mi Consejo de las Indias les haga merced conforme a lo que constare de los [papeles] y demás de las dichas relaciones me enviareis otra aparte de [todas] las vacantes que hubiere habido en ese obispado y habéis de advertir mucho [roto] vía Habéis de dar licencia a ninguno de los dichos [clérigos] de vuestra diócesis para venir a las dichas pretensiones por las causas sobre dichas. Que el mismo cuidado tendrá mi presidente de la dicha Audiencia, a quien escribo en esta conformidad. Fecha en San Lorenzo 22 de junio de 1588 años. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

98Diferentes advertencias. 1589.

99El rey.

100Reverendo en Cristo padre Obispo de Guatemala de mi consejo. Recibí las cartas que me escribisteis en 27 de abril y 7 de octubre del año pasado de [15]88. y holgué de verlas y de entender por ellas el cuidado con que acudir a las cosas de vuestra obligación. Lo cual os agradezco y encargo continuéis.

101En novelas capellanías [sobre] que os escribí y encargué me avisasedes, si convendría que las tuviesen los prendados de vuestra Iglesia, para que se pudiesen sustentar, por ser las prebendas tenues. Pues decís bastaría que [F15v] Al prebendado cuya renta no llegue a 400 ducados cada año se le permitiese tener [capellanías] hasta cumplimiento de aquella cantidad. Y que las demás quedasen para clérigos pobres, que ayudasen en el servicio de esa iglesia. Yo os remito lo que a esto toca para que proveáis en ello lo que más conviniere. Y de lo que hicieredes me avisareis.
[Roto] que decís haber hecho contra los clérigos que tratan y [contratan] [roto] parecido muy bien. Y os encargo tengáis mucho cuidado [de continuarlas], y del cumplimiento de lo que acerca de esto y de otras cosas tocantes al servicio Nuestro Señor, y a la provisión de los [beneficios] Y tener la mano en dar licencias para venir clérigos a estos reinos he escrito, como quiera que confío procedeis En lo que toca a los perjuros , y escrúpulos que decís se siguen del modo en que se hacen las elecciones de alcaldes en las ciudades y pueblos de ese distrito. Yo escribo a la Audiencia, que dé orden en que se remedien. Y así lo haréis. De San Lorenzo a 24 de octubre de 1589 años. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor Joan de Ibarra.

102en todo muy conforme a la satisfacción que he tenido y tengo de vuestra persona. Está bien el haber dado la orden que decís, para que los clérigos acudan a la Iglesia y servicio de ella los días de fiesta. Pues además de lo mucho que [importa] para su instrucción, y saber bien rezar cumple con lo dispuesto [en los] concilios provinciales que referís.
Muy bien hicisteis en ordenar que los que hubiesen de doctrinar a los naturales de esa provincia aprendiesen la lengua materna. Pues decís que es la mexicana en la que se adoctrinaba le entendían muy pocos hombres y ninguna mujer.
El memorial de los clérigos que hay en esa provincia y de sus méritos y servicios, sobre qué os escribí, me enviareis en todas ocasiones como decís lo haríades.
En lo que toca a los perjuros , y escrúpulos que decís se siguen del modo en que se hacen las elecciones de alcaldes en las ciudades y pueblos de ese distrito. Yo escribo a la Audiencia que de orden en que se remedian. Y así lo haréis. De San Lorenzo 24 de octubre de 1589 años. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor Joan de Ibarra.
[F 16]
Cuantos beneficios hay y de qué calidad. 1589.

103El rey.

104Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala de mi consejo. [Porque] conviene que acá haya relación cierta y precisa de los beneficios que hay en ese obispado, y de la calidad y valor de cada uno de ellos, y que personas lo están sirviendo. Y cuáles de ellos son por presentación mía. Os encargo que luego como veáis esta, hagáis hacer la dicha relación. Y que en la primera ocasión [la] enviéis dirigida mi Consejo de las Indias. Fecha en [El Pardo] a 6 de noviembre de 1589 años. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro [Señor] [Joan de] Ibarra.

105Pide la erección de la Iglesia. 1590.

106[El rey]

107Reverendo en [Cristo padre obispo] de la provincia de Guatemala de mi consejo. Porque es [roto] poder acudir a las cosas que se ofrecieran votantes a la Iglesia [roto] la inteligencia que se requiere tener acá su erección, os ruego y encargo que lo que esta recibáis hagáis sacar dos copias auténticas de la dicha erección, y del breve y bulas apostólicas en cuya virtud se hubiere hecho, y me las enviéis por dos vías dirigidas a mi real Consejo de las Indias. Del Pardo a 21 de noviembre 1590 años. Yo el rey. Por mandado al rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.
Que por ser pobres los predestinados se les dé licencia para administrar. 1592.

108El rey.

109Reverendo en Cristo padre obispo de la Iglesia catedral de la provincia de Guatemala de mi consejo. Por parte del deán y cabildo de esa Iglesia se me ha hecho relación, que a causa de ser en muy poca cantidad la renta que los prenbendados de ella tienen, padecen necesidad y que si [F16v] algunos de ellos, que supiesen la lengua de los indios saliesen a doctrinar los podrían remediar parte de [su] necesidad, suplicándome que pues a los prebendado de la Iglesia de Antequera del valle de Oaxaca en la Nueva España, se les concedió lo mismo, mandase que también se hiciese con los que de ellos supiesen la lengua de los dichos indios. Y habiéndose visto por los de mi Consejo Real de las Indias. Porque a parecido, que teniendo voz este negocio presente. Y siendo como [es propio de] vuestro oficio, y obligación entenderéis lo que en el [conviene] [roto] os ruego y encargo que informando muy particularmente [de que] [roto] acostumbra en la dicha iglesia de Antequera, y considerar [si] se puede hacer lo mismo con los dichos prebendados [roto] inconveniente, y comunicado con el presidente de [nuestra Real Audiencia] de esa provincia ambos proveáis y ordenéis [roto] os pareciere, que más conviene, que yo os lo remitiré [roto] me daréis aviso en la primera ocasión. Fecha en [Madrid] postreros de enero de 1592 años. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor. Juan Vásquez.

110Que se funden Colegios Seminarios como encomendada en el Santo concilio. 1592.

111El rey.

112Reverendo en Cristo padre obispo de la Iglesia catedral de la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala de mi consejo. Por lo mucho que importa que se funden, sustenten y conserven colegios, siendo cosa tan necesaria y encomendada en el Santo concilio de Trento. Os ruego y encargo, que si el de esa ciudad no se ha erigido procura que luego se haga. Y que en la provisión de los colegiales tengáis particular cuenta y cuidado de preferir a los hijos y descendientes de los primeros descubridores y personas que me hubieren servido, siendo hábiles y suficientes, y de avisarme de lo que ordenaredes y dispusieredes en el gobierno de dicho colegio. Para aquello entienda cómo se cumplen lo dispuesto en el dicho [F17] Santo [concilio] que mi voluntad es que vos tengáis el gobierno del dicho colegio. Y hagáis la [nominación] de los colegiales, y personas, que en el hubieren de servir. Y que podáis poner vuestras armas en la casa del dicho colegio, con que también se pongan las mías [roto] preeminente lugar, el reconocimiento del patronazgo universal, que por derecho y autoridad apostólica me pertenece en todo el Estado de las Indias. Fecha en Tordesillas a 22 de junio de 1592 años. Yo el rey. Por mandado el rey nuestro señor. Juan Vásquez.

113Sobre el patronato, que parece dudan en el. 1593.

114El rey.

115Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala de mi Consejo. Yo he sido informado que sobre el cumplimiento de algunas cosas de las contenidas en mi real patronazgo, se ofrecen de ordinario dificultades, y diferencias entre los prelados, virreyes, audiencias y gobernadores de esas provincias. Y que de esto resulta que [no] obedecéis ni cumplís con la puntualidad que es justo, y conviene al buen y pacífico gobierno de esas provincias, y Estados las cartas y provisiones que se despachan cerca de su observancia y cumplimiento, y en los demás casos y cosas que las pueden y deben despachar conforme a las leyes y estilo de estos reinos. Y porque estándome concedido el dicho patronazgo por autoridad apostólica por muy justas y legítimas consideraciones. Y haberse guardado aún desde entonces sin contradicción alguna parece que conviene que ahora y de aquí adelante se guarde más y mejor, que hasta aquí se ha hecho, sin que acerca de esto se haga ni intente hacer novedad alguna de vuestra parte y de los demás prelados, pretendiendo aplicaros ninguna cosa de las que me están concebidas, y me pertenecen por el dicho patronazgo. Y no se sabe ni entiende con qué causas algunos de vosotros los dichos prelados dudáis en su cumplimiento. Lo cual no deberíades hacer. Os ruego y encargo le veáis, guardéis y cumpláis, según y como en él se contiene. Y que lo que dudaredes [F17v] Y os pareciere que no me pertenece [por no] estarme concedido por el dicho patronazgo, me avisareis en mi [Real] Consejo de las Indias, donde se verá y considerará lo que mas convenga conforme a vuestras pretensiones sin perjudicaros [en cosa] alguna de las que os pertenezcan, y deban pertenecer sin que [en el entretanto] hagáis novedad alguna en contrario de esto, sino que antes tengáis la buena correspondencia, que de vosotros confío con los dichos virreyes, presidentes, Audiencias y otros gobernadores, cumpliendo con lo que debéis hacer, las provisiones que las dichas mis Audiencias despachan y como conforme a las leyes, y estilo de estos reinos las pueden y deben [despachar] sin dar lugar a que yo pueda tener relación de lo contrario de [lo en esta mi cédula] contenido. Fecha en Madrid a 29 de diciembre de 1590 y tres años. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

116Sobre que se paguen los diezmos. 1595.

117El rey.

118Presidente y [oidores] de mi Audiencia real, que recibe en la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala, por parte del obispo, deán y cabildo de la Iglesia catedral de esa ciudad se me ha hecho relación que algunos de vos los mis oidores en las visitas que hacéis en muchos pueblos de indios por algunas causas conmutais el tributo de cacao, maíz y aves en dinero. Y los que lo reciben no quieren pagar el diezmo, dicen que el dinero no se debe. Y que con notándose la paga de los frutos en cualquier otra cosa no se deja de deber diezmo. Suplicándome atento [A] ello mandase que del dinero o cosa en que se conmutar en los dichos tributos se pague diezmo, como si los tributos se pagasen en especie. Y porque quiero ser informado de lo que en esto hay os mando que juntamente con los oficiales de mi real hacienda de esa provincia, citadas las partes me enviáis relación de ello con vuestro parecer. Para que visto se provea lo que convenga. Fecha en Madrid a 13 de febrero de 1595 años. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

119Sobre la nominación de clérigos para beneficios. 1599.

120El rey.

121Reverendo en Cristo padre Obispo de Guatemala de mi Consejo. O al venerable deán y cabildo sede vacante de la dicha iglesia. Porque muchas veces vienen a mi corte algunos pre vendados o dignidades de esa iglesia, y otras de las Indias a negocios suyos o de sus iglesias u otros con licencia para ello les dan sus prelados o los cabildos en sede vacante, y se detienen por acá mucho tiempo y gozan de sus prebendas sin servir en sus iglesias, ni cumplir con sus obligaciones. A que no es justo dar lugar por la falta que hacen en ellas, y otros inconvenientes que se siguen de ello. Y así os encargo y mando que de aquí adelante vos ni ese cabildo no enviáis a España a ninguno de los prendados de esa iglesia a negocios de ella, ni les deis licencia para que [F18v] Puedan venir a otros algunos, si no fuere dando primero por vacas sus prebendas. Y avisándome en tal caso que lo están para que se provea luego. Más si los negocios y ocasiones que se pueden ofrecer fueren tan graves y de calidad que convenga que uno de los dichos prendados venga a ellos, y no hubiere otra persona que pueda hacerlo que se me pedirá licencia para ello en mi real Consejo de las Indias. Que así conviene al servicio de Dios y mío, y que se guarde y cumpla precisamente. De Valencia a 27 de marzo de 1599. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor Joan de Ibañez.

122Que las informaciones que hicieren los clérigos para pretender las haga el prelado secretas. 1600.

123El rey.

124Reverendo en Cristo padre Obispo de Guatemala de mi Consejo. Estando como está proveído, que los clérigos de esas partes que hubieren de ocurrir a suplicarme les haga merced de presentarles a cualquier dignidad o beneficio, hayan de enviar informaciones hechas de oficio por mis Audiencias, y aprobación de sus prelados. Y que lo uno y lo otro se haga con mucha justificación, secreto, puntualidad y verdad, entendido que no se guarda en ello la orden que está dada. Sino que las partes presentan los testigos y hacen negociaciones en esto, que es de muy grande inconveniente. Por lo cual os encargo y mando, que cuando de aquí adelante cualquier clérigo os pidiere aprobación y pretendiera rehacer información de sus méritos y servicios, para ocurrir a mi Consejo de las Indias la hagáis vos con mucho secreto y recato, y con personas de buen celo y cristiandad, precediendo las demás diligencias necesarias para entender, y avisar la verdad de los méritos o deméritos de tal sacerdote haciendo relación de ello en el parecer que dieredes. El cual juntamente con la información cerrado y sellado enviareis a mi Consejo de las Indias por dos vías, sin entregarle a la [F 19] parte y tendréis particular cuidado de enviar relación a la continua aparte de las partes, letras y suficiencia de todos los clérigos de vuestra diócesis. De Valladolid a 24 de agosto de 1600 años. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

125Aplica la mitad de la vacante para la Iglesia. 1600.

126El rey.

127Oficiales de mi Real Hacienda [de la] provincia de Guatemala por parte de la Iglesia catedral de [esa] provincia se me ha hecho relación que está necesitada de muchas cosas pertenecientes al culto divino, suplicándome que para ayuda a proveerse de ellas le hiciese merced de alguna parte de lo que hubiesen valido los frutos pertenecientes al prelado de la dicha iglesia [mientras a] estado vaca, desde que murió don fray Gómez de Córdoba, obispo que fue de ella. Y visto en mi real Consejo de las Indias acatando lo sobre dicho e habido por bien de le hacer merced, como por la presente se la hago para el dicho efecto de lo que montare la mitad de la dicha vacante. Y así os mando, que luego como vieredes esta mi cédula averigüeis lo que los frutos de ese obispado pertenecientes al prelado, han valido en el tiempo, que ha estado vaca o más desde que murió el dicho don fray Gómez de Córdoba , hasta que su santidad dio el fiat del obispado al maestro fray Joan Ramirez de la orden de Santo Domingo, a quien yo presenté a él en su lugar. Y con la mitad de lo que esto montare acudáis a la dicha iglesia catedral, o a quien su poder hubiere. Para que se gasten cosas pertenecientes al servicio del culto divino con parecer de mi presidente de mi real audiencia de esa provincia, y del dicho obispo. De lo cual mando para tomar la cuenta el dicho mi presidente y la envía el dicho mi consejo con relación de en qué y cómo se gastare lo sobre dicho, o de quién el dicho [F19v] , y esta mi cédula y la averiguación, que hicieredes mando que se os reciban y pasen en cuenta los maravedíes, que así dieredes y pagaredes , sin otro recaudo alguno. Fecha en Tordesillas a 10 de julio de 1600 años. Y porque de este tenor he mandado dar [otras] y cédulas, y ésta se da por duplicada, entiéndese que cumplida la una, las demás son de ningún efecto. Fecha en Madrid a [27] de diciembre de 1600 años. Yo el rey. Por [mandado del] rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

128Que tiene mandado que para los beneficios prefieran los hijos de los conquistadores, y que no se hace. 1602.

129El rey.

130Reverendo en Cristo padre obispo de la Iglesia catedral de la provincia de Guatemala, por parte de Pedro Castillo Becerra, contador de mi real hacienda de esa [provincia] por sí, y por el bien común de ella me ha hecho relación, que aunque está [proveído] y [ordenados] por leyes, provisiones, cédulas, nuestras, que en los beneficios, doctrinas y otras cosas eclesiásticas que son a proveer de los prelados de esas partes, sean preferidos los hijos y nietos de conquistadores, no se hace ni guarda, suplicándome atento a ello y para que se animen a estudiar y sean letrados los dichos naturales, mandase que se guárdelo como dicho es, está proveído. Y porque es justo que así se haga, os ruego que en todo lo que os tocare guardéis y cumpláis, y hagáis guardar y cumplir las dichas cédulas, leyes y provisiones, que así es mi voluntad. Fecha en Madrid a 28 de abril de 1602 años. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

131Que los religiosos que no supieren la lengua de los indios los quiten. 1603.

132El rey.

133Reverendo en Cristo padre obispo de Guatemala de mi Consejo, [F 20] como quiera que con mucho cuidado está ordenado, que los ministros que se proveyeran para las doctrinas de los indios, así de clérigos, como frailes sepan la lengua de los indios, que han de doctrinar y enseñar, y que tengan las partes que se requieren, para el oficio de curas, que han de hacer y que los religiosos doctrina antes [en cuanto] a curas, sean visitados por los prelados seculares. He sido informado, que no se cumple como convendría, ni los prelados tenéis el cuidado que conviene de examinar a los dichos religiosos doctrina eros, para satisfaceros de su suficiencia. Y de que saben la lengua de los que van a doctrinar, ni en las visitas se remedian muchas faltas y excesos suyos en la administración de los sacramentos, y uso de oficios de curas, que es de grande inconveniente, y con que padecen mucho los indios en lo espiritual y temporal. Y que sus superiores ponen en esto, y en la elección de las personas menos cuidado del que deben. Y porque conviene al servicio de Dios nuestro señor y mío, y bien de los indios, que los ministros de doctrina sean los que para aquel ministerio se requiere, y que sepan su lengua, os encargo mucho, que en conformidad de lo que está proveído y ordenado no permitáis, ni deis lugar a que en las doctrinas que están a cargo de las religiones en el distrito de ese obispado entre a hacer oficio de cura ni lo ejerza ningún religioso, sin que primero sea examinado y aprobado por vos, o por la persona que para ello nombraredes , para satisfaceros que tiene la suficiencia necesaria y que sabe la lengua de los indios que ha de doctrinar. Y a los que en las visitas que hicieredes hallaredes sin la suficiencia, partes y buen ejemplo que se requiere, y que no saben suficientemente la lengua de los indios que doctrinaren, los removereis y avisareis a sus superiores, para que nombren otros, que tengan la suficiencia necesaria, en que han de ser asimismo examinados. Y de lo que en todo se hiciere, me avisareis. Fecha en San Lorenzo a 14 de noviembre de 1603 años. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

134[F20v]

135Examen de los religiosos. 1603.
(Anotación al margen: Está rota la original).
El rey.

136Reverendo en Cristo padre obispo de la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala de mi Consejo. Por cédula mía de la fecha de esta que irá con ella veréis lo que he acordado y mandado. Examen de los religiosos, que hubieren de hacer oficio de cura en el distrito de ———— que en cuanto a los clérigos por ser cosa asentada y llana no se trata ahora. Y porque para descargo de____ [conciencia] y de la vuestra conviene, que aquello se cumpla y ejecute con cuidado, os encargo que así__si algún indulto, o breve de su santidad se os presentara de parte de las órdenes, para ejemplarse de exentarse de esto veis aviso a mis audiencias reales para que hagan su oficio. Y mi fiscal pida lo que convenga, y de lo que en todo se hiciere me avisareis. De San Lorenzo 14 noviembre 1603. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

137Que no ordenen a los que no son legítimos. 1604.

138El rey.

139Reverendo en Cristo padre Obispo de Guatemala de mi consejo. Yo he sido informado, que algunos prelados de las Indias han ordenado clérigos siendo ilegítimos. Y padeciendo otros defectos, que sólo podía suplir el sumo Pontífice. Y como quiera que yo le envío ahora a suplicar de licencia y facultad a los prelados, para que puedan dispensar con los tales clérigos ya ordenados con los dichos defectos, para asegurar los las conciencias, ruego y encargo que de aquí adelante por ninguna vía ordeneis ningún ilegítimo y defectuoso de alguno de los requisitos. Conforme a lo dispuesto por derecho y sacro concilio tridentino. De Madrid a 21 de enero de 1604 años. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

140[F21]

141Que la causa que se hiciere al cura para privarle del beneficio, se le muestre al presidente.

142El rey.

143Por cuanto yo mandé dar una mi cédula del tenor siguiente. El rey por cuanto he sido informado que cuando sucede que los prelados de las iglesias de las Indias occidentales proceden contra algunos clérigos, que están proveídos haya conforme a la orden de mi patronazgo real, por culpas que resultan contra ellos [los] desposeen de los beneficios que sirven concurriendo para esto la voluntad de mis virreyes.

144Los tales clérigos apelan ante quien les parece. Y denegandoseles la apelación, lleven las causas a mis audiencias reales por vía de fuerza. Y declarándose en ellas que se les hace, o se fija o no la causa, se quedan en los mismos beneficios con más propiedad que de antes. De que se siguen muchos inconvenientes. Además de ser contra el derecho de mi patronazgo real. Porque los dichos beneficiados proveídos por el virrey y prelado conforme a él, son admovibles ad nutum. Y para remedio de ello he tenido por bien. Y mando que mis audiencias reales de las dichas Indias occidentales no puedan conocer, ni conozcan de los casos y causas, que conforme a lo dicho mi virrey y prelado de común consentimiento hubiere marcado los tales beneficios, y desposeído de ellos a los sacerdotes que los sirven, que así es mi voluntad. Y siendo necesario por la presente los inhibo del conocimiento de la dicha causa. Fecha en San Miguel a 15 de febrero de 1601 años. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra. E agora Alonso Ibáñez, clérigo presbítero en nombre del obispo de la provincia de Guatemala me ha hecho relación que lo contenido en [esta] cédula se ha comenzado a poner en ejecución y que para excusar las dudas y diferencias, que se podrían ofrecer convenía que yo mandase a declarar, si el presidente había de ver el proceso del beneficiado antes de dar su consentimiento. Y si este ha de constar por escrito, o si bastará que dándole cuenta el obispo, o su vicario al presidente de las causas, que hay para privarle, se convenga con ellos entre sí [F21v] suplicando me lo mandase proveer así. Y habiéndose platicado sobre ello en mi Consejo de las Indias he tenido por bien de mandar dar esta mi cédula. Por la cual mando que lo contenido en la cédula aquí inserta, se guarde y cumpla como en ella se contiene y declara. Y que el dicho [procesos] se muestre al Presidente para que lo vea, y se satisfaga de lo que conviniere. Que así es mi voluntad. Y que contra esto no se vaya ni se pase en manera alguna. Fecha en Valencia a 3 de febrero de 1604 años. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

145Sacerdotes y corregidores codiciosos. 1604.

146El rey.

147Reverendo en Cristo padre obispo de la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala de mi Consejo. Por relaciones que he tenido de esa tierra de personas de mucho celo y crédito he tenido la codicia y mal ejemplo que se ocupan en sus contrataciones los corregidores y sacerdotes doctrinaantes, anteponiendo esto al bien común y ejecución de las [ordenanzas] reales y sinodales por donde les está tan prohibido que todo es en gran daño de la tierra y menoscabo de los indios. Y con qué andan afligidos y apurados y se van acabando. Y porque conviene mucho que esto se remedie y excuse con efecto [para] la conservación de la tierra y de los mismos indios, por los [grandes] daños y vejaciones que resultan de las granjerías y contrataciones de semejantes ministros de doctrina y justicia. Os encargo y mando, que conformidad de lo que sobre ello está proveído y ordenado pongáis en lo que os toca el cuidado y diligencia, que conviene para que haya el remedio, que piden estas cosas. De manera que se excusen las contrataciones en los eclesiásticos. Pues son ellos los que [F22] Deben dar buen ejemplo y mirar por el bien espiritual y temporal de los indios. Y procurar el bien y acrecentamiento de la República. Y de lo que en ello se hiciere me avisareis. De Bruñol a 21 de febrero de 1604 años. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

148Que se de la paz a los presidentes y oidores. 1603.

149El rey.

150Por cuanto yo mandé dar una mi cédula del tenor siguiente. El rey por cuanto por parte del obispo de la Iglesia catedral de la provincia de la Nueva Galicia se me ha hecho relación, que en la dicha iglesia nunca se ha llevado ni dado la paz más que solamente el presidente de mi audiencia real de la dicha provincia, y no a ningún oidor de ella en presencia mi ausencia del dicho presidente. Y que ahora uno de los oidores de la dicha audiencia hace instancia diciendo, que faltando de la Iglesia el dicho presidente se ha de dar la paz a los oidores , que allí se acertar en a hallar aunque no sea en forma de audiencia. Y que esto es cosa nueva. Suplicándome que para excusar los inconvenientes, que de esto se pueden seguir, mandase que se guardase la orden y costumbre que hasta aquí se ha tenido. Y que no se innovase, ni se diese la dicha paz de otra forma. Y habiéndose platicado sobre ello en mi real Consejo de las Indias he tenido por bien de mandar dar esta mi cédula. Por la cual declaro, quiero y es mi voluntad, que la paz se dé al Presidente y oidores y fiscal de mi real audiencia real de la dicha provincia estando en forma de audiencia. Y no estando el dicho presidente en la iglesia se de también la paz al oído armas antiguo y a los demás oidores y fiscal, estando en forma de audiencia. Y estando el presidente sólo se guarde con él en el dar de la paz la costumbre que se ha tenido. Y que al oidor más antiguo, ni a ninguno de [F22v] los oidores estando solo y sin forma de audiencia no se le dé la paz y mando que se guarde y cumpla lo susodicho. Y que contra ello no se vaya ni se pase en manera alguna. Fecha en Valladolid a 23 de septiembre de 1603 años. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra. E agora Alonso Ibáñez, clérigo presbítero el nombre del obispo y deán y cabildo de la Iglesia catedral de la provincia de Guatemala me ha suplicado, que para excusar las dudas y diferencias que se han ofrecido mandase, que la dicha orden se guardase en la dicha iglesia. Y acatando lo sobre dicho lo he tenido por bien. Y por la presente mando que la dicha cédula aquí inserta se guarde y cumpla, como en ella se contiene y declara, en la dicha provincia de Guatemala y al Presidente y oidores de mi audiencia real de ella, que no vayan ni pasen contra lo en ella contenido en manera alguna. Fecha en Valladolid a 6 de abril de 1604 años. Yo por mandado del rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

151(Sobre horario de misas) 1604.

152El rey.

153Presidente y oidores de mi audiencia real que reciben la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala, por parte del deán y cabildo de la Iglesia catedral de ella, se me ha hecho relación que desde su principio [es] costumbre en ella tocar a misa los días de fiesta a las ocho, y entras a las nueve. Y a vísperas desde la una a las dos. Y que estas horas solía estar esa audiencia en la iglesia, cuando habían de ir a oír los divinos oficios. Que de algunos años a esta parte los hacen aguardar hasta más de las 10 para la misa. Y hasta las cuatro para las vísperas. Por lo cual no puede el dicho cabildo acudir a otras obligaciones precisas que tiene. Y la gente de la ciudad se a otras [F 23] Iglesias por no esperar. Suplicando me mandase que se remediase, con que se acuda a la dicha iglesia a sus horas, sin hacerlos esperar, y habiéndose visto en mi real Consejo de las Indias, porque es justo excusar esto, he tenido por bien de mandar dar esta mi cédula. Por la cual os mando que tengáis [cuidado] de acudir puntualmente de aquí adelante a oír los oficios divinos a sus horas, las veces que esa audiencia hubiere de ir a la dicha iglesia, sin hacer esperar al obispo y prevén dados de ella. Con quien tendréis muy buena correspondencia. Fecha en Valladolid a 2 de junio de 1604 años. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor. Joan de Ibarra.

154Sobre la paga de diezmos. 1607.

155El rey.

156Reverendo en Cristo padre Obispo de Guatemala. Por parte del deán de la Iglesia catedral de esa ciudad se me ha hecho relación que los indios de esa provincia no [pagan] diezmos de ninguna cosa de labranza y crianza como sean de la de [estos reinos]. Aunque en el arzobispado de México y otras partes lo pagan. Suplicándome que atento a ello les mandase dar mi cédula para que asimismo lo pagasen en ese obispado. Pues es justo que en él se haga lo que en otras partes. Y también para que los españoles de esa provincia paguen el dicho diezmo de todos los frutos que produce la tierra. Y de lo que de ella dimana. Exceptuando, como la erección acepta los minerales, para que se pague de lo que es losa, teja, ladrillo y cal aunque no haya de ser más de 20 o 25 o de 31 y los encomenderos de las mantas que los indios les tributan al mismo respecto. Que se hace del algodón, que la tierra produce como se paga del azúcar y añil. O como más fuese mi real voluntad. Y habiéndose visto en mi Consejo real de las Indias, tuve por bien de dar la presente [F 23v] por lo cual Os ruego y encargo que habiendo os enterado muy bien y oído a los oficiales de mi real hacienda de esa provincia, me informéis con particularidad de lo que acerca de lo susodicho se os ofrece con vuestro parecer. Para que visto todo provea y mande lo que mas convenga. Fecha en Madrid a [28]de enero de 1607 años. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor. Joan de Ciriza.

157Si será bien erigir en metropolitana la Iglesia de Guatemala. 1607.

158El rey.

159Reverendo en Cristo padre obispo de la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala. En mi Consejo de las Indias se me ha representado que porque los cinco obispados que hay en el distrito de real audiencia de esa provincia son sufragáneos el de ella, Chiapas y la Verapaz al arzobispado de la Ciudad de México, adonde hay casi 300 leguas. Y el de la provincia de Honduras a Santo Domingo, y de Nicaragua a Lima (que tan distante está por mar y tierra) y grandes las incomodidades, gastos y peligros que padecen las partes. Por serles fuerza acudir con las apelaciones eclesiásticas a las dichas metropolitanas. Y que para excusar y evitar todo, convendría erigir en metropolitana la Iglesia catedral de esa ciudad dándole por sufragánea los dichos obispados. Por caer todo en una jurisdicción y tan cerca, que por tierra y mar pueden acudir a él brevemente con los dichos negocios y apelaciones eclesiásticas. Además de que toda la tierra recibirá en ello muy gran beneficio, y porque quiero saber y entender muy particularmente si convendrá erigir en metropolitana esa dicha iglesia, dándole por sufragánea los dichos obispados de Chiapas, Nicaragua, Honduras y Verapaz. Y porque conveniencias o inconvenientes se seguirían a ello. Y cuales y por qué razón, o causa. Os encargo que habiendo [F24] mirado y considerado atentamente me informéis de todo con vuestro parecer. Y en caso que de erigir en metropolitana esa dicha iglesia pareciera que resultan algunos inconvenientes. Qué otro medio se podría tomar, que fuese suficiente para obviar y quitar los que resultan de que vayan a la dicha ciudad de México los negocios de los dichos obispados por la [gran] distancia que hay. Y si convendría que el arzobispo de ella [presidiese] en esa de Santiago de Guatemala un juez metropolitano que conozca de ellos. Porque visto todo se provea y mande lo que mas convenga. Fecha en San Lorenzo el Real a 18 de octubre de 1607 años. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor. [roto].

160Es buena léase aunque ya no sirva. 1608.

161El rey.

162Padre obispo de la provincia de Guatemala de mi Consejo. He entendido que en algunos de los obispados de esas partes han acostumbrado a concertarse los prelados con los doctrina antes por la cuarta funeral dándoles una cantidad señalada, de que no pueden dejar de resultar grandes inconvenientes. Porque los clérigos por tenerlos gratos, y a sus visitadores se extenderán a darles más de lo que les pertenece. Y al cabo lo pagan los indios, sobre quien carga todo. Y aunqu haya algunos clérigos, que quisieren eximir de esta conveniencia. Como ven [que] los que hacen son mejor mirados o por temor o vergüenza se esfuerzan contra su voluntad a dar lo que los otros con general sentimiento de todo el clero. Y que es cosa digna de remedio, aunque en algunas partes se paga conforme a derecho, según la cuenta que dan los doctrinantes por sus libros. Y que el daño que hay en lo que toca [F24v] a los visitadores eclesiásticos es general en todos los obispados. Porque ordinariamente cometen los prelados estas visitas a clérigos o aquí no dan salario ninguno. Y como el gasto que hacen por los caminos es grande y [van con] intento de volver ricos de las dichas visitas, esfuerza que haya de ser con daño de los mismos clérigos visitados, y de la República. Y sin [quedar] los clérigos reformados en sus vidas y costumbres y las que van introduciendo contra los indios, y su buena doctrina que en pie y particularmente lo que toca a las ofrendas, y que los obligan los dichos doctrinarios. Lo cual pide eficaz remedio. [Roto] visitas y de la cristiandad, prudencia y satisfacción de los visitadores mientras no [roto] tales y con salario suficiente durará el [daño] [también en gran parte], si la procuración que conforme a derecho deben dar los clérigos a los visitadores se redujese a dinero y cantidad señalada en cada doctrina, obligándoles con censuras a no recibir otra cosa en [especie], ni en dinero. Y porque quiero tener más particular relación vuestra sobre todo lo susodicho. Y lo que en ello hay y pasa en ese obispado. Y lo que sobre ello se deba proveer y ordenar, para qué cesasen estos daños e inconvenientes. Y que los prelados no cobren a los dos primeros más de lo que justamente os toca de la cuarta funeral, y que se provean visitadores de la cristiandad y partes necesarias con salarios, y que se les deban pagar. Y lo que será bien hacer acerca de que se les [reduzca] a dinero y cantidad señalada, las procuración es que se deben dar. Los dichos visitadores conforme a derecho. Os encargo que habiendo mirado y discurrido muy atentamente sobre todo, me enviáis la dicha relación con vuestro parecer con la mayor certinidad y puntualidad que sea posible. Fecha en Lerma a 23 de junio de 1608 años. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Gabriel de Hoa.

163[F 25]
Que hay muchos conventos de religiosos. Léase. 1608.

164El rey.

165Reverendo en Cristo padre Obispo de Guatemala del mi Consejo. He sido informado que son muchos los conventos de religiosos que hay en las Indias, por haber alargado la mano los virreyes, presidentes y Audiencias Pretoriales en dar licencia para fundar a las órdenes de [Santo] Domingo, San Francisco y San Agustín y la Merced. Y especialmente la de San Francisco, y que algunos de los dichos conventos están con menos religión y clausura de la que conviene, respecto de que hay algunas casas que no tienen sino dos o tres religiosos. Y otras con tan poca forma de conventos, que son como casas de seglares. De que se sigue que los religiosos vivan con algún desconsuelo y con la ocasión menos corregidos y mi real hacienda muy cargada en [lo] que se les da de ella para vino, cera y aceite, medicinas, ornamentos y campanas. Y que convendría que los conventos de esta cualidad se redujesen a menos número, y se reformas en en otros conventos, que [por lo] menos tuviesen ocho o 10 frailes cada uno. Y porque quiero tener relación vuestra de lo que hay acerca de esto, y de los conventos que hay en ese distrito, y de que órdenes, y en qué partes, y que religiosos en cada uno, y qué necesidad hay de los tales conventos en las partes donde están, o si por no ser necesarios, o no tener la clausura que sus institutos mandan, convendría reducir los dichos conventos a otros de las mismas órdenes. O lo que sobre todo lo susodicho convendrá ordenar, que sea más del servicio de [Nuestro Señor] y bien de los mismos religiosos, y doctrina de los indios. Os [ruego] y en cargo, que me enviáis relación muy particular de ello con vuestro parecer. Fecha en Valladolid a 13 de septiembre de 1608 años. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Juan de Ciriza.

166[F25v]

167Que envíen las bulas con que se hizo la erección de la Iglesia. 1608.

168El rey.

169Reverendo en Cristo padre Obispo de Guatemala del mi Consejo. Porque para cierto efecto de mi servicio conviene que se vean en mi Consejo de las Indias las bulas de su santidad en cuya virtud se hizo la erección de esa iglesia, os ruego y encargo que en primera ocasión me enviéis copias de ella autorizadas de que me tendré por servido de Madrid a 20 de diciembre de 1608 años. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Joan de Ciriza.

170Al señor Obispo por los señores oidores. 1609.

171El rey

172Reverendo en Cristo padre Maestro fray Juan Ramírez, Obispo de Guatemala del mi Consejo. Habiéndose entendido en mi Consejo de las Indias algunos encuentros y diferencias, que con mi real audiencia de esa ciudad tuvisteis sobre el conocimiento de las causas contra Gonzalo Vázquez Coronado y Pedro Nuñez Barahona, y la libertad con que hablabais de la dicha mi Audiencia por carta mía de 20 de mayo de 1603, os advertí de cuán mal había parecido todo. Y os encargué que de aquí adelante procurasedes tener con mis ministros toda buena correspondencia excusando encuentros, y diferencias procediendo tan considerada y atentamente como era justo sin entrometeros en las cosas que tocasen a la Audiencia. Y ahora en cartas e [informaciones], y algunas relaciones y testimonios que se han recibido en el dicho mi consejo, he visto cuan poco fruto ha resultado de lo que así os mandé escribir. Pues sin atender a ello pasais todavía adelante con vuestras denasias contraviniendo en muchas cosas a mi patronazgo real, y tratando a la dicha mi Audiencia y los ministros [F 26] de ella con más libertad y menos respeto del que se les debe así [por] escrito como de palabra, sin tener atención al escándalo que [causais], y los [grande] inconvenientes que de ello, y de la poca afición que mostráis [a los] españoles, y el respeto que los indios les van perdiendo , por [roto] con qué voz les favorece seis podrían resultar. Y en particular ha parecido que tuvisteis término muy excusado con todo lo que hicisteis [acerca] de la petición (que acabado de recibir mi carta) ordenasteis censuras al deán de esa iglesia que leyese en la dicha mi audiencia yendo a ella con tres dignidades y vuestro provisor. Y que pudierades no haber embarazado en dar esta petición, ni alargaros tanto en las cosas de que trata. Pues son tan indignas al decoro, que se debe a mis ministros y a vuestra dignidad y a las obligaciones que os corren a las cosas de mi servicio. Demás de que también debierades iros a la mano en inquietar tanto al deán y cabildo de esa iglesia con tantos encuentros y diferencias, como de ordinario tenéis con ellos. Y aunque todas estas cosas me obligaban a hacer una gran demostración. y os he querido volver advertiros de ello. Para que ya que hasta ahora no lo habéis hecho procuréis tener de aquí adelante (como os lo encargo) toda buena correspondencia con la dicha mi audiencia y los ministros de ella y también con el deán y cabildo, procediendo con todos con la templanza, consideración y prudencia que se debe esperar de voz. Es tanto importa para que viváis con quietud, paz y toda buena conformidad. Y se acuda al gobierno espiritual y temporal, y al servicio del culto divino y la administración de mi justicia. Sin que en la República haya nota ni escándalo, que además de que cumpliréis en esto con lo que sois [F26v] obligado me serviréis en ello. Y si todavía estuviereis remiso en cumplir con lo que así se os encarga y tanto [conviene] al servicio de Dios y mío se os [advierte que no podré ][roto] poner remedio en todo con mucha [brevedad] pues de lo contrario resultarían mayores [inconvenientes] a que no se debe dar lugar previniéndolos con tiempo. De Madrid a 28 de enero de 1609 años. Yo el rey. Por mandado al rey Nuestro Señor. Juan de Ciriza.

173Sobre los novenos que aplicó y se gastan sin cuenta ni razón. 1609.

174El rey.

175Venerable deán y cabildo de la Iglesia catedral de la provincia de Guatemala. Ya sabéis que teniendo consideración a la necesidad de la Iglesia y para qué se ha proveído de las cosas pertenecientes al servicio el culto divino. Y servida con la autoridad y decencia que se requiere, le he hecho merced de los dos novenos, que en sus diezmos me pertenecen por tiempo limitado. Y porque he sido informado, que en la distribución de esto no ha habido ahora la buena cuenta y razón que conviene, y para que la haya de aquí adelante, he ordenado que siempre que yo haga merced a esa Iglesia de los dichosdos novenos, lo que de ellos resultare entre en mi caja real. Y que por libranzas de ese cabildo se vaya dando pormenor lo que fuere forzoso y necesario para el servicio de esa Iglesia, durante el tiempo que yo le hiciere la dicha merced. Y que mis oficiales reales tomen carta de pago ante escribano de todo lo que fueren entregando. Y que al fin de cada año también al mi Consejo real de las Indias la cuenta de lo gastado con razón particular de los efectos en que esto se hubiere distribuido. Y tendréis mucho cuidado de que sea en lo necesario y forzoso. Y no en cosas superfluas. Fecha en Segovia 18 de julio de 1609 años. Yo el rey. Por mandar al rey Nuestro Señor. Juan Ruiz de Contreras.

176[F 27]

177Que se avise qué cantidad tiene la fábrica y en qué se gasta.

178El rey.

179Venerable deán y cabildo de la Iglesia catedral de la provincia de Guatemala. Porque conviene el servicio de Dios y mío que acá haya razón de lo que monta la parte [designada] para la fábrica de esa iglesia conforme a su erección. Y de todo lo que [tuviere] la dicha fábrica por diferentes [vías] y títulos en cada un año. Y de los efectos [en que] esto se consume y gasta, os encargo que Mier y seis de ello muy particularmente con distinción en mi real Consejo de las Indias. Fecha en Segovia 18 de julio de 1609 años. Yo el rey. Por mandado del rey Nuestro Señor. Juan Ruiz de Contreras.

180Que el cura de Naolingo no sabe la lengua. Que se remedie. 1609.

181El rey.

182Reverendo en Cristo padre obispo de la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala del mi Consejo. He entendido que don Florián de la Tovilla no sabe la lengua de los indios, que administren el beneficio de Naolingo, de que le tengo hecha merced. Y porque quiero saber de vos lo que en esto hay, os ruego y encargo, que me informéis de ello en la primera ocasión. Y que en el entretanto proveáis del remedio necesario. Para que los indios tengan lo que han menester en la administración de los sacramentos. Y no haya falta en ella. Advirtiendo que también escribo sobre esto mismo a la real audiencia de esa provincia para que por su parte os ayude a la buena ejecución de ello. De Segovia 8 de agosto de 1609 años. Yo el rey. Por manda al rey Nuestro Señor. Juan de Ciriza.

183Sobre los grandes derechos que llevan los visitadores a los curas. 1609.

184El rey.

185Reverendo en Cristo padre obispo de la ciudad de Santiago de [F27v] Guatemala del mi Consejo. Entendido que hay mucho exceso en los derechos que llevan los visitadores eclesiásticos que salen a visitar la tierra. Y que en algunas partes de ese reino llevan para visitar cada pila $45 ensayados. Y de camerico [otros] 40. Y porque por diversas cédulas mías os tengo encargado, que no permitáis que los dichos visitadores lleven derechos indebidos de estos camericos , ni otros que no les toquen. De nuevo os vuelvo encargar y mandar que deis orden en que se moderen estos derechos, que llevan los visitadores, siendo así que son excesivos [y] que se guarde en cuanto a llevarlos lo que está proveído y ordenado. Y de lo que en ello hubiere y se hiciere me avisareis. De Segovia a 8 de agosto de 1609 años. Yo el rey. Por mandado rey Nuestro Señor. Juan de Ciriza.

186Hace gracia de la mitad de las condenaciones. 1609.

187El rey.

188Reverendo en Cristo padre Obispo de Guatemala del mi Consejo. Ya sabéis que el rey mi señor y padre que santa gloria, hizo merced a los prelados y jueces eclesiásticos de esas provincias de todo lo que enteramente valieron y montaron las penas pecuniarias de sus audiencias y tribunales. Prorrogandosela de dos en dos años, teniendo consideración a los gastos que entonces eran necesarios para asentar y formar la administración de la justicia en las dichas audiencias. A cuya imitación asimismo les he hecho yo la misma merced. Y porque ahora considerado que las dichas audiencias ya asentadas y formadas, de manera que la justicia se administra [F28] como conviene , y que las dichas condenaciones me están concedidas para los gastos de la guerra contra infieles. Y los que al presente hay [roto] y grandes, y forzoso el acudir a ellos. He mandado al licenciado don Martín de Córdoba del mi Consejo, prior de la villa de Junquera [dar al] Comisario General de la santa [cruzada] y a los mis contadores de él que de aquí adelante la mitad de lo que valieren y montaren las dichas penas en cada un año se distribuyen los gastos de estrados de las dichas audiencias y no más. Y la otra mitad en los efectos para que tengo aplicado lo que de estas condenaciones procede en estos reinos. Y para el dicho efecto se envía ellos cuenta aparte. Y para que la tenga cumplidamente yo os mando que juntamente con el presidente de esa mi real audiencia, y los subdelegados generales de ese obispado y vuestro provisor proveáis y deis orden como en todo el, y los demás sus distritos sujetos a la justicia de esa mi real audiencia se [cumpla] y ejecute lo susodicho. Y en todo lo demás que convenga acerca de la administración, [y cobranza], de las dichas penas pecuniarias se guarde la orden y forma que por el dicho mi Consejo de cruzada fue heredada. Que esta es mi voluntad. Y en ello me tendré de voz por bien servido dada en Segovia 29 de agosto de 1609 años. Yo el rey. Por mandado al rey Nuestro Señor. Pedro Rodríguez Criado.

189Sobre qué llevan los curas los derechos doblados y otras cosas. 1609.

190El rey.

191Reverendo en Cristo padre obispo de la ciudad de Santiago de Guatemala del mi Consejo. He sido informado, que aunque está mandado por cédulas reales y letras apostólicas que los obispos, ni sus vicarios en sus iglesias no lleven derechos doblados a los que se mandan enterrar en los conventos los llevan haciendo [roto] sínodos dos aranceles muy subidos, con qué dicen no llevan los derechos doblados. A cuya causa es muy poca la gente que se [F28v] entierran los conventos. Y que los curas de las iglesias hacen notable fuerza a los albaceas, cuando algún difunto deja mandado que le acompañen cuatro religiosos de cada [orden], cuatro clérigos, a que lleven en los entierros tantos clérigos como frailes. De suerte que en el lugar [que hay cuatro] conventos, hacen que vayan en el entierro 16 clérigos. Aunque el testador no lo haya mandado. Y que asimismo los obispos molestan a los religiosos de las órdenes por la cuarta, y aún sobre esto ha habido algunos pleitos. Y por cédula real está mandado no lo pidan, no aprovecha. Y porque quiero saber lo que hay y pasa [ilegible] de lo susodicho. Y si es así, que llevan los dichos obispos y sus vicarios los derechos doblados a los que se mandan enterrar en los conventos, que sínodos hay hechos acerca de esto. Y si se han visto en mi Consejo de las Indias. Y si conviene que se reformen los dichos derechos, y lo que asimismo se hace [acerca de] obligar a los albaceas de los difuntos a que llamen y vayan [los] entierros tantos clérigos como religiosos de cada orden. Y lo que hay que remediar acerca de esto. Y si los religiosos han acostumbrado a pagar la cuarta que los obispos les piden, y lo que ha habido acerca de esto, y se debe proveer y ordenar. Os ruego y encargo que me enviéis relación muy particular de todo con vuestro parecer. Fecha en Segovia 29 de agosto de 1609 años. Yo el rey. Por mandado al rey Nuestro Señor. Juan de Ciriza.

192El asiento que ha de tener el señor Obispo. 1610.

193El rey.

194Reverendo en Cristo padre Obispo de Guatemala del mi Consejo. Vuestro antecesor en ese obispado me escribió en carta de 23 de enero de 1608, [que] mi real audiencia de esa provincia asiría muy grande instancia, en que cuando [se] dijese misa de pontifical [F29] se fuese al coro pues no tenía asiento en el altar. Y también para que [las] veces que iba a los monasterios y tampoco las decía fuese con [los frailes] al coro, siendo esto de muy grande inconveniente por muchos respectos. Y en particular para las ceremonias que se hacen asistiendo en la misa. Y visto en mi Consejo de las Indias, considerando [cuanto conviene] evitar encuentros y diferencias, a parecido encargaros como os ruego que en vuestra Iglesia los días que no hicieredes pontifical procuréis asistir en el coro, por lo que importará en el vuestra presencia, y haber pocos que titulares en ella, y que en las demás iglesias y monasterios toméis el lugar que os pareciere. De Villacastim a 27 de febrero de 1610. Yo el rey. Por mandado el rey Nuestro Señor. Juan Ruiz de Contreras.

195Sobre nombra para juez de las apelaciones de Comayagua al deán de Guatemala. 1610.

196El rey.

197Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala del mi Consejo, por parte de la ciudad de Comayagua de la provincia de Honduras, se me ha hecho relación, que considerando los inconvenientes que resultan de venir a la isla española con las apelaciones del obispo de aquella ciudad y sus provisorias, el arzobispo de Santo Domingo don fray Domingo de Valderrama, nombró en esa ciudad de Santiago juez que conociese de las dichas apelaciones. Suplicándome que atento a que conviene que esto se conserve, y se contiene para remedio de tantos daños, que de lo contrario resultan, fuese servido de aprobar el nombramiento, que el dicho arzobispo hizo de juez de apelaciones en el deán de la catedral de esa provincia y por ausencia suya en el arcediano [F29v] y por la de entre ambos en el canónigo Rodrigo de Villegas. O que se mande que lo que haya en esa dicha ciudad proveído del remedio que convenga. Y porque quiero saber lo que acerca de esto se ofrece [os ruego] y encargo que habiendo mirado y considerado con mucha atención me informéis de ello con mucha particularidad, para que visto todo provea y mande lo que mas convenga. Fecha en Aranda a 24 de julio de 1610 años. Yo el rey. Por mandado al rey Nuestro Señor. Juan Ruiz de Contreras.

198Limosna de vino, aceite y cera a las monjas de la Concepción. 1610.

199El rey.

200Reverendo en Cristo padre obispo de la provincia de Guatemala de mi Consejo. Gaspar de Esquinas, Procurador del número de mi corte [en nombre] del monasterio de monjas de Nuestra Señora de la Concepción de esa ciudad de Santiago, me ha hecho relación, que el tiempo de seis años porque últimamente le hice limosna de vino y aceite para celebrar y alumbrar el [santísimo] Sacramento, y de cera para decir misa es cumplido. Suplicándome atento a ello y su necesidad se le mande prorrogar por el que yo fuese servido. Y habiéndoseme consultado por los de mi real Consejo de las Indias, acatando lo sobre dicho como quiera que por otra cédula de la fecha de ésta se le ha prorrogado por cuatro años más. Porque quiero saber quién fundó el dicho monasterio y que monjas hay en el, y si son hijas y nietas de conquistadores y pobladores. Y si tienen renta o hacienda con que sustentarse y proveerse del dicho vino y aceite y cera, y si se les da.

201Fin.

202