Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.157.3.92', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : FIGUEREDO Y VICTORIA, José Francisco : FIGUEREDO Y VICTORIA, José Francisco

Ficha n° 601

Creada: 02 julio 2004
Editada: 02 julio 2004
Modificada: 26 julio 2016

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 820 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

FIGUEREDO Y VICTORIA, José Francisco

Principales acontecimientos de la vida de un arzobispo que ha sido siempre muy cercano a los jesuitas.
Palabras claves :
Jesuita, Arzobispo, Educación
Cargo o principal ocupación:
Arzobispo de Guatemala (1753-1765)
Nació:
En 1685 en la ciudad de Popayán, Nueva Granada
Murió:
El 24 de junio de 1765 en Santiago de Guatemala
Padres:

1Tomas de Figueredo y Vega y de Barbara de Victoria y Lasso

Resumen:

1

2Aunque las informaciones biográficas sobre este arzobispo de Guatemala siguen siendo escasas; el presbítero Domingo Juarros, a principio del siglo XIX, informaba que había nacido en la provincia de Nueva Granada en 1685 en la ciudad de Popayán. Fuera del nombre de sus padres (Tomas de Figueredo y Vega y de Barbara de Victoria y Lasso), no podemos ubicar socialmente la familia. Sin embargo el hecho que este prelado haya obtenido su doctorado en la Universidad San Gregorio de los Jesuitas en la ciudad de Quito, nos permite suponer que se trataba de una familia pudiente tomando en cuenta el papel específico jugado por esta Orden en la formación de las élites hispanoamericanas. Cuando obtuvo su nominación de obispo de Popayán (1741-1752) se encontraba de maestreescuela en esa ciudad de Quito.

3Su cercanía con los jesuitas nunca se desmintió a lo largo de su vida y se mantuvo un fiel servidor de los hombres que le habían dado su formación intelectual y espiritual. Carmelo Saenz de Santamaría dice que “rompió todos los moldes en su propósito de favorecer a los jesuitas”. Durante su gobierno les facilito cerca de 40.000 pesos y algunas donaciones fueron censuradas por el Consejo de Indias. Este historiador da en detalle la cifra de los donativos: 4.000 pesos para la reconstrucción de la Iglesia, 1.246 pesos como limosna pura y simple, 18.782 pesos para redondear algunas posesiones de los jesuitas y adecentar y ornamentar el potrero de San Ignacio y 15.500 pesos como aportación complementaria. En julio de 1759 dedicó una parte sustancial de sus fondos para establecer como fiesta de precepto la de San Ignacio de Loyola.

4Fue nombrado arzobispo de Guatemala en 1751 y llegó a su nueva diócesis en septiembre de 1753. Contaba dentro de su familia al futuro canónigo Antonio Carbonel y Broto . Apenas instalado se encontraba rodeado de las personas que iban a ser sus hombres de confianza: Agustín Cagiga y Rada, Francisco José de Palencia y Miguel José de Cilieza . Del segundo decía, en una carta al rey fechada en mayo de 1758, que “se ha portado modesta y juiciosamente desempeñando su obligación en servirla y en varias comisiones que he puesto a su cuidado”. El 17 de marzo de 1756 comunicó a los fieles del arzobispado que serían aptos para que se ganase indulgencia plenaria en oración de 40 oras los días del señor San Joseph, Nuestra Señora de los Dolores y Nuestra Señora de Guadalupe.

5En octubre del año de su llegada emprendió la visita pastoral la cual lo llevo a casi 50 pueblos durante seis meses. Dejó un informe exhaustivo y estuvo entonces en capacidad de informar al rey sobre el estado general de su clero: en una carta con fecha de 1758 decía que había 92 curas en 94 parroquias. El cabildo eclesiástico contaba 5 dignatarios y 4 canonicatos pero dos estaban vacantes. Había 236 seculares sin cargo de alma, 11 diáconos, 15 subdiáconos, 6 menores y 74 seminaristas del real y pontifical Colegio Seminario.(con 64 destinados a la carrera eclesiástica).

6Murió en la ciudad de Santiago de Guatemala el 24 de junio de 1765 a la edad de 82 años y según el historiador Saenz de Santamaría emitió sus votos para incorporarse a la Compañía en su leche de muerte; su salud se había deteriorado bastante desde algunos meses antes y, deseoso de mantener su diócesis bajo la influencia de los suyos, el rey le había concedido el derecho a nombrar a su amigo Miguel José de Cilieza, obispo auxiliar. Fue naturalmente sepultado en la iglesia del colegio de los padres jesuitas y el honor de decir la oración fúnebre fue reservado a dos jesuitas incluyendo uno bastante famoso de Guatemala: Rafael Landívar . Este documento se publicó en 1766 pero ignoramos si el documento se conserva hoy en día.

7Pedro Cortés y Larraz hizo el inventario de su predecesor en el cabeza del arzobispado y dijo que por ser muy anciano y casi ciego, se aprovecharon algunos clérigos para mandar a su antojo.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.