Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.225.59.242', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : CORTÉS Y LARRAZ, Pedro : CORTÉS Y LARRAZ, Pedro

Ficha n° 620

Creada: 02 julio 2004
Editada: 02 julio 2004
Modificada: 27 julio 2014

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 4760 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

CORTÉS Y LARRAZ, Pedro

Retrato de una de las figuras más famosa del clero centroamericano durante la época colonial.
firma_afehc_cortezylarraz.jpg
Palabras claves :
Clero, Obispo, Carta pastoral
Cargo o principal ocupación:
Arzobispo de Guatemala (1767-1779)
Nació:
En seis de julio de 1712 en Belchite, Zaragoza, España
Murió:
En siete de julio de 1787 en Zaragoza, España
Padres:

1Don Pedro Cortes y Doña Espinosa Larraz

Resumen:

1El arzobispo Pedro Cortés y Larraz es quizás la figura más famosa del clero centroamericano durante la época colonial. Esta fama se debe a varios factores. Primero, dejó una minuciosa visita pastoral que lo llevó durante casi dos años por los fragosos caminos de la diócesis y que sigue siendo una de las fuentes más utilizadas para el estudio social y cultural del siglo XVIII. No cabe duda que fue un sacerdote enérgico, prolijo, trabajador y con un carácter afirmado. Se hizo conocer por su actitud rotundamente opuesta a la decisión de la Corona de trasladar la ciudad de Guatemala destruida tras varios terremotos en 1773.

2Sabemos muy poco sobre su periodo de formación. Oriundo de Belchite, algunas leguas al sur de Saragoza, obtuvo su doctorado en esta última ciudad en 1741 a la edad temprana de 29 años. Se sabe un poco más de la familia porque Valero Cortés y Engracia Cortés (sus hermanos), su sobrino Ramón Salas y Cortés le fueron confiados por los padres: «es hijo legitimo de Sr Mathias de Salas y de la Engracia del primer matrimonio que contrajo con este. Nieto por linea paterna de don Francisco de Salas y de Maria Herrera y por la materna de don Pedro Cortes y de doña Espinosa Larraz, visnieto de Don Bartolomé de Salas y Isabel Saadis». El nivel social es difícil de determinar. Era probablemente una familia de Hidalgos. Agustín Estrada Monroy nos informa que después fue ordenado de sacerdote y sirvió en diferentes cargos : Ejulve, Hijar y Ráfales.Se dice también que ganó el concurso para el cargo de canónigo penitenciario en Zaragoza.

3Viajó hacia América, en 1767, con una familia numerosa : un secretario, un vicario general, un mayordomo y un maestro de pages, cuatro pages, dos capellanes y un ayudante de campo. Se trataba de Manuel y José Sandoval, de Juan Gaya y Pedro Torres ; su nieto de 12 años era page, y aparecía también en los documentos de embarque Patricio Robles, Miguel Gerónimo Quintana, Andrés Saturnino Pérez. El ayudante de campo era Antonio Gutiérrez de Menges.

4Varios historiadores juzgan con mansuetud la actitud del arzobispo Pedro Cortés y Larraz durante la crisis provocada por la destrucción y el traslado de la ciudad de Santiago. Su postura habría sido dictada por el buen sentido común. La realidad es seguramente más compleja y merece un acercamiento micro-social que no cabe aquí.

5Parece que el conjunto de las decisiones que tomó Pedro Cortés y Larraz nos conduce al cuerpo de las doctrinas jansenistas. Su voluntad personal era « hacer » una gran Iglesia respetada por todos y dirigida a todos. Una de sus primeras cartas pastorales se dirigió hacia su clero y en particular a los curas de parroquias que no respetaban la obligación de residir en sus respectivos curatos .

6Su primer enfrentamiento político fue con los funcionarios reales. En mayo de 1768 escribía al Rey para que la plaza ubicada en frente de la Iglesia catedral dejara de ser el teatro de ejecuciones capitales. También pedía que las corridas, que se llevaban a cabo en el mismo lugar, fueran trasladas a otro sitio. Parece claro entonces que quería hacer respetar su autoridad y la de su Iglesia. En 1770 el Capitán General Salazar se quejaba de él porque no había pedido permiso para nombrar a Fr Miguel de Acosta como cura interino de la Iglesia de San Cristóbal Totonicapán. Algunos meses más tarde, entró en conflicto con su cabildo. Obligó entonces a los canónigos a respetar un nuevo reglamento para el funcionamiento del coro de la catedral, imponiendo más observancia y limitando el derecho a vacancia de tres meses a 60 días. En este impreso el padre Cortès y Larraz seguía el ejemplo del obispo de Puebla Francisco Fabián y Fuero, quien presidió su consagración como obispo. Ambos prelados pusieron orden en la música sagrada que se tocaba en la Iglesia Catedral.

7Al final del año de 1770, enviaba una larga carta al Consejo de Indias con un informe detallado de 100 hojas, donde daba cuanta de la inspección que había hecho en la catedral. Su severidad provocó una protesta airada contra su autoridad por parte de la mayoría de los canónigos.

8A pesar de sus roces con los miembros del cabildo eclesiástico, supo reconciliarse con ellos algunos años después, cuando tuvo que enfrentarse con el capitán general Martín de Mayorga sobre el asunto del traslado de la arruinada ciudad de Santiago Guatemala. Durante seis años luchó con todos los recursos a su disposición – inundó verdaderamente Madrid de cartas para defender sus opciones – para oponerse a una decisión que consideraba sin ninguna justificación económica. Basta sólo un ejemplo para darse cuenta de la intensidad del conflicto que hubo entonces : en 1777 el Presidente insistía ante el Rey en decir que era “ vien difícil el poder pintar a V llma, los extragos que ocasiona la inflexibilidad, con que se maneja este caballero, y el empeño que se ha contrahido, en atraer a las gentes a su opinion”. Recibió en vano el apoyo de buena parte de las viejas familias criollas. Al final de cuentas el arzobispo tuvo que dejar la diócesis ante la resolución de la Corte. Regresó a España para servir la diocésis de Tortosa y murió en la ciudad de Zaragoza.

9Su sucesor fue Cayetano Francos y Monroy

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.