Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.196.79.241', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : IRIAS Y MIDENCE, Jose Nicolas : IRIAS Y MIDENCE, Jose Nicolas

Ficha n° 623

Creada: 02 julio 2004
Editada: 02 julio 2004
Modificada: 01 diciembre 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 430 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

IRIAS Y MIDENCE, Jose Nicolas

Vida y hechos de uno de los clérigos mas influyentes en la historia de la independencia hondureña.
Palabras claves :
Guerra civil, Conservador, Canónigo
Cargo o principal ocupación:
Canónigo de Comayagua
Nació:
en 1776, Tegucigalpa
Murió:
13 de septiembre de 1842 en S. J. de la Boca Del Monte/Hond
Padres:

1Hijo de José Gabriel (Cárcamo e) Irias Vellorin (natural de Nueva Segovia en Nicaragua y murió el 12 de setiembre de 1814 en Tegucigalpa) y de Antonia Josefa Midence Zelaya quien nació hacia 1761 en Tegucigalpa.

Resumen:

1A pesar de la importancia que se le atribuye a la Iglesia en el pacto colonial, los mecanismos que aseguraban su control social sobre el resto de la población pocas veces fueron estudiados en base al poder social de sus representantes. Esto es particularmente evidente en el Reino de Guatemala y sobre todo en la pobre y aislada diócesis de Honduras. Sin embargo, por la estrecha dimensión de las élites locales, una villa como Tegucigalpa se vuelve un terreno muy interesante para desarrollar pequeños acercamientos micro-históricos. Un actor social como José Nicolas Irias y Midence, aunque estudiado a partir de fuentes todavía insuficientes, nos permite acercarnos a las posibilidades y los límites de un enfoque basado en la reconstrucción de vínculos entre personas.

2José Nicolas tuvo una vida bastante larga —murió a la edad de 66 años— y más que todo orientada hacia una participación política casi permanente. Estuvo matrimonialmente vinculado con el grupo familiar dominante de la villa de Tegucigalpa pues su madre, Antonia Josefa, formaba parte de la parentela Midence Zelaya. En cuanto al padre era un criollo oriundo de la provincia de Nueva Segovia, en Nicaragua.

3En el examen de su carrera no aparece mucha originalidad. Fue colegial del Tridentino de Comayagua durante tres años y después se trasladó a la ciudad de Guatemala donde obtuvo, en la Universidad San Carlos en dos años y seis meses, el grado de bachiller en Filosofía y el grado de doctor de Derecho Canónigo, después de 4 años de estudios.

4En agosto de 1803 estaba ya de vuelta en su provincia natal sirviendo, por algunos meses, la parroquia de Tatumba. La dinámica social que le permitió ingresar en el cabildo eclesiástico de dicha villa no puede ser reconstituida por el estado de la documentación. Sin embargo, el hermano mayor de José Nicolas, Francisco José Irias, cura propio de Olancho, mantenía relaciones, por lo menos de tipo profesional, con la pudiente familia Aycinena en la ciudad de Guatemala. Tomando en cuenta la diferencia de rango social entre los dos grupos no cabe duda que los Irias se encontraban en una obvia posición subordinada, de cliente que debía favores. Sin embargo esto podía implicar apoyos puntuales, por ejemplo, para facilitar el ascenso social del hijo menor que entonces prometía mucho por haberse doctorado. De hecho en noviembre de 1811 localizamos a José Nicolas en el cabildo eclesiástico como maestrescuela. El obispo de Comayagua, Vicente Navas, era bastante prudente para evocar su personalidad: un « mozo de mucho juicio, de mediana instrucción, de arreglada conducta, y que promete fundadas esperanzas si quiere Dios no se tuerza, ser un buen ministro».

5Cuando la crisis política se agudizó, José Nicolas se volvió naturalmente la persona más influyente en Comayagua. Había sido electo a la Diputación Provincial de Honduras, para Comayagua, de noviembre de 1820 hasta setiembre de 1821. Entonces era mucho más que el hombre fuerte del cabildo eclesiástico. Era apoyado por el canónigo Juan Miguel Fiallos quien decía de él que era un hombre de muchos conocimientos y que se conocían desde mucho tiempo. Tambien Alejandro Marure llama la atención sobre los vínculos que unían a nuestro canónigo con don Juan Lindo quien sucedió en el mando de la provincia al español don José Tinoco. José Nicolas se mantuvo en los primeros círculos del poder hasta su fallecimiento en 1842.

6Una guia del Estado Eclesiástico Seglar y Regular de España e Indias publicada en España en 1824 lo menciona como chantre del cabildo eclesiástico de Comayagua.

7A partir de 1826 tenía el liderazgo de una verdadera guerra con el Jefe del partido liberal en la región: Dionisio Herrera. El historiador liberal Lorenzo Montúfar y Rivera cuenta a su manera este episodio de la guerra civil, « (…) En sede vacante mandaba como vicario el canónigo José Nicolas Yrias. Arce, el arzobispo Casaus y Torres e Yrias estaban de acuerdo. El vicario hondureño suscitó a Herrera cuantas dificultades pudo promover. Lo soblevó algunos pueblos y lanzó contra él la excomunión. No pudiéndosele derrivar solo con las intrigas del clero, Arce invadió a Honduras por medio del coronel Justo Milla (…) ». De hecho, la crisis no pudo resolverse hasta mayo de 1827, cuando Manuel Jose Arce despachó tropas para Honduras. Herrera fue conducido a la Ciudad de Guatemala bajo arresto y el canónigo Yrias pudo supervisar la renovación total de los poderes constitucionales de aquel Estado.

8Cuando los liberales encabezados por Francisco Morazán ganaron la guerra, José Nicolas tuvo que salir al exilio. En 1839 volvió al cargo de provisor y gobernador de su diócesis. En su lugar, antes de esta fecha, ejerció el cargo el presbítero Mariano Castejon, durante siete años y cinco meses.

9

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.