Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.162.250.227', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : HERNÁNDEZ DE YLLESCAS, Francisco : HERNÁNDEZ DE YLLESCAS, Francisco

Ficha n° 702

Creada: 03 septiembre 2005
Editada: 14 febrero 2010
Modificada: 12 abril 2010

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 370 (aprox.)

Autor de la ficha:

Rodolfo HERNANDEZ MENDEZ

Editor de la ficha:

Rodolfo HERNANDEZ MENDEZ

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

HERNÁNDEZ DE YLLESCAS, Francisco

Servicios sin retribución de un comisionado y colaborador de la Corona
Cargo o principal ocupación:
Comisionado de la Audiencia de Guatemala para varios trabajos
Casó:

1Se ignora

Nació:
Se ignora.
Murió:
entre mayo de 1607 y 1610.
Padres:

1Hernando de Yllescas y Leonor Farfana

Resumen:

1La melancolía que produce la frustración de haber servido con eficiencia a un patrón y a la postre no recibir de él, o sus representantes, un merecido reconocimiento material, fue con seguridad el sentimiento que amargó la postrera vida de Francisco Hernández de Yllescas.

2Fueron varias las ocasiones que Hernández de Yllescas solicitó a la Audiencia de Guatemala que le favorecieran con una merced. Para ello, y como era común en aquel tiempo, presentó las pruebas de que era digno y merecedor de dádivas, tanto por su linaje como por la disposición de sus ascendientes y de él y su mujer para servir al soberano.

3Fue el primogénito de Hernando de Yllescas y de Leonor Farfana, su mujer legítima. Sus hermanos fueron: Felipe Vásquez, Gaspar de Yllescas, Hernando de Yllescas, Catalina Vásquez, Guiomar Rodríguez, Inés Vásquez y Francisca Rodríguez.

4Hernández de Yllescas participó, en compañía de su padre, en la “conquista y pacificación” y en la fundación de la población de Nueva Segovia, así como en las dos invasiones y descubrimientos que se hicieron en Taguzgalpa, dirigidos por Francisco del Barco. La Audiencia de Guatemala le dio en encomienda el corregimiento de Totonicapán, que había tenido su padre, para que con él se mantuviera junto con sus hermanos, pues éstos habían quedado a su cargo con la muerte de éste. Después de un año de tenerla se le quitó definitivamente y no se le dio otra merced para recompensarlo, por lo cual él y sus hermanos vivían con gran necesidad, que lo obligó a casar a dos de sus hermanas, una con Antonio Nuñez y la otra con Francisco Bravo.

5El padre de Francisco, Hernando de Yllescas, fue uno de los más antiguos conquistadores de la Nueva España, de las provincias de Guaxaca y Tehuantepeque, así como “conquistador y pacificador” de las provincias de Guatemala, junto con el capitán Jorge de Alvarado. Se le dieron en encomienda los pueblos de Ozumacintla, Chiquihuistan, Iztapa y las mitades de Ayllon y Cobán, de la provincia de Guatemala. Cuando regresó la segunda vez de Taguzgalpa, a donde fue dos veces en compañía de Francisco del Barco, sus encomiendas ya pertenecían a otras personas. Como consecuencia del despojo de sus encomiendas y de la libertad de los esclavos indios de ellas, por parte del licenciado Cerrato, Hernando se vio muy pobre porque no tenía otras formas de obtener ingresos con qué mantener a su familia.

6Hernández de Yllescas tenía 3 hermanas por casar, dos doncellas y una viuda, llamadas Inés Vásquez, Francisca Rodríguez y Catalina Vásquez, respectivamente; las cuales no tenían dote para casarse pues eran muy pobres. Tenía 4 hijos y ninguna fuente de ingresos para mantener a su familia y hermanos. Estaba casado con una hija de Martín Sánchez, poblador antiguo. Solamente un documento consultado refiere el nombre de su mujer, Felipa Quintero; en el bautismo de Francisco, hijo de ambos, que se realizó en la parroquia de El Sagrario, el 25 de febrero de 1601, donde participaron Quirio Cataño y su mujer Catalina de Mazariegos como padrinos.

7El 16 de julio de 1565, Hernández de Yllescas presentó ante el licenciado Francisco Brizeño, visitador y juez de residencia de la Audiencia de los Confines, gobernador de la provincia de Guatemala, la solicitud de merced de la encomienda de los pueblos de Conetla, Alotepeque y Chiquitlán, que habían quedado vacantes por la muerte de su encomendero Gonzalo Ortiz. Cinco días después, reiteró su petición e insistió que a su derecho convenía que Brizeño viera la información de sus méritos y servicios que ya tenía presentada.

8El 15 de octubre de 1568, el Lic. Francisco Brizeño mandó a los oficiales reales de la caja de Guatemala que pagaran a Hernández de Yllescas 40 pesos de oro de minas en concepto de ayuda de costa, por un año que corrió y se empezó a contar desde el 1 de enero de 1568. Esta concesión se le volvió a dar el 1 de diciembre de 1569, correspondiente al año de 1569.

9El 24 de diciembre de 1574, Francisco Hernandez de Yllescas presentó pruebas legales de que él realizó la construcción de tres puentes de madera: i) sobre el río de Los Esclavos y fue fabricado con madera de pino labrada para que pudieran pasar dos bestias cargadas, a la par. Se hizo con vigas muy fuertes, al punto que podía pasar una recua sin que ocasionara algún daño. (ii) Sobre el río de Agua Caliente, camino hacia el Golfo, por donde pasaban las recuas y pasajeros sin que se resintiera por su construcción fuerte. (iii) Sobre el río de Aguachapa. Los tres puentes medían más de 12 pies de ancho y reforzados con cinchos de madera asegurados con clavos de 2 palmos de largo, y dos barandas a los lados, también de madera. Esta construcción fue hecha a instancias del doctor Pedro de Villalobos, presidente de la Audiencia. Estas pruebas se presentaron ante el escribano Luis Aceituno, quien dejó constancia de ello.

10El 8 de enero de 1586, solicitó al presidente de la Audiencia de Guatemala que le concediera una de las encomiendas que próximamente iban a estar vacantes de los corregimientos de Totonicapán, Tecpán Atitlán, Acasaguastlán, Chiquimula y Escuintla. Además de la presentación de las pruebas de sus méritos y servicios al rey, presentó la cédula real, de fecha 12 de junio de 1581, que le fue extendida para que exigiera alguna merced.

11Fue persistente en la solicitud de alguna merced. Además de las anteriores, presentó otras solicitudes a los diferentes presidentes de la Audiencia en 7 de noviembre de 1591, 20 de agosto de 1599, 14 de noviembre de 1600, 16 de febrero de 1601, 26 de septiembre de 1603 y la última en 19 de enero de 1607.
En el requerimiento que presentó en 1599 hizo una síntesis de todos los servicios hechos al rey: i) Hijo de conquistador, Hernando de Yllescas. También él fue conquistador en la pacificación de la Nueva Segovia. (ii) Invasiones y descubrimiento de Taguzgalpa, con el capitán Francisco del Barco. (iii) Cobro de tributos en Chiapa y otros pueblos de la jurisdicción de Guatemala. (iv) Hechura de los puentes en el camino de Sonsonate al Golfo Dulce, sobre los ríos Los Esclavos, Agua Caliente y Aguachapa, con su presencia y bueyes durante 6 meses. (v) Apertura del camino que conducía al Golfo de Francisco Jorge, durante un año; durante el cual los piratas ingleses invadieron el dicho Golfo y ayudó a recoger la gente que había huido a los montes, así como la preparación de la defensa del lugar. (vi) Por comisión de la Audiencia cortó gran cantidad de madera para hacer picas y dardos que se repartieron entre los vecinos de Santiago (500 picas y 100 dardos). (vii) Sirvió en la armada que se formó contra los corsarios que invadieron la costa sur y fue hasta el puerto de Acapulco, en la Nueva España, donde enfermó al punto de morir. (viii) Por comisión hizo el camino del Golfo, con 4 casas, en cuatro jornadas, para los pasajeros, en lo cual tardó 6 meses. (ix) También por comisión sacó de Santiago 5 piezas de artillería y las llevó al puerto de Acajutla, que por orden real se enviaron al Perú. En el traslado de estos cañones trabajó 2 meses con 20 yuntas, 2 hijos suyos y 12 mozos boyeros. Por este trabajo se le remuneró con 300 tostones, que no fueron suficientes para cubrir los gastos que ascendieron a 2,000 tostones.

12Al realizar esta clase de actividades, que lejos de dejarle beneficios le ocasionaba pérdidas, según él, su peculio iba disminuyendo a tal punto que en la fecha que hizo la solicitud se encontraba en extrema pobreza. En todas sus solicitudes hacía énfasis en su mala situación económica y en el tiempo que dedicaba a realizar las labores que le encomendaban las autoridades de la Audiencia de Guatemala. Pero en 1599 fue más allá y dijo que por realizar estos trabajos desatendía sus actividades y dejaba de percibir beneficios por no dedicarse a sus labores “de que solía vivir y sustentarse”, que eran la labranza y otros trabajos, que bien pudieron ser la venta de los productos que sembraba o cría y venta de ganado, sin embargo, no hemos encontrado registro de tales transacciones, pero sí que en 1555 realizaba el oficio de espadero.

13Manifestó su tristeza y desilusión cuando dijo que se sentía un poco olvidado por el rey, a pesar de sus servicios, pues ya había presentado en varias ocasiones oposición a las encomiendas que quedaban vacantes y no había sido gratificado con alguna o una parte de ellas. A pesar de esto no cejó en su intento por obtener una merced de largo plazo y beneficio asegurado.

14Pudiera creerse que, a pesar de ser comisionado de la Audiencia de Guatemala para realizar varias obras oficiales, no tuvo la influencia y el peso social requerido para que en verdad le fuera concedida la merced que tanto solicitó. Tal vez porque en realidad no era tan pobre como lo mencionaba en sus peticiones, puesto que muchos años después de su muerte, el 5 de enero de 1638, Catalina de Fuentes, vecina de la ciudad y viuda de Juan Muñoz de Asperilla, vendió al capitán Antonio Lorenzo Betancurt, un mulato esclavo llamado Diego de Armería, de 22 años de edad, que Catalina había heredado de su abuelo Francisco Hernández de Yllescas, y era parte de su dote. El precio de venta fue de 700 tostones.

15Tal parece que Francisco Hernández de Yllescas no tuvo gran fortuna, pero sí tuvo posibilidades económicas, y como labrador que fue realizó sus actividades en algunas tierras alquiladas. De esto nos da fe un juicio civil que se llevó en la Audiencia por el incumplimiento de algunas condiciones establecidas en un contrato de arrendamiento de un terreno, donde Francisco sembraba trigo.
En Santiago de Guatemala, en 23 de mayo de 1587, ante el alcalde ordinario de esa ciudad, García de Castellanos, Francisco Hernández de Yllescas dijo que tenía arrendada una milpa, de Pedro de Solórzano, y que ya era cumplido el plazo del arrendamiento. Solicitó que se le mandara a Solórzano que tomara la dicha milpa y la arrendara a quien quisiera, y se le notificara de esta petición.

16Pedro de Solórzano dijo que la milpa no era suya, sino de Juan de Aguilar, su suegro, difunto, y de doña Inés de Aguilar hija menor de Juan. Y que no había lugar a dejar la milpa por el año que corría, porque ya había pasado el tiempo cuando debía sembrarse, y no habría quien quisiera arrendarla. El terreno estaba situado en términos de Ciudad Vieja. El tiempo de arrendamiento fue por cinco años, del 01 de marzo de 1582 al 28 de febrero de 1587, por un valor de 100 fanegas de trigo “de lo mejor que en la dicha milpa se cogiere”, puesto en la casa de Aguilar, en la ciudad de Guatemala, a costa de Hernández de Yllescas; el trigo debía entregarse anualmente durante el mes de marzo. Hernández de Yllescas se comprometió a cercar la milpa con tapia, donde se pudiera hacer, a su costa; así como hacer la casa principal con horcones de guataciste (¿?) y la varazón de ciprés y cubierta de paja, tapanco de cañas y aderezarla con cámara y recámara, con sus puertas y ventanas. Además debía construir dos trojes. El pleito se armó porque Yllescas no había hecho ninguna de las construcciones de las que se comprometió hacer. El primer arrendamiento se realizó el 26 de marzo de 1579, por tres años, por el pago anual de 70 fanegas de trigo limpio, “enjuto y nuevo”, así como “bien medido”.
El 27 de marzo de 1607, Francisco Hernández de Yllescas pidió una certificación de que no se le había hecho merced en virtud de la real cédula y sobrecarta de 1570. Agregó que hasta 1607, a pesar que había participado en todas las oposiciones de las mercedes vacantes, “por ningunos presidentes” había recibido alguna dádiva, “ni he tenido ni se me ha dado ningún aprovechamiento, lo cual constará por los libros que los dichos secretarios tienen…”

17Atendiendo a la solicitud, el escribano de cámara García de Escobar certificó, el 12 de mayo de 1607, que por los documentos que tenía en su oficina se indicaba que en tiempo del licenciado Francisco Brizeño, presidente de la Audiencia, se dieron dos ayudas de costa a Francisco Hernández de Yllescas, de 40 pesos cada una, en diferentes tiempos, cuyas órdenes de pago (libranzas) originales estaban en la información pública de éste y se hacía constar que no se pagaron. De igual manera, por febrero de 1606 el Dr. Alonso Criado de Castilla, presidente de la Audiencia, le mandó dar de ayuda de costa 200 tostones. También, en el interrogatorio de su probanza pública, Hernández de Yllescas indicó que se le había asignado el corregimiento de Totonicapán, pero no se encontró que le fuera dado, ni hasta la fecha se hacía constar que lo hubiera recibido. Para 1610 Francisco Hernández de Yllescas ya había fallecido, sin recibir ninguna merced…

18

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.