Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.157.3.92', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : GARCIA Y GUILLEN, Luis : GARCIA Y GUILLEN, Luis

Ficha n° 728

Creada: 27 febrero 2006
Editada: 27 febrero 2006
Modificada: 06 febrero 2017

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 430 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

GARCIA Y GUILLEN, Luis

Vida de un fraile oriundo de Chiapas que tuvo buena parte de su vida en Guatemala antes de ser nonbrado obispo de Chiapas entre 1831 y 1834
firma_afehc_garciaguillen.jpg
Palabras claves :
Artesanos, Provincial, Clero regular, Obispo, Conservador
Cargo o principal ocupación:
Obispo de Chiapas entre 1831 y 1834
Nació:
El tres de septiembre de 1763 en la villa de Comitán, Chiapa
Murió:
El 23 de mayo de 1834 en la ciudad de Campeche, Mexico
Padres:

1Don Juan Tomás García y doña Isabel Guillén.

Resumen:

1La larga trayectoria en Centroamérica del fraile de la Merced Luis García y Guillén, empieza en la Ciudad de Guatemala en 1782, cuando una cátedra de Sagrada Escritura fue instituida en la Universidad San Carlos de Guatemala. Los frailes de Nuestra Señora de las Mercedes fueron llamados a servirla gratuitamente, y designaron a Luis García. Sabemos también que este fraile obtuvo el grado de licenciado y doctor en teología en 1794 a la edad de 31 años.

2De su familia de origen sólo se menciona en el testamento de su hermano Francisco (el cual era miembro del clero secular), la presencia de dos hermanas Rosalía y María Josefa, pero no se sabe nada sobre sus padres, sino que posiblemente pertenecían a las capas medianas de la sociedad colonial, posiblemente criollos o ladinos.

3Los historiadores Héctor Humberto Samayoa Guevara y Elisa Luque Alcalde presentan al fraile García de manera bastante positiva, puesto que él formaba parte en 1797 de los “decididos reformistas” de la Sociedad Económica de Guatemala. Antes de promulgar el reglamento de artesanos en 1798, estos hombres hicieron circular el Discurso político económico sobre la influencia de los gremios en el Estado de Camany. Poco tiempo antes de la promulgación de dicho reglamento, el socio RP Fr Luis García explicó a los maestros artesanos los lineamientos generales del mismo. La Gazeta de Guatemala también comentó el reglamento ampliamente, contribuyendo a su divulgación entre las clases culta del Reino. Recordaba que la obra más importante que se hizo en una reunión de la Sociedad de los Amigos del País, fue la de organizar el cuerpo de artesanos y haber intentado de favorecer el trabajo artesanal de los blancos. Sin embargo en 1806 el padre Garcia denunció ante la Santa Inquisición ciertas proposiciones que atentaban a la fe las cuales había sido pronunciadas por el relator de la Real Audiencia de Guatemala, don Miguel Larreynaga .

4La participación en la difusión de las Luces, por lo menos en los asuntos vinculados con la economía política, en Centroamérica no implicaba necesariamente el desarrollo de un alto grado de apertura o de tolerancia que solía encontrarse en esta época en Europa. De hecho el resto de la vida del padre Garcia demostró una cercanía con los sectores conservadores de la sociedad. Se opuso a las medidas más radicales de los liberales.

5Sabemos que el padre Garcia fue muchas veces provincial de su orden entre 1799 y 1802 y nuevamente entre 1806 y 1809. El primer período en el que estuvo a la cabeza de la orden, García demostró su gran capacidad de trabajo y de organización. Su orden se encontraba en una situación económica delicada, como consecuencia de la política de secularización de los curatos y de los terremotos de 1773, que provocaron la pérdida de numerosos capitales que estaban asegurados por las casas de la ciudad destruida. Para defender a su comunidad, nuestro fraile presentó en detalle los curatos que administraban los Mercedarios antes de la fatídica secularización: se trataba de Ostuncalco (38 leguas a las que correspondían 3656 pesos de renta), San Pedro Zacatepeques (60 leguas con 1959 pesos de renta), Santiago Tejutla (64 leguas: 3083 pesos), San Andrés Ciulco (80 leguas: 1535 pesos), Gueguetenango (56 leguas: 2132 pesos), Purificación Chiantla (57 leguas: 3219 pesos), Purificación Jacaltenango (95 leguas: 924 pesos). Para defender su postura, solicitó a los ingenieros José Sierra y Antonio Porta para que certificaran el estado en que se encontraba su Iglesia. El expediente es interesante, porque los miembros del cabildo eclesiástico marcaron una oposición muy fuerte a las posiciones defendidas por el fraile García, quien pedía a la Corona la gracia de seis curatos durante 25 años. Los canónigos alegaban dudosos argumentos económicos y concluían su informe con esta fórmula lapidaria : “ Lo cierto es que los religiosos se han mantenido y se mantienen: que el convento se ha ampliado y murado con buena cerca, que las funciones de Yglesia se celebran : nada de eso se puede hacer sin fondos ”.

6Los tiempos no eran favorables para las comunidades de regulares y es poco probable que la Corona haya dado satisfacción a Luis García. Sin embargo este ejemplo muestra muy bien las rivalidades internas que solían dividir al clero, cuando se trataba de recuperar el control sobre la población indígena del Reino. Más allá de esto, no se puede negar el debilitamiento de los Mercedarios al final de la época colonial. El fraile García buscaba todas las maneras posibles para mantener su comunidad, y así por ejemplo obtuvo en 1806 el permiso de organizar una serie de rifas: el 13 de abril 1806 la primera rifa dejó un beneficio 141 pesos, y la del siete de septiembre de 1806 dejó 90 pesos. En total las rifas dejaron 461 pesos de ingresos en el año de 1806.

7Mezclando, en un tono lírico, consideraciones religiosas y patrióticas, Fray Luis Garcia, pronunció una oración fúnebre , – texto que tuvo el honor de ser impreso – en favor de los españoles muertos en combates durante la guerra contra las tropas napoleónicas. Fue tambien el autor de un sermón publicado por el impresor Ignacio Beteta en 1808.

8Además de este empeño, nuestro fraile, junto con don Fernando Palomo, asumía la función de mayordomo de la cofradía de la Sagrada Imagen de Jesús Nazareno, que se veneraba en su capilla de la Iglesia del convento de la Merced. La cofradía permitía a los Mercedarios mantener un estrecho vinculo con los medios económicamente influyente de la sociedad colonial.

9En julio de 1821, el claustro de la Universidad recibió un oficio de Fr Luis García previniéndolas que no era posible seguir dictando la cátedra de retórica, la cual servía desde julio de 1820, por estar desempeñando el provincialato de su orden. Se le admitió la renuncia. Según las actas de la Junta Consultiva de Guatemala del 14 de septiembre de 1821, el fraile García se encontraba en la Ciudad de Guatemala y fue misionado para ir a Comayagua junto con don Juan de Dios Mayorga para informar de la decisión que se iba tomar a favor de la Independencia. En la sesión que ocurrió al día siguiente, el fraile era uno de 17 miembros del clero sobre los 49 asistentes, quien decidió de la ruptura con la Corona Española.

10El fraile García, propuesto por el cabildo eclesiástico de la Iglesia Catedral de San Cristóbal el 24 de octubre de 1829, fue nombrado obispo de Chiapas el 28 de febrero de 1831 a la favor de una ley gestionado por el gobierno de Vicente Guerrero y después por el vice gobernador Anastasio Bustamante que arreglaba con la santa sede el problema del nombramiento de obispo en las diócesis vacantes de México. La historiadora Amanda Ursula Torres Freyermuth describe en su tesis de doctorado como Luis García fue forzado a prestar un juramento civil en la sala del despacho del poder ejecutivo del gobierno estatal el 31 de julio de 1832. El proceso de nombramiento culminó el 29 de enero de 1832 con el juramento solicitado por el papa Gregorio XVI ante Pablo Vazquez. Quedó ocupando dicho cargo hasta la fecha de su fallecimiento en Campeche. Sin embargo, por no acatar leyes contra la Iglesia fue desterrado por la autoridad civil por decreto del 17 de septiembre 1833. Formó parte de estos sectores de la sociedad chiapaneca que manifestaron su descontento por las medidas tomadas por el vicepresidente Valentín Gómez Farías, quien buscaban limitar el poder la Iglesia.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.