Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.196.79.241', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : CAMPOS DIEZ, Juan de Dios : CAMPOS DIEZ, Juan de Dios

Ficha n° 735

Creada: 03 mayo 2006
Editada: 03 mayo 2006
Modificada: 08 enero 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 500 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

CAMPOS DIEZ, Juan de Dios

Una actuación política que permite ubicar este fraile entre los rebeldes.
Palabras claves :
Rebelde, Franciscano, Sedicioso
Cargo o principal ocupación:
Fraile de la orden de San Francisco de Nicaragua
Nació:
Segunda mitad del siglo XVIII
Murió:
Primera mitad del siglo XIX
Padres:

1Se ignora

Resumen:

1Aunque no sabemos si este fraile de la orden franciscana era criollo o español (sospechamos un vínculo de parentesco con don José María Zevallos por la frecuencia de la correspondencia que los unían) tenía, según las huellas que dejó sobre su actuación política en centroamericana, el perfecto perfil del rebelde, impregnado de los valores que llevaron a algunos criollos a tomar las armas contra los españoles después de 1808. Lo encontramos por primera vez en la ciudad de León en 1807, cuando recibió del deán gobernardor de la diócesis 12 pesos, por misas que debía decir en la Iglesia de la Escuela de Cristo por el alma de Marcelina Villar. ¿Qué edad tenía entonces?

2En enero de 1809 fue celebrado un nuevo cabildo provincial bajo la responsabilidad del fraile José Buenaventura Villageliu, quien tenía toda la confianza del Comisario Pablo de Moya. A pesar de estas garantías, las elecciones fueron contestadas por el fraile Juan de Dios Campos Diez, quien se presentó ante la Audiencia para denunciar irregularidades. El fiscal del Consejo de Indias se mostró irritado porque las disensiones dentro de esta orden religiosa duraban desde hacía nueve años. Según su concepto, pensaba que la falta de “casa de estudios” y de noviciado provocaba muchos problemas porque todos los frailes de esta orden se encontraban en un pie de igualdad y todos querían mandar.

3Poco tiempo después de este recurso real se deterioraron las relaciones entre el nuevo provincial electo, el fraile José Gijón, y el padre Campos Diez. El asunto se difundió por fuera del convento cuando el fraile Campos Diez quiso viajar de repente hacia la ciudad de Guatemala con la intensión de efectuar el recurso de fuerza que tenía pendiente en la Real Audiencia. ¡El provincial replicó amenánzadolo, y puso en la puerta del convento a dos frailes armados con cuchillos para impedir la huida del fraile rebelde! Después de dos días de escándalo público en la ciudad de León, el fraile Campos Diez pudo salir hacia la ciudad de Guatemala a finales de noviembre de 1809.

4Este pleito era solo una primera etapa en la tumultuosa vida de Campos Diez. En diciembre de 1812 Campos Diez escribía al Capitan General “_que hace tres años que vine a esta capital de la Provincia de Leon a seguir varios asuntos pertenecientes a aquel convento grande”_. Solicitaba allí que su conducta política anterior fuera esclarecida ante la justicia real. De hecho dos abogados prestigiosos, los licenciados don Pantaleón Ysidro del Aguila y don Ysidro Marín insistieron sobre su excelente conducta y el incansable desempeño de las funciones de su ministerio.

5En septiembre de 1812, el Capitán General Bustamante ya lo había puesto en una lista de sacerdotes sospechosos, tras haber recibido una carta circunstanciada por parte del fraile José Manuel de Jesús Alcántara. Para no tener que explicarse ante una justicia real que se había vuelto entonces mucho más dura, Campos Diez obtuvo un pasaporte para pasar a Panamá. Sin embargo, Bustamante deploraba en un informe que dicho religioso permaneciese en la capital del Reino sin vivir en ninguno de los dos conventos de su orden, y que dilatase su partida a lo largo de cinco meses. Finalmente partió, pero en lugar de embarcarse en La Unión rumbo hacia Panamá, emprendió un viaje a Nicaragua.

6Durante este viaje Bustamante recibió una denuncia en su contra: según Juan Bautista Gual, el fraile, junto con el mercedario Víctor Castrillo , difundía noticias favorables a los insurgentes mexicanos.

7El Gobernador intendente de Nicaragua ordenó que fuese arrestado el 22 de julio de 1813 así como el embargo de sus bienes, acusándole de propagar noticias falsas y sediciosas. El asunto generó un grueso expediente (más de doscientos folios) que se conserva en el Archivo General de Centroamérica. En julio de 1815, mientras estaba encarcelado en Panamá, su caso fue incluido en el indulto real y el fraile recobró su libertad.

8Durante la guerra civil sirvió de capellán del Ejército Protector de la Ley y al mismo tiempo se encargó del curato de Ahuachapán en donde, en 1828, el Comandante General Rafael Merino preparó el ejército que iba atacar a las fuerzas conservadoras que protegían la ciudad de Guatemala.

Figuró seguramente entre las cabecillas del movimiento que denunció a los sectores dominantes de la Ciudad de Guatemala, y entre sus amistades políticas se encontraban Juan de Dios Mayorga , Mariano Prado y José Matías Delgado . Según el informe de un espía enviado a San Salvador para establecer una lista con los nombres de los curas que apoyaban a Delgado, se decía de Campos Diez : “_(...) Es capellan de las tropas. Dispuso una misa de acción de gracia cuando el colonel Cleto Ordoñez se fugo de esta capital y llegó a Santa Anna y en ella predicó un sermon poniendo en paralelo la fuga de Ordoñez con la libertad milagrosa del apostol San Pedro y adulterando el texto sagrado sustituyendolo a la palabra Petrus el nombre de Cletus servatur in carcere._”

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.