• : Alonso Fernández de Heredia ordenó a la población civil de la capital a presentarse y registrar sus armas de fuego o acero.
  • : Alonso Fernández de Heredia solicitó al gobierno español seis a ocho mil armas de fuego para las milicias del Reino.